Etiqueta: Insólita abogacía

lucha etiqueta
ContenciosoSobre los abogados

¿Con socios así… qué abogado necesita enemigos?

acuerdosLa historia se ha repetido infinidad de veces. Dos o más jóvenes graduados en Derecho deciden iniciar la aventura de la abogacía fundando un bufete y compartiendo gastos y disfrutando de las economías de escala y las sinergias. Ilusiones, energías y dinero en común. Un comienzo prometedor.

Incluso se alegran de poner en común amigos, parientes y conocidos con sus potenciales litigios. Todo resulta venturoso en los comienzos, donde se cuidan los detalles (rótulo, equipamiento, biblioteca, etc) y se inicia la andadura.

También se da el caso de que la unión tenga lugar tras la consolidación como abogados, cuando se han hecho un hueco en el mercado, su nombre suena y desean crecer. Es el caso de dos o más abogados, que se conocen de la Facultad o del foro, o de las cervecitas o vinos al término de la jornada, o gracias al networking jurídico, y acaban hablando de lo bonito que sería unir fuerzas, enlazar los nombres en un acrónimo, siglas o marca de abogados, y se embarcan en un proyecto mas ambicioso.

Tales bufetes compartidos, con la modalidad de socios, asociados, participados o mera coexistencia, suelen mostrar la solidez de los matrimonios. Frecuentemente se mantienen boyantes y crecen, pues suman sus aportaciones, pero en otras ocasiones, el amor se rompe y los problemas se presentan. Leer Más

Web
Blogs, blogueros y SevachContencioso

Claves imprescindibles de los blogs jurídicos en diez minutos

En el pasado XI Congreso Nacional de la Abogacía, celebrado en Vitoria, los días 6 a 8 de Mayo de 2015, fui invitado a participar con una breve ponencia de diez minutos sobre la experiencia de un blog jurídico, así que ahí vertí mi visión del mundo de los blogs jurídicos, las alegrías y penas que comporta, la disciplina y retos, y alguna que otra anécdota.

Creo que puede ser útil a quien desee saber que hay en la trastienda de este mundo de los blogs jurídicos.

Aquí lo tenéis

En su día ya comenté que los tiempos, el derecho y los blogs cambian, y si vuestro blog jurídico mantiene novedad, rigor y continuidad, será bienvenido en el Directorio Temático de Blogs Jurídicos.

Y aprovecho para indicaros lo que bien podrían ser las 10 mejores webs de abogados desde la perspectiva del diseño.

NOTA DE SOCIEDAD.-

La presentación de mi último ensayo, realizado a dos manos con Juan Manuel del Valle Pascual, titulado Los diez pecados capitales de los empleados públicos (Amarante, 2016), con ocasión para firmar ejemplares o saludar a los autores será doble:

Por un lado, en Oviedo, el día 27 de Mayo de 2016, a las 18,00 horas, en la sede del Real Instituto de Estudios Asturianos, en la Palacio Conde de Toreno, en la Plaza Porlier de Oviedo.

Por otro lado, en Madrid, el día 29 de Mayo de 2016, entre las 12,30 y 14,00 horas en la Feria del Libro de Madrid, Caseta de la Librería Gaztambide, Caseta 330, C/ Santiago Rusiñol, 8.

Photo-29-mar-2016-1239.jpg
Sobre los abogados

Las musas del abogado

Como el ajedrecista antes de mover pieza, el abogado reflexiona sobre la estrategia a seguir en cada caso que le ocupa.

Puede ser un ajedrecista versado en la teoría de aperturas, medio juego y finales pero si su contrincante también lo está, será una partida aburrida, previsible y que no permanecerá en la memoria de las experiencias con huella.

En cambio, hay momentos “eureka” en la abogacía: cuando se descubre el flanco débil del contrario tras barajar papeles e ideas; cuando inesperadamente se abre paso una interpretación de la norma que encaja en el rompecabezas y lo resuelve; cuando la palanca de una posible inconstitucionalidad hallada permite mover y remover el mundo forense; cuando un detalle sencillo como una forma o un plazo se revela la llave maestra para zanjar favorablemente un litigio… En definitiva, cuando el abogado disfruta con un caso que le confirma que su profesión no es un trabajo sino que la percibe como un arte. Y esa percepción anida, curiosamente, aunque se pierda el litigio, pues el placer del trabajo bien hecho no se borra con el infortunio.

Pero no nos engañemos: la genialidad forense no se improvisa ni es fruto de ocurrencias. Se trabaja y curte. He conocido abogados maravillosos, que parecían dotados de talento natural para manejar algo tan alambicado como es el ordenamiento jurídico. Pero siempre, aunque ellos mismos no lo sepan, se debe a una labor de estudio y/o experiencia. Tras el truco de magia mas sencillo del mundo se agazapa práctica, técnica y tesón. Y tras el silencio, mesura o discurso vehemente del abogado está una inmensa mochila de vivencias.

Los neurocientíficos nos han demostrado que la intuición no es mas que conocimiento sembrado y sedimentado pero que aflora espontáneamente, Y reflexionando sobre ello, sobre las musas de los abogados, resultó este artículo hoy publicado en abogacía.es del Consejo General de la Abogacía Española.

Espero que los cinco minutos que os robe su lectura no sean perdidos. Buen día.

2agrade
Sobre los abogados

Lo que un abogado agradece que el cliente le diga

happyEl mejor termómetro de la calidad del trabajo del abogado no son las cifras de beneficios, ni la resonancia mediática ni la capacidad de escribir letanías o de hablar sin pausa. No. Son las opiniones de los clientes expuestas al abogado cuando el caso ha finalizado. Es la hora de la verdad, en que el enfermo ya no necesita al médico y si éste no le ha convencido, puede darse el gusto de ser lacónico, mirarle de soslayo, quejarse o despedirse a la francesa.

En su día, dediqué un post a las frases de los clientes que los abogados odian, y por petición de varios lectores, ahora me aventuro a exponer aquí las veinte frases que proferidas por el cliente, creo que agradan al abogado y le alegran el día.

Leer Más

Contencioso.es - JR Chaves - Diez vías para ponerse jurídicamente al día en los tiempos muertos
Sobre los abogados

Diez vías para ponerse jurídicamente al día en los tiempos muertos

abogados crisisUn compañero de promoción de la Facultad de Derecho, a quien hacía mucho tiempo que no veía, me enseñó el otro día su despacho en un rincón modesto de un edificio céntrico. La placa del portal, dorada y vistosa; la entrada al despacho suponía atravesar un pasillo estrecho y bajo luz mortecina que desembocaba en una pequeña dependencia donde una estantería vacía tipo Ikea era el telón de fondo de una sencilla mesa de despacho con una agenda, un bote de bolígrafos, un paquete de folios y varias carpetas azules. Al lado un ordenador apagado como Lázaro esperando aquello de “levántate y anda”.

Me explicó con mas resignación que alegría, que corrían malos tiempos para el ejercicio profesional y que sobrevivía de la defensa por turno de oficio, algún caso que le pasaba algún colega y el goteo de consultas de familiares y vecinos que le consultaban poco y pagaban menos.

 Le pregunté que hacía en los tiempos muertos en el despacho y me dijo que… ¡leía una novela de John Grisham, pues le gustaban mucho. ¡Me quedé patidifuso! Como hacía varios años que no le veía le pregunté si conocía mi blog. Ni idea. Si conocía los buscadores de jurisprudencia, y me confesó que la consultaba con la clave de un compañero cuando lo necesitaba. Le pregunté por su especialidad y respondió con un “todas”: la del cliente que aterrice en su despacho. Le pregunté si se actualizaba y me dijo que ya había estudiado bastante en la Facultad y ahora consultaba caso a caso. Le hablé del networking y me repuso… ¡que no tenía ni idea!. Algo que debía imaginarme cuando de reojo comprobé que tenía un móvil antediluviano y su Pc era una reliquia.

Le eché una cariñosa regañina. Le recordé lo de “Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente” y le dije que había un universo entero de derecho gratuito en la red, y que el mundo jurídico era competitivo y que si no hacían cola los clientes era porque ni ellos le conocían, ni el hacía nada porque le vieran.

Le noté incómodo pues estaba instalado en el desencanto de la profesión e incluso de su vida y con su mirada triste me daba la razón. Nada que ver con el compañero festivo e ilusionado que recordaba de la Facultad.

Me comprometí a dedicarle un post en el que le pondría lo que a mi juicio debería hacer un abogado para ponerse al día y al menos mantenerse en el mercado a flote. No le garantizaba el éxito profesional pero si seguía así, encerrado en el panteón de su despacho, las garantías del fracaso eran seguras.

Así que aquí está lo que considero esencial para ocuparse en los tiempos muertos del despacho o bufete. Diez herramientas, conceptos y prácticas capaces de renovar la vieja piel de abogado clásico por la de abogado al día. Y si no lo consiguen, tengan la seguridad que no perjudican. Pasen y vean. Leer Más

Crónicas administrativistas

¿Dónde vas, Estado, dónde vas, triste de tí?

noticias divertidasMe estremecen los titulares de los periódicos y creo que vendría bien una dosis de humor para relajarnos y empezar la semana con una sonrisa. Por eso, adaptaré un viejo post que publiqué hace cinco años.

La divertida película “El dormilón” (Woody Allen, 1973) trata de un joven que es despertado doscientos años después de ser hibernado por un error médico, asombrándose al conocer las preocupaciones y asuntos que interesan en el mundo futuro. Pues bien, si pudiésemos viajar al año 2040, posiblemente los titulares de las noticias referidas a asuntos relacionados con el poder público serían los siguientes:
Leer Más

Crónicas administrativistas

Iuris Lag: la desorientación del jurista tras las vacaciones

trabajador agotadoAl finalizar las vacaciones, ya sea por el ocio activo o ya sea por el obligado parón del mes inhábil de Agosto, los sinsabores aguardan al retornar al despacho.

 

Al profesional del derecho (abogado, funcionario o académico) le aguardan papeles amontonados, el ordenador apagado pero repleto de correos electrónicos y… ¡cuidado!… mirando de soslayo y amenazadoramente, suele aguardar en esa discreta esquina de la mesa aquel asunto enojoso, aburrido, complejo o ingrato. Ese miura que hemos dejado en la dehesa de las vacaciones y que ahora inevitablemente debemos torear.

 

Para el funcionario es un expediente molesto; para el abogado, el pleito sufrido como “dolor de muelas”; para el juez, los autos interminables y repletos de incidentes. Allí están, como la Puerta de Alcalá, “viendo pasar el tiempo”… pero es hora de despertar. Veamos rápidamente las sensaciones y retos.

Leer Más

2superkit
Sobre los abogados

Kit de supervivencia para abogados: Lo que hay que saber

sobrevivir a la profesionSi el amor en los tiempos del cólera era difícil, vivir de la abogacía en tiempos de turbulencia jurídica se ha convertido para muchos profesionales en un via crucis. Para facilitar a quienes se agitan en las turbulentas aguas de la profesión, bien por ser recién graduados en derecho o bien por sentirse como prisioneros en un ascensor entre dos pisos (el de quienes quienes no salen del turno de oficio y quienes tienen éxito con clientela consolidada), me ha parecido oportuno (a sugerencia de varios lectores del blog) aglutinar en una entrada muy visual las distintas caras de la profesión.

 

Una especie de kit de supervivencia, pues compruebo por amigos y compañeros que en la profesión de abogado habrá colectivos de tremendo éxito y que surfean en la cresta de la ola, pero para muchísimos otros es durísimo… Leer Más