Informatica y Derecho Luchas, triunfos y homenajes del Derecho Público

Lo que los malos políticos deberían aprender de Bill Gates


Hace una semana saltó la escandalosa noticia de que el Alcalde de Sevilla acudió en avión al partido de fútbol en Barcelona y para asegurarse los desplazamientos en la ciudad condal hizo ir a su chófer con el coche oficial.  Esta noticia evidencia tamaña prepotencia que, lleva a Sevach a cuestionar no al Alcalde sino el contexto político que ha provocado el Síndrome del Sultán, esto es, la idea del gobernante que aupado en elefante pierde la perspectiva y sus ojos solo son capaces de ver esclavos, concubinas y haciendas bajo sus pies. Curioso que esa misma semana, el millonario  Bill Gates (1955, magnate estadounidense, fundador de Microsoft) visitaba España y sirve de contrapunto al citado Alcalde de Sevilla, pues el magnate es una referencia ejemplar para las autoridades públicas, pues así lo deduce Sevach ( no ya de sus conquistas tecnológicas y mercantiles que provocan aplausos y críticas, filias y fobias, y que han sido analizadas con asombrosa claridad y objetividad en un viejo post de Enrique Dans) sino sencillamente  de algunas de las frases vertidas en sus entrevistas y discursos, que revelan una mezcla de sencillez y sabiduría que no suele acompañar a políticos y empresarios.

Es difícil no ser soberbio cuando tienes todo y podrías tener más ( o cuando puedes elegir compañía y nadie puede elegir la tuya), y por eso, nuestros políticos mas que luchar por un asiento en el Club Bilderberg que se reunía esta semana, deberían luchar por tener y aplicar convicciones tan sencillas y loables como las que destilan las siguientes diez afirmaciones de Bill Gates en algunas de sus entrevistas sobre cuestiones cruciales que he seleccionado para vosotros.

1. El sueño de Peter Pan

“Mi ambición ha sido siempre hacer realizables los sueños.” (Discurso en Harvard, 2007).

Para conseguir esos sueños, el propio Bill Gates expuso las once reglas esenciales, tan ingeniosas como realistas (Discurso en la Universidad de Yale , 2006):

Regla Uno- La vida no es justa, acostúmbrate a ello.

Regla Dos- Al mundo no le importará tu autoestima. El mundo esperará que logres algo, independientemente de que te sientas bien o no contigo mismo.

Regla Tres- No ganarás US$5.000 mensuales justo después de haber salido de la preparatoria y no serás un vicepresidente hasta que con tu esfuerzo te hayas ganado ambos logros.

Regla Cuatro- Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe. Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida.

Regla Cinco- Dedicarse a voltear hamburguesas no te quita dignidad. Tus abuelos tenían una palabra diferente para describirlo: le llamaban oportunidad.

Regla Seis- Si metes la pata, no es culpa de tus padres, así que no lloriquees por tus errores; aprende de ellos.

Regla Siete- Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como son ahora. Ellos empezaron a serlo por pagar tus cuentas, limpiar tu ropa y escucharte hablar acerca de la nueva onda en la que estabas. Así que antes de emprender tu lucha por las selvas vírgenes contaminadas por la generación de tus padres, inicia el camino limpiando las cosas de tu propia vida, empezando por tu habitación.

Regla Ocho- En la escuela puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no. En algunas escuelas ya no se pierden años lectivos y te dan las oportunidades que necesites para encontrar la respuesta correcta en tus exámenes y para que tus tareas sean cada vez más fáciles. Eso no tiene ninguna semejanza con la vida real.

Regla Nueve- La vida no se divide en semestres. No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo. Todo esto tendrás que hacerlo en tu tiempo libre.

Regla Diez- La televisión no es la vida diaria. En la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que salir del café de la película para irse a trabajar.

Regla Once- Sé amable con los “nerds” (los más aplicados de tu clase). Existen muchas probabilidades de que termines trabajando para uno de ellos.

2. Los tiempos están cambiando

“Mi hija no sabe lo que es un disco. Sigo intentando encontrar uno para mostrárselo, pero es difícil en estos días. Pronto cosas como la guía telefónica o la enciclopedia impresa estarán igual de anticuadas” (Universidad de Stanford, 2008).

3. La educación escolar

“Los niños en las escuelas deberían hacer proyectos que sean divertidos” (…)“Por ejemplo, diseñar un pequeño submarino, o un robot. Y entender que la ciencia es una herramienta para poder hacer algo que uno quiere hacer, y no un desierto que hay que cruzar para luego conseguir un buen empleo si uno consigue llegar al otro lado”. (Entrevista en el  programa chileno de televisión “Oppenheimer Presenta”, 24 de Mayo de 2008)

4. Lo que realmente resulta gratificante de las nuevas tecnologías

“ Además, las nuevas tecnologías no nos impiden seguir comunicándonos cara a cara. Personalmente, utilizo el ordenador para ganar tiempo y poder pasarlo con mis hijos. Ya no voy al despacho los fines de semana, porque tengo un ordenador en mi casa. Y mientras mis hijos duermen la siesta, yo trabajo un poco. Cuando se despiertan, me pongo a jugar con ellos. Y todo gracias al ordenador. Hay que saber utilizar la tecnología cuando es útil. Y en ningún caso debe reemplazar a las experiencias reales”. (Suplemento Magazine, 3 de Octubre de 1999).

5. Lo que realmente importa en clave personal

“El que se me recuerde no me preocupa demasiado. Lo que me interesa es que me recuerden mis hijos. Pero en lo que sí creo es en la capacidad de la información para dar más libertad al hombre, y en la tecnología que es capaz, por ejemplo, de salvar vidas.” ( El Mundo.es, 19 de Noviembre de 2004)

6. El secreto de una empresa radica en el reclutamiento de colaboradores

“ Al atraer a personas inteligentes, otras personas inteligentes quieren trabajar con ellos.” (Entrevista, 2008).

7. Lo que realmente importa en clave global

“Para mí, el cambio más grande será pensar cómo mejorar la vida de los más pobres del mundo, ya sea que necesiten educación, aumentar sus cosechas o encontrar mejores tratamientos médicos. No es normal que todos los grandes inventos beneficien a los 2.000 millones de personas más ricas. Deberían beneficiar a todos.” (El País, 5 de Junio de 2010).

8. Para lo que sirve el dinero

“Una hamburguesa cuesta lo que cuesta una hamburguesa, lo mismo para todos. No tendrás una hamburguesa mejor por tener más dinero para pagarla. En mi caso, mi medio de transporte está bien. Tener avión privado es agradable. Pero, aparte del transporte, lo que hago y lo que tengo es bastante normal. Como hamburguesas normales, voy en un coche normal… Así que llega un punto en que tener más dinero no te cambia la vida. Pero donar dinero a causas filantrópicas sí que te la cambia. Para bien.” ( La Vanguardia, 6 de Junio de 2010).

9. Para no dejar hijos príncipes ni mendigos

“Les dejaré dinero  a mis hijos pero el porcentaje será muy bajo. Mi mujer y yo hablamos bastante de lo que podría ser la cantidad indicada. El objetivo sería dejarles lo suficiente para que sientan la necesidad de trabajar y hacer algo, pero sin sentir que se tienen que preocupar. Ahora (sonríe), ¿existe un número que corresponda con ese mágico equilibrio?” (El País 5 Junio de 2010).

10.Nada de malas compañías: lejos de los políticos

“Me gusta decir, con orgullo, que en los primeros quince años de vida de Microsoft nunca visité Washington. A los políticos de mi país no les gusta mucho oírmelo decir, aunque bien mirado, es un tributo a la sociedad norteamericana que no necesité de políticos ni dinero de ellos. Ahora Microsoft es tan grande que tiene responsabilidades ciudadanas para participar en debates sobre asuntos de tecnología, patentes, políticas de educación, relaciones con la industria, etc.”
(…) “Los gobiernos son importantes, aun cuando no sean perfectos” (..)“Aunque tampoco lo es el ambiente de los negocios privados” (Entrevista por Jorge Zepeda, 7 de Abril de 2007).

En definitiva, que ni conozco ni conoceré a Bill Gates ( y muy seguramente ni él me conoce ni conocerá). Ni siquiera pertenezco a las huestes de los PCs sino al lado oscuro de los Macs, pero sin duda que esas sabias frases encierran mensajes valiosos. No pretendo alabanzas mesiánicas a Bill Gates ni alzarlo en filósofo ni una especie de Woody Allen de oro. Sencillamente se trata de frases que hace pensar y que encierran grandes verdades que bien podían inspirar la ética de los cargos públicos. En suma, en tiempos de crisis de ejemplaridad, esa ensalada de frases resulta refrescante y por lo que a mi atañe, rodean de un aura de respetabilidad, coherencia, genialidad y magnificiencia a alguien que por un lado, ha provocado una revolución silenciosa del mundo al generalizar la utilización de ordenadores y abrir nuevas dimensiones a la comunicación, y por otro lado, ha demostrado una generosidad desaforada y sin parangón con su fortuna a través de su Fundación Bill & Melinda Gates con fondos en torno a los 30 mil millones de dólares, o sea, la entidad filantrópica más grande del planeta ( recordemos que nadie le obliga a ello). Solo por eso, considero que el Premio Nobel de la Paz debería serle otorgado con toda justicia, a título de “medalla de oro”, mas allá del meritorio premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2006 que se le otorgó junto a su esposa y que sería la “medalla de plata”.

Baste pensar que el Premio Nobel se otorga cada año a personas que hayan hecho investigaciones sobresalientes, inventado técnicas o equipamiento revolucionario o hayan hecho contribuciones notables a la sociedad, y no creo que puedan ponerse en duda que tiene méritos sobrados tanto para el Premio Nobel de la Paz como para el de Economía. Es cómodo acusarle de niño bonito con suerte, depredador de empresas, vendedor de crecepelos informáticos,etc, pero es injusto. Quizás no se le perdona ser rico, haber triunfado en el mundo empresarial, ser poderoso sin título universitario alguno, o haber acertado con las tendencias de la ciencia, ya que por desgracia, desde que Caín mató a Abel, la envidia ha sido el pecado de la humanidad. Y quienes mueven la bola del mundo, o la mano que mece la cuna de los premios Nobel, parece que no están por la labor de galardonarle con el Nobel…

0 comments on “Lo que los malos políticos deberían aprender de Bill Gates

  1. Escribiendo también desde un Mac, confieso que Gates cada vez me cae mejor. Muy interesante la recopilación de enseñanzas y frases.

    Me gusta

  2. ¿Qué Mac tienes?

    Me gusta

  3. Vaya calentón te pegas en los 1.5 párrafos del final, macho, tap, tap, tap (palmaditas en la cabeza)

    Me gusta

  4. Brillante artículo, gracias al cual, como dice el primer comentario, Bill Gates me cae cada vez mejor. A ver si es verdad y más de uno aprende de él…

    Me gusta

  5. No sabía lo de las once reglas para la Juventud, y me parecen fabulosas. Siempre se aprende. Por lo demás, parece que Sevach sería recusable hablando de Bill Gates…¿amistad íntima?. Bromeo. Me alegra que se trate un personaje de la talla de Gates bajo ese enfoque tan personal. Enhorabuena.

    Me gusta

  6. Fantásrtico,gracias,Estos americanos son así,directos y al grano

    Me gusta

  7. Vaya sorpresa, con lo buenos que son los post de Sevach no podía imaginar que estuviesen escritos con Mac …

    A ver si va a resultar que el secreto de B. Gates es que también escribe con Mac 🙂

    Me gusta

  8. Lamentablemente el premio Nobel de la Paz no ha sido otorgado al Sr. Gates, pero sí al Sr. Obama, el mismo que ha sido incapaz de condenar (tan sólo lamentar) la ultima violación de los derechos humanos por parte de Israel.

    Me gusta

  9. Leyendo la noticia del alcalde de Sevilla, al llegar a la crítica del SUP…

    “Es un ejemplo más, y hay miles, de las prácticas éticas de la política española que son las mismas que con la dictadura”

    …me ha venido a la mente una frase pronunciada por Pedro Ruiz que decía algo así como que Franco no parecía haber muerto sino haber estallado en mil pedazos.

    Puede que en España el Síndrome del Sultán sea el Síndrome de Franco, y afecta a todo el abanico de siglas políticas.

    Síntomas típicos del síndrome:

    – Ansia de poder
    – Astucia
    – Suerte

    Es curioso porque, volviendo al artículo, veo que Bill Gates presenta los mismos síntomas. Pero enseguida me he tranquilizado porque estoy seguro de que los valores del magnate y los que tenía “Su Excelencia” son completamente diferentes.

    Un saludo

    Me gusta

  10. Hay un trecho, entre las palabras y los hechos. Y permítame decirle que Microsoft es todo menos un alma de caridad voluntariosa. Me sorprende tamaña credulidad.

    Me gusta

  11. POR EJEMPLO

    ¡Qué sabio el señor Bill Gates!*
    magnate pero cabal,
    realista siendo virtual,
    mente de muchos quilates.

    Son sus reglas acicates
    en este mundo global,
    de sentido común tal
    que no navegan en yates.

    De la vida verso libre,
    sencillo en lo cotidiano,
    y altruista de lo más llano.

    Sensatez de gran calibre
    la que bulle en sus consejos,
    con ellos se llega lejos.

    *Pronúnciese como se escribe.

    Junio 2010

    Me gusta

  12. Genial Sevach como siempre. Dos post muy recomendables. […]

    Sitogr

    http://disposicionesadicionales.blogspot.com

    Me gusta

  13. ¿Puede uno imaginarse a Díaz-Ferrán creando una fundación contra el SIDA, por ejemplo?

    Qué distinto es el rico americano del español. Ellos se sienten íntimamente obligados a devolver a la sociedad parte o todo de lo que han recibido de ella.

    Al empresariado español sólo le importa el despido libre, la liberalización de las ganancias y la socialización de las pérdidas. Con excepciones de todos conocidos como Roig, de Mercadona o Amancio Ortega, de Zara.

    aaegret

    Me gusta

  14. Sí, la verdad es que las 11 reglas esenciales son muy realistas, pero desgraciadamente no son de Bill Gates, fueron escritas para un periódico en 1996 por Charles J. Sykes, escritor y periodista muy preocupado por la educación de los jóvenes en USA.
    Hay que perder un poquito de tiempo en revisar las fuentes de lo que nos mandan por internet…

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: