De extranjería

El Tribunal Supremo confirma la necesidad de proporcionalidad para la expulsión de extranjeros

Por fin, una sentencia de la Sala contencioso-administrativa del Tribunal Supremo, dictada ayer, 17 de marzo de 2021, estabiliza el criterio en materia de expulsiones de extranjeros en España. Las dudas partían de la armonización de la ley de extranjería española (modificada por LO 2/2009) y la Directiva 2008/115/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 16.12.2008 sobre normas y procedimientos comunes en los Estados miembros para el retorno de los nacionales de terceros países en situación irregular, también llamada Directiva de Retorno (vigente desde el 24/12/2010).

En una primera etapa (2007-2015) la regla era la multa y la excepción la expulsión, supeditada ésta a la concurrencia de “hechos negativos” sobre la base de la aplicación de criterios de proporcionalidad (STS de 4 de octubre de 2007, rec. 8953/2003).

En una segunda etapa (2015), tras la Sentencia del TJUE de 23 de abril de 2015, 2015/260, dictada a raíz de la cuestión prejudicial planteada por la Sala del TSJ del País Vasco, la regla era la expulsión –obligada para el Estado– y las excepciones a la misma se limitan a dos tasados supuestos previstos en la Directiva comunitaria (Directiva de retorno), sin lugar para aplicar los criterios de proporcionalidad de la sanción para extranjeros en situación irregular (ratificado por sentencia casacional: STS de 12 de junio de 2018, rec. 2958/2017).

En la tercera etapa (2020), tras la STSJ de la Unión Europea de 27 de octubre de 2020, 2020/807, a raíz de la cuestión prejudicial planteada por la Sala del TSJ de Castilla-LA Mancha, se dispone: “«La Directiva 2008/115/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008, relativa a normas y procedimientos comunes en los Estados miembros para el retorno de los nacionales de terceros países en situación irregular, debe interpretarse en el sentido de que, cuando la normativa nacional, en caso de situación irregular de nacionales de terceros países en el territorio de un Estado miembro, imponga, o bien una sanción de multa, o bien la expulsión, teniendo en cuenta que la segunda medida solo puede adoptarse si existen circunstancias agravantes en la persona de dichos nacionales, adicionales a su situación irregular, la autoridad nacional competente no podrá basarse directamente en lo dispuesto en la Directiva para adoptar una decisión de retorno y hacer cumplir dicha decisión aun cuando no existan circunstancias agravantes.»

Pese a esos términos, que suponían el retorno a la multa si no concurrían circunstancias negativas como expuse en anterior artículo, hemos asistido estos cinco meses a la bifurcación de las soluciones en el territorio judicial español. De un lado, la mayoría de las Salas que reservaban la expulsión para la concurrencia de hechos negativos y una minoría de Salas que continuaban considerando la expulsión como regla general con los excepcionales supuestos de la Directiva.

Ahora, tras la reciente sentencia de la Sala contencioso-administrativo del Tribunal Supremo de 17 de marzo de 2021 (rec.2870/2020) se unifican los caminos y se fija doctrina casacional de forma inequívoca.

En esta extensa sentencia (52 folios), se efectúa un amplio recorrido por la evolución jurisprudencial en la materia, el impacto de la jurisprudencia comunitaria y desemboca en las siguientes conclusiones que exponemos en la literalidad de la sentencia para evitar todo equívoco.

Se parte lógicamente de la primacía del derecho comunitario y del principio de interpretación conforme del derecho interno con la normativa europea, y descarta que exista una opción libre entre multa y expulsión pues:

La sanción de multa a la estancia irregular es una opción que ya la Directiva 2008/115 excluye de manera taxativa y lo vino a declarar de manera concreta la sentencia del TJUE de 2015; porque para la norma comunitaria, y al margen de consideraciones punitivas, la finalidad es la salida de todos aquellos extranjeros que se encuentren de manera irregular en alguno de los Estados de la Unión, lo cual es contrario a la posibilidad de imponer una sanción de multa sin dicha salida”

A continuación señala que no existe tanta distancia entre el régimen interno y el régimen de la Directiva, pues la normativa comunitaria se aleja del automatismo de la expulsión según su jurisprudencia:

Así pues, solo tras la tramitación del procedimiento con tales exigencia es posible poder adoptarse una decisión de retorno, pero siempre que resulte «comprobada la irregularidad de la situación» (sentencia de 14 de enero de 2121, asunto C-441/2019; ECLI:EU:C:2021:9), rechazándose que esa decisión pueda adoptarse «de manera automática, por vía normativa o mediante la práctica, de conceder un plazo de salida voluntaria… exige que se compruebe de manera individualizada si la ausencia de tal plazo sería compatible con los derechos fundamentales de esa persona» (sentencia de 11 de junio de 2015, asunto C-554/13; ECLI:EU:C:2015:377).

En definitiva, para el Tribunal de Justicia, los mandatos de la Directiva deben vincularse, no solo a la mera estancia irregular de los extranjeros en cualquier Estado de la Unión, sino que deberán valorarse otros factores concurrentes, de manera individualizada y tras seguir un procedimiento con plenas garantías, pero siempre atendiendo al principio de proporcionalidad”

 Y para aclarar que no se saca el Supremo esta consecuencia de la chistera añade:

Centrado el debate en la aplicación del principio de proporcionalidad, debemos añadir que, si bien la Directiva no se refiere al mismo en ninguno de sus preceptos –sí se hace mención a él en los considerandos, aunque para los internamientos y medidas cautelares–, es lo cierto que la jurisprudencia del Tribunal de Justicia lo erige en una exigencia especial a la hora de interpretar la Directiva y sus efectos. En ese sentido, la sentencia de 11 de junio de 2015, asunto C-554/13 (ECLI:EU:C:2015:377), recuerda que «… como ya ha declarado el Tribunal de Justicia, el respeto del principio de proporcionalidad debe garantizarse durante todas las fases del procedimiento de retorno regulado por dicha Directiva, incluida la fase relativa a la decisión de retorno…”

 Aquí, la sentencia da entrada con honores al principio de proporcionalidad:

En resumen, si el articulo 57.1º impone determinar cuándo procede dictar una orden de expulsión en base al principio de proporcionalidad, debemos tener en cuenta la jurisprudencia del Tribunal de Justicia.(…) En esa interpretación, en nuestro artículo 57.1º el principio de proporcionalidad ha de aplicarse ya para determinar cuándo la estancia irregular pueda o no dar lugar a la expulsión, única medida ya posible. Y en esa tesitura, resulta manifiesto que para poder adoptar una decisión de esa entidad, la única interpretación admisible, conforme a la propia jurisprudencia comunitaria, es atender a factores añadidos a la mera estancia, que justifique –ello comporta el juicio de proporcionalidad– la expulsión. Y, a sensu contrario, ni en la Directiva, ni ahora en nuestro Derecho, la mera estancia irregular sin esos factores puede dar lugar a una decisión de retorno, es decir a una orden de expulsión. Es más, en aplicación del principio de proporcionalidad y el juicio de ponderación que le es propio, deberá convenirse que si a la mera estancia no hay factores concurrentes, no hay nada que ponderar a los efectos de justificar una decisión de retorno o expulsión, esa sería la conclusión de la aplicación del referido principio que inspira la Directiva y que impone de manera taxativa nuestro artículo 57.1º.

Y se llega al meollo de la cuestión, ¿qué criterios deben llevar a entender que la expulsión no es proporcionada a la infracción?. La sentencia primero confiesa el amplio marco de casuística:

Sentado lo anterior, somos conscientes de la dificultad que comporta determinar una casuística sobre cuándo, conforme a la interpretación del artículo 57.1º de la LOEX, de acuerdo con las exigencias de la Directiva y la necesidad de la concurrencia de factores o circunstancias añadidas a la estancia irregular, procede dictar una orden de expulsión”

 Para orientar, aunque advirtiendo reiteradamente que son circunstancias agravantes a título ejemplificativo, nos señala que:

En cuanto a las concretas circunstancias que para este Tribunal Supremo tenían virtualidad suficiente para justificar la expulsión, del examen de esa jurisprudencia se llega a la conclusión de que, en la mayoría de los supuestos, se consideró suficiente el encontrarse el extranjero en situación irregular pero sin documentación alguna por la que pudiera ser identificado (sentencia de 27 de mayo de 2008; ECLI:ES:TS:2008:2379), o incluso con el añadido de ignorar, por esa ausencia de documentación, no solo los datos personales, sino la forma de entrada en territorio nacional (sentencias de 26 de diciembre de 2007; 14 de junio de 2007; y de 5 de junio de 2007). Y del examen de esa jurisprudencia y siempre a título ejemplificativo, se constata que también se ha considerado como causa justificativa de la expulsión, no haber cumplimentado voluntariamente una orden previa de salida obligatoria, adoptada conforme a lo establecido en el artículo 28 de la LOEX, a que antes se hizo referencia (sentencia de 22 de febrero de 2007). O la constatación de que la residencia autorizada fue obtenido de manera fraudulenta, basada en hechos posteriormente declarados falsos y revocada dicha residencia (sentencia de 8 de noviembre de 2007).”

 También añade como supuesto típico determinante de la expulsión:

En este sentido deben ser tomadas en consideración el hecho de que el extranjero en estancia irregular constituya «un riesgo para el orden público, la seguridad pública o la seguridad nacional»; conceptos jurídicos indeterminados que permiten, mediante una valoración individualizada y plenamente contrastada, en un procedimiento con plenas garantías, la necesidad de adoptar una orden de expulsión. Otro tanto cabe decir de la previsibilidad de que el extranjero en situación irregular, por las peculiaridades que se acrediten, trate de evitar o dificultar la expulsión, incluido el riesgo de incomparecencia, a que se refiere el precepto de Derecho interno”

Añade como pauta de interpretación la ofrecida por la Instrucción 11/2020 de 23 de octubre de 2020, del Ministerio del Interior:

En la misma, se consideran como circunstancias «que puedan motivar dicha» propuesta de expulsión, al amparo de lo establecido en el artículo 57.1º.a) de la LOEX, las siguientes, a título meramente ejemplificativos: «Haber sido detenido el extranjero en el marco de la comisión de un delito o que al mismo le consten antecedentes penales. Que el extranjero invoque una falsa nacionalidad. La existencia de una prohibición de entrada anterior. Carencia de domicilio y documentación. El incumplimiento de una salida obligatoria. Imposibilidad de comprobar cómo y cuándo entró en territorio español determinada por la indocumentación del extranjero, o la ausencia de sello de entrada en el documento de viaje.»

 Y en consecuencia, como punto de llegada, estamos en un retorno temporal a la situación de 2007 como reconoce el Supremo:

No puede silenciarse que con lo concluido se termina acogiendo la anterior jurisprudencia de este Tribunal Supremo para cuando se interpretó el mencionado artículo 57.1º antes de la efectividad de la Directiva 2008/115, porque, a la postre, venimos a confirmar que «la expulsión requiere una motivación específica, y distinta o complementaria de la pura permanencia ilegal…» (sentencia, antes citada, de 4 de octubre de 2007).”

Finalmente se recuerda cual era la cuestión casacional a resolver:

determinar el alcance de la sentencia del TJUE 2020/807, relativa a la interpretación de la Directiva 2008/115, en relación a la consideración que merece la expulsión del territorio español, bien como sanción preferente a imponer a los extranjeros que hayan incurrido en la conductas tipificadas como graves en el art. 53.1.a) LOEX o sí, por el contrario, la sanción principal para dichas conductas es la multa, siempre que no concurran circunstancias agravantes añadidas a su situación irregular.”

Y responde el Alto Tribunal:

Por todo ello y respondiendo a la cuestión de interés casacional suscitada en el auto de admisión del recurso, en relación con el alcance de la sentencia del TJUE 2020/807, ha de entenderse:

Primero, que la situación de estancia irregular determina, en su caso, la decisión de expulsión y no cabe la posibilidad de sustitución por una sanción de multa.

Segundo, que la expulsión, comprensiva de la decisión de retorno y su ejecución, exige, en cada caso y de manera individualizada, la valoración y apreciación de circunstancias agravantes que pongan de manifiesto y justifiquen la proporcionalidad de la medida adoptada, tras la tramitación de un procedimiento con plenas garantías de los derechos de los afectados, conforme exige la jurisprudencia comunitaria.

Tercero, que por tales circunstancias de agravación han de considerase las que se han venido apreciando por la jurisprudencia en relación a la gravedad de la mera estancia irregular, bien sean de carácter subjetivo o de carácter objetivo, y que pueden comprender otras de análoga significación.

Por lo expuesto, se incrementan las garantías de una decisión tan gravosa como es la expulsión. Las garantías del procedimiento administrativo que deben resultar mas exhaustivas en la instrucción para verificar las circunstancias del caso y facilitar alegación y prueba del afectado. Y las garantías de fondo, pues solamente si existen “circunstancias agravatorias” o “hechos negativos” podrá disponerse la expulsión.

En definitiva, bienvenida sea la claridad de la luz unificadora del Tribunal Supremo porque la seguridad jurídica no puede permitirse la dispersión de criterios que afectan a infinidad de personas y en cuestiones vitales.

Así pues, estamos en el viejo criterio, más razonable, y ello gracias al principio de proporcionalidad, que es el Séptimo de Caballería de la justicia administrativa, que acude cuando el legislador es frío o cuando le juzgador siente la punzada de la necesaria equidad.

Eso sí, a título personal señalaré que los criterios negativos del pasado y que la sentencia comentada se encarga de advertir en el cuerpo de la misma que son a título ejemplificativo u orientativo, en cambio en la parte dispositiva se vuelven imperativos pues se dice que “tales circunstancias de agravación han de considerase las que se han venido apreciando por la jurisprudencia”, pues nótese que no es lo mismo decir que “tales circunstancias de agravación pueden considerarse las que han se han venido apreciando por la jurisprudencia”. Con ello el Supremo realiza el loable esfuerzo de ofrecer pautas para la seguridad jurídica, pero me temo que introduce un peligroso reenvío a criterios jurisprudenciales del pasado, algunos de los cuales difícilmente soportarían un test serio de proporcionalidad sino que requieren perentoria matización, e incluso nueva sentencia dictada en cuestión de interés casacional al respecto.

Por ejemplo, el relativo a considerar suficiente “el encontrarse el extranjero en situación irregular pero sin documentación alguna por la que pudiera ser identificado (sentencia de 27 de mayo de 2008); entiendo que debe matizarse en el sentido de que si se encuentra indocumentado pero lo subsana en el curso del procedimiento administrativo, sería improcedente la expulsión.

O cuando se ignore “por esa ausencia de documentación, no solo los datos personales, sino la forma de entrada en territorio nacional (sentencias de 26 de diciembre de 2007); entiendo que no deja de resultar chocante que sea de mejor condición quien viene como turista y entra por Barajas pero se queda más allá de los noventa días, que el infortunado que llega en patera o por la carretera de Irún; ¿qué gravamen o disvalor añadido supone esa mera circunstancia burocrática del lugar de entrada?; distinto sería que se considerase agravante su entrada mediante artificios o maquinaciones.

O cuando se considera como causa justificativa de la expulsión, “no haber cumplimentado voluntariamente una orden previa de salida obligatoria, adoptada conforme a lo establecido en el artículo 28 de la LOEX” de 22 de febrero de 2007; lo comento porque es sorprendente que si alguien de buena fe intenta regularizar su situación solicitando autorización de residencia (estudiante, arraigo, etcétera) o su prórroga, y se le deniega, automáticamente en la resolución de denegación se le advertirá de la obligación de abandonar el país en 15 días, y con eso, queda condenado a ser expulsado tan pronto se le detenga en la calle. Creo que se trataría de una a expulsión claramente desproporcionada.

Vierto estos tres hechos negativos que en su aplicación automática me parecen cuestionables, y me quedo con esa apuesta de la sentencia comentada por la valoración individualizada y caso a caso, o si fuere necesario, que en el futuro, el Tribunal Supremo dicte sentencia complementaria de interés casacional para precisar algún hecho negativo que pudiera no serlo tanto. Y es que no lo olvidemos, los hechos negativos o reprochables son los que todos reconocemos, incluidos los jueces como máximas de experiencia, y dentro de esos “hechos negativos” hay grados. No es lo mismo no poder justificar el puesto fronterizo de entrada, que haber falsificado el pasaporte; no es lo mismo no cumplir la advertencia perentoria de salida por habérsele denegado la prórroga de estancia que contar con una trayectoria de detenciones policiales y condenas penales,etcétera.

Esa será la grandeza de la justicia administrativa: resolver cada caso según sus circunstancias singulares, bajo el principio de proporcionalidad y sin perder de vista la equidad.

Parafraseando la cita célebre de la llegada del hombre a la Luna, estamos ante un pequeño paso casacional pero un gran paso para la humanidad en la Justicia.

8 comments on “El Tribunal Supremo confirma la necesidad de proporcionalidad para la expulsión de extranjeros

  1. Carlos Xipell Gómez del Moral

    Gracias por el comentario. Arroja más luz sobre un tema polémico y que la Administración tratsa de fprma muy grosera y basta, obviando multitud de historias personales. No es lo mismo un ratero habitual que un ilegal que está cuidando a su hermana y ha sido mal asesorado (caso real)

  2. alegret

    EStimado Sevach:

    Muy bueno el post. Pero lo que nadie parece que se ha parado a pensar es que en la práctica la MULTA es más gravosa que la EXPULSIÓN. La multa no convalida la infracción del art. 53 de la Ley y aquí paz y después gloria, sino que además exige la SALIDA de España a su cargo en tres semanas (es algo que no les cabe en la cabeza a los extranjeros). En cambio la expulsión es casi en la práctica inviable -es preciso acuerdos de repatriación, que el país de origan acoja a sus nacionales, que haya vuelos etc.- Así que en la práctica quedan en libertad; eso sí con una orden de expulsión inejecutable. Dejemos de ser hipócritas y de jugar a la corrección política. Ya me dirás como expulsas y repatrias a un ciudadano estadounidense o japonés por estancia irregular. Eso lo dejamos para los manteros.

    • Elizabeth

      Lamento decirle que la expulsiones han comenzado a ejecutarse en un plazo de 24 horas , con aviones de la policia de fronteras, ayer mismo se produjeron varias , en mi caso, un joven de 24 años, colombiano, sin antecedes penales, recurrí el decreto con supensión de la ejecucion como medida cautelarisima, acreditando con arraigo social acreditado y familiares como su madre, y auto lo desestimó.

  3. Quique

    Estimado José Ramón. Gracias por traernos la sentencia recién salida del horno.

    A ver si el legislador se da cuenta de esto que señala el Supremo y que es evidente a la Directiva de Retorno:

    «El mandato expreso de la Directiva, y es lo que constituye el objeto de la regulación que contiene, es que, como regla general y sin perjuicio de las excepciones que se contemplan, debe dictarse una decisión de retorno a todo ciudadano de un tercer Estado que se encuentre en territorio de la Unión en situación irregular; dando oportunidad de una salida voluntaria o, en su defecto, se acordará su expulsión de manera forzosa. Pero esa decisión, debe destacarse, se hace al margen de cualquier tipo de consideración de la estancia irregular en el ámbito punitivo. La Directiva ni configura la situación irregular como infracción administrativa o penal ni confiere a la decisión de retorno ni a su ejecución la naturaleza de infracción o sanción. Además de ello, es importante también señalar que la Directiva, no solo impone la necesidad de decisión de retorno, sino que ha de ejecutarse de manera ineludible y en un plazo razonable […]

    Es decir, lo que la Directiva pretende es la efectividad del retorno de los extranjeros en situación irregular del territorio de la Unión, finalidad que, como es propio de este tipo de norma comunitaria, los Estados podrán articular de la forma que tengan por conveniente, siempre que se garantice esa efectividad.»

  4. Quique

    Trabajada sentencia. Se agradece el repaso a su doctrina anterior, manoseada en exceso por «bienintencionados» jueces y tribunales y la fundamentación en la jurisprudencia del TJUE.

    Contiene aciertos como enterrar definitivamente la multa, señalar las deficiencias de la legislación española y encajar una interpretación del art. 57 LOEX conforme a la Directiva. Pero creo que el Supremo se excede al reivindicar su doctrina de 2007 sobre las circunstancias agravantes que justifican la expulsión como solución idónea para aplicar la Directiva de Retorno.

    Una cosa es aplicar la Directiva de manera individualizada y proporcionada para evitar aplicaciones formularias, contrarias al interés del menor, la vida familiar o la salud de las personas, así como para garantizar la modalidad de retorno menos gravosa para la libertad y otra distinta es que haya que acreditar un plus para poder dictar una decisión de retorno y ejecutarla.

    Si se consolida una doctrina nacional (apartada de los arts. 5 y 6 de la Directiva) de las circunstancias agravantes que permiten la expulsión y, a sensu contrario, de las que lo impiden (que muchos jueces interpretarán generosamente) se corre el riesgo de que se vuelva a privar de efecto útil a la Directiva de Retorno y de que la Comisión denuncie el incumplimiento por España de sus obligaciones con el Derecho de la Unión.

    • Es cierto el riesgo que planteas, pero también hay que tener presente que la sentencia se remite y acoge expresamente lo dicho en la Instrucción del Ministerio del interior sobre hechos negativos, lo que es mucho decir, pues ha elevado a rango de criterio jurisprudencial lo que no posee rango normativo y por tanto elaborado sin las garantías propias de un reglamento, y además fruto de la interpretación de parte.
      Un saludo afectuoso

  5. GRANDE, José Ramón. sobre todo cuando épocas esos tres ejemplos de hechos negativos…No te falta razón…..y a la espera de nuevas sentencias complementarias o q se emitan antes, instrucciones aclaratorias.
    Un saludo

  6. Elizabeth

    Jose Ramón no he leído la sentencia pero te sigo y leo, me ilustras mucho en mi area procesal y ayer presenté unas medidas cautelarísimas para evitar una expulsión de un chico de 24 años, que vive con su madre que cuenta con autorizacion comunitaria y su pareja española,con tres años de arraigo en España, medida que iba con el recurso contra un decreto de expulsion y prohibicion a 5 años, sin antecedentes negativos. Me ayudó mucho tu buena exposición y resumen a la STS, pero desgraciadamente no me ayudó en el juzgado, donde el auto desestimó la suspensión cautelarisima sin atender a los indicios de arragio familiar y social conforme a la jursiprudencia, no se pronuncia sobre ello, sino que entra en el fondo, que entiendo que no debe ser porque no es objeto de la medida, para disponer su desestimación en síntesis disponiendo que, los pronunciamientos de las anteriores sentencias TJUE de 23 de abril y TS 12 de junio de 2018, no han sido motificados por la de 17 de marzo de 2021, siendo los unicos motivo para evitar la expulsion lo previsto en el art 5. de la Directiva. Me gustaría conocer tu opinión al respecto. Gracias de antemano.

    Un saludo

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: