Sobre los políticos

La modernización de la Administración General del Estado: una desternillante petición del Congreso

modernización

El Congreso ha aprobado la semana pasada instar al Gobierno de la nación para que se apruebe un Plan de Modernización que se inspire en un modelo “austero, eficaz, eficiente y de calidad” para los próximos tres años que reforme la Administración General del Estado y que cuente con los siguientes extremos: Un calendario preciso de ejecución; un bloque de constitucionalidad; un plan de recursos humanos; un plan de simplificación de procedimientos administrativos; un plan de incorporación intensiva de Tecnologías de la Información y la Comunicación a la Administración. El asunto merece una glosa festiva

1. Sobre el papel, nada que objetar. Todo muy bonito, políticamente correcto y digno de figurar en el museo de la cursilería parlamentaria. Para Sevach es algo así como esas decisiones personales que se adoptan tras una época de excesos alimenticios y molicie y que se concretan en un voluntarioso: ¡Tengo que adelgazar! ¡De mañana no pasa!¡Tengo que hacer ejercicio, dejar el chocolate, menos comidas de trabajo, dormir más…! ¡ Empiezo el 1 de Enero sin falta!… Y es que el Estado español no necesita lecciones de lo que debe hacer. No es hora de fijar metas archiconocidas, ni recetas viejas, sino de adoptar medidas concretas y de vanguardia para adaptarse al entorno tecnológico y socioeconómico, y de paso, con aplicar las leyes, que ya hay muchas que todavía no saben como pasar del Boletín Oficial del Estado a la calle de la realidad.

Son muchos años de “vacas gordas de la Administración”, de aprobar leyes y crear órganos desaforadamente, de inyectar personal directivo a la Administración a la última moda, de recetar planes y programas que nunca se aprueban o si se aprueban no se ejecutan íntegramente, de crear organismos y organismillos de corte feudal, de promover el autobombo de la eficacia administrativa, de crear burocracia en operaciones acordeón, de aprobar leyes como muñecas rusas que encierran la llamada a otras leyes y reglamentos, etc… Y de tal sueño no se despierta diciendo, como a Lázaro: ¡Estado, levántate y anda!.

2. En los años 90 se puso de moda el término “modernización” (que curiosamente tiene el significado coloquial de “estar a la moda”) girando en torno a la idea del modelo gerencial de la Administración, considerando al ciudadano como consumidor y a la Administración como empresa de servicios. Eran tiempos en que se publicó el famoso Estudio Delphi: La modernización de los procedimientos de actuación de la Administración, de la Inspección General de Servicios; el Plan de Modernización de la Administración del Estado (aprobado por el Consejo de Ministros en 1991), el documento-marco sobre Modernización y cambio de las Administraciones Públicas del INAP (1995), etc. Desde entonces, el invento funcionó y comenzó la era de la servidumbre de los directivos públicos en el altar de los “modelos gerenciales”, la fiebre directiva por la “calidad total”, la poción mágica de los “planes estratégicos”, la proliferación de los “ Observatorios”, y un sinfín de retórica al estilo de los manuales baratos de autoayuda (“poner en valor”, “sinergias”,etc). Fueron tiempos del desembarco en la Administración de consultores gerenciales, encargados de elaborar Relaciones de Puestos de Trabajo “ a la carta” y de presentar primorosos Planes Estratégicos tan vistosos como inútiles.

3. Así y todo (mas que gracias a los consultores externos, diríase que pese a ellos) se avanzó mucho en la Administración Pública, y me centraré en dos significativos ejemplos, tanto en el plano de la relación con el ciudadano (de la mano de la Ley 30/1992, de 26 de Noviembre, de Administraciones Públicas) como de la innovación tecnológica ( de la mano de la Ley 11/2007, de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos). Pues bien, pese al esfuerzo de Administraciones estatales, autonómicas y locales, es ahora cuando el Congreso revuelve en la chistera y saca del sombrero…¡el conejo de la modernización!.

Pero…¿no es el parlamento el responsable de aprobar las leyes que regulan la Administración y los servicios públicos?, ¿no es quien tiene la llave para cambiarlo?. Entonces….¿qué sentido tiene reclamar la “modernización” de la Administración General del Estado?, ¿ideas viejas para Administraciones nuevas?. Ante tan “novedosa” moción del Congreso, desde la Administración solo cabe adoptar la misma actitud de la bíblica Sara cuando oyó que Dios informaba a su esposo Abraham que ella tendría un hijo a pesar de su edad: “ Rióse, pues, Sara para sí, diciendo: «¿Después de haber envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo?» (Genesis 18,10-12). Y es que la idea de “modernización” provoca no pocas muecas burlonas en los funcionarios del mismo cariz que la de Sara.

4. Al final se trata ni mas ni menos que lo que espléndidamente expuso Al Gore en su imprescindible obra titulada “ Crear una Administración Pública que funcione mejor y cueste menos” (Informe del entonces Vicepresidente americano y traducido y publicado por el Instituto Vasco de Administración Pública en 1983). Para Sevach, parafraseando a Gore, a la Administración española le cuesta digerir otra “verdad incómoda”: La Administración no funciona mejor porque no interesa a los políticos que así sea. Bastaría poner el mismo interés en la eficacia y eficiencia en toda la Administración que la que se ha conseguido puntualmente en la Agencia Tributaria y en la Administración de Tráfico. Curioso que sólo engorde el buey que quiere el amo.

0 comments on “La modernización de la Administración General del Estado: una desternillante petición del Congreso

  1. Excelente. No creo que se pueda añadir mucho más.

    Por mi parte, solo un pequeño comentario construido a base de preguntas:

    – ¿Qué se hizo de la Comisión ad hoc que se creó dictando la oportuna Orden APU/1529/2006, de 11 de mayo, por la que se constituye la Comisión de Estudio sobre la situación actual y perspectivas de la Administración General del Estado (BOE 19-05-2006)?

    – ¿Alguien sabe algo de los resultados de su trabajo?

    – Si como se puede consultar en la página Web específicamente dedicada (http://www.inap.map.es/ES/Investigacion/EstInv/ComSitAGE/PresentaCom/) la ‘Agenda’ no se extiende más allá del 3 y 4 de julio de 2006, hay que entender que el nasciturus murió antes de mostrarnos alguna de sus posibilidades?

    – ¿No resulta chocante -y vergonzoso para algunos- que un gobierno que ya había tomado la iniciativa de revisar el statu quo («Para llevar a cabo el estudio y diagnóstico sobre la situación de la Administración General del Estado en el contexto señalado, así como para realizar las propuestas pertinentes, parece oportuna la constitución de una Comisión formada por expertos en las distintas áreas de relevancia.», se dice en el Preámbulo de la Orden) se deje pisar el terreno y se deje sonrojar en el Parlamento solo por no haber hecho bien los deberes? ¿O es que el trabajo ya está hecho, aunque no sea público, y los resultados los van a publicar ahora dando un espectacular golpe de efecto que nos va a dejar a todos boquiabiertos?

    – Desde el punto de vista estratégico, es lamentable que se consumara una derrota como se dice en la prensa («El texto de los nacionalistas vascos, consecuencia de la interpelación que formularon la semana pasada a la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, fue votado por partes y propició que el PSOE cosechase su primera derrota en el Pleno del Congreso en esta legislatura.») en relación con algo que en parte ya se tenía andado y podía haberlo estado mucho más. ¿No?

    – Por otro lado: ¿Tan grave está el enfermo que no hay Dios que lo sane?

    – O, finalmente, y como pregunta de fondo, ahora que se ha consumado la primera y apunta la segunda descentralización política (y administrativa), en el marco de un proceso de reforzamiento de las nacionalidades aún pendiente de validación por el Tribunal Constitucional (cuyo pronunciamiento sobre el Estatuto catalán aún no se ha producido), en cierto modo, ¿hemos retomado el camino hacia los Reinos de Taifas, ‘modernizándolo’ al añadirle más de un nivel, y eso nos va a inclinar hacia la total diversidad de un ordenamiento jurídico que partía históricamente desde una total uniformidad u homogeneidad?; ¿será ese futuro el idóneo?; ¿no había término medio?

  2. Que gracia. Llevan 30 años modernizando la AGE, y lo que han conseguido ha sido triplicar el número de funcionarios en España (con un ratio de funcionarios/población activa de los más altos de la OCDE), a base de reducir los de la AGE.

    Estos “enteraos” del parlamento deberían fijarse en los derroches de las otras administraciones, especialmente las Autonómicas pero también a las Locales.

    Qué pena el Pueblo Español. Está recibiendo lo que se merece, ya que lo ha votado.

  3. Maximilien Robespierre

    De mis discursos: “En nuestro país queremos que la ética sustituya al egoísmo, la integridad al honor, el imperio de la razón a la tiranía del gusto cambiante, el mérito a la intriga, el talento al ingenio, la grandeza del hombre a la mezquindad de los “grandes”…”.

  4. Andres Morey Juan

    Me parece un comentario que comparto plenamente. Si realmente hubiere preocupado la Administración Pública, bastaría con haber hecho efectivas las leyes vigentes y anteriores.

  5. Luis B.R. de Oviedo

    En este Pais únicamente se MODERNIZAN las Administraciones ú Organismos RECAUDATORIOS, el resto no interesa a los políticos de turno.

  6. La modernización de la Administración del Estado es el cuento de nunca acabar. Lo importante no es ya “modernizar” sino “profesionalizar”. De nada sirve dotar con un Ferrari si para manejarlo se pone al volante a un político sin “carné de conducir”.

  7. La verdad es que el comentario general invita a quedarse en casa, como en un puente en el que el pronóstico metereológico es de lluvía intensa.

    Yo sin embargo prefiero pensar que este “mal tiempo” es como no puede ser de otra forma, pasajero.

    Recien comenzada mi andadura administrativa, veo a mi alrededor la desidia de algún frustado trabajador público, provocada a partes iguales por una desconfianza ante el político entusiasta de cambios con fecha de caducidad próxima en cuatro años, y por un “cabreo” constante en el actuar de ese político, o el anterior, con el que no comulgan o en el color o en el discurso.

    Fruto de lo anterior es una administración dinamitada desde sus entrañas, por parte (una minoria espero) de sus funcionarios, que no acaban de asumir o nunca aprendieron su especial sujeción respecto del fin administrativo, y se aventuran a definir el interés público a su particular antojo, amparados bajo la cálida manta de la relación permanente. Por otra lado, los políticos de los que Sevach se queja.

    Por mi parte, quiero romper una flecha en la también próxima caducidad de estos empleados que, junto con los políticos entusiastas e irresponsables, tan solo buscan un provecho personal y transitorio del aparato administrativo, ya sea para obtener réditos políticos, como para vivir cómodamente de “ocho a tres”.

    No es extraño que las personas intenten patrimonializar las eventuales ventajas que del ejercicio de “cierta autoridad” se puedan derivar. Ahora bien, derechos de mejor protección como son la legitimidad de la administración pública o el derecho de los ciudadanos a una administración eficiente, acabarán por expulsar a estos “ladrones” de lo público de la casa del Señor.
    Puede que treinta años no sean suficientes.

  8. Pues ojalá. Yo mismo pasé, en su momento, un programa de digitalización de los expedientes, y de informatización del procedimiento administrativo, todo con objeto de crear “el ciudadano único”, frente a “la Administración única” que pretende implementar el concepto de Ventanilla Única.

    ¿Sabéis qué pasó? Pues que ese informe duerme el sueño de los justos en el cajón de alguien. Ya me dijeron en su momento que:

    1) Iba a ser caro (¡es una inversión, no un gasto!)
    2) Iba a requerir mucho reciclaje (¿y qué? A largo plazo la mejora lo compensaría)
    3) Lo mío era un concepto tan avanzado que dudaban mucho que los políticos le viesen utilidad más allá de los 4 años (aquí ya me rompí en varios trozos).

    Conclusión: lo que necesita modernización es la mente de los que mandan y de los que, a diario, manejan los papeles (recordemos que hay gente que prácticamente no sabe manejar un ordenador).

  9. Carlos Moreno

    Muy acertado todo lo expuesto, soy funcionario del Ministerio de Defensa desde hace 23 años todavía tenemos la misma relación de puestos de trabajo que nos asignaron hace 21. Mucho se ha hablado de modernizaciones, estatutos, remodelaciones, nuevas RPT,… pero al final más de lo mismo, nada de nada. Es muy lamentable y a la vez muy cierto que solo en algunos organismos la administración tiene la maquinaria engrasada, tráfico y Agencia Tributaria, en el resto está completamente oxidada y todo se queda en palabras. Mucho cambiar todo para dejarlo todo exactamente igual

  10. blan62

    Si el modelo de Administación “moderna”es la Agencia Tributaria..apaga y vamonos. Puestos directivos continuamente en aumento con incrementos salariales a base de productividad de 3-4000 euros mensuales, corporativismo absoluto del Cuerpo de Inspectores, Directivos que se creen imprescindibles, y que toman la Agencia como si fuera de su propiedad…

  11. Lo curios es que sólo se piensa en el adelgazamiento de la AGE y que lo proponga el PNV. Dado que la AGE apenas tiene ya una acción directa con el ciudadano, el principal impacto de las Tecnologías de la Información será sobre las CCAA que tendrán que afrontar la reconversión subsiguiente a la implantación de la Ley 11/2007. Pero, y esto enlaza con la segunda parte de la curiosidad, quien lo propone es un partido que durante 30 años se ha encargado de engordar una Administración Autonómica.

  12. Sevach

    Respecto de los anteriores comentarios, creo que no es un desatino que lo proponga el PNV ya que al fin y al cabo, la Administración Vasca será costosa pero es de las mas avanzadas en tecnología y atención al ciudadano.
    Y en cuanto a la Agencia Tributaria, es cierto que su personal trabaja bajo criterios de cortijo y esclavitud (palo y zanahoria) pero los resultados en cuanto a simplicidad y tecnología al servicio del ciudadano están ahí.
    De todos modos, no está de más recordar que ya el Tribunal Supremo, a través de un voto particular, calificó a la Agencia Tributaria de “Guantánamo Tributario”, donde las garantías de los contribuyentes se han relajado extraordinariamente.

  13. De acuerdo con Carlos Moreno: yo también soy funcionaria de Defensa y aquí la modernización consiste en hacer funciones de conserje y señora de la limpieza. De RPT,s ni se sabe que es eso.
    Y si sobra personal, será en las AA.LL y en la autonómicas, que la AGE esta cada vez con menos gente y la de Defensa, que nunca seremos transferidos, cobrando 1060 euros. Viva la modernización

  14. Caciquismo

    Uno de los ejemplos de la ¡¡¡Modernización de la administración!!! en temas de tecnologías de la información lo podemos ver en la Seguridad Social. Se han creado en todas las provincias Unidades Provinciales de Informáticas. Estas unidades asumirán toda la gestión informática de las entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social, esto es, INSS, ISM y Tesorería General de la Seguridad Social. Los estudios de cargas de trabajo indicaron que el responsable habría de ser un Grupo A1, grupos de licenciados universitarios. La cruda realidad es que en muchas provincias han sido cubiertos por personal sin estudios universitarios del grupo C1 (bachiller). Volvemos a aquellos tiempos en los que un ordenanza podía llegar a Director General. Patético.

  15. La modernización administrativa nunca suele ser una prioridad de los políticos, porque están a otra cosa, y entienden que las políticas con mayor visibilidad para la ciudadanía convienen más a su cosa.

    Claro que hay más causas y más complejas. Ya se han citado unas cuantas en los comentarios precedentes, como la profesionalidad de los directivos públicos o los privilegios de algunas castas funcionariales.

    Me temo que a estas alturas la solución no está en ninguna mano concreta, sino que depende de muchas voluntades. El quid está en que se activen esas voluntades para construir de forma colaborativa una Administración que aporte más valor a la ciudadanía y promueva mejor el desarrollo de sus profesionales. Todos tenemos una parte alícuota de la responsabilidad y de la solución.

  16. ross2000

    Muy interesante artículo.

    Yo estoy intentando localizar información sobre el último plan de actuación de la AGE. Concretamente el plan Conecta, creo que 2008-2011 y el plan moderniza.

    Imagino que con la reestructuración de los departamentos miniteriales, habrá habido algunas modificaciones.

    muchas gracias y un saludo.

  17. Felipe Pérez Alcaraz

    LA INSPECCION DE LA SEGURIDAD SOCIAL SIGUE REPRESALIANDO A LOS ENFERMOS

    El INSS. “esta dando altas a trabajadores que no están aptos para trabajar” . Hay miles de trabajadores en España afectados a los que se les ha dado el “alta a efectos exclusivos de la prestación económica” amparándose el INSS en el articulo 128 de la ley general de la seguridad social. No podemos acertar a comprender cómo se le da el alta a trabajadores que padecen una depresión de caballo. La respuesta desde el INSS es “ el alta medica emitida surte el efecto de extinguir el efecto a la prestación económica, sin perjuicio de que el trabajador continúe recibiendo el tratamiento médico y de que el servicio público de salud siga expidiéndole partes de confirmación, a efectos de justificar la ausencia del trabajador”.

    desde aquí seguimos denunciando esta práctica que creemos anticonstitucional, porque si bien admiten la enfermedad al darle solo el alta a efectos económicos y no médicos, ya de por si se admiten que el afectado no está en condiciones óptimas de salud para realizar su trabajo; a esto hay que añadirle el despido libre que el Estado español permite, desprotegiendo totalmente al trabajador, negándole primero una prestación económica que por derecho le debería pertenecer y segundo dejándolo sin su medio se subsistencia al permitir que el empresario pueda despedirlo en condiciones pésimas de salud y económica.

    Se cree que el articulo 128 de la ley general de la seguridad social se aprobó para eludir el fraude que algunos desaprensivos hacían de las bajas medicas, aplicando asi la ley del “ojo por ojo y diente por diente”, para solucionar el tema se aprobó una ley discriminatoria para los realmente enfermos, desprotegiéndolos de su sustento y en la mayor parte de las veces de su trabajo por el despido casi inmediato que aplica el empresario al saber que el trabajador esta enfermo, ya no solo perjudicando solo al afectado, sino a la carga familiar que conlleva el afectado.

    Con esta ley no solo se esta fomentando el paro, sino el empobrecimiento de las familias de los afectados, viéndose desamparados ante la desidia del estado y de la demora de la justicia en resolver estos problemas sociales, tardando los juicios hasta dos años en producirse.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: