Actualidad derechos fundamentales

Un grito por la paz

Me he despertado hoy con las terribles noticias del ataque de Rusia a Ucrania. Aunque se endulce el término  con jerga diplomática, me horroriza la inmensa amenaza para la paz y bienestar de esos ciudadanos y de la propia humanidad…Ante eso, las disquisiciones jurídicas domésticas pierden relieve e importancia.

El Derecho internacional se vuelve a tensionar y demuestra su fragilidad. No sé que peso tienen en el problema las personalidades individuales de los gobernantes de Rusia y Ucrania, ni los intereses económicos, ni las estrategias políticas. Lo que sé es que el siglo XXI, con más elevadas cotas de bienestar, cultura y civismo, no puede permitirse una escalada bélica, ni una guerra, ni siquiera ver caer la espada de Damocles sobre el mundo tal y como nos hemos acostumbrado a vivirlo. Lo que tenemos, lo que podríamos tener, lo que tienen los ciudadanos en el foco bélico y lo que podrían tener, sueños y familia, puede evaporarse. No hay daños colaterales de la posible escalada de la guerra en Ucrania; serán daños directos en nuestro ecosistema de confort.

El tablero de esta partida se ha complicado. Ingenuamente pienso que será China quien frene la escalada del conflicto, no por altura ética, sino por los intereses económicos. Hay enormes intereses comerciales en infinidad de países, y en la propia Rusia, para que esto se descontrole.

No quiero ser hipocondríaco social, ni indebidamente alarmista, pero nada me impide desahogarme aquí y ahora.

Quizá deberíamos hablar menos de los derechos humanos y actuar mas para defenderlos, y ampliar el horizonte, para percatarnos de que nuestros «prójimos» en España viven bien, pero nuestros «lejanos» viven fatal, porque los casos de Corea del Norte, de Siria o el reciente incidente de Afganistan no son episodios pasados sino crueles muestras de infortunio.

Confiemos en sensatez y paz, aunque la historia demuestra que el destino actúa al margen de nuestros deseos, dando la razón a la cruel frase de Macbeth:«La vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia, que no tiene ningún sentido».

Hoy es un mal día para la humanidad. No basta con aislarse del problema para que no exista. Triste.

6 comments on “Un grito por la paz

  1. Sin duda un mala día para la Humanidad, por el fracaso como raza que supone cualquier guerra.
    En lo estrictamente económico, Europa ya está pagando los efectos de la guerra…

  2. VICTOR MONTERO VICARIO

    Totalmente de acuerdo con el comentario y los sentimientos que nos infunde una guerra, pero ¿qué más podemos hacer para detener esta locura?. La Historia se repite…

  3. comparto plenamente tus reflexiones. Es un día terrible para el ser humano. Ojalá sepamos salir de este descomunal error.

  4. Anónimo

    Qué lástima, se impone el uso de la fuerza al diálogo; ya asoma una nueva crisis económica y humanitaria mundial!
    La PAZ! Que nos cuesta como civilización, qué poco hemos avanzado!
    Saludos.

  5. juan perez periañez

    Demasiado tiempo estàn dedicando los medios de comunicaciòn, no digamos los tertulianos habituales, al impacto econòmico del conflicto bélico en Europa: problema del suministro del gas, subida de precios…Y muy poco a las vidas humana que se han perdido y se perderàn, a la hambruna, a la miseria de la guerra…

  6. Contencioso

    La guerra es el retorno a lo primario, a lo animal, a lo que se aparta de lo sublime del ser humano. Quienes nos dedicamos al derecho creemos firmemente en la solución pacífica, racional y justa de los conflictos, y nos enorgullecemos de considerar aquél como una de las creaciones mas elevadas del ser humano junto con el arte. Esperemos que se imponga pronto la cordura, y en todo caso que existan las menores consecuencias posibles para la población inocente que se ve atrapada en medio de todo esto.

Responder a juan perez periañez Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: