Luchas, triunfos y homenajes del Derecho Público

Paul Newman: funcionarios y jueces no te olvidan

paul-newman.jpg

El fallecimiento de Paul Newman es una pésima noticia que no puede dejar de provocar un pequeño homenaje de los amantes del Derecho público, al igual que el ya dispensado por Sevach ante el fallecimiento del actor Chartlon Heston y el director Sydney Pollack.

1. Todo funcionario tiene en el interior un reflejo de los personajes brillantemente interpretados por Paul Newman (ya que en el “exterior” son irrepetibles sus ojos azules y cara pluscuamperfecta). Así, cualquier funcionario público puede reconocerse en sus películas. Veamos.

El dulce pájaro de juventud (1962). ¿Qué funcionario veterano, curtido a través de RPTs, modificaciones legales, reconversiones estatutarias y un sinfín de palabros modernizadores, no es capaz de suspirar al recordarse a sí mismo en su juvenil y optimista toma de posesión con sus sueños de “servir a la cosa pública”,lamentando que al final de su camino le quede la amargura de que “la cosa pública se ha servido de él”?.

El buscavidas (1961). Al protagonista le rompen los pulgares por hacer tramas en el billar. ¿Quién no conoce al funcionario que toda la vida va escaqueándose pero algún día se le acaba la bicoca a golpe de desdén, remoción o sanción?.

La Leyenda del Indomable (1967). El protagonista es un recluso que se resiste al Alcalde y carceleros con una dignidad y voluntad irreductible. ¿Acaso no hay funcionarios que luchan contra el sistema de repartimiento de cargos, promociones internas, complementos y otros residuos clientelistas?.

Dos Hombres y Un destino (1969). Aquí el reconocimiento es doble. Por un lado, la carrera administrativa ofrece casos en que concurren dos funcionarios por un mismo destino o puesto de trabajo, y por otro lado, frecuentemente compañeros de promoción tejen el afecto de la solidaridad y desarrollan carreras administrativas paralelas.

Casta invencible (1971). ¿Acaso los funcionarios frente al acoso de políticos y ante las ocurrencias del legislador no se consideran una casta invencible?¿No piensan eso los secretarios e interventores municipales, supervivientes frente al acoso y derribo de la última década?

El Hombre de Mackintosh (1973). No importa tanto la trama como la evocación a la española del título:¿Qué funcionario no se siente esclavo de la informática, y que cuanto más le ayuda, más prisionero se siente de ella?.

El Golpe (1973).¿Quién no comprende el éxito de ciertas componendas de algunos sindicalistas o zorros trepadores, que consiguen por vías tortuosas puestos codiciados, de forma que “sin dar ni golpe, dan el golpe”?

El color del dinero (1986), ¡El motor último de la vida funcionarial!. Da igual que se llame complemento específico, de destino, productividad, carrera profesional…El sonido del dinero es el que mueve al funcionario (al igual que a los restantes mortales no funcionarios, por cierto).

Y ello sin olvidar a Paul Newman como director de cine y su película ” El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas “(1972), cuyo título bucólico recuerda de forma ostensible la realidad del Estatuto Básico sobre los empleados públicos.

2. Sin embargo, la película favorita de Sevach es la del “El Juez de la Horca” ( John Huston, 1972), donde Newman interpreta al legendario juez del condado de Pecos (1825-1903), que por cierto es el mismo juez que inspiró el fascículo ” El juez” del comic Lucky Luke.

El tal Roy Bean tras una juventud pendenciera finalmente desembocó en la profesión de juez ( o sea, cocinero antes que fraile, o abogado antes que juez, como muchos jueces del cuarto turno). Además aplicaba el common law bajo su inspiración personal. Como ejemplo podemos citar las anécdotas mas próximas a la leyenda que a la realidad.

– Su despacho judicial estaba en el saloon de su propiedad, donde zanjaba los pleitos con la ayuda de un revólver, un libro de leyes que hojeaba sin leer, una botella de whiskey y… un oso mascota.

– No le faltaba humor ya que al oficiar matrimonios como juez advertía: ” ¡Que Dios se apiade de vuestra alma! . Además si le pedían el divorcio, lo concedía automáticamente pues afirmaba que “ un juez debe corregir sus propios errores“.

– Cuando sentenciaba y condenaba a muerte, llegaba a recordarle al reo que pronto llegaría la primavera, con sus flores y pajarillos, pero tú te lo perderás pues “serás colgado del cuello, hasta que mueras”.

– Tampoco le faltaba capacidad para argumentar su decisión cuando la tenía tomada. Por eso se cuenta que tropezándose un individuo en un callejón con 40 dólares en el bolsillo y un revólver en el otro, se justificó el apropiarse de tal dinero imponiendo al cadáver la multa de 40 dólares por llevar un arma oculta.

– Incluso su argumentación buscaba la paz social mas que la justicia, como el caso del irlandés acusado de asesinar un chino que fue zanjado afirmando, que tras un exhaustivo estudio de la ley, no existía prohibición expresa de matar chinos.

– Un abogado le planteo el “habeas corpus”, y tras carraspear incrédulo, el Juez Bean le recriminó por utilizar palabrotas en el tribunal.

– En sus primeros tiempos era partidario de la justicia rápida: ” Cuélgalos primero y júzgales después”.

– Cuando le preguntaban por su predilección por la condena a la horca, replicaba: ” Al menos la apelación del muerto no tengo que resolverla yo”.

3. En fin, frivolidades aparte, quede como testimonio la admiración de Sevach por quien de un modo u otro ha formado parte de su mochila cinematográfica. Aquí podéis encontrar la escena en que Paul Newman consigue zamparse 50 huevos en una hora para ganar una apuesta a los reclusos. No os la perdáis. Gloriosa.

0 comments on “Paul Newman: funcionarios y jueces no te olvidan

  1. ¡Soberbio homenaje! Paul Newman estaría orgulloso.

  2. Tati60

    Ay, nuestro adorado Paul Newman…Os recomiendo, sobre todo a las chicas, la lectura del comentario de Laura Campmany en el ABC del 1-10-2008, última página de la versión impresa…como ella dice “si se ha muerto Paul Newman es que todo es posible…” y “lo siento caballeros pero Paul Newman más que un varón era un destino”
    Por cierto, gracias por lo de Casta Invencible…
    Una secretaria municipal astur-leonesa…
    Ay, Paul, mi héroe, y como dice Laura con unos “ojos de un azul tan profundo que no había manera de desazularlos”..
    Y, por cierto, Sevach, tu comentario absolutamente brillante, propio de un gran cinéfilo y un gran chico como tú.
    Tati

  3. Me he tropezado con tu blog buscando cosas sobre el Juez Roy Bean. Y después tu estupenda entrada sobre Paul Newman, creo que mi blog te resultará interesante. Te mando un saludo.

    http://vidaytiemposdeljuezroybean.blogspot.com/

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: