Contencioso

Cosas del doctorado que no sabías a quien preguntar

VÍCTOR representativo del nuevo DOCTOR en los muros de la Universidad
VÍCTOR representativo del nuevo DOCTOR en los muros de la Universidad

El título de Doctor es el marchamo de investigador que demuestra la plena capacidad para avanzar en la conquista del conocimiento. Es un grado académico prestigioso y en los muros universitarios los doctores se separan de los no doctores por esa invisible barrera, que separaría a la nobleza investigadora de los aprendices.

 

Para los académicos el doctorado se obtiene mediante la defensa de una tesis o trabajo original de investigación, que se ejecuta bajo la tutela de un director, y requiere el “espaldarazo” o aprobado de un Tribunal evaluador formado por doctores. Es una mezcla de via-crucis y ritual. De via-crucis porque está jalonado de requisitos y etapas con esfuerzos ímprobos para hacer acopio de datos, documentos, pruebas o análisis, y de ritual porque la solemnidad acompaña al doctorando en su caminar hasta la obtención del codiciado grado.

 

En el mundo sajón, el doctorado comporta el título PhD (doctor en filosofía) con independencia de la materia abordada en la tesis, porque recordemos que “filosofía” significa “conocimiento verdadero”.

Sin embargo, muchísima gente ignora si la obtención del doctorado es accesible a estudiosos ajenos al mundo universitario, e incluso algunos le dotan de tintes masónicos, corporativos o clientelares. Actualmente el Doctorado es accesible y las Universidades españolas están deseosas de aceptar nuevos doctorandos.

 

Pues bien, dado que existen numerosas y complejas normas reglamentarias sobre la obtención del título de Doctor, aquí va una entrevista en que tuve la oportunidad de preguntarle a Antonio Arias Rodríguez, síndico de cuentas del Principado de Asturias, quien a su graduación en Economía por la Universidad de Oviedo y la de Derecho por la Universidad Complutense, sumó hace un mes la obtención del Doctorado por la Universidad de Salamanca. Veamos en esta píldora de microentrevista, propiciada por la Fundación Internacional OCU, los secretos del Doctorado, que nos permitirán en el futuro opinar con fundamento e incluso, ¿por qué no?, hacer la tesis doctoral.

 

Y si la obtenéis por la Universidad de Salamanca siempre podréis colocar en sus muros el grafitti con el célebre VÍTOR, esto es, un símbolo compuestos de las iniciales de la “Victoria”: V.I.T.O.R. y que tradicionalmente se pintaba con pigmentos, entre otros, de vinagre mezclada con sangre de toro.

 

 

Por último, si el gusanillo nos atenaza, aquí os ofrezco otro microvideo o cápsula jurídica (no excede los diez minutos), en este caso del Doctor Jorge Alberto González Galván, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Autónoma de México, en que nos abre el mundo a las herramientas y fuentes de la investigación cara a realizar un doctorado. No olvidemos que así como el Derecho o sistema jurídico es peculiar para cada país, la investigación científica es universal en su meta de verdad y en sus técnicas de investigación.

 

 

8 comments on “Cosas del doctorado que no sabías a quien preguntar

  1. Exposición e información impagables. Mil gracias.

    Me gusta

  2. Gracias por esta información, para quien tiene previsto, algún día iniciar ese camino de búsqueda del conocimiento verdadero pero, colocar la palabra «masónicos» al lado de corporativo y clientelar me parece un tanto arriesgado por no decir antagónico.

    Sin embargo, un fuerte abrazo fraterno.

    Me gusta

  3. En realidad, “Philosophia” no significa “conocimiento verdadero” sino que el término cuando fue acuñado por los clásicos, sus pretensiones eran mucho más modestas: Etimológicamente “amigo del saber”. Precisamente se trata de aproximarse a la sabiduría libre de ataduras y desprovisto de prejuicios que se interponen entre el conocimiento y el individuo, uno de los principales, el de creerse en posesión de la verdad, cuando el Filósofo (Sócrates) dudaba de todo por principio: “Sólo sé que nada sé”.

    Me gusta

  4. Habrá que ponerse. Gracias por el gran post de texto y vídeo combinado. Otra joyita de regalo de este magnífico blog. Saludos cordiales

    Me gusta

  5. Estupendo blog y excelente la labor que hace. Mi enhorabuena por todo ello.

    Me gusta

  6. ¡Desde luego que las universidades están ansiosas por expedir títulos de doctor! Sobre todo las privadas.
    Hace unos años presenté mi tesis doctoral en una privada, tras pagar casi 4.000 euros por la “convalidación”de los estudios de doctorado, previamente aprobados en una universidad pública.
    Tras presentar la tesis, el director de la misma, profesor de la Institución, me pidió 6.000 euros más, en dinero negro, para que un “negro”, y valga la redundancia, corrigiese la tesis. 3.000 por adelantado, y el resto a la aprobación de la tesis…
    Como me pareció un timo, no quiso entrar por el aro, y me quedé sin ser doctor. Mi familia lo agradecerá, supongo.
    Hablando posteriormente con otro profesor de la Casa, me dijo que los 6.000 euros era para la universidad, y que simplemente un administrativo de secretaría se dedicaba a retocar los tipos de letra, titulares, etc., en fin, hacer lo que podríamos llamar una maquetación de la tesis, pues posteriormente las cuelgan en Internet, y tienen que ser todas similares.
    (Ello suponiendo que a alguien le interesa verlas; es posible que si, pero sólo para plagiarlas, en su caso).
    En resumen, un auténtico cachondeo, y siento decirlo, pero es la verdad.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: