Luchas, triunfos y homenajes del Derecho Público

Las administraciones sin gobierno mantienen el rumbo

autonomiaEspaña lleva mas de trescientos días con un gobierno en funciones, y hay algo maravilloso que debemos percatarnos y reconocer. Toda la maquinaria de los servicios públicos, de la gestión administrativa, sigue funcionando manejada por la tripulación de empleados públicos. El buque mantiene el rumbo sin almirante. Esa es la grandeza del Derecho administrativo y el legado de la revolución francesa, que permitió separar gobierno y administración.

Acabo de releer ese fantástico ensayo del profesor García de Enterría titulado “Revolución francesa y administración contemporánea” (Taurus, 1972) y la cita que efectúa del magistrado y pensador francés, Alexis de Tocqueville (1805-1859) me hace reflexionar y enorgullecerme de la madurez de nuestra administración pública y del papel de los funcionarios españoles, pese a las leyendas urbanas de su reputación. Leo:

… desde 1789 la Constitución Administrativa ha permanecido siempre un pie entre las ruinas de las constituciones políticas. Se cambiaba la persona del príncipe o las formas del poder central, pero el curso diario de los negocios no era ni interrumpido ni alterado.. (…) la perfección de la maquina administrativa construida por Bonaparte probada por la facilidad que tiene para funcionar casi sin motor, como se ha demostrado por la revoluciones que han tenido lugar después, o para funcionar en las débiles manos de pícaros mediocres, como los que hoy nos gobiernan, y esto casi tan bien como podría hacerlo bajo el impulso de los mas grandes espíritus: ella produce su obra, independiente del valor del obrero. Jamás este fenómeno se ha producido de una manera mas evidente que en este momento, en que el gobierno ha parecido como nunca al alcance del primero que venga y tome la manivela que hace funcionar la maquina.

Así nos vemos, salvando distancias temporales y geográficas, con la administración del estado funcionando sin gobierno pleno, y con la garantía de que las administraciones autonómicas y locales, aunque estén descabezadas de sus gobernantes, seguirán sirviendo el interés general.

8 comments on “Las administraciones sin gobierno mantienen el rumbo

  1. Gracias por su optimismo y su visión alegre de que todo funciona en la maquinaria administrativa, aunque sinceramente no sabría decirle si esa máquina es un reloj o una apisonadora. La otra duda que pudiera surgir tras comprobar que se puede vivir sin Gobierno es si también se podrá vivir sin (tanta) Administración.

    Le gusta a 1 persona

  2. Curiosa reflexión. Pero no es la que circula entre la plebe en los grandes centros de trabajo ya sea en la empresa privada o en el sector público: El fenómeno tuve la ocasión de observarlo en mi otra vida (antes de ser abogado): Los centros funcionaban mejor los días de fiesta cuando libraban los privilegiados y se dejaba trabajar en paz a los “currelas”, algún empleado de casta inferior lo definía con gracejo con la expresión: “Aquí hay más vaqueros que indios” y en las conversaciones filosóficas que podía mantener en las larags noches en vela con algún empleado de la limpieza o de mantenimiento, etc.., yo lo describía como estructura piramidal invertida. Esto sucede por diversos motivos, a veces por las restricciones presupuestarias que impiden contar con tropa suficientemente numerosa para servir a una determinada finalidad (por más que nos vendan lo contrario, nuestro ejército, que se encuentra actualmente bajo mínimos), otras veces, el clientelismo político y otros vicios de la práctica administrativa y empresarial propicia gran cantidad de gente enchufada pintado la mona en puestos de mando intermedios.

    Me gusta

    • En efecto, y esa gente enchufada para hacer ver que hacen algo se pasan el día pidiendo datos, fotocopias de documentación, que cumplimentes estadillos explicando tu trabajo, y otra serie de chorradas similares.
      Ocupaciones absurdas e innecesarias, que pueden consumir tranquilamente una cuarta parte de tu jornada laboral, sin ningún problema, pero que luego sirven para hacer estadísticas, estudios de situación y chorradas similares, siempre resaltando los datos que e político de turno quiera resaltar, por supuesto.
      Así si se quiere decir que la lucha contra la siniestrabilidad laboral es un éxito, pues se explica que cada vez hay menos accidentes laborales. ¡Como no va a ser así si la construcción está prácticamente parada, y la mitad de los albañiles están en el paro, por ejemplo!
      Pero de cara a la galería, a los medios de comunicación, etc., el resultado es un triunfopara el político de turno, y sus asesores nombrados digitalmente…
      Y así se escribe la historia e nuestra querida España.

      Me gusta

  3. A muchos de tus seguidores nos gustaría conocer tu opinión sobre la reciente sentencia del TJUE, de 14 de septiembre de 2016, asunto C596/14 . Nos surgen dudas sobre si esta doctrina sobre la indemnización por cese es aplicable al personal funcionario y estatutario interino de la Administración. Gracias!

    Me gusta

  4. Hace unos meses, creo que antes de las últimas elecciones generales, ya vaticiné que España iba mejor sin gobierno. Al menos, sin el gobierno de los mediocres, que es lo que tenemos desde hace muchos años, casi desde el comienzo de la democracia, porque esos son los gobernantes que ha devenido en parir la partitocracia: ascenso de los lisonjeros dentro de los partidos, pero no de todos, sino sólo de esos que además tienen tan buena oratoria (con la excepción de Rajoy) como pocos escrúpulos.
    Y no hablo sólo de políticos en el parlamento nacional, sino en todas las esferas de la administración.

    Me gusta

  5. Esta en boca de todos que la administracion española es elefantiásica. No seré yo quien opine lo contrario pues es el mal de España. Lo que funciona bien sin gobierno son los currelas y los empresarios. Y estos funcionarian mejor con mejores ejemplos en la administración, empezando por la justicia. si bien todos compartimos ee punto de vista de la revolución francesa de separación de poderes, pero repetimos….en la justa medida de tamaño administrativo. No se justifican las autonomias como entes administrativos en contra, muhcas veces de las normativa estatal…..

    Es decir que cobren y estén no significa que hagan falta.Ni que sean imprescindibles.

    Me gusta

  6. Esto me recuerda, al caso de un director general en una de las Direcciones Generales más importantes del Estado, que pobrecito se quejaba, de que los altos funcionarios a su orden no le hacían caso, y que tomaban decisiones sin tener en cuenta sus opiniones,

    Afortunadamente, en casos como el que os cuento, son los permanentes y inamovibles funcionarios de careara son los que cortan el bacalao, en salvaguarda, haya gobierno o no, de los intereses generales del Estado y de las Administraciones Públicas.

    Me gusta

    • En general ya creo que las administraciones cuándo mejor funcionan es cuándo no hay políticos interfiriendo, o éstos están en funciones, y por lo tanto desprovistos de una gran autoridad.
      En otras palabras, que el barco navega dirigido por la tripulación, sin políticos tocando los cataplines, y utilizando la maquinaria administrativa al servicio de sus propios intereses, normalmente bastardos.

      Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: