Páginas volando

El Derecho es vida puesto que es el cauce formado por principios y normas que nos dicen cómo podemos y debemos actuar según las situaciones. Cuando hay litigios nos encontramos con la vida en pie de guerra, con la lucha por los derechos donde brotan nuestras emociones y sentimientos al servicio de lo que consideramos justo.

Sin embargo…

… suelo decir que el estudio del derecho, la reflexión jurídica o la lectura de jurisprudencia son hábitos saludables con los que nos ganamos el pan o incluso algunos disfrutamos, pero hay vida ahí fuera. Vida de la que puede respirarse, de la que nos hace sentirnos relajados y felices, de momentos que paladeamos porque  nuestros pasos en la tierra cobran sentido: una francachela amistosa o familiar, la visión de un bello paisaje, el jugueteo con los hijos, el deleite de una melodía, el gozo de una película o libro, la creación artística de nuestra propia mano o mente, un abrazo de quien queremos cuando le necesitamos, sonrisas cálidas y risas en buena compañía, el alivio de diagnósticos de salud positivos, el orgullo de participar en una competición deportiva, percibir nuevas ideas de quienes admiramos y que nos hacen mejorar, etc.

Cada uno tiene sus momentos de liberación, de oxigenarse frente a la rutina jurídica y de alzar la vista complacido. Muchos momentos íntimos y otros compartidos.

Pues bien, fruto de la benévola insistencia de algunos amigos para que me aventurase a escribir un ensayo sobre como tomar las riendas de la propia vida, acepté el reto con ingenuidad y entusiasmo.

Ingenuidad porque no soy un filósofo ni terapeuta ni maestro o líder y hace falta mucha vanidad para dar consejos a otros.

Y entusiasmo porque mi único trampolín para tan magna tarea, tras doblar el recodo del medio siglo, son la cosecha de errores y aciertos, experiencias personales vividas o leídas y recibidas de grandes personas, todo lo cual ha cristalizado en algunas enseñanzas que me gustaría compartir.

Las experiencias personales las he atesorado en múltiples vertientes. Desde la faceta de deportista de competición y periodista ocasional a la de funcionario. Desde la de abogado a la de magistrado. Desde la de alumno de sabios maestros a profesor universitario. Desde la de amante de la vida familiar y cofrade de la sana amistad a la de bloguero popular. Muchas lecturas, muchas películas, muchas anécdotas, muchos triunfos y derrotas. Pero sobre todo,  buenísimas personas que siempre me arropan y ayudan a levantar.

El resultado son un puñado de criterios que me han permitido modestamente, sentirme hoy día muy libre, muy creativo, muy sociable, y tremendamente tolerante y solidario. Aunque diciendo esto debería añadir que poco modesto, pero al reconocerlo así demuestro sentido del humor, lo que es el mejor combustible para  vivir.

Y como no, ese puñado caótico de enseñanzas que bullían en la cabeza, buena parte vertidas embrionariamente en mis blogs, había que ordenarlo para ponerlo blanco sobre negro, y el título responde la contenido: No somos muebles de clickea.

Sí, ha leído bien: Clickea, Click-Ikea.

La idea central en que no somos muebles de montaje predeterminado de grandes superficies. Tenemos derecho a ser originales, a cometer errores y a apartarnos de las reglas, siempre que consigamos el mueble artesano de nuestra propia vida.

También tenemos derecho a liberarnos de la tiranía de la tecnología, del click del ordenador, que nos atenaza y persigue, y que nos aparta la mirada y la vida de la realidad.

Por eso, el resultado es un librito de ensayos que pretende claridad, amenidad y utilidad para poder avanzar hacia lo mejor de nosotros mismos.

Me temo que no es el clásico Manual de Autoayuda porque no contiene fórmulas mágicas sino que aspira a ayudarnos a comprender la grandeza de nuestra libertad para pensar y decidir y hacer uso de ella.

Este es el ambicioso Índice. Pasead la vista por él, y si la curiosidad atenaza, pues os animo a comprarlo.

Así que, si queréis hacer un regalo de Navidad útil, a la par que espléndidamente editado, con ilustraciones evocadoras, y diciendo verdades como puños, pues creo que es un regalo adecuado.

Como curiosidad,  (ya que en anteriores obras me lo pidieron) si alguien lo adquiere, y desea que le envíe por correo electrónico una dedicatoria personalizada y firmada, para sí o para alguien, pues basta con pedírmela a kontencioso@gmail.com y gustoso la enviaré firmada en .PDF.

Por supuesto que no solo no me hago rico con esto, sino que como siempre, los posibles beneficios de la venta irán destinados a alguna justa causa.

Gracias por vuestro tiempo leyendo esto, y por vuestra lectura si os adentráis en el territorio de No somos muebles de clickea.

Se puede adquirir directa y rápidamente:

20 comments on “Hay vida mas allá del Derecho

  1. Californiano

    Una de las cosas que me llevó a seguir este blog y a su autor, es la muy acusada envidia (sana) que me genera leer artículos o entradas escritas por una persona a quien el Derecho le apasiona profundamente. Lo digo yo, que llevo 28 años viviendo del Derecho, viviendo muy bien, es decir, con unos ingresos bastante superiores a la media de juristas, pero que…no me gusta el Derecho y nunca me ha gustado demasiado. Sí, ya se que muchos me dirán “y si no te gusta ¿porqué estudiaste Derecho? ¿por qué hiciste de ello tu provechosa profesión? ¿Cómo te atreves a quejarte con lo bien que te va?”. Pues estudié Derecho porque era hijo de un prestigioso jurista (Magistrado), y luego me dediqué a ello por expresa petición suya, y al poco tiempo, el buen rendimiento económico de la profesión, cuando eres un jovencito, es un atractivo difícil de rechazar, y así fueron pasando los años hasta hoy. Pero el Derecho me sigue pareciendo una ciencia mil veces mas tediosa y aburrida que otras ciencias, otras artes y sobre todo, otras profesiones. Y es una desgracia tener que reconocer esto cuando uno lleva ya a sus espaldas muchos miles de pleitos. Por ello me ha llamado la atención el título de la entrada ” hay vida mas allá del derecho” porque si, por suerte la hay, tomar fotos de atardeceres, un buen restaurante, un buen vino, amigos, la familia, los niños, los viajes, películas, música….todo eso es infinitamente mas reconfortante que la Jurisprudencia. En fin, un placer leer a JR Chaves, como siempre.

    • Soraya Palomo

      Pues como te envidio..Yo estudié Derecho,y me encanta…pero no he ejercido…solo llevé dos contenciosos(causas propias..y los gané)..Siempre me imaginé como hubiera sido estudiar la carrera con el apoyo de un padre/madre jurista,o al menos de algún familiar..porque los míos eran comerciantes que estudiaron en la Universidad de la vida…
      La mía,mi Universidad fue absolutamente teórica..y mis millones de dudas no eran a resueltas por juristas,ni por Internet, pues corría el año 93..
      Leo este blog,y esta entrada,y siento envidia sana y gran admiración por lo intensa y fructífera de la vida laboral de JR Chaves y muchos de sus seguidores…y aunque mi carrera profesional no lo haya sido,intensa y fructífera sí ha sido mi vida más allá del Derecho!.
      Salud y larga y placentera vida.

      • EPETXA

        Californiano, Soraya, siento mucho que uno y otro no disfrutéis. Yo tengo la grandísima suerte de seguir disfrutando con el ejercicio de la profesión (que en mi caso abarca trozos de todas las jurisdicciones en mayor o menor medida)después de 30 años. Solo me da un poco de pena que ninguno de mis hijos haya querido seguirme, pero nunca se lo diré a ellos porque su vida es suya y de nadie más y siempre les he inculcado que deben seguir el camino que ellos elijan.
        Maestro, no sé si te habrán dicho que eres un admirable atrevido. Por lo demás, el índice me ha encantado, por ambicioso y prometedor. Me hago con él ya mismo, y exigiré (si me lo permites) dedicatoria.

    • CIstina de la Cruz

      Californiano, gracias por tu sinceridad. Nuestra profesión es un poco tediosa, es verdad. Pero, a veces, cuando le pones imaginación, le das la vuelta a los artículos y haces tuya la doctrina, se produce el milagro. Cuando convences al compañero en una negociación, saltas de alegría. Pero hay días que siempre asoman negros nubarrones en el horizonte. Entonces, te vas a casa, disfrutas d ela familia, y al día siguiente te levantas con la esperanza de ver el expediente más claro.
      En mi familia soy pionera en el estudio del derecho, así como en lanzarme a abrir mi despacho profesional unipersonal hace ya 18 años.
      Tengo la suerte de poder trabajar en todas las ramas del derecho, puesto mis clientes así lo demandan. Por lo que tengo la oportunidad de, además de vivir mi vida, vivir otras vidas y enriquecerme como persona. Y que en otra profesión a lo mejor no podria.
      FInalmente, agradeceré me expliques cómo obtienes ingresos bastante supeiores a la media nuestra, puesto que por más que lo intento no consigo dar con la fórmula.
      Un saludo

  2. ALFONSO RAMIREZ LINDE

    ¡¡ Pues y yo que pensaba que había sido (yo) durante el año que está a punto de terminar un desastre y más si sumamos el déficit de años anteriores¡¡

    Pero parece que no. Por lo menos, Santa Claus, San Nicolás, Papá Noel, los Reyes Magos y quien sabe si alguien más, representados todos ellos de manera irrevocable y sin limitación por JR CHAVES, no lo creen así y tan es así que sin yo pedirles nada (como me iba a atrever con el “curriculum” que tengo) pues esta mañana (o sea hace nada) han dejado caer a través de la chimenea de casa, el magnifico regalo de Navidad que, con nervios y un poco torpemente, he desenvuelto: “HAY VIDA MAS ALLÁ DEL DERECHO”. Ya he empezado a leer y que en cuanto mande esta carta, de sincero agradecimiento, voy a seguir disfrutando

    Gracias a todos y, sobre todo, gracias al mensajero.

  3. Pilar Pérez

    Gracias por el libro , me lo regalaré. Lo del índice está atractivo y sí, parece un poco un libro de autoayuda, de esos que todo el mundo dice ignorar y devora cuando no le ven. En este te pueden ver que no pasa nada.
    Lo que no me cuadra es la dedicación del autor al derecho administrativo, un peñazo monumental inventado para burlar a la razón y a la justicia.O eso parece.

  4. JUAN CARLOS MORCILLO

    Estaba escribiendo una entrada y se me ha ido la pantalla a la nube y el santo al cielo. Pero básicamente había manifestado:
    1.- Que voy a hacerme un regalo para leer esta navidad.
    2.- Mi desazón porque no hace tanto tiempo de lo nuestro y contemplo como Mafalda está con otro en el mismo banco del parque donde nos dijimos tantas cosas.
    3.- Que Pilar tiene la misma opinión del Derecho Administrativo que yo del football: “un peñazo monumental inventado para burlar a la razón y a la justicia.” Mujer…, pero si el derecho administrativo es como David contra Goliat, D.Quijote contra los molinos, casi la última ocasión de ser Robin de los Bosques (aunque sean bosques de normas ). Si es que es ganar y canta uno hasta fuera de la ducha…
    Venga Pilar, anímate con el Derecho Administrativo, que yo me comprometo a ver el football con mas cariño.
    Saludos a todos.

    • Pilar Pérez

      No si ya, es lo que hay, pero comprendan uds que leyendo este blog…desestimado, desestimado, desestimado. Hombre, si el ciudadano tenía razón…si pero no se citó el art, 34, si pero fue un matiz del 42, el abogado que no sabe lo que hace, y el otro abogado, y el otro, y el otro..¿Tantos? Si pero el recurso de casación para la unificación de la doctrina desapareció, si pero el recurso de casación actual es solo para casos de gran interés general, los otros aunque tengan razón no entran, y los que fueran de interés general pero ya hay doctrina anterior, tampoco. El Constitucional, defensa de derechos fundamentales…el 1 por ciento. Si esto no es una tomadura de pelo monumental, ya me contarán

      • Juan Carlos Morcillo Garcia

        Jajaja. Creo que va a seguir sin gustarme el fútbol. Un saludo

      • ALFONSO RAMIREZ LINDE

        Pues para no romper el viejo topo de: os quejáis por ná… ¡¡ En mis tiempos os hubiera querido ver yo ¡¡. En mis tiempo (ya creo que hoy no hay tanto rigor) si se citaba un precepto que tenía, vg. 4 apartados, pero no se decía en qué punto o apartado del precepto, apoyabas la argumentación, el TS te venia a decir que nones… Que la Sala no iba a leerse todos los puntos de la norma para ver en cual de ellos encajaba el argumento esgrimido… El cuerpo, el alma, el… todo, se te venían a los pies… O sea…

        Pero ¡ estamos ya en fiestas y no cualesquiera fiestas ¡ Así que “carpe diem” y después ya veremos, mejor dicho, ya veréis…

    • Pilar Pérez

      Ahhh, y me olvidé. Que encima cuando alguno gana, la Administración si le parece oportuno y conveniente (no voy a poner lo que estoy pensando porque me eduqué en las ursulinas), ejecuta la sentencia y si no…pues que tampoco, que hay que pedírselo al juez, ojo, no de cualquier manera, aquí tenemos una sentencia del Supremo que dice que si se lo pides así…pues que sí, que en este caso le mandarán que ejecute la sentencia, y que si no se lo pides así…volvió a fallar el abogado

      • Juan Carlos Morcillo

        Jejeje es lo que tiene. Los abogados somos muy fallones

    • Pilar Pérez

      Acerca del fútbol, bueno, como todo el mundo sabe, es la sublimación de la guerra. Nos peleamos con un balón para no liarnos a tiros. A través del fútbol se viven profundos sentimientos de pertenencia y de competencia: estos son los míos y a los otros…ni agua.
      Para que le guste el fútbol le recomiendo ver un par de veces una película que seguro que ya ha visto:Escape a la Victoria o Victory.
      En el campo hay algo más que 22 jugadores, hay guerreros tribales defendiendo a los suyos. Algo más que “once contra once” que diría algún jugador más hábil, gracias a Dios, con el balón que con las palabras.
      Que conste que a mí solo me gusta cuando juegan los míos

  5. Alberto de Benito Inglada.

    Usted es altruista;principio este muy olvidado en el mundo actual.Por esta razon posee usted esa conciencia tranquila y esa felicidad interna,que como dice el evangelio:POR SUS OBRAS LES CONOCEREIS.

  6. Pingback: Mal servicio presta el abogado maleducado - El rincón jurídico de José R. Chaves - delaJusticia.com

  7. CIstina de la Cruz

    Estimado JR, ya he pedido tu libro y será mi regalo de Navidad.Me ha encantado el índice. He visto que hay algun punto del libro del que ya has publicado un post. No importa, así tendré la información más ordenada. Espero disfrutarlo en breve. Y te pediré la dedicatoria, pues estamos un poco lejos para vernos.
    Felices Fiestas !!

  8. Hola, los envíos a la lejana canaria… vetados, el continente africano cada vez más lejos del “comercio europeo”. Alguna idea de hacerse con él desde la periferia?

  9. Pingback: El recurso de casación según Vito Corleone - El rincón jurídico de José R. Chaves - delaJusticia.com

  10. Pingback: El bucle de la nulidad de actuaciones y el nuevo recurso de casación - El rincón jurídico de José R. Chaves - delaJusticia.com

  11. Pingback: Lo que de verdad importa – Vivo y Coleando

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: