Mes: enero 2017

competencia malabar
contratos

Reorientar el Proyecto de Ley de Contratos del Sector Público antes de que sea tarde

burocraCasualmente tras el último post dedicado a la corrupción y al Proyecto de Ley de Contratos del Sector Público me llega un espléndido trabajo del Observatorio de Contratación Pública (ObCP) con propuestas de “modificaciones y mejora” al citado proyecto y suscrito el 30 de Enero de 2017 en que de forma clara, sencilla y razonada califica de “oportunidad para “rearmar” nuestro modelo de contratación pública desde la lógica de los principios de eficiencia, transparencia y buena administración”.

Para tal alta y noble meta, este dictamen efectúa unas consideraciones generales y medidas específicas que a mi juicio son totalmente atinadas y oportunas que no podemos pasar por alto si queremos realmente mejorar nuestra maltrecha institución contractual. Leer Más

corruptos
ContenciosoContratos y Proyectos

La corrupción ante el nuevo Proyecto de Ley de contratos del sector público

archivo_000-106Tras la década larga de perversión de los contratos públicos, de abusos desde el poder, de la ineficacia de los controles internos y externos, del retardo del control jurisdiccional… parece que las aguas contractuales vuelven al cauce de la legalidad de donde nunca debieron salir.

Quizá se debe a que se contrata menos pues menos fondos públicos hay para ello. Quizá se debe al furor ético que invade a políticos. Quizá al cerco de controles contables, económicos y jurídicos. Quizá al reverdecimiento de la prevaricación y malversación, que han pasado del trastero al mostrador judicial.

Y cómo no, se debe al efecto luminoso de la Ley 19/2013, de 9 de Diciembre, de Transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno.

Pero no festejemos la muerte de la corrupción. Primero, porque los corruptos como las cucarachas sobreviven a todo. Segundo, porque los corruptos como la mafia, saben buscar vías alternativas cuando ven a la banda diezmada o cuando se implanta la “ley seca”. Y tercero, por aquello de que la tentación se aviva con la ocasión, y es que la gran ocasión para la corrupción suelen brindarla las malas leyes.

Una mala ley es una ley ineficaz. Una ley oscura es una ley que juristas e interventores manejan con incomodidad. Una ley compleja es un reto para los “hackorruptos”, capaces de “hackear” el texto normativo, esto es de explorar y descubrir los puntos débiles de una Ley de contratos, de un pliego de contratación, de un procedimiento contractual endiablado.

Por eso me echo a temblar cuando sé que sigue su andadura el Proyecto de Ley de Contratos del Sector público que traspone dos directivas comunitarias. Leer Más

premiado
Triunfos y homenajes del Derecho Público

El legado del fallecido John Hurt a los juristas

guin%cc%83oMe entero de la muerte del actor británico John Hurt a los 77 años víctima del cáncer de páncreas y no puedo menos de evocar la huella de su figura en algunas películas que mi generación lleva impresas y que tienen incidencia en como concebimos la persona y el poder.

Confieso que los juegos de artificio de luces, sonido y acción vertiginosa de las nuevas películas, donde la palabra y la historia se diluyen, me gustan poco. Como tampoco me gustan las películas de cine independiente, al menos de ese tan independiente que no hay ser humano sin galardón del Nobel capaz de entenderlas.

Por eso, citaré solamente cinco películas del gran actor británico que personalmente me impactaron.

Son películas que no encierran ficción, jueguitos visuales, estrépito de disparos ni viajes a brillantes delirios imaginativos. Son películas que encierran enseñanzas valiosísimas, ejemplos de la condición humana en situaciones extremas y que permiten comprender mejor la complejidad de la condición humana, el poder y la ley. Veamos a modo de homenaje a este maestro de la actuación como se convertía en maestro de la vida… Leer Más

indigenas
De la Universidad

Doctor cum laude o doctor sin laude: cuestión de honor

captura-de-pantalla-2017-01-26-a-las-9-02-16 Hasta no hace mucho prácticamente toda tesis doctoral era “cum laude” (“con alabanza u honores”) salvo los excepcionalísimos casos singulares de “castigo” por crímenes inconfesables del doctorando, o de tesis tan malas que eran “antítesis”. Esa situación de otorgar un rasero de máximos a todos propiciaba la devaluación del título y además penalizaba a los mejores que no tenían espacio para la distinción de su trabajo respecto del pelotón de doctorandos.

Al fin y al cabo, la condición de doctor demuestra que se tiene plena aptitud investigadora y la tesis dice mucho de quien investiga, de quien la dirige y de la Universidad que la impulsa. Por eso no es gratis: esfuerzo, dedicación, laboriosidad, paciencia y reflexión.

El remedio a la situación de “café cum laude para todos” vino de la mano del Reglamento de Doctorado de 2011 en que el Tribunal al término de la tesis manifiesta la calificación de la misma y sería en una sesión ulterior, a puerta cerrada, en la que se podría asignar el laurel, el ansiado “Cum Laude”, pero eso sí, bajo unanimidad. Con ello se evitan las presiones del acto público y solemne y permite a los miembros del Tribunal “debatir claro” sobre las excelencias o miserias de la tesis.

Pues bien, me parece oportuno citar ahora un reciente sentencia contencioso-administrativa que guarda conexión con la actualidad. De un lado, porque tiene que ver con las vicisitudes de una tesis doctoral titulada “Las cuatro vertientes de la responsabilidad sanitaria” (lo que enlaza con el último post), y de otro lado, porque ayer fue noticia la publicación por Santiago Muñoz Machado del Libro de Estilo de la Justicia, quien en una entrevista expuso que el estilo jurídico impone “Estar bien escrito, con buen lenguaje y organización de los párrafos, que se corresponda lo más posible con el lenguaje ordinario… No debe haber diferencias entre una buena sentencia y un buen artículo periodístico o un pequeño ensayo”; y lo traigo a colación porque esta sentencia que a continuación transcribo es ejemplo de claridad y román paladino, pese a lo chusco del caso. Veamos. Leer Más

tijeras
responsabilidad

La responsabilidad sanitaria revienta por las costuras

medicos-mirandoUno de los ámbitos de la responsabilidad patrimonial de la administración paradójicamente creciente es la sanitaria. Y digo paradójicamente porque sería de esperar que cuanto más avanza la ciencia y la tecnología sanitaria, mayor acierto y eficacia debe existir en el servicio.

Asimismo, cuanto más perfilen los tribunales el estándar sanitario mayor diligencia y éxitos debería ofrecer la sanidad pública.

Y sin embargo las reclamaciones y demandas aumentan, quizá debido a una razón humanamente comprensible.

Cuando está en juego la salud nadie quiere errores pero tampoco dudas. No puede contenerse el derecho del paciente o sus familiares a saber si se hizo todo lo posible y lo mas adecuado.

Pero también tiene derecho el médico a defenderse, y como no, la administración sanitaria que se siente como ángel acusado de ser un demonio.

Veamos las consecuencias y el tinglado jurídico montado en cuestiones que requerirían serenidad, claridad y verdad. Leer Más

errores-medi
Procedimientos administrativos

No es ley todo lo que parece

castigadoLos parónimos son palabras de significado diferente y aspecto parecido que pueden llevar al lector a confundirse.

Quien lee con rapidez un texto legal, o quizá por estar acostumbrado a determinada jerga, a determinadas estipulaciones de estilo, o porque lee la norma “transversalmente” corre el riesgo de quedarse con que “donde parecía decir digo, decía Diego”.

El problema radica en que el jurista tiene que leer, releer y rumiar las palabras para extraer su fruto, y no quedarse en la primera impresión.

Viene al caso porque en varias ocasiones me han comentado coloquialmente algunos letrados públicos que su administración está tranquila con la entrada en vigor de la Ley 39/2015, de 1 de Octubre, de Procedimiento administrativo Común (PACA), porque al margen de la vigencia aplazada en materia de administración electrónica, el resto de sus estipulaciones requiere un desarrollo reglamentario o adaptación de procedimientos al amparo de una de sus disposiciones finales que concede un año para adecuarlos a las nuevas previsiones. Es más, incluso al menos he visto tres Circulares de Administraciones públicas que insisten en el plazo adicional de un año tras la entrada en vigor de la Ley.

Pronto les leo el precepto y les aclaro que no es así. Abren los ojos como platos y luego se preguntan como pudo ser que no se percataran de ello. Les traicionó leer con celeridad y el cerebro hizo el resto de las asociaciones.

Veamos brevemente este caso y aunque sé que la inmensa mayoría de seguidores del blog estaban en lo correcto, con quitar la venda de los ojos a un solo letrado me daré por satisfecho y será útil este comentario.

Veamos. Leer Más

charleta
De lo financiero y tributario

Siete potestades del poder tributario absoluto: pesadilla para despertar

abogadosTuve la fortuna de conocer el pasado martes a buena parte de los miembros de la Sección de Derechos y Garantías y Práctica Tributaria, de la Asociación Española de Asesores Fiscales (AEDAF), quienes no solo demostraron la seriedad con que afrontan su labor de gestionar, interpretar y luchar por la justicia tributaria, sino que manifestaron su preocupación por los derroteros del Derecho tributario, y que a mi personal juicio, cada vez es más “Tributario” y menos “ Derecho”.

Pues bien, a la hora del cordialísimo almuerzo, de forma distendida afloraron algunas cuestiones, con la franqueza del relajo amistoso y bajo la atenuante de ser dicho en los postres (in vino, veritas), en relación a la situación del derecho tributario y la posición de la Agencia Tributaria, poniendo sobre la mesa algunas valiosas ideas de diagnóstico y recetas, que expondré telegráficamente porque creo sinceramente que quizá son un aldabonazo a las puerta de la razón y la justicia.

En efecto, a título personal, creo que ya toca la hora de replantearse pisar el freno y dar marcha atrás en una administración tributaria voraz, con leyes y reglamentos hechos a su medida y con una derogación práctica de las garantías propias de un Estado de Derecho.

Así, no es una exageración afirmar que la seguridad jurídica tributaria es una broma; que la administración tributaria goza de armadura y boleadoras con “licencia para recaudar”; que cuenta con el regalo de unas potestades exorbitantes para exigir tributos y un régimen jurídico que constituye lo que los físicos llaman una “singularidad” (un punto teórico con volumen cero y densidad infinita donde no operan las reglas de la física).

O sea, que la administración tributaria va camino de convertirse en lo que los astrónomos llaman un “agujero negro” (una concentración de masa o poder tan irresistible que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella).

Pero mas allá de este desahogo expresivo, me gustaría exponer alguna de esas ideas que me dejaron huella en dicha reunión y que demuestran que la administración tributaria va camino del Poder absoluto con siete potestades desorbitadas. Veámoslas. Leer Más

pelma
Procedimientos administrativos

Prescripción de las sanciones en vía de recurso de reposición desestimado por silencio

lecturas variasLeo el interesantísimo artículo de María Belén López Donaire en la valiosa Revista jurídica Liberlex, núm. 2-2016 titulado “Las novedades sobre la prescripción de las infracciones y sanciones a raíz de la ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público”, y el mismo aborda una interesantísima cuestión como es la del reinicio del plazo de prescripción de la sanción en el caso contemplado por su art. 30.3 que dispone que

En caso de desestimación presunta del recurso de alzada interpuesto contra la resolución por la que se impone la sanción, el plazo de prescripción de la sanción comenzará a a contarse desde el día siguiente a aquel en que finalice el plazo legalmente previsto para la resolución de dicho recurso.

La cuestión capital radica en si esta novedad (que supera y aparta de la doctrina legal sentada por la STS de 22 de septiembre del 2008, rec. 69/2005), que literalmente se predica del “recurso de alzada” ha de aplicarse o no al recurso de reposición que no fuere resuelto en plazo por la administración.

Veamos esta cuestión que no es pacífica pero que me temo pasará a ser muy, pero que muy beligerante en los tribunales.  Leer Más