Actualidad Lenguaje

El tamaño del título de la norma importa

En tiempos donde se habla de simplificación de las normas, de claridad, de economía expresiva, un amable lector me indica que el Boletín Oficial del Estado publica una Orden Ministerial cuya rubrica o título cuenta con… 339 palabras.

Veamos este fenómeno insólito con la curiosidad infantil de quien se asoma a un vagón de circo para contemplar un ternero con tres cabezas:

Es imposible leerla de un tirón sin perder el hilo. Será utilizado como técnica de hipnosis, somnífero, prueba de agudeza visual, o ejemplo de tortuosa jerga oficial.

Curioso será el reto de los opositores para memorizarlo y mas curioso el reto de los funcionarios para aplicarlo y explicarlo. Si El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha puede titularse sin estragos, simplemente El Quijote…¿ a nadie se le ocurrió simplificar el título de la Orden para hacerla comprensible, citable y útil?

En fin, como es sábado no dejaré de recomendar los divertidos atajos de la jerga administrativa, donde creo que la sonrisa brotará.

Pero sobre todo he repescado mis tres minutos de video de humor sobre los equívocos del lenguaje del derecho administrativo:

Y todavía es posible nominar blogs y votar post en  los Premios Blog de Oro Jurídico 2019 con plazo  ampliado hasta la medianoche del día 5 de Enero de 2019. ¡ Ánimo y gracias por participar!

 

4 comments on “El tamaño del título de la norma importa

  1. Anónimo

    Pues si, la síntesis jurídica no es lo nuestro. La ley de contratos del sector público también maravilla a nuestros colegas europeos…por extensamente innecesaria. Enhorabuena maestro.

    • María García

      Totalmente de acuerdo. Y cuanto más escribimos, más cabe la ambigüedad y la interpretación según las necesidades de cada uno.
      Siempre me dijeron en la carrera que el exceso de leyes provocaba consciente o inconscientemente un efecto perverso: que nos saltamos las normas a la torera!! Más leyes, más infracción de las mismas, así de claro.

      Un saludo

  2. Alfon Atela

    Oh tempora. oh mores. ¿Dónde quedaron aquellos magistrales, sencillos y claros nombres como código civil, código de comercio, código penal,…?.

  3. Isabel

    Como suele decir una amiga «Virgencita del Dobladillo Descosido»…
    Es que se queda uno sin resuello intentando leer semejante aberración.

Responder a Isabel Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: