Etiqueta: Humor

etiqueta
Humor y Administracion

El huevo o la gallina del Derecho administrativo

llave-claveLos juristas sabemos que la realidad es mas rica que la norma, y de hecho abogados, jueces y funcionarios frecuentemente trabajamos intentando resolver el encaje o exclusión de supuestos de hecho en las normas (si se cumple o no el hecho imponible, el tipo infractor, la legalidad de la edificación, etc).

La norma intenta aprisionar la realidad y sus posibilidades con formulación lógica e imperativa, pero se mueve en los límites lingüísticos, y a veces su red de seguridad jurídica cuenta con agujeros negros por los que se cuelan situaciones que se resisten a la foto fija. A veces son lagunas regulatorias deliberadas, otras veces provocados por la pereza o error del legislador (lo de “muchos cocineros arruinan el pastel” tiene sentido si nos percatamos de la masa de parlamentarios metiendo el cucharón con sus enmiendas y ocurrencias a los proyectos de ley).

Pero ahora desearía ocuparme del fenómeno de normas que acogen supuestos de hecho cuya consecuencia jurídica es que alteran el presupuesto inicial y permiten generar nuevas normas y así sucesivamente…

Se trata en definitiva de lo que los filósofos denominan un regressus ad infinitum (vulgo, ¿qué fue primero, el huevo o la gallina?), o de lo que los científicos califican de circularidad, o sea, que la inmensa mayoría de los supuestos de hecho o casos del silogismo o norma jurídica son de corte lineal (A provoca B y punto final) pero hay casos en que son circulares (A provoca B, pero B incide para el futuro sobre A, que a su vez condicionará otro B, etc).

Permítase, con la licencia de frivolidad que otorgan los viernes comentarlo con dos apuntes simpáticos. Leer Más

silhouettes-1203627_1280
Sobre los abogados

Lo que realmente ama un abogado

captura-de-pantalla-2017-02-14-a-las-8-56-48Siendo la festividad de San Valentín me preguntaba que es lo que ama un abogado de su profesión.

Tengo la sensación de que pocos abogados están enamorados de su profesión. Les ayuda a sobrevivir, da sentido a su vida profesional, mantiene su mente ocupada… pero enamorados, enamorados, creo que pocos, pocos.

Aquello de los pleitos de resonancia pública, defensas de tribuno con aplauso general, conseguir un mundo mas justo, gran fortuna o reputación global son mas propios de los telefilmes americanos o de los sueños de recién graduado. La realidad se ofrece sin máscaras, y aunque hay abejas reina, la mayoría de los abogados son laboriosas abejas obreras que se mueven con estrés en una atmósfera de zumbido de la colmena forense.

De hecho, el otro día hablaba con un abogado veterano y se lamentaba de tres cosas. De que su esfuerzo no se veía correspondido con la atención y diligencia que esperaba de los jueces. De que muchos clientes creen en la cultura del “casi gratis total”. Y de que el compañerismo con sus colegas dejaba mucho que desear.

En cambio, otro abogado de talante más optimista me aseguraba que es feliz porque está en un punto de su carrera en que puede elegir sus clientes y disfruta con la especialidad elegida del Derecho administrativo, aunque también me confesó que esta rama del derecho es como estar enamorado de una jovencita rebelde, que nunca conoces a fondo y que le gusta el amor libre.

Por eso pienso, aunque cada uno conoce su historia y mirándose al espejo sabe si se siente realmente feliz y enamorado de su trabajo, que es difícil estar enamorado de la profesión de abogado ya que el amor reclama exclusividad, fidelidad y sensibilidad. Pasen y vean… Leer Más

amor niños
ContenciosoHumor y Administracion

Amor y Derecho administrativo

amor derechoAl tiempo de firmar ejemplares de mi libro, en coautoría con Juan Manuel del Valle, sobre Los diez pecados capitales de los empleados públicos (Amarante, 2016), un ávido lector me retó a escribir un libro sobre Derecho administrativo y el Amor, lo que se me antojó una aventura imposible.

Sin embargo, me planteé el reto de reflexionar al respecto, como materia digna de formar parte de lo que califiqué como Planeta de Derecho administrativo, y algunas ideas curiosas y sorprendentes brotaron. Leer Más

crowded-1050964_1920
ContenciosoHumor y Administracion

Hay sentido del humor en la Sala

risasAhora que parece haberse inundado el mundo forense con vientos de regeneración lingüística, de eliminar el latín y de hablar claro y en lenguaje llano, quizá la siguiente vuelta de tuerca será que los operadores jurídicos empleen lenguaje estéticamente evocador, poético o divertido, y quizá podemos inspirarnos en la novedosa tendencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Aunque ya comenté el fenómeno de las sentencias en verso, viene al caso porque un amable lector del blog (el abogado Andrés Ceballos Cabrillo) me indica el siguiente documento de Conclusiones del abogado General presentadas en el Asunto C-113/14, República Federal de Alemania contra el Parlamento Europeo, Consejo de la Unión Europea, sobre medidas de precios.

Lo llamativo no es el árido tema jurídico, sino el comienzo de este importantísimo escrito forense (recordemos que las conclusiones del Abogado general suelen ser un “proyecto de sentencia”)… Leedlo, por favor, ¿a ver si reconocéis un contexto similar y divertido?

Veamos, literalmente como arrancan las conclusiones. No se lo pierdan, amigos, será un minuto. Leer Más

avisto palabras
ContenciosoLenguaje

Del español jurídico: lo serio y lo divertido

DiccionarioRecibo con alborozo la noticia de la publicación del Diccionario del español jurídico (Espasa, 2016) fruto de un Convenio entre el CGPJ y la Real Academia Española (RAE), cuyo aval es el Director de la obra, mi admirado Santiago Muñoz Machado (Catedrático de Derecho Administrativo y académico) y que “recupera los criterios que usó la Academia en el Diccionario de autoridades y no se limita a definir las palabras, sino que añade una explicación sobre el uso y procedencia del concepto con apoyo en la legislación, la jurisprudencia y los autores”. Un amplio volumen de 1669 páginas, con 30.000 entradas y participación de 130 profesores y catedráticos de universidades españolas seleccionados por especialidades del derecho.

No deja de ser curioso que se avance en esa línea de precisión de conceptos y respeto a la tradición y apoyo en el uso, y paradójicamente hace unos días el gobierno español se comprometió a la expulsión del latín del templo judicial.

Una vez fijados los conceptos, términos y jergas en sus justos términos con tan magna obra, queda la labor mas difícil; inculcar las cuatro reglas de oro que no están en los libros, a letrados y jueces en sus escritos o alegatos orales: Claridad-Exactitud-Brevedad-Orden (CEBO). Cualquier escrito sin una de esas cuatro patas, cojeará.

Nos recordaba G.K. Chesterton aquello de “Divertido no es lo contrario de serio; es lo contrario de aburrido”. Por eso me parece oportuno recordar que el lenguaje jurídico tiene plasticidad y permite juegos de palabras, como por ejemplo en los tiempos de corrupción actuales, es curioso el palíndromo (palabra o frase capicúa que se lee igual en ambos sentidos) del venezolano Darío Lancini: “Son robos, no sólo son sobornos”.

Ello me lleva a resucitar un viejo post, a petición de algunos lectores, sobre la riqueza del lenguaje jurídico y como se presta a juegos de palabras. No solo a estrategias retóricas en el foro sino a divertimentos curiosos. Veamos las sorpresas que aguardan al jurista tras las palabras.

Leer Más

Archivo_000 (9)
Videos didácticos

La magia del derecho y la máquina de la verdad

magia cartaLa magia tiene mucho que ver con el Derecho… Sólo hay que ver como se esfuman las expectativas, se maravillan las partes de las victorias o se experimenta asombro ante las decisiones de los magistrados, que etimológicamente podrían tener origen en los “magos ilustrados”.

En su día me ocupé de la protección jurídica de la “paternidad” de los trucos de magia. También ofrecí el Truco del pleito ganado.

Pero ahora que estamos en tiempo de vacaciones bien está una chispa de magia modesta, de aprendiz, para intentar llevar una sonrisa a los juristas con un breve video que adapta un truco clásico. Ser indulgentes que ni vivo de este arte ni tengo tiempo para practicarlo.

Ahí va un intento de demostrar que aunque los testigos y peritos de los litigios no siempre dicen la verdad, lo cierto es que los jueces y abogados son muy perspicaces, y capaces de adivinar quien miente.

Al final la justicia se convierte en una máquina de de la verdad, no infalible.

¡Feliz descanso! Aquí está: