Sobre los empleados públicos Sobre los políticos

Si las barbas salariales de los funcionarios ves cortar, los políticos deben poner las suyas a remojar

La medida de recorte de las retribuciones de los empleados públicos para contener el gasto público y afrontar la crisis económica era una medida previsible, y quizás uno de los pocos remedios de emergencia para frenar la caída libre de la deuda pública. Ahora bien, para Sevach lo deseable sería adoptar medidas que graviten sobre las espaldas de los responsables y no sobre las víctimas. Veamos un simple ejemplo que nos ayudará a entender el diagnóstico y la receta.

1. Imaginemos un buque que debe efectuar una larga travesía. El pasaje confía en el Capitán y los Oficiales. Cada vez que se detienen en una isla, suben a bordo mas oficiales invitados por el Capitán, y todos se dan una vida regalada mientras la tripulación y el pasaje se alimentan frugalmente. Tras atravesar el cabo de las Tormentas, por la impericia de los mandos, se echan a perder buena parte de las provisiones y el barco queda desarbolado, y ante la escasez de víveres, el Capitán y los Oficiales optan por recortar la ración diaria de rancho a los tripulantes, medida que será seguida por el recorte de las raciones de los pasajeros; mientras protestan los tripulantes y los pasajeros, los mandos siguen deleitándose con las mejores raciones y sin sacrificarse, ni apeando a los invitados en las islas. El malestar presagia amotinamientos.

2.  Pues bien, esa historieta viene al caso para explicar que, a juicio de Sevach, los ciudadanos depositan la confianza en los políticos para manejar los asuntos públicos, en condiciones buenas y malas, y si otros Estados que tenían peor posición de partida se encuentran ahora en mejores condiciones de llegada, quiere decir que hay una responsabilidad de las autoridades públicas por lo menos culposa, esto es, por negligencia en la puesta en práctica de sus decisiones políticas. En otras palabras, si el país va mal, la culpa es de toda la clase política. Aquí no vale identificar a un partido u otro que gobierna, sino en bloque hay que culpar a toda la clase política que gobernando antes o después, en el Estado, la Comunidad Autónoma o en un ente local, han tolerado un sistema de “vacas sagradas” y relajo que beneficiando a los políticos profesionales, ha soslayado las prioridades del buen gobierno. Es innegable que la crisis económica procede de causas exógenas, y que la «tormenta perfecta» de la debacle económica hubiera arrollado a cualquier gobierno, pero algo falla en el sistema de gobierno propiciado por la clase política, que ha desembocado en una reacción tardía frente al problema.

Diríase que los gobernantes en su conjunto han incurrido en ese vicio moderno tan chic de la «procrastinación» ( o sea, posponer lo inevitable ocupándose en otros menesteres, como ha sucedido con la adopción del recorte de gasto en las nóminas públicas). Pese a los precedentes de descuento salarial público de Irlanda, Grecia, Letonia y California, el Gobierno huyó siempre de anunciar el temido recorte salarial funcionarial, y la oposición se cuidó mucho de exigirlo. Los políticos no lo vieron o no quisieron verlo hasta que el agua no llegó al cuello. Hasta Sevach en Octubre de 2008 anunció los veinte temores de los funcionarios ante la crisis económica que lamentablemente parecen irse ahora cristalizando.

Y por eso, el culpable de esta calamitosa situación es la clase política en su conjunto ( en coherencia con el Estado compuesto que vivimos, con el poder repartido celosamente en poderes autónomos- regionales, locales e institucionales), y ahí es donde hay que aplicar las medidas de sacrificio. El pirómano tiene el deber moral de ser el bombero. Poca legitimidad tienen los pirómanos para ordenar al quemado que apague con sus propias manos el fuego que les consume. Quede claro que no puede culparse al modelo democrático, ni considerarse innecesarios los políticos, pues es indudable que la sociedad es compleja y  las circunstancias cambiantes, pero sí hay derecho a quejarse de cierta molicie que en el caso español se ha ido enquistando en la clase política, profesionalizándose y dando lugar a aquéllo que García-Pelayo denominaba « Estado de los Partidos«. En suma, la crisis económica es buen momento para la regeneración de la clase política, o mas bien, de las condiciones en que se desarrolla.

3. Así, no parece que la medida de recorte de salarios de los empleados públicos sea una medida adecuada en términos de equidad. Presenta la ventaja de la inmediatez ( la Administración la adopta para sus empleados sin tener que negociar con otros sectores empresariales o corporativos), de su aplicación fulminante ( a golpe de Decreto-Ley y disponiendo que  el pagador de la nómina aplique el descuento), y de beneficios recaudatorios inmediatos.

Sin embargo, el recorte de salarios de empleados públicos presenta un grave inconveniente en términos de equidad, ya que aludir a un 5%  de promedio de descuento ( aunque se maquille en su desarrollo concreto vinculándolo en mayor porcentaje al mayor rango funcionarial) supondrá aplicar un sistema proporcional de contribución a la crisis que no se ajusta ni al principio de progresividad ( que mas se sacrifique quien mas tenga) ni a las circunstancias personales de cada funcionario. Así por ejemplo,  un auxiliar sin hijos puede contar con un rentable negocio por las tardes, y en cambio un Técnico tener varios hijos y con incompatibilidades que le impiden ingresos suplementarios, de manera que el impacto del descuento provocará mayores estragos e injusticia en el funcionario superior que en el funcionario modesto. Ello sin olvidar lo difícil que resulta entender que si la Crisis afecta a todos, un auxiliar del Corte Ingles o de HUNOSA vea intacto su salario y un auxiliar de un pequeño Ayuntamiento tenga que apechugar con un recorte.

Para el ciudadano de a pie, empleados públicos y Administración a la que sirven son la misma cosa, una especie de centauro indivisible. Sin embargo, jurídicamente, una cosa es ser «la Administración» y otra ser un «trabajador de la Administración», por lo que el disparatado discurso puede conducir a que  igual que la Administración rebaja el sueldo de unos sujetos que mantienen una relación de servicios, podría recortar el precio comprometido con los contratistas de la Administración.

Por eso, a juicio de Sevach, a riesgo de la impopularidad de la medida, lo mas justo sería incrementar las tarifas del Impuesto sobre la Renta, ya que al fin y al cabo, este sistema toma en cuenta las circunstancias personales y familiares, las reducciones y deducciones. Lo que ya pasaría de castaño oscuro sería que los funcionarios pagasen dos veces la crisis, o tres: primero, cuando estos dos últimos años se congeló su actualización retributiva conforme al IPC; segundo, con el descuento porcentual que el jueves próximo concretará el Decreto Ley que aprobará el Consejo de Ministros; y tercero, con la inevitable reforma fiscal al alza del Impuesto sobre la Renta o el IVA (mas aún) que no discriminará entre funcionarios y ciudadanos.

4. incluso cabría considerar  mas justa una medida mas arriesgada: si hay diferencias retributivas entre Comunidades Autónomas  y entre entes locales de una misma Comunidad Autónoma, iguálense determinados complementos a la baja entre las Administraciones Públicas, con lo que las retribuciones seguirán siendo dignas pero se habrán podado por donde «mas abultan» y además se garantiza mayormente el principio de igualdad dentro del Estado. O incluso suprímanse puestos de funcionarios o laborales innecesarios fijando «plantillas-tipo» para evitar que Administraciones iguales en competencias y presupuesto, cuenten con ejércitos distintos en número.

5. ¿ Y si no se recortan los sueldos de  los empleados públicos, ¿donde debería recortarse el gasto? En esta línea, hace unos días veíamos como ante la fuga de petróleo en el Golfo de México, la empresa BP, que por acción u omisión, es responsable de asegurar la seguridad, afirmó que “pagaría la factura” y “asumiría la responsabilidad”. Por ello, bajo idéntico «ataque de responsabilidad»,  Sevach cree que los políticos deben pagar la factura de la crisis económica. ¿ Cómo?.

Lisa y llanamente acudiendo a un Decreto-Ley o medida de eficacia equivalente, al amparo de las competencias básicas del Estado en materia económica, y con proyección sobre todas y cada una de las Administraciones Públicas, ya que ante la crisis no valen zarandajas de rasgarse las vestiduras sobre la autonomía política autonómica o la autonomía local, y adoptar las siguientes medidas:

A)  Que queden sin efecto en su integridad las pagas extraordinarias de la clase política en toda su extensión (diputados, ministros, Directores Generales, Consejeros, Concejales, eventuales de todo pelaje, altos cargos de órganos constitucionales, directivos de empresas públicas, mirlos municipales, etc). No se la han ganado. Y además el recorte salarial debe ser en sus nominas del veinte por ciento. Subsistirán, tranquilos.

B) Supresión del prebendalismo político con austeridad real en todo ese colectivo ( telefonía móvil, coches oficiales, viajes “turísticos”, mobiliario chic de despachos, dietas sin ponerse a dieta, etc).

C) Dado que si no podemos, por las reglas del juego democrático, desplazar a los cargos políticos electos de sus puestos, sí al menos, se puede y debe, amortizar buena parte de los puestos de personal “eventual”, asesores y consejeros, cuyos “consejos” no parecen haber sido muy acertados a la hora de ilustrar o asesorar a los altos cargos para aquilatar el alcance real de la crisis y la necesidad de acometer medidas rápidas y eficaces.

D)  Por último, para evitar que tales ceses comporten una duplicación de gasto, debería suspenderse indefinidamente la aplicación del llamado “complemento de alto cargo”,  esa bufanda generosa que permite a quienes desde la Constitución han ocupado un cargo de Director General o asimilado, disfrutar de un astronómico complemento que permite, por ejemplo, que un fontanero municipal nombrado Director General autonómico durante dos años, cobre toda su vida retribuciones propias del denominado ilustrativamente “nivel 33”. Casi nada.

Con esas cuatro medidas, en vez de tener cabreados a dos millones de empleados públicos y ocho millones de pensionistas, se tendrían cabreados tan solo a 80.000 políticos, y con el mismo efecto de saneamiento de las arcas públicas.

6.  Se dirá que soy un ingenuo al proponer tales medidas, y es cierto, porque esas medidas que son necesarias y que seguramente la inmensa mayoría de los españoles apoyaría, curiosamente ningún partido político las impulsará (ni gobernante, ni de oposición). Al fin y al cabo, está en juego “la lenteja” del político ( ¿ o mas bien, los langostinos?). Por eso, el mejor desahogo es un cabreo bien administrado.

0 comments on “Si las barbas salariales de los funcionarios ves cortar, los políticos deben poner las suyas a remojar

  1. Vicent Ferrer

    Con las medidas de Zapatero vamos a pagar los funcionarios la crisis, pero también el agujero que ha hecho en los presupuestos del estado el Plan E, que de paso ha embarcado a los Ayuntamientos en unas obras con el único objetivo de mantener a las empresas constructoras ocupadas, y uno de cuyos efectos ha sido aumentar el gasto de los ayuntamientos.

    Espero equivocarme, pero a la vista del hundimiento de los ingresos de los ayuntamientos, sobre todo los urbanísticos, la reducción de los salarios más importante no se producirá por decreto, sino porque no habrá ingresos suficientes para pagar las nóminas.

    • peterlove

      Plan E, Plan 2000E, FROB y demás regalos a los que han provocado la crisis… Una vergüenza que siempre nos toque a los mismos pagar el pato. Cuando las cosas iban bien, los sindicatos apechugando con subidas salariales mínimas por debajo de la inflación… Ahora que van mal, pues a apechugar también.

      Eso sí, nadie tiene en cuenta que sin una adecuada redistribución de la riqueza no vamos a salir de la crisis. Estas medidas se adoptan únicamente para asegurar a los poseedores de deuda española que la van a cobrar, y nada más.

  2. Alvaro

    No veo porqué los desmanes y errores de los políticos deben ser pagados por los funcionarios. Si hay que apretarse el cinturón y ver recortada la nómina, adelante, pero que los politiquillos no se vayan de rositas. Los altos cargos aplicarán el principio de vasos comunicantes: lo que dejen de percibir por el descuento lo compensarán por otra vía. Seguro.

  3. Diputaciones provinciales?? a qué se dedican??

  4. yeyutus

    ojo al dato del 5% no sea como Telefonica que baja un 5% las llamadas a Kuala Lumpur y sube un 10% las llamadas Nacionales y locales saliendo una media de sólo una subida del 5% pero más falsa que Judas.
    Ojo al dato, si uno extrae del BOE, de los boletines de las Comunidades Autónomas, diputaciones, y ayuntamientos, las ingentes cantidades de davidas, ayudas, donaciones, regalos, cooperaciones, subvenciones, etc, y se molesta en sumarlas, se han despilfarrado mas del triple de la partida que ahora se pretende ahorrar.
    Ojo al dato, si se suma lo publicado en gastos de representacion, faustos, celebraciones y demas de identica situacion, tenemos nuevamente cuantificada un gasto de 4 veces lo que ahora se pretende ahorrar.
    Ojo al dato, podrimos ir asi sumando y sumando y nunca se acabaría. no hablemos de Television publica ni autonomica, de chiringuitos publicos etc.
    Me asusta pensar que nos han engañado siempre y ayer nuevamente mas engaño y que la medida solo suponga un parche y que esto continue y continue, pues se siguen gastando dineros publicos alegramente y nuevamente se aumentará el diferencia entre gasto y recaudacion. Por eso lo 1º que nos tendrian que contar realmente cuanto debe el estado sumado intereses, cuanto recauda pues pudiera ser que un cambio de gobierno provocará mayores recortes pues quien llegue al poder encuentre las cuentas falseadas y necesite aplicar mayor esfuerzo para con los EEPP.
    De otro lado se cortan las jubilaciones parciales solo para los Laborales dentro de los EEPP, o tambien para la ciudadanía en general.
    Y sin ser experto económnico, si el crédito no fluye, se sube el IVA, los impuestos directos, se aminora el sueldo, la retraccion económica va a ser bestial, la rueda de la economía va a girar en sentido contrario, y la crisis aun será mayor.
    La movilizacion de los EEPP, no sólo es por este teorico recorte del 5% sino por los futuros intentos de recorte que me temo que sea quien sea el que este sentado en la moncloa pretenderá aplicarnos en un futuro a medio y largo plazo
    De los Socio-listos prefiero no hablar en caliente, pues puedo decir alguna barbaridad por el momento actual de la medida,sin embargo nada tiene que ver con mi mayor respeto por los verdaderos Socialistas, Liberales, Comunistas, Conservadores, etc. pero de estos ya quedan muy pocos.

  5. Me comentan que el recorte va desde el 5% «MINIMO» al 15%

    saludos desde A Coruña

  6. Adolfo del Cacho

    La propuesta de Sevach sería un Decálogo ejemplar para su obligado cumplimiento por la clase política. Me gustaría ver de qué manera marearían la perdiz los políticos para rechazar tales propuestas. Sería de verdad lo que le hace falta a la política que es RESPONSABILIDAD. De nada sirve, montarse al carro de un partido, medrar sin mérito ni trabajo, colocarse, cobrar en abundancia y cuando vienen las vacas flacas, que otros apechuguen.
    Por otro lado, muchos funcionarios van a sufrir varios recortes. Al que realizará el Estado próximamente, se le sumará la contribución que realizarán las CCAA. Un caso práctico, es el que se anuncia en el sector de la Educación en la C. Aut. Valenciana, por el que se pretende ahorrar la mísera cantidad de 32 millones de euros, recortando el número de clases, a fuerza de aumentar la ratio profesor alumno al máximo permitido por ley ( 33 alumnos en Secundaria y a 40 en Bachillerato y F.P.), rebajando las horas de Compensatoria (atención a los más necesitados), y otros programas de ayuda al alumnado.
    Lo que conseguirán con esto, es por un lado echar por los suelos ( más todavía) el nivel de la Enseñanza ( recuerden que ésta comunidad autónoma está a la cola en resultados académicos y a la cabeza en abandono escolar), y por otro en que como consecuencia de lo anterior, muchos profesores dejarán de trabajar ( su rebaja srá del 100%),y todo recuerden que por un ahorro estimado en 32 millones de euros. Como simple recordatorio, las obras necesarias para traer la F1 a Valencia, costaron unos 82 millones de euros (que se sepa), y eso es sólo un detalle.
    Ahora queda preguntar a esos dirigentes políticos, en dónde estudian sus hijos, y en qué condiciones.

  7. Eduardo

    Todo muy correcto. Pero, me gustaría, que cuando se habla de altos cargos y de directivos, se hiciese al menos la distinción entre los de tipo político y los de tipo profesional o funcionarial. Me parece un contrasentido que las leyes estatal y autonómica especifiquen que los Directores Generales y Secretarios Generales Técnicos deben ser, preferentemente, funcionarios públicos y que luego se les trate como si no lo fueran. Si incluimos a todos en el mismo saco, nos estamos cargando la función directiva. Ningún funcionario va a querer ser directivo si no le compensa (no digamos ya si pierde dinero, lo que puede empezar a ocurrir a partir del mes que viene, con la anunciada rebaja del 15 por ciento), y como, querámoslo o no, va a seguir habiendo directivos, lo que va a pasar es que serán directivos los que no tengan otra cosa y sepan arrimarse al partido en el poder. Luego, se desprofesionalizará la función directiva y estaremos como al principio, pero con menos retribuciones todos.

  8. No comparto el aroma que desprende el post de Sevach. Lo de generalizar, y sacar una conclusión según la cual, la culpa es de los políticos, en general, me parece profundamente desafortunado. En España hay más de 8000 Ayuntamientos, decenas de diputaciones provinciales, consejos insulares, 17 parlamentos autónomos, 17 gobiernos autónomos, unas Cortes Generales, y un Gobierno de la Nación. La simple enumeración de tantas Administraciones, quizás nos dé la primera pista de por qué estamos así. En cualquier caso, es injusto meter en el mismo saco a todos, y sobre todo, considero necesario, señalar a los principales culpables. Se quiera o no, y por mucha descentralización que haya, es el Estado el que tiene la competencia exclusiva sobre bases y planificación general de la actividad económica, de acuerdo con el artículo 149.1.13 de la Constitución. Con esa competencia en la mano, se aprueban cada año los presupuestos generales del Estado. Pues bien, hace sólo 5 meses, se aprobó que en el año 2010 la masa salarial en cada una de las Administraciones podía incrementarse en un 0,3%. ¿ Cómo es posible que hayamos pasado en sólo cinco meses de una subida, aunque fuera mínima, a una merma de un 5% de media? Yo creo que se debe a una sólo razón: España no tiene un gobierno serio. España está dirigida por un Presidente que tiene en la prodigalidad una de sus principales características.

    ¿ Qué hay ahora de los 400 euros que prometió ZP en plena campaña electoral, cuando algunos ya vislumbraban la crisis?

    ¿ Qué hay de los miles de millones de euros gastados en el Plan E?

    ¿ Qué hay de las subvenciones para la compra de ordenadores para todo el mundo?

    ¿ Qué hay de los incumplimientos de los mandatos del Pleno del Congreso para la supresión de Ministerios?

    ¿ Qué hay de las subvenciones millonarias a sindicatos, empresarios, y actores, entre otros?

    ¿ Por qué en una semana hemos pasado del «no hace falta un drástico recorte del déficit» a este tijeretazo sin precedentes?

    En lo que respeta a gastos de personal, reducir las retribuciones un 5% de media, es un simple parche que no va al fondo del asunto. El fondo de este problema es que las Administraciones tienen plantillas de tamaño desproporcionado. Es necesario su racionalización, y eso lo tiene que hacer el Estado a través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado, metiendo en cintura la reposición de efectivos y las ofertas de empleo público. Es necesario reducir el número total de empleados públicos.

    Por cierto, la oposición, es decir, el señor Rajoy, sí propuso medidas tales como la congelación de los salarios de los funcionarios, hace meses. Sí, cuando el Gobierno decía que «jamás» haría tal cosa: http://www.cincodias.com/articulo/economia/Rajoy-propone-abaratar-despido-congelar-sueldo-funcionarios/20100209cdscdseco_4/cdseco/

    http://www.minutodigital.com/noticias/2010/02/09/rajoy-yo-congelaria-el-sueldo-de-los-funcionarios/

    • Pues estimado JotaF, yo creo que el post da de lleno en el clavo, sin esas ambivalencias y posturas difusas y políticamente correctas que no nos llevan a ninguna parte. De todos modos para entender el porqué podríamos realizar el siguiente cuestionario:
      1.- ¿Quiénes son incapaces de llegar a un solo acuerdo de gobierno en materias tan básicas como economía o educación, utilizando como arma política cualquier cosa por peregrina que sea, imposibilitando cualquier pacto de estado?.
      2.- ¿Quiénes copan portadas en medios de prensa un día sí y otro también, por casos de corrupción que minimizan, sin adoptar medidas contundentes, utilizando la técnica del “y tú más”, destapando otro escándalo que al final lo único que provocan es un daño enorme a las propias instituciones, a las que se confunden finalmente con el actuar de personas concretas.
      3.- ¿Quién ha facilitado la reducción de la clase media en España de manera continuada (en el sentido de que hace 25 o 30 años la mayoría de familias tenía casa en propiedad sin dejarse la piel y un sueldo con el que mantener a la familia, coche (aún un 600), mes de vacaciones en la playa con los niños, sin mucho vicio pero lo suficiente para vivir dignamente), y ahora hay una mayoría de mileuristas que apenas llega a fin de mes con la espada de la ejecución hipotecaria si suben los tipos… AAAAAAhhhhh pero también es cierto que las grandes o pequeñas fortunas han aumentado del 1% al 3,5%, esas mismas que canalizan el ahorro a través de las SICAV que tributan al 1%, y que creo posible que no serán los que arrimen más el hombre.
      4.- ¿Quiénes se han pasado los últimos años discutiendo de problemas que no eran reales, o al menos no solucionaban los verdaderos problemas que acuciaban a la sociedad, llegando a crear graves conflictos donde no existían? (Esta reflexión es del ex presidente Felipe González en una entrevista a un medio de prensa hace escasas fechas, a raíz del informe aparecido del grupo de sabios).
      5.- ¿Quiénes han creado 14, 15, o 17 calendarios de vacunación distintos, desoyendo a los especialistas en la materia?
      6.- ¿Quiénes han fraccionado el mercado interior en reinos de taifas donde una empresa asturiana puede tener problemas para prestar servicios en otra comunidad porque no tiene una concreta habilitación administrativa, que es mucho más fácil obtener para los que ya venían prestando sus servicios en la misma, y por reciprocidad vamos cerrando puertas y dificultando el libre comercio y creación de riqueza?.
      Podría seguir escribiendo, pero serían 100 o 700 las preguntas y la conclusión sería igualmente la misma. ¿Que no todos son iguales? Por supuesto, pero como colectivo no es para estar orgulloso de sus grandes logros, y hacia donde nos llevan.

  9. Ha salido hoy la Vicepresidenta de la Vega, diciendo que el recorte del salario a los empleados públicos no afectará a los trabajadores de las empresas públicas. Esto me genera una duda. Es cierto que los empleados de empresas públicas no son empleados públicos de conformidad con la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público. Ahora bien, el personal de las sociedades mercantiles públicas, está dentro del ámbito de aplicación del artículo 22 de la vigente Ley de Presupuestos Generales del Estado, que regula las «retribuciones para 2010 del personal del sector público». Dentro de ese personal, se incluye el de las sociedades mercantiles.

    Visto lo anterior, pregunto: ¿ le van a bajar el sueldo al auxiliar administrativo que cobra 1000 euros al mes, y no se lo van a vajar al minero de HUNOSA que cobra tres veces más?

  10. Turulato

    O sea.. Ya ocurrió.. El capitán de la fragata «Medusa» cortó los cables que unían la balsa -donde iban marineros, soldados y pasajeros sin influencia- a los botes -donde iban el propio capitán, el gobernador francés del puerto senegalés de Saint Louis y los «influyentes»-.
    Los «de a pie» se comieron vivos entre si.. Los otros se salvaron.

  11. sed Lex

    Por cierto, que en lo de las barbas a remojar yo también pondría al resto de los ciudadanos, que con este precedente los empresarios van a hacer caja y proponer recortes guste o no. Y es que cuándo no se puede devaluar la moneda hay que devaluar a las personas. Y parece que ese es el camino…
    Como siempre, ya lo dijo Sansón:

    http://blogs.nortecastilla.es/rafavega/2010/2/3/sanson#comments

  12. monica

    Buenos días, l oque am í me preocupa también, y mucho, es la progresiva pero firme intención de desprofesionalizar la Administración, única garantía de cumplimiento de las Leyes en su funcionamiento. No dejo de observar la aviesa intención de manejar, controlar y pagar favores mediante la terrible contratación de AATT de tragsa…dos empleados de Tragsa por 18 meses cuesta al Organismo donde trabajo casi 180.000, los empleados pueden llevarse como sueldo, insisto por esos 18 meses unos 80.000, lo mismo que unos funcionarios …¿qué ocurre con esos 80.000 restantes? ¿a quién se le da esa prebenda?
    ¿por qué no se ocupan las RPT vacías con una política clara de traslados o de nuevo ingreso?

  13. Javier

    Vamos a ver. Parece que se va a recortar una media del 5 % las retribuciones de los empleados públicos a partir de junio de 2010. Circulan tablas de previsiones incluso que algunos atribuyen al CSI CSIF y que podrían quedar en función del nivel de CD así:

    Hasta nivel 16: un 3%
    Hasta nivel 20: un 5%
    Del nivel 20-26: un 7%
    Del nivel 26-30: 10 %
    Altos cargos 15 %

    Se plantearía la duda de si los extremos están incluidos en un escalón u otro.

    Si esto fuera así. ¿Que se va a conseguir recortando los salarios de los empleados públicos locales?. Evidentemente se producirá una reducción del gasto de las Entidades Locales, en nuestro caso.

    ¿A qué se va a destinar el producto de dicho recorte?. ¿Tambien van a dar instrucciones de que se asigne a alguna ONG?…..¿Habrá que ahorrarlo?. ¿Tendrán libertad los regidores locales para poner más farolas?, o…¿Contratar más fuegos artificiales o mejores orquestas para los festejos populares?. ¿Deberán destinarlo a amortizar deudas financieras?. ¿Acaso a pagar las facturas «del cajón»?.

    Esta medida «adelgazante» del gasto público no me cuadra muy bien si lo que se pretende es reducir el déficit. Lo lógico sería disminuir la presión fiscal en un porcentaje similar. En otro caso lo único que se conseguiría sería cambiar el origen del déficit. De gasto de personal a otro tipo de gasto, ya sea de capítulo 2, 3, 4, 6 ó 7. Pienso que solamente se reduciría el déficit si se destinara al capítulo 9.

  14. Pablo Soto Mirones.

    Yo no sé muy bien de qué nos quejamos los funcionarios en relación con medidas como esta.

    Si, en realidad, ha habido «rebajas» para unos y para otros. Para todos. Y todo está pensado y calculado, y no sujeto a improvisación.

    Que si….

    Primero. Téngase en cuenta que si ahora nos toca a nosotros primero les tocó a los banqueros, lo que obliga a que seamos en este momento tan dignos como lo fueron ellos en su momento, y aceptemos solidariamente lo que ahora nos toca.

    Sí. Recuérdese cómo en 2008 se coló de rondón en un Real Decreto una medida –que por cierto pasó en su momento inadvertida porque el Gobierno no le dio ninguna difusión cuando la aprobó- que consistió en “rebajar” la fiscalidad de los grandes accionistas de los bancos, sus altos ejecutivos y toda su familia. Todos ellos podrían tributar en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas al tipo reducido del 18% en vez de al del 43% que, normalmente, les correspondía hasta entonces. ¿La rebaja fue importante, no es cierto?

    Entonces, si a ellos también se les “rebajó”… ¿de qué nos quejamos? Seamos solidarios… aceptando nuestra “rebaja”, ¿no?.

    Segundo. Además, ese dinero que el Estado se ahorra ahora con esa funambulesca medida que permitirá recuperar las arcas estatales en otra ocasión futura se podría utilizar muy bien para «asistir» a los fulleros estrategas del mundo financiero que en este teatro de las infumables incongruencias que todos los días, uno tras otro, observamos (por cierto, con desilusión y sin ninguna complacencia) podrían tener aseguradas unas segundas y terceras operaciones de riesgo descabellado porque tendrán cubiertas las espaldas para ello, ¿no? Pues eso: ya hay una utilidad más, posible, que lo justifica. No nos quejemos.

    Tercero. Creo que el 95 % del sueldo que teníamos lo vamos a tener que reprogramar forzosamente y que le vamos a tener que “Rebajar” un 5 % (o un 10 %, lo que finalmente resulte) a todos nuestros gastos e inversiones previstos. Esto será realismo desapasionado por nuestra parte. Pero es que además, desde otra posición digamos idealista o utópica, aunque no acertemos a entender cómo haciéndolo todos mejoraremos la economía nacional, nos ha de consolar saber que ha de valer la tal medida si provenía de una llamada de todo un Presidente de los EE. UU., o bien, alternativamente, quizá “nos ha de consolar” saber que ni los sindicatos, ni el propio partido del Gobierno lo aceptan como medida idónea o meramente adecuada. Algo es algo, ¿no?
    ……

    En cualquier caso, y ahora ya hablando sin ironías, la cosa es que, amén de compartir la crítica de Sevach sobre el atentado a la equidad en la medida actual y considerar también infumable la injusticia latente en una medida como aquella con la que se entregó a los banqueros nuestro dinero en lo que podríamos llamar en nombre clave “Operación Hood Robin” o algo así (porque vino a hacer el Robin Hood mal entendido o inverso), sin embargo, no nos queda otra que acatar…

    No importa que no se haya configurado esta medida como una carga recuperable y aquella como un préstamo a devolver cuando las cosas volvieran a su cauce, máxime dándose en aquella el sangrante caso de tratarse de industrias y profesionales que viven del préstamo. No. En cualquier caso, hay que acatar. Impotentemente.

    … Ah, y rezar para que no empeore la cosa (como el chiste: «Virgencita que me quede como estoy»).

  15. Pingback: Anónimo

  16. Doctor Ptolomeo

    Yo soy médico especialista de un sistema autonómico de salud, con plaza estatutaria. Desde medios sindicales se calcula una rebaja salarial de entre el siete y el ocho por ciento, aunque en radio macuto corren muchos rumores. Lo cierto es que se ha derrochado dinero a manos llenas. Se ha contratado a punta pala a personal administrativo, a trabajadores sociales, a mediadores interculturales … Se han creado destinos laborales que son sinecuras encubiertas para los estómagos agradecidos. Se han creado coordinaciones ficticias para regalar sobresueldos. Se han diseñado comisiones de calidad para tapar la boca al nombrado para dirigirlas. Se permite que haya gente que ni aparezca por el hospital en toda la mañana, y si aparece sea para rascarse las partes pudendas a dos manos. Se dan las prolongaciones de jornada, las «peonadas de tarde», con el dinerillo que comporta, a unos sí y a otros no. Se han inflado brutalmente las plantillas con interinos agarrados por salva sea la parte o por gente sin titulación contratada como médicos generales y trabajando de especialistas. Se malgastan cantidades de dinero inimaginables. Y ahora me dicen que encima voy a cobrar menos ? Que les den. Seguro que a la casta que controla la sanidad los ingresos no le van a disminuir. Se aumentarán los complementos y patada para delante. Si el resto de mis compañeros estuvieran sólamente la mitad de calientes que yo el sistema público de salud de mi comunidad autónoma estaría colapsado antes de Navidades. Es que ya solo falta que nos escupan en la cara cuando pasemos delante de Gerencia !!

    • sevach

      Has dibujado el panorama de forma dura y pesimista, pero muy ilustrativa. Por utilizar un término hospitalario, diríase que el sistema de gestión hospitalaria está «gangrenado» y no parece que para ese mal la «sangría» al personal sea la solución…¡¡ Mas bien el bisturí… y cortar donde sobra!!. Gracias

  17. La reducción del 5% o lo que sea viene sola y no entra en el fondo del asunto, que como ya se ha dicho antes no entra en la reducción de altos cargos, libre designación. El colmo de todo esto, ocurre en mi Ayuntamiento de Madrid, donde se cobra productividad por ir por las tardes a trabajar a determinados colectivos, cuando no hay trabajo que desarrollar, lo que supone un derroche. Solo con eliminar esto que digo, no deberíamos pagar todos. Conclusión de todo esto: la casta política nos ahoga, realiza una organización pésima de la administración, nos crea mala fama hacia el exterior y ralentiza los trámites al crear una estructura piramidal invertida.
    Y lo mejor de todo: la gente se cruza de brazos esperando la bajada de sueldo sin pegar un puñetazo en la mesa, cuando la culpa no es del funcionariado en general, sino de los políticos, que ha hecho un reino de taifas del dinero público

  18. Angeles García Suárez

    Estando de acuerdo con el contenido del artículo, a mi juicio Señoría, olvida incluir en los recortes a las subvenciones, suprimir muchas instituciones y muchas medidas más entre la que destacan, a mi juicio: se debería suprimir el Senado para lo que sirve….. la monarquía, adelgazar la Administraciones que se triplican con los mismos contenidos, suprimir las Fundaciones públicas incluida la del Príncipe de Asturias, suprimir las subvenciones a la mayoría de las ONGs, empresas públicas que son un tragadero sin fin de dinero público sin control alguno y que sólo sirven para colocar y atechar a novias-os, queridas-os, políticos en declive… Defensor del Pueblo y en nuestro caso Procuradora General, Consejo Consultivo y un largo etc…. Pero claro, esas medidas las tienen que tomar los políticos y ellos no se van a hacer el haraquiri…

  19. pabloiseguro

    El objetivo de está reducción es que el euro no peligre y cuando digo que el euro no peligre quiero decir en realidad que las fortunas de los muy ricos no peligren.

  20. Juan Luis

    Pedir austeridad a los políticos locales y autonómicos es como pedirle virtud a la dueña del burdel. Va contra la naturaleza del político local, que es capaz de quemar la casa antes de tener que abandonarla. desgraciadamente solo veo un camino: la reforma constitucional que quite peso a los partidos parasitarios (nacionalistas y localistas) y una vuelta al poder central, porque el localismo ha demostrado su irresponsabilidad y su cortedad de miras. Me van a quitar un 5% y lo acepto. Pero yo solo haría una huelga para pedir que no se despilfarre lo que me quiten. Y desde luego con demagogogos recalcitrantes, eso es pedirle peras al olmo. No hay salida para la generacion Rajoy/zapatero. Yo no volveré a votar nunca más.

Responder a Adolfo del Cacho Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: