Todas las entradas por JR Chaves

Humanista, jurista y amigo de sus amigos.

plusvaliass
De lo financiero y tributario

Sentencia del Constitucional: no valía el cálculo de la plusvalía

 

curiosidadAntes o después, todos somos contribuyentes del impuesto de plusvalías, esto es, obligados a pagar con ocasión de la transmisión de un terreno urbano (compraventa, donación, permuta o herencia) o constitución de derecho real de disfrute (ej.usufructo), pues se pretende que si hay beneficio, se contribuya más a las arcas municipales.

Sin embargo, el optimista legislador no contaba con las caídas de valor derivadas de la crisis inmobiliaria que llevan a que el precio de venta frecuentemente sea inferior al de adquisición en el pasado, y así y todo, verse obligado a pagar.

Por eso resulta del máximo interés la reciente Sentencia del Tribunal Constitucional de 16 de Febrero de 2017 que ha estimado parcialmente la cuestión de inconstitucionalidad planteada por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo núm. 3 de Donostia en relación con la Norma Foral 16/1989, de 5 de julio, del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana del Territorio Histórico de Gipuzkoa. El Tribunal considera que el citado impuesto es contrario al principio de capacidad económica, previsto en el art. 31.1 CE.

La trascendencia de dicha sentencia es enorme puesto que afecta a la sustancia del impuesto de plusvalías cuya regulación se contempla en el art.107 de la Ley de Haciendas Locales y que ha sido objeto de varias cuestiones de inconstitucionalidad pendientes de resolución ( de hecho, la regulación de los arts. 1 y 4 de la Norma Foral, se corresponde con la de los arts. 104 y 107 de la LHL de 2004, aunque el Constitucional afirma que “Debe excluirse, por tanto, cualquier análisis de constitucionalidad de los arts. 107 y 110.4 del Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley reguladora de las Haciendas Locales, por no ser aplicables al proceso a quo “).

Veamos lo resuelto e implicaciones. Leer Más

etiqueta
Humor y Administracion

El huevo o la gallina del Derecho administrativo

llave-claveLos juristas sabemos que la realidad es mas rica que la norma, y de hecho abogados, jueces y funcionarios frecuentemente trabajamos intentando resolver el encaje o exclusión de supuestos de hecho en las normas (si se cumple o no el hecho imponible, el tipo infractor, la legalidad de la edificación, etc).

La norma intenta aprisionar la realidad y sus posibilidades con formulación lógica e imperativa, pero se mueve en los límites lingüísticos, y a veces su red de seguridad jurídica cuenta con agujeros negros por los que se cuelan situaciones que se resisten a la foto fija. A veces son lagunas regulatorias deliberadas, otras veces provocados por la pereza o error del legislador (lo de “muchos cocineros arruinan el pastel” tiene sentido si nos percatamos de la masa de parlamentarios metiendo el cucharón con sus enmiendas y ocurrencias a los proyectos de ley).

Pero ahora desearía ocuparme del fenómeno de normas que acogen supuestos de hecho cuya consecuencia jurídica es que alteran el presupuesto inicial y permiten generar nuevas normas y así sucesivamente…

Se trata en definitiva de lo que los filósofos denominan un regressus ad infinitum (vulgo, ¿qué fue primero, el huevo o la gallina?), o de lo que los científicos califican de circularidad, o sea, que la inmensa mayoría de los supuestos de hecho o casos del silogismo o norma jurídica son de corte lineal (A provoca B y punto final) pero hay casos en que son circulares (A provoca B, pero B incide para el futuro sobre A, que a su vez condicionará otro B, etc).

Permítase, con la licencia de frivolidad que otorgan los viernes comentarlo con dos apuntes simpáticos. Leer Más

verja
responsabilidad

El quebradizo terreno de la responsabilidad patrimonial

muertesLeo la noticia en un diario español de un joven que visitaba un cementerio en Buenos Aires y le cayó una estatua encima provocándole lesiones.

Me quedo perplejo ante esta emulación propia del Juan Tenorio de Zorrilla, donde la estatua del comendador cobra vida para vengarse y es incluso es invitado a cenar por el osado Don Juan.

Por deformación profesional me pregunto si en Argentina prosperaría una acción encaminada a obtener indemnización por responsabilidad patrimonial, y reconozco que por algún prejuicio inconfesable me temo que mejor sería que tal caso se plantease en España, donde no faltan casos de responsabilidad patrimonial por extravío de huesos de los cementerios. Incluso en su día me ocupé en un post sobre el patrimonio histórico asesino.

La indagación me lleva a leer la misma noticia de un diario argentino, y la versión oficial es que el joven trepó a la estatua para hacerse un selfie.

Nuevamente me doy cuenta de la necesidad de los jueces, no para acertar sobre una u otra versión de los hechos, sino para fijar una como si fuera cierta y zanjar las controversias.

Lo comento por la dinámica curiosa de los pleitos españoles sobre responsabilidad patrimonial por deficiente o anormal funcionamiento del servicio público. Veamos. Leer Más

silhouettes-1203627_1280
Sobre los abogados

Lo que realmente ama un abogado

captura-de-pantalla-2017-02-14-a-las-8-56-48Siendo la festividad de San Valentín me preguntaba que es lo que ama un abogado de su profesión.

Tengo la sensación de que pocos abogados están enamorados de su profesión. Les ayuda a sobrevivir, da sentido a su vida profesional, mantiene su mente ocupada… pero enamorados, enamorados, creo que pocos, pocos.

Aquello de los pleitos de resonancia pública, defensas de tribuno con aplauso general, conseguir un mundo mas justo, gran fortuna o reputación global son mas propios de los telefilmes americanos o de los sueños de recién graduado. La realidad se ofrece sin máscaras, y aunque hay abejas reina, la mayoría de los abogados son laboriosas abejas obreras que se mueven con estrés en una atmósfera de zumbido de la colmena forense.

De hecho, el otro día hablaba con un abogado veterano y se lamentaba de tres cosas. De que su esfuerzo no se veía correspondido con la atención y diligencia que esperaba de los jueces. De que muchos clientes creen en la cultura del “casi gratis total”. Y de que el compañerismo con sus colegas dejaba mucho que desear.

En cambio, otro abogado de talante más optimista me aseguraba que es feliz porque está en un punto de su carrera en que puede elegir sus clientes y disfruta con la especialidad elegida del Derecho administrativo, aunque también me confesó que esta rama del derecho es como estar enamorado de una jovencita rebelde, que nunca conoces a fondo y que le gusta el amor libre.

Por eso pienso, aunque cada uno conoce su historia y mirándose al espejo sabe si se siente realmente feliz y enamorado de su trabajo, que es difícil estar enamorado de la profesión de abogado ya que el amor reclama exclusividad, fidelidad y sensibilidad. Pasen y vean… Leer Más

etiquetasss
Procesal

Recurso de casación preparado no es recurso admitido, ojo

flor-senteciaEn el antepenúltimo post informé sobre los primeros autos de admisión del novedoso recurso de casación contencioso-administrativo. Ahora toca brevemente aludir a otro importantísimo auto de la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo que marca el rumbo de lo que deben hacer las Salas de instancia a la hora de preparar el recurso y lo que compete al Supremo.

Así, este auto de 2 de Febrero de 2017 (rec. 110/2016) deja claro que la Sala del Tribunal Superior de Justicia o Audiencia Nacional “prepara” y la Sala contenciosa del Supremo “admite” sin que aquélla deba pronunciarse sobre la existencia del interés casacional. O sea, la Sala “propone” y el Supremo “dispone”, y el recurrente que obtenga un auto de la Sala que “tenga por preparado el recurso de casación” que no eche las campanas al vuelo porque como el dicho castizo “hasta el rabo, todo es toro”.

Veamos el detalle y consecuencias prácticas. Leer Más

este
De Jueces y la Justicia

Michele Taruffo, el maestro en directo

amigosCuando deambulaba por las aulas de la Facultad de Derecho de Oviedo,  el Derecho procesal se presentaba como un cúmulo de plazos, formas y convenciones que solo enredaban la justicia. Será posteriormente, con el ejercicio profesional y con la lectura curiosa de artículos generales sobre el sentido de las reglas procesales de los grandes autores italianos (Carnelutti y Calamandrei, particularmente) cuando me di cuenta de que el camino a la Justicia importa. Como Saulo caído del caballo por la luz cegadora del derecho procesal comprendí que las reglas del juego son vitales. Que la razón es única pero no sabe caminar sin las muletas de formas y plazos, sin transitar por el procedimiento.

Y dando un salto en el tiempo cayó en mis manos “La prueba de los hechos” (Trotta, 2002) de Michele Taruffo, Catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Pavía, y me quedé sobrecogido. El proceso se me ofrecía en todo su esplendor, desnudo de formas y mostrando la dificultad de que las normas procesales aprisionen la realidad hasta el punto de que la soberbia judicial nos permita afirmar que son “hechos probados” y que una vez envueltos como “cosa juzgada” son mas importantes que lo realmente acontecido.

Es como si la realidad virtual venciese a la realidad material. Un prodigio de alquimia jurídica. Algo que me cambió mi trayectoria intelectual y profesional… Leer Más

mazo
Informatica y Derecho

Alto y claro sobre la protección de la propiedad intelectual en internet

Acabo de leer de un tirón el libro de Moisés Barrio Andrés titulado Derecho Público y Propiedad Intelectual: su protección en Internet (Ed. Reus, 2017) y confieso que me hacía falta leer algo fresco, actualizado y riguroso sobre el estado de una de las cuestiones jurídicas más complejas a las que se enfrenta el Estado moderno.

En efecto, las grescas entre internet y la propiedad intelectual son un lugar de encuentro de las cálidas corrientes del derecho privado con las frías aguas del derecho público. Y es que la lesión de la propiedad intelectual presenta perfiles propios de un ornitorrinco jurídico.

En primer lugar, es propiedad incorporal y como tal multiforme (o multiformato) y susceptible de apropiación virtual, reproducción vertiginosa y tráfico global.

En segundo lugar, existe un trasfondo tecnológico dinámico y escurridizo que presta soporte a la impunidad de los ataques a esta propiedad.

En tercer lugar, son lesiones transfronterizas, que no entienden de fronteras y donde autores y víctimas pueden estar fuera de los confines territoriales del Estado actuante.

Y en cuarto lugar, las fronteras de los clásicos derechos de libertad de expresión y confidencialidad se alzan en coartada de los abusos.

Por si fuera de poco el telón de fondo sociológico no ayuda a adoptar soluciones eficaces. Se trata de una generalizada percepción tolerante de la impunidad de tales conductas pese al esfuerzo de concienciación del valor del producto intelectual y lo pernicioso de saquearlo.

También del amplio tejido de poderosas empresas satélite de estos agujeros negros que se tragan los derechos del creador, particularmente empresas de servicios a la sociedad de la información, empresas de publicidad y otras vinculadas a la oferta de productos tecnológicos.

Con este panorama no resulta nada fácil ofrecer una visión de las tres claves de toda reflexión humana. De dónde venimos, dónde estamos y dónde vamos. Y a las tres responde Moisés en esta obra utilísima. Veamos. Leer Más

tiburon
Procesal

El interés casacional se estrena: admisiones al salón

puente-levadizoPor fin comienzan a publicarse los primeros autos de admisión de recursos de casación bajo el novedoso y estrecho portillo del “interés casacional”, enigmática pero importantísima figura de la esfera contencioso-administrativa que ya comentamos en anterior post.

Es interesante comprobar que estos primeros cuatro autos dictados por la Sección primera de la Sala contencioso-administrativa del Tribunal Supremo están muy trabajados y nos ponen alerta sobre las pautas para el interés casacional, que pivotan sobre la existencia de un real interés jurídico (no de revisión de hechos probados), con altura de miras (fijándose en si el telón jurídico de fondo tiene interés mas allá del caso singular o su importancia para las partes) y sopesando el impacto de generalidad.

Aquí tenéis la muestra, que ya difunde la web del Consejo General del Poder Judicial y que la propia web del Supremo hará pública. Leer Más

Contencioso

La compleja naturaleza del acto de recepción

Como jurista sé que un “acta de recepción” no es lo mismo que un “acto de recepción”, aunque caben  “actas de recepción” de los suministros para llevar a cabo un “acto de recepción” o ágape ofrecido por una administración. Viene al caso por el interesantísimo post jurídico del síndico Antonio Arias en que pone el dedo en la llaga sobre cuestiones jurídicas de ese instituto tan importante en contratación pública y tan discreto en estudios académicos, que deberíamos conocer letrados, interventores y auditores.

Fiscalizacion.es

011Me decían mis maestros académicos que realmente no conoces bien un tema hasta que no escribes sobre él. Tienen toda la razón: como mucho crees que lo conoces. Preparando el material del próximo curso de Recepción de Obras, Suministros y Servicios, me enfrento una nueva cara de este poliédrico tema: la naturaleza jurídica del acto de recepción y su plasmación en el acta respectiva. Es obligado su tratamiento para el análisis ordenado de cualquier concepto jurídico, máxime en un asunto tan relevante.

Recordemos que el TRLCSP en su artículo 222 (y 235 matizado para las obras públicas) exige la constatación del cumplimiento del contrato, “en todo casomediante un “acto formal y positivo de recepción” por parte de la Administración ¿Que clase de acto? Veámoslo. 

Ver la entrada original 884 palabras más

acu-acu
Contencioso

Hablando sin preámbulos de los reglamentos con amnesia

amnesicoSe acabaron los tiempos de los reglamentos sin memoria. Sin Memoria económica, social o de impacto. Sin Preámbulos que expliquen su fundamento, objetivos y sentido.

Y es que vigencia de la Ley 39/2015, de 1 de Enero de Procedimiento Administrativo Común (PACA) impone la observancia de Principios de Buena Regulación (art. 129) al tiempo del “ejercicio de la iniciativa legislativa y la potestad reglamentaria” (dos en uno).

Este precepto nos recuerda que en buena técnica legislativa los anteproyectos de Ley contarán con “Exposición de Motivos” y los proyectos de reglamentos contarán con “Preámbulos” (bien está saber este reparto de etiquetas), pero además deberán justificar la adecuación a los principios siguientes: necesidad y eficacia; proporcionalidad; seguridad jurídica; transparencia y participación activa de potenciales destinatarios; eficiencia y como no, si afecta a gastos o ingresos públicos “se deberán cuantificar y valorar sus repercusiones y efectos” (en suma, principios sustanciales y relevantes, como nos ha mostrado lúcidamente Víctor Almonacid en su blog).

Por si fuera poco, el art. 130 impone la necesidad de que las administraciones públicas de poner orden en casa pues

Revisarán periódicamente su normativa vigente para adaptarla a los principios de buena regulación y para comprobar la medida en que las normas en vigor han conseguido los objetivos previstos y si estaba justificado y correctamente cuantificado el coste y las cargas impuestas en ellas.

Los problemas de esta avalancha de recomendaciones y mandatos serán numerosos, serios y jurídicamente difíciles de eludir. Leer Más