Actualidad Sobre los abogados

Alegatos en las vistas orales: por la boca vive el pez

Normalmente las películas nos transmiten la imagen del abogado como un mago de la oratoria, alguien que armado de la palabra y el gesto sabe dirigirse al jurado y convencerle. Lo curioso es que los graduados en derecho salen de las facultades con el marchamo de defensores, atiborrados de jerga jurídica y dispuestos a saltar a la arena judicial como los gladiadores en los circos romanos. En la vista oral llegará la hora de la verdad y al igual que los gladiadores, las capacidades interpretativas y dramáticas tendrán su importancia.

Así que, por si fuera de utilidad, desde mi experiencia y la de muchos compañeros juristas que la comparten, aunque ya toqué el tema en mi libro El arte de la guerra en la Justicia administrativa (Wolters Kluwer, 2018) intentaré ahora transmitir en quince pinceladas impresionistas lo que se espera de un abogado en la vista oral, ya sea civil, penal, laboral o contenciosa:

  1. Utilizar las formalidades para crear un contexto limpio, serio y digno de contienda. Hay que cuidar la indumentaria, no usar el móvil mientras se avanza hacia estrados ni en los mismos, saludar al contrario y al juez con gesto respetuoso de cabeza u oral, pedir la “venia” para hablar o para interrumpir… Son pequeños detalles que separan un juicio de un pulso en una taberna. Nadie va a perder un juicio por ser grosero ni ganarlo por ser cortés pero al menos su reputación mejorará y el trance será más cómodo para todos los intervinientes.
  2. No compadrear. No tutee al abogado contrario ni al juez, ni peritos o testigos: es trabajo y colaboración seria. En cambio, puede humanizar el caso si a su cliente lo cita por su nombre de pila (en vez de “demandante”, “apelante”, etcétera).
  3. No desaprovechar los tiempos. Ni el comienzo del alegato porque es donde la atención del juez es máxima. Tampoco desaprovechar el final, volviendo a insistir en el punto más fuerte para que los ecos queden resonando.
  4. No parecer cabreado con la otra parte, con la Justicia, con el mundo. Tampoco agrada el sarcasmo ni los chistes o ocurrencias. Una cosa es la cita oportuna o referencia brillante o aguda y otra la frivolidad. A su cliente no le interesa que usted demuestre lo divertido o erudito que es, sino que le interesa ganar. A veces, pocas, asoma la anécdota en la vista que provoca la sonrisa común, e incluso otras excepcionalmente el humor se manifiesta en sentencia.
  5. No abandonar la precisión técnica del derecho, que es el lenguaje de estrados. No demuestre estar en un café o con adolescentes.
  6. No acelerarse. Se trata de comunicar, no de rezar un rosario o mantra religioso. Nadie debe pensar que por estar agolpadas las citaciones para la vista oral en secuencias fijas de pocos minutos, el tiempo está tasado y por tanto hay que hablar más rápido para verter más cantidad en el mismo tiempo disponible. Tampoco debe caerse en el error de pensar que hay que hablar rápido en las citas jurídicas evidentes que el juez ya sabe. No. El derecho a la tutela judicial efectiva comporta el derecho a expresarse. Se trata de hablar con ritmo y cadencia claro y comprensible.
  7. No ser plúmbeo, exponiendo una y otra vez el mismo argumento, ni abriendo cuestiones que están zanjadas o no son controvertidas, ni leyendo infinidad de artículos o fragmentos de sentencias. La concisión se agradece. Algunos abogados parece que cobran por taxímetro según las palabras que dicen y en cambio, debieran hacerlo por su esfuerzo en hablar con precisión, claridad y acierto. Por algo afirmé que la mentira más frecuente e impune ante los jueces era: ¡Seré breve, señoría!
  8. No ser desordenado. Hay alegatos que parecen improvisados, en que no se sabe si empiezan o acaban, donde no hay hoja de ruta y por tanto, se pierden el juez y el contrario. Nada ayuda más que indicar enumeraciones de los argumentos que se verterán o perspectivas de impugnación defensa, para a continuación desarrollarlos. De este modo se ayuda al seguimiento de la vista por el juez.
  9. No dar la impresión de que se ha memorizado lo dicho. La mayor ayuda es comprender lo que se quiere decir y saber decirlo con distintas palabras, por lo que buen entrenamiento es repasar mentalmente el alegato en vísperas de la vista o caminando. Una cosa es planificar el discurso y otra distinta recitarlo como una poesía a cargo de un papagayo.
  10. Demostrar al juez que se comprende la estrategia contraria pero que no se comparte por razones serias, sin litigar por capricho ni mala fe. Es importante que los argumentos se orienten a la diana de la argumentación del contrario, la expuesta o previsible, pues como afirmaba cierto juez: “a veces las alegaciones de cada partes son como dos barcos que se cruzan en la noche, cada uno con su capitán ensimismado en su propia ruta e ignorando la del contrario”.
  11. El contacto visual es esencial: lea las expresiones del juez. Cuando se reciben criterios o instrucciones del juez deben acatarse con respeto y no con terca disidencia. Por ejemplo, tras disponer el juez en plena vista la denegación de una prueba, ordenar brevedad o que se abandone una línea expositiva, nada de musitar un “De acuerdo, señoría” y volver al ataque una y otra vez.
  12. No resulte zalamero con el juez: “Como dijo espléndidamente su señoría…”) ni se ponga en su lugar (“Ni nosotros ni su señoría aceptarán tan absurdo planteamiento..).
  13. Tener un plan B. En las vistas orales a veces se plantean objeciones, inadmisiones, cuestiones de orden, quejas procesales, suspensiones, etcétera. Tampoco debe dar por hecho los hechos. Quizá se cuestionen en la vista oral por el flanco que no esperaba. Es imposible contemplar toda vicisitud pero no está de más colocarse en lugar del contrario, invertir el rol de las partes, y preguntarse como podría bloquear sus argumentos o conseguir aplazamientos, y en consecuencia estar alerta.
  14. Usar con extrema cautela afirmaciones que encierran una aceptación, aunque sea estratégica, de la versión contraria. Por ejemplo, argumentar exponiendo: “En la hipótesis de que la edificación fuese ilegal…”, o “Asumiendo la posible culpabilidad…”, o “Es cierto que el recurrente no declaró la renta…pero”. En estos casos, el sesgo afirmativo del juez puede llevarle a consecuencias no deseadas de la premisa aceptada.
  15. Usar de forma excepcionalísima las técnicas de balones fuera: plantear cuestiones de inconstitucionalidad, plantear cuestiones prejudiciales, cuestiones de competencia, petición de pruebas que no pueden practicarse en el acto, suspensiones… Son interferencias en la vista oral que no suelen resultar útiles ya que estadísticamente solo comportan pérdida de tiempo, trámites vacíos e incomodidad para todos, salvo que existan fundadísimas y serias razones para ello.

En todo caso hay que tener presente que formular alegatos en la vista oral es un derecho, y el proceso admite y soporta todo alegato siempre que se plantee en la forma y tiempo, y con cortesía.

En definitiva, si Andy Warhol advertía que “Todos tenemos quince minutos de gloria en la vida”, creo que los abogados son afortunados puesto que tienen la oportunidad de pasar a la gloria en tantas ocasiones como disponen de tiempo para alegaren la vista oral. La gloria del trabajo bien hecho, de servir a su cliente y de levantar la venda de la dama de la Justicia para que acierte.

NOTA.- Más sobre ello… made in JR Chaves:

* Estrategias sencillas para litigar con dignidad

+ Evitar el miedo escénico para hablar en público
+ No tener miedo a preguntar

11 comments on “Alegatos en las vistas orales: por la boca vive el pez

  1. Anónimo

    Me parecen excepcionales comentarios. Creo que la concisión en la exposición -hecha con humildad-, lo agradecen los jueces que tienen que enfrentarse a voluminosos expedientes e interminables demandas y contestaciones llenas de citas jurisprudenciales. Para convencer, entiendo que lo mejor es la sencillez en la exposición de los hechos y de nuestros argumentos jurídicos, con la habilidad de que el juez nos preste atención y se quede con nuestro mensaje.

  2. JOSE LUIS VILLAR EZCURRA

    Buenos consejos dados por un muy buen Maestro… Muchas gracias ¡¡¡

  3. Alfon Atela

    Suelo aconsejar a mis alumnos del master de acceso a la abogacía que se suscriban al blog. La entrada de hoy, mismamente, o los tutoriales, etc…..son impagables para cualquiera, pero para un recién llegado a la profesión es oro molido con que solo se le quede el 1/4 de los consejos.
    No me canso de dar las gracias.

  4. Lo de la rapidez a veces es imprescindible, porque si no en los abreviados de contencioso, te corta el Magistrado
    En mi opinión es una falta de respeto a los profesionales que señalen los vistas cada 10 min, sea cual sea la materia sobre la que verse el juicio.

  5. Anónimo

    Magnifico.¡menuda clase!

  6. FELIPE

    La relación entre el Juez y el abogado en una vista es parecida a la de un matrimonio… en plena crisis de los cuarenta. Se quieren pero… están cansados, se tienen muy vistos y…, a veces, no se entienden.

    Por eso, y porque es el Juez quién tiene mando en plaza, el letrado debe ajustar su comportamiento a una serie de pautas: ser muy respetuoso y no tomarse confianza alguna -puntos 1, 2, 4 y 12 de la clase práctica impartida-; aprovechar al máximo cada intervención -punto 3.-; resultar riguroso, claro y ordenado -puntos 5 al 8-; hacer que su discurso tenga pulso, sea vivo, variado y entretenido y no se asimile a una fría, mecánica y monocorde recitación de un tema de oposiciones -puntos 6, 7 y 9-; saber leer el lenguaje no verbal que le transmita el Juez y reaccionar al mismo de forma inteligente -punto 11-; ser muy prudente y contenido -puntos 14 y 15-; llevar el asunto muy preparado, destacando nuestras fortalezas, devaluando sus debilidades, resaltando las fragilidades del contrario, estando preparado para previsibles incidencias y teniendo preparadas medidas de seguridad y localizadas salidas de emergencia -puntos 5, 10 y 13-.

    Estos quince mandamientos -torpemente resumidos- de la Ley de comportamiento en Vistas del maestro Sevach, se complementan con otros dos: el conocimiento previo que debemos tener de la forma de actuar de cada Juez (porque hay tanto tipos de vistas como de jueces); y el sentido práctico,útil e instrumental (en pos de la victoria, o al menos no derrota, del pleito) que debe tener todo lo que hagamos, digamos y callemos en la Vista (Vgr. ¿de que sirve recurrir una resolución interlocutoria si la sentencia que se dicte no es recurrible?).

  7. ¿Y si se solicita que no se celebre la vista en el abreviado? Es una posibilidad que da cierto respeto usarla. No se sabe si el juez se tomará el caso con el mismo interés que si hubiera vista, y lo mismo respecto de la valoración de la prueba, que puede ser totalmente escrita (incluso pericial) y aportarse con la demanda. Esperaremos a que Sevach nos ilumine con un post del tipo «Cómo ganar un recurso renunciando a la vista en el procedimiento abreviado».

  8. rabedi

    La exposición del Sr Chaves es magnífica. Independientemente de ello lo que dice Ana es una gran verdad: falta de respeto al señalar juicios cada 10 minutos. Ahora bien Se conoce que algún Colegio de Abogados haya protestado o expuesto la situación? No lo conozco. Las instituciones, órganos, sindicatos, asociaciones de jueces, etc., han dicho algo? ¿Sabe la opinión pública todo esto? ¿El Defensor del Pueblo dice algo?

  9. Concepcion Jimenez Shaw

    ¡Jajajaja, yo también aconsejo a mis alumnos del máster de la Abogacía que sigan este blog! Este resumen es perfecto, muchas gracias, José Ramón!

  10. Anónimo

    Está todo muy bien. Pero lo que realmente me ha tocado en mi condición de ex-ejerciente es la última frase. Hay momentos horribles en la profesión, claro, y bastantes. También bastantes de una mediocridad en general poco saludable. Pero haber experimentado esa sensación, «la gloria del trabajo bien hecho, de servir a su cliente y de levantar la venda de la dama de la Justicia para que acierte», es impagable.

  11. Muy buena información la que acabo de encontrar. Muchísimas gracias por estos consejos y este gran punto de vista.

Responder a JOSE LUIS VILLAR EZCURRA Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: