Etiqueta: control del funcionario

correo-historico
Blogs y tecnología de la información

Del control del correo corporativo de los funcionarios

etiuqeEl correo corporativo, esto es, las cuentas de correo electrónico bajo el nombre y suministro de la empresa, en el caso de las administraciones públicas va creciendo día a día. Creciendo en su implantación y creciendo en su control.

Muchos de los que trabajamos bajo la carpa pública mantenemos dos cuentas de correo electrónico, una de la administración o ente público para el que trabajamos y otro personal. Sin embargo, es inevitable el uso cruzado de ambas cuentas y como se trata de “correspondencia” cae bajo la protección constitucional de su confidencialidad (art. 18.3 CE).

A ello se añade el dato de que el correo corporativo frecuentemente incluye referencias propias de los expedientes administrativos: consultas, opiniones, comentarios sobre normas o ciudadanos, etc. Y aunque son comunicaciones “sobre” expedientes no forman parte ni están “en” el expediente. Así, correos electrónicos de los funcionarios (corporativos o personales) pueden albergar datos relevantes capaces de probar la real motivación de un acto administrativo, ofrecer indicios de desviación de poder o poner de relieve irregularidades. Y lo cierto es que los mismos están fuera del concepto de expediente y por tanto no dejan huella documentada.

Eso sí, nada impide que tales correos se aporten por su receptor como prueba en el marco de un proceso contencioso-administrativo o que se solicite incluso su acceso como prueba, si bien bajo las lógicas cautelas de disociar o excluir el contenido que afecte a la esfera personal de la intimidad, personal o análogo.

De hecho en el ámbito penal no es infrecuente la prueba de delitos mediante la acreditación del trasiego de correos electrónicos comprometedores y en el ámbito laboral comienzan a darse los despidos en que la puntilla de la deslealtad son los correos del trabajador en que perjudica a la empresa o vilipendia al empresario.

Sin embargo, por lo que hace al correo corporativo público (facilitado por la administración y al que se accede desde la web institucional) la fuerza expansiva del principio de transparencia pública permite auspiciar que en un horizonte no muy lejano posiblemente el correo corporativo público será de titularidad y disponibilidad pública y me atrevo a pronosticar que se levantará íntegramente el velo de su secreto o confidencialidad, pues al fin y al cabo, es una herramienta pública y su uso podrá restringirse al empleado público.

Lo más importante, será que los mensajes de correo electrónico transmitidos a través de cuentas institucionales tendrán la consideración de prueba plenamente accesible por la propia administración porque su finalidad y contenido se refiere al tráfico o giro administrativo y la eficacia de la administración está en juego, sin que los caballos de Troya de los propios ordenadores públicos deban escapar a su examen por el patrono público.

gato-y-ratonDe hecho el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha amparado el derecho de los trabajadores a que las comunicaciones electrónicas no sean intervenidas si no se les advierte previamente, y el propio Tribunal Constitucional en su STC170/2013 ha admitido el control del correo electrónico de un trabajador si existen indicios de conducta desleal que justifican un control razonable y dado que el Convenio Colectivo respectivo establecía obligaciones de limitación de uso de la tecnología. Así afirmaba el Tribunal Constitucional:

Se trataba en primer lugar de una medida justificada, puesto que, conforme consta en la Sentencia de instancia, su práctica se fundó en la existencia de sospechas de un comportamiento irregular del trabajador. (…) la medida podía considerarse necesaria, dado que, como instrumento de transmisión de dicha información confidencial, el contenido o texto de los correos electrónicos serviría de prueba de la citada irregularidad ante la eventual impugnación judicial de la sanción empresarial; no era pues suficiente a tal fin el mero acceso a otros elementos de la comunicación como la identificación del remitente o destinatario, que por sí solos no permitían acreditar el ilícito indicado. Finalmente, la medida podía entenderse como ponderada y equilibrada; (…) No consta en las actuaciones que el contenido de estos mensajes refleje aspectos específicos de la vida personal y familiar del trabajador, sino únicamente información relativa a la actividad empresarial, cuya remisión a terceros, conforme a la Sentencia recurrida, implicaba una transgresión de la buena fe contractual. De ahí que, atendida la naturaleza de la infracción investigada y su relevancia para la entidad, no pueda apreciarse que la acción empresarial de fiscalización haya resultado desmedida respecto a la afectación sufrida por la privacidad del trabajador.

Por tanto, el paso lógico en el ámbito corporativo público, una vez que el Estatuto Básico del Empleado Público ha consagrado legalmente los principios de conducta (austeridad, lealtad, ejemplaridad, etc) será que las administraciones de forma clara y directa adviertan a los empleados públicos del deber de uso del correo corporativo exclusivo para la vertiente pública y la reserva de inspección por parte de los órganos administrativos, sin previo requerimiento. El que avisa, no es traidor.

Con ello, no pretendo defender actitudes inquisitoriales sino sencillamente que si se facilita vehículo público al trabajador (léase ordenador y correo corporativo) pueda el patrono controlar el kilometraje y asomarse al interior del vehículo para comprobar si lo usa para fines ajenos a la empresa o hacerle la competencia.

Comento esta vertiente del correo corporativo por un pintoresco caso resuelto por el Supremo y referido a un magistrado expedientado y con suspensión de funciones, que planteó ante el Supremo la medida cautelar de recuperar el acceso a su correo corporativo por confesar que en el mismo albergaba correo personal. Muy interesante y sobre tema de actualidad. Leer Más

portada
Relámpagos Jurisprudenciales

Fin del abuso sobre el personal sanitario eventual por la sentencia comunitaria de 2016

esclavosLa reciente Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 14 de Septiembre de 2016 (C16-15) asesta un hachazo al Estatuto Marco del Personal Estatutario aprobado por Ley 55/2003 en la medida que su artículo 9 regula el nombramiento de personal eventual para atender necesidades de naturaleza temporal, coyuntural o extraordinaria, sin mecanismos que evitan su abuso para atender necesidades permanentes y estables, y además por no imponer en tales casos la creación de puestos estructurales (rechazando que en vez de personal eventual se acuda a la figura de personal interino).

Se trata de otro ejemplo de la fuerza del Acuerdo marco sobre el trabajo de duración determinada, de 1999 (anexo de la Directiva 1999/70/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999) sobre el trabajo de duración determinada, capaz de doblegar por la primacía del Derecho comunitario a la legislación española.

Y ello como reacción ante la situación descrita por la sentencia comunitaria al citar la alegación del Juzgado madrileño que planteó la cuestión prejudicial: “Corrobora esta afirmación la apreciación del juzgado remitente, que califica de «mal endémico» la cobertura de puestos en el sector de los servicios de salud mediante nombramientos de personal estatutario temporal y que considera que alrededor del 25% de las 50 000 plazas de plantilla de personal facultativo y sanitario de la Comunidad de Madrid están ocupadas por personal con nombramientos de carácter temporal, llegando en algunos casos extremos a rebasar los 15 años de prestación ininterrumpida de servicios, con una duración media de entre 5 y 6 años”.

Estamos ante una especie de juego del gato y el ratón de la administración española y la normativa comunitaria. Leer Más

cartas
Sobre los empleados públicos

Libros de colorines para la evaluación del profesorado

profesores El segundo libro más publicado en la historia tras la Biblia era el llamado Libro Rojo de Mao. En los años setenta Estados Unidos cerró el llamado Proyecto Libro Azul sobre los avistamientos de ovnis y estrategias de actuación. La Comisión Europea aprueba periódicamente Libros Verdes para promover reflexión y debate sobre temas de interés comunitario. Hace meses el Gobierno catalán anunció un Libro negro de la recentralización para mostrar los agravios estatales contra el nacionalismo. Y ahora nos ha tocado el Libro Blanco de la profesión docente de José Antonio Marina, encargado para el gobierno como la solución mágica que conseguirá buenos profesores y mejores alumnos.

 

Que hacen falta cambios sustanciales en la política educativa es indudable. No deja de ser revelador que en el centenario de la presentación de Einstein en Berlín de la teoría de la relatividad, la inmensa mayoría de la población considera cándidamente que toda la aportación del viejecito de pelo blanco revuelto que sale en las camisetas con una formulita se limitó a la versión sabionda de la enseñanza de los versos del asturiano Ramón de Campoamor «En este mundo traidor / nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira».

 

Así como es incuestionable la talla intelectual de José Antonio Marina, me temo que buena parte de sus planteamientos serán inviables, pues parafraseando a Don Quijote, “con la Administración hemos topado, amigo Sancho”. Veamos.

Leer Más

interinos
Sobre los empleados públicos

El TC borra diferencias entre interinos y de carrera

desigualdad interino La reciente Sentencia del Tribunal constitucional de 5 de Noviembre de 2015 rechaza que la condición de interino pueda ser factor excluyente del percibo de sexenios por los profesores. La fuerza de esta Sentencia radica, por un lado, en que el propio Tribunal Constitucional se aparta de la jurisprudencia inicial en que consideraba válida la diferenciación retributiva entre interinos y funcionarios, y por otro lado, en que asume – como no podía ser de otro modo- la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea como parámetro para apreciar la inconstitucionalidad de una normativa por la lesión al principio de igualdad. Pero oigamos al Tribunal Constitucional en esta sentencia: Leer Más

Sobre los empleados públicos

Nuevo Estatuto de los Trabajadores… ¡al salón del BOE!

Seguimos con la técnica legislativa de “ensayo y error” consistente en modificar viejas leyes parcialmente, aprobar Decretos leyes puntuales y reglamentos invasivos, de manera que tras el “test de resistencia” ante la praxis y los tribunales, se procede a la reconstrucción en un único texto refundido con rango de ley de la norma definitiva y completa. Por ejemplo, el Texto refundido de la Ley de Defensa de los Consumidores (Real Decreto Legislativo 1/2007); la Ley de contratos del Sector Público (Real Decreto Legislativo 3/2011), el Texto refundido de la Ley de Empleo (Real Decreto Legislativo 3/2015), de la Ley del Mercado de Valores (Real Decreto Legislativo 4/2015), o las modificaciones de los textos refundidos preexistentes (Haciendas Locales, Propiedad intelectual,etc), que tampoco faltan.

Lo que faltan son las leyes que nunca se completaron o desarrollaron, por lo que “no hay nada que refundir” como el maltrecho Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP), cuyo desarrollo estatal es escaso y el autonómico deficiente.

Pues bien, los Textos Refundidos son la labor de “corte y confección” del Gobierno que con los retales de las leyes, los hilos reglamentarios, y telas de colores de modificaciones parciales o varapalos judiciales, diseña un traje único. El problema de estos “diseños por partes” es que a veces el resultado “revienta por las costuras”, pero tiene la ventaja de que existe un traje único y completo para cada norma, lo que beneficia la seguridad jurídica.

Ahora nos toca conocer nada menos que el nuevo Estatuto de los trabajadores, aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de Octubre (BOE de 24 de Octubre) que afecta a los trabajadores públicos y privados. Veamos lo que en primera impresión resultarán tres cuestiones de máximo interés para el ámbito público, y que suelen estar en los focos de litigiosidad. Leer Más

Sobre los empleados públicos

EBEP: los funcionarios no te olvidan

avestruzCon la crisis económica y los coletazos de la corrupción parece que no importan los problemas del empleo público. Ni políticos, ni sindicatos, ni ciudadanos ni programas electorales parecen preocupados por reformar sustancialmente la herramienta mas poderosa para revitalizar los servicios públicos y la dignidad administrativa: los empleados públicos.

  

Parece haberse abandonado los problemas a la judicialización puntual, a la negociación ocasional en cada Administración y a no abrir una caja de los truenos. Leer Más

Sobre los empleados públicos

Evaluación del desempeño de los funcionarios: milonga y necesidad

evaluacion de funcionariosSi hay una cantinela que se agita por cada reforma del estatuto de los funcionarios desde que se implantó la democracia, tanto en el ámbito estatal como autonómico o local es aquello de “que cobren mas quienes mas trabajen” y esgrimir lo de los “sistemas de evaluación de rendimiento”.

Sin embargo, aunque las Administraciones son muchas y muchos los años de vuelo, no conozco ningún sistema de evaluación del desempeño de los empleados públicos en ninguna Administración pública que no haya incurrido en alguno de estos tres defectos.

  1. El “café para todos”. La paz social lleva a asignar complementos y presumir el buen rendimiento para todos, o por grupos homogéneos vinculados a cuerpos o escalas o criterio objetivo similar.
  2. El “ que tiene padrino se bautiza”. O sea, será el superior jerárquico quien de manera informal informe y propicie una valoración del desempeño del puesto de trabajo (con pocas luces y ningún taquígrafo) y que determinaba el abono del complemento de productividad o era el pasaporte que influía en decidir la adjudicación de uno u otro puesto de trabajo.
  3. El “tenemos un sistema de evaluación de desempeño tan bueno como irreal” pues está elaborado por una consultora externa, bajo ítems y criterios tan académicos y/o técnicos que permite a la Administración justificar la existencia de una evaluación de desempeño, aunque no sirva para nada.

Pero el BOE me ha enseñado que puede haber luces en el túnel. Leer Más