Libros y Jornadas

Breviario sobre la prueba contencioso-administrativa

Los hechos importan muchísimo en los litigios pues realmente tan solo la cuarta parte de los litigios contencioso-administrativos versan estrictamente sobre cuestiones jurídicas, sobre la identificación o interpretación de la norma, o sobre su vigencia y validez.

En cambio, en la inmensa mayoría de los litigios contencioso-administrativos, el eje de debate es si están o no probados los hechos: la causa y daño que fundamenta la responsabilidad patrimonial, el valor de los bienes expropiados, las condiciones fácticas para obtener la licencia urbanística, la existencia del hecho imponible, la realidad de los hechos infractores o sus circunstancias, etcétera.

De ahí que muchos abogados comprenden el gran valor de las pruebas, con «sangre, sudor y lágrimas», cuando reciben la resolución que inadmite la prueba propuesta o cuando el juez valora indebidamente la prueba del contrario. También cuando pierden el litigio por no considerar el juez o sala que están probados los hechos en que fundaba sus esperanzas de victoria.

El territorio probatorio contencioso-administrativo se apoya en la Ley Reguladora de lo contencioso-administrativo y en la aplicación supletoria de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y los pleitos están plagados de autos y providencias sobre la prueba y de vistas orales para su práctica, todas las cuales condicionarán la decisión final. Paradójicamente unas reglas probatorias que deberían estar consolidadas, se muestran rebeldes y sorprenden en los recodos del proceso, con lo que cobra tremendo valor parafrasear a Ricardo III, y decir: «Por una prueba, se perdió un hecho probado; por un hecho no probado, se perdió un litigio; por perderse un litigio por razones procesales, el cliente perdió la fe en el abogado y en la justicia».

Estas percepciones me han llevado a elaborar mi última obra titulada significativamente Breviario jurisprudencial de la prueba en la Justicia administrativa (Ed. Amarante, 2021), y en cuya parte final de la introducción expongo:

Este complejo escenario encarece la utilidad de conocer las reglas de admisión de medios de prueba, así como su práctica, y su fuerza de convicción. Al igual que el buen ajedrecista, el letrado avisado tiene que saber con qué piezas cuenta, su valor, que puede ser distinto en cada posición, y el momento oportuno para moverlas. Y al igual que en ese juego clásico e instructivo, los errores se pagan y los aciertos se premian.

Por eso, fruto de veinte años largos de magistrado de lo contencioso-administrativo, unido a la experiencia de una década previa como letrado público, alcancé la convicción del inmenso valor que para el jurista tiene venir bien pertrechado a la guerra contenciosa con los criterios sobre actividad probatoria en un triple estrato, más allá de la carpa de principios que ofrece el Tribunal Constitucional al interpretar el derecho a la tutela judicial efectiva (art. 24. CE).

Un primer estrato, constituido por la jurisprudencia de la Sala tercera del Tribunal Supremo (Contencioso-administrativa), con puntuales referencias a la generada por la Sala primera (Civil), ya que esta última es más prolija y consolidada en lo que atañe a la LEC.

Un segundo estrato, formado por los criterios aplicados por la Sala contenciosa del Tribunal Supremo, no en sentencias que forman jurisprudencia, sino mediante autos dictados al admitir, practicar o resolver incidencias sobre la prueba en los procesos de los que conoce en única instancia.

Y un tercer estrato, formado por los criterios procedentes de Salas territoriales de los Tribunales Superiores de Justicia, y de la Audiencia Nacional.

Bajo este planteamiento, el principal reto de esta obra ha sido ofrecer estas capas jurídicas con sedimentos jurisprudenciales, en una exposición liberada de consideraciones académicas y que atraviesa los aspectos críticos de la prueba procesal: el peso de la prueba en vía administrativa; las fases de proposición, aportación, práctica y valoración; y las singularidades según materia y procedimiento, con el añadido de consejos generales para el éxito probatorio. He intentado mostrar las palabras literales de los jueces sobre la cosa juzgada en casos reales, con voluntad de soslayar lo pintado por la doctrina y poder exhibir lo realmente vivido en los tribunales.

En definitiva, la obra aspira a ofrecer una guía completa de los retos y exigencias probatorias que acechan en el proceso. Las sorpresas, si son negativas, no gustan a nadie, y si son irreversibles por eso de la cosa juzgada, mucho peor.

BREVIARIO JURISPRUDENCIAL DE LA PRUEBA EN LA JUSTICIA ADMINISTRATIVA
BREVIARIO JURISPRUDENCIAL DE LA PRUEBA EN LA JUSTICIA ADMINISTRATIVA

La obra ya está disponible en el mercado, con una cuidada edición (Amarante, 2021), y pueden asomarse al Índice que precede a sus 500 páginas (con útil Glosario alfabético final por materias). Sinceramente creo haber obtenido un producto de fácil manejo, y que se amortizará con que se encuentre una sola respuesta útil a la duda probatoria, por aquello de que más vale prevenir que lamentar.

Siempre he dicho que no hay mayor alegría para un abogado que ganar un litigio por una cuestión procesal -cuando no tenía razón material o justicia de su parte-, como que no hay mayor pesadumbre para un abogado que perder un litigio por una cuestión procesal -cuando la justicia estaba de su parte. Conviene no olvidarlo.

 

18 comments on “Breviario sobre la prueba contencioso-administrativa

  1. juan perez periañez

    Buenos dias, pues la acabo de adquirir, que me vendrà muy bien para una demanda contra Sistema Andaluz de Salud, materia de responsabilidad patrimonial. No soy especialista en Derecho Administrativo, y, aunque el fondo del asunto ya lo he planteado en la jurisdicciòn civil y en la penal, mucho me preocupa la prueba en estos casos contencioso administrativos. En el orden civil tengo la ventaja de que, en un aspecto muy concreto de la demanda, se invierte la carga de la prueba por aplicaciòn de la doctrina de Pleno de la sala 1ª del TS del principio de facilidad a favor del usuario. Pero en fin, no es lugar para seguir con la cuestiòn, por consideraciòn a que JR es magistrado especialista y ser un tema particular. Asì que, a esperar la obra y a estudiarla.

    • Pues muchas gracias, Juan. Creo que te sorprenderá gratamente, e incluso te servirá para el ámbito civil. Saludos

      • Amelia

        Buenas tardes. Muy muy interesante y didáctico, como siempre. ¿Está disponible en formato electrónico? Gracias.

      • Pues lo siento, Amelia, pero sabes que estoy anclado en la vieja escuela y no me agrada que mis libros estén en formato electrónico. En este caso, la idea de Breviario era la de retomar la de «manual de bolsillo» literal, que tenga todas las respuestas en tamaño y exposición de rápido acceso.
        Un saludo afectuoso
        JR

  2. Iñaki

    Sin duda lo compraré. Aprovecho para contar una anécdota judicial. Caída pública por alcorque que presenta una altura de ocho centímetros. Ideal para introducir el pie. Yo mismo lo hice y no me ocurrió nada por las botas que llevaba. Una clienta mete el pie y se rompe la cadera. El Ayuntamiento no me acepta prueba porque la vecina debía conocer el agujero, al vivir a 500 metros. Vía judicial. Su Señoría me deniega la práctica de prueba tendente a acreditar lo concurrido de la calle etc PORQUE EL AYUNTAMIENTO JABÍA RECONOCIDO QUE EL ÁRBOL EN CUESTIÓN ES IN ALCORNOQUE. Curioso. Nadie ha mencionado en ningún momento la especie arbórea. Alcorque versus alcornoque. Es un abreviado. Me lo voy a pasar bien en esa vista. Para ser sincero estoy harto de jueces sustitutos.

  3. FELICIDAD

    Al comienzo de mi andadura profesional, el que fuera mi primer mentor -abogado fino, hondo y de largo recorrido- siempre me repetía: EL DERECHO ES…PRUEBA. ¡Qué razón tenía!. Como al caballo le prueba el camino, al buen jurista le valida su capacidad de saber captar, alegar y, sobre todo, demostrar los hechos en que sustenta sus acciones, pretensiones y excepciones.

    Convertidos en una suerte de empequeñecida Alicia -de Lewis Carroll- en «el País de la inseguridad jurídica y la locura -administrativa y judicial-«, el alimento de la lectura de su publicación nos ayudará a poder crecer y fortalecernos para cumplir con nuestra labor en este -por momentos gris e inhóspito- Estado -torcido y desvariado- de Derecho.

    Felicidades, enhorabuena por su nuevo hijo literario, y, como siempre, gracias.

  4. Felicidades por esta nueva obra, JR. Yo tengo muy subrayado y trillado tu muy anterior libro (visto el veloz ritmo de tu fecundidad literaria y jurídica) «La prueba contencioso-administrativa: análisis dogmático y jurisprudencial», en su edición de 2007(417 páginas), que me hado bastantes alegrías y he recomendado aquí vivamente.

    Ahora espero a recibir esta obra nueva, que acabará igual de baqueteada y aprovechada, y será tan amena y útil como todas las que tengo salidas de la factoría Sevach.

    • ¡ Pues muchas gracias! El viejo libro de 2007 se había desactualizado y tenía un enfoque doctrinal. Este es muy práctico y con fragmentos de autos y sentencias que dicen lo que la ley no muestra, pero se aplica.¡ Casi nada!. En fin, me parecía muy útil divulgarlo y ahí está. Saludos afectuoso

  5. Anónimo

    GRACIAS PROFESOR. MUY BUENA HERRAMIENTA.

  6. Despues de leer el increible y utilísimo «Vademecum de oposiciones y Concursos», ahora me voy a adentrar en el Brevario de la Prueba, que espero me sea tan util como el Vademecum, libro práctico, didáctico y sin «paja» de grandísima ayuda al jurista que se preocupa por conocer todo el estado del arte de un caso. Saludos y enhorabuena.

  7. Helena

    Sin duda será una interesante lectura. Me gustaría confirmar si aborda, en esa y otra obras anteriores, la cuestión sobre los informes aportados por la Administración, fuera del EA, en la contestación a la demanda y de la imparcialidad de las periciales de los funcionarios propuestos como peritos o testigos-peritos por las Administraciones Públicas. Muy amable por la atención.

    • Pues sí que lo trato, con cita de las resoluciones judiciales sobre como, cuando y en qué condiciones se admite.👍

  8. JUAN PÈREZ PERIÀÑEZ

    Buenos dias a todos. Ayer recibì la obra y de verdad que os la recomiendo. Aùn estoy en el capìtulo segundo ( Posiciòn probatoria de las partes ), y deseando que nuestro trabajo diario me permiita mas dedicaciòn a ella.

    De todas las publicadas por JR, a mi particularmente es la que mas me gusta en cuanto a su presentaciòn, con ese aroma tan del siglo XIX. Aunque si os digo que en lo que respecta a su contenido, tanto las citas jurisprudenciales como los criterios doctrinales de JR son de lo mas novedoso e interesante.

    Y, tambièn nos viene estupendamente, por el tratamiento tan acertado de la prueba, para quienes somos civilistas.

    Enhorabuena JR

    • Gracias, Juan. Con tan generosas palabras me siento recompensado del esfuerzo de sacrificar tiempo para poner orden en el desorden. Un saludo afectuoso
      JR

  9. Recibido el Breviario. Amena lectura para este principio de verano. Me acompañará en la playa, la sombra fresca del atardecer, y las aromáticas noches de luz tenue, jazmín y grillos, cuando pueda disfrutar de mi propio espacio y no esté en un ambiente social colectivo o afectivo.

    El mayor aliciente es que es la segunda obra del autor sobre la prueba en lo contencioso, y ha depurado lo doctrinal, centrándose en lo práctico. Como dice en el texto, utiliza las palabras que lo propios jueces han empleado en sus sentencias y autos al hablar de la prueba.

    Lo que he visto es claro, sencillo, intenso, inteligible. Útil, en definitiva. Ahorra horas de aburrida pesca de sentencias en los buscadores. Nos enseña a ser sherpas que seducen al juez para que compruebe que nuestro camino es el auténtico, no el del otro Letrado.

    Gracias, José Ramón, por tu esfuerzo en sintetizar lo que necesitamos.

    • ¡Muchísimas gracias! Has captado plenamente la finalidad de la obra. Me alegra mucho tu impresión. saludos afectuosos

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.