Humor y Administracion

Una mirada humorística del Derecho Público sobre la tutela de la dignidad de las plantas

Una mirada humorística del Derecho Público sobre la tutela de la dignidad de las plantas

En Suiza la Comisión Federal de Etica para la Ingeniería Genética en el Campo no Humano ha afirmado el deber público de tutelar la dignidad de las plantas. Afirman que los organismos vegetales no deben ser protegidos únicamente como valor instrumental (su utilidad para el hombre), las plantas deben también ser objeto de un respeto moral como “organismos individuales dotados de interés propio”.

    1. A Sevach le parece que la democracia soporta todo. Que cualquier ocurrencia de un órgano consultivo puede ser acogida bajo ropaje de modernidad. Lo peor es que tan peregrinas tendencias son contagiosas, de Estado a Estado y legislo porque me toca, pasando por alguna que otra ONG y grupo de presión. Hay que tener claro donde estamos. Una cosa es que una planta sea un organismo vivo y otra muy distinta que tenga dignidad, pues se mire como se mire, pertenece al desvarío la reivindicación de tutela jurídica para tal dignidad floral.
    2. Lo cierto es que el respeto a la dignidad figura en el art.10 de la Constitución española así como en el art.1 de la Carta de los Derechos Fundamentales de Niza del 2000, si bien en todo caso tiene por referente al ser humano. Ni mas ni menos. Y bastante logro sería conseguir que toda la comunidad internacional garantizase la vida, la libertad y la igualdad de los seres humanos, como para embarcarse en la adoración del tulipán.
    3. Por eso, la propuesta de abordar un estatuto de la planta que tutele su dignidad, considera Sevach que merece abordarse a la luz del Derecho Público, pero bajo una perspectiva de humor, y por eso sería oportuno que las mentes preclaras resolvieran cuestiones previas como las siguientes:

      ¿Es legítima defensa aplastar una ortiga?
      ¿Es acoso sexual olfatear insistentemente una flor?
      ¿Habrá desgravaciones fiscales por poseer plantaciones numerosas?.
      ¿Podrán imponerse sanciones frente a los maltratadotes de plantas por no regarlas o solearlas lo necesario?.
      ¿Debe la Fiscalía ejercer acciones defendiendo el derecho al honor e imagen de las plantas frente a delincuentes llamados Florencio, Hortensia o Margarita?
      ¿Habrá que aumentar en los planes de urbanismo las zonas verdes?
      ¿Deben los jardineros públicos respetar la igualdad entre las distintas especies florales?
      ¿Será una agravante la agresión perpetrada con un florero?.
      ¿Trabajarán los funcionarios el Día de la flor?
      ¿Las macetas son viviendas dignas?
      ¿Habrá un Plan Estratégico para que el ganado vacuno se alimente de frutos silvestres en vez de hierbas vivas?.
      ¿Cómo se distribuirá la competencia sobre plantas entre Estado y Comunidades Autónomas? ¿Para el Estado las plantas comunes y para las Comunidades Autónomas las especies autóctonas?. ¿Para el Estado la raíz y para las Comunidades Autónomas el tallo?.
      ¿Tendremos algún día que abrir temerosos la puerta del hogar al Inspector de Plantas Domésticas?
      ¿Ha de regularse jurídicamente la “huelga de sed” de las plantas? ¿Tienen tal derecho los cactus?
      ¿La planta transgénica tiene que inscribir su cambio en el Registro civil?
      ¿Si detienen a la marihuana invocará la eximente de fuerza irresistible?
      ¿Pueden los hongos venenosos ser confinados en Guantánamo?.
      ¿Debe mantenerse la cadena perpetua para las “plantas carnívoras”?.

0 comments on “Una mirada humorística del Derecho Público sobre la tutela de la dignidad de las plantas

  1. Me lo he pasado muy bien. ¿No tendrán nada que hacer los suecos? ¿O es que acaso ya lo tienen legislado y se aburren? Si a nivel Nacional ya lo tienen todo solucionado Yo les doy ideas. Legislar contra los dictadores de la Junta militar de Myanmar de Birmania. Que los detengan y los juzguen por masacrar a su pueblo. Y así pueden seguir buscando la dignidad de otros pueblos de este planeta tierra. Un saludo.

  2. Luis B. R. (Oviedo)

    Dada la proximidad del verano y la “época de los GRILLOS”, bien estaría que los “altos estamentos” se interesarsan por su tutela y protección, prohibiendo, entre otras cosas el segar los prados para no destrozar “sus moradas” y alterar su bucólica paz.

  3. ¡Estaría yo en las babias!. O me hice el Sueco. O pensaba en las plantas suecas. Quise decir Suizos. Que no se les olviden en la norma, que también hay que entretenerlas. Que le pongan música. Y las saquen de paseo. y las vistan con los mejores colores ¡A las plantas! claro.

  4. Esta visión franciscana del Derecho ( “hermano sol, hermana hormiga, hermana espiga…”) lleva a un auténtico problema ético- jurídico:¿ deben los hospitales preservar la vida de bacterias y virus?. Al fin y al cabo son organismos vivos

  5. Ricardo

    Esto es lo típico en las sociedades opulentas: cuando ya se entra en la estupidez por aburrimiento. Cuando las drogas, el sexo, el lujo y demás consumos occidentales ya no llenan al personal, ahora una de plantas, y la “dignidad” de las plantas. Ahora hasta los vegetales tienen “dignidad” ¡lo que hay que ver!.
    En un mundo donde queda mucho, muchísimo, para que todos los seres humanos sean iguales y e igualmente “dignos”, donde hay, y seguirá habiendo por desgracia, muchas personas cuya dignidad está por los suelos, ahora les toca a los suizos con una extravagancia propia de sociedades hipertrofiadas por el lujo (en Suiza, hay mucho dinero, nadie lo duda)
    A mí me enseñaron, bien es cierto, que hace ya tiempo, que la dignidad es una cualidad moral y un derecho humano, pero sólo humano, porque todos los derechos, en principio y sin polemizar sobre los derechos de los animales, eran para las personas, es decir, el derecho se crea para seres humanos por seres humanos.
    Será que lo que era ya no es, en el mundo matrix al que nos llevan los tiempos, y ahora hasta las plantas tienen derechos. Me pregunto: si tienen derechos ¿tienen también deberes correlativos a esos derechos? ¿Llegarán las plantas a pagar impuestos o hacer la mili en Suiza? ¿habrá matrimonios entre plantas fanerógamas de la misma especie en Suiza? ¿Se extenderá el derecho al sufragio universal a las coníferas suizas?
    La cosa parece interesante!
    Y no me extrañaría que algún legislador progresista hispano siguiese la senda suiza y la batalla por los “derechos” del reino vegetal, hetero u homosexual, más que nada, para beneficiarse de una nueva cortina de humo, en el mundo matrix hispánico, con la que tapar otras cosas. Al tiempo!

Gracias por comentar con el fin de mejorar

A %d blogueros les gusta esto: