El Derecho Administrativo español se queda huérfano ante la noticia del fallecimiento del Maestro de maestros. Eduardo García de Enterría ha marcado la generación de juristas y académicos de la democracia. No exagero diciendo que una amplia legión de jueces, abogados, profesores y funcionarios son deudores de una manera de concebir el Derecho Administrativo, como instrumento de precisión relojera para la eficacia, pero por el camino de la legalidad y la justicia.

No soy quién para glosar sus méritos académicos, investigadores o profesionales, aunque al término de este post plasmaré los artículos “in memoriam”. Me limitaré a subrayar tres aspectos.

El primero, el dogmático, en cuanto supo construir el Derecho Administrativo Español y ofrecer un modelo completo y coherente a los alumnos universitarios y funcionarios de fines del siglo XX. Para ello se apoyó en dos columnas. La columna del Derecho Constitucional, que tras el año 1978 era un “modelo para armar” y supo resolverlo con un armónico elenco de principios (jerarquía, prevalencia, supremacía, delegaciones y desdegalizaciones, etc). Y la columna del Derecho administrativo alemán, que con sus abstracciones (personas, órganos, potestades y prerrogativas) facilitó la elaboración del traje que el Derecho Administrativo Español ha llevado durante las últimas tres décadas.

Particularmente me quedo con su admirable “La lucha contra las inmunidades del poder en Derecho administrativo” (publicado en los años sesenta en la Revista de Administración Pública y en 1983 en Editorial Civitas) que nos permite pasear por la Revolución francesa para comprender el principio de legalidad, el control de los reglamentos así como la discrecionalidad y los conceptos jurídicos indeterminados. El libro de cabecera de todo juez y abogado con vocación.

El erudito sabe mucho pero el Maestro además de saber, debe ser capaz de transmitirlo y tener discípulos. Como Don Eduardo. Sembró método, ciencia y estilo. Tres en uno. Cargos académicos: muchos y con mano izquierda. Investigaciones: novedosas y certeras. Premios y distinciones: numerosas y merecidas. Respeto: el de colegas y rivales; dentro y fuera de las fronteras; de teóricos y prácticos…

El segundo, el humanístico, en cuanto el profesor Enterría como un Leonardo Da Vinci contemporáneo, fue académico de la lengua, sabio ensayista de lo metajurídico, fino historiador, y maestro de maestros, cabeza prominente de la denominada Escuela de Madrid.

Y el tercero, el de caballero, pues modestamente me siento orgullosísimo de su atenta respuesta a cierto post anterior.

Vayan aquí mis salvas de disparos de admiración y gratitud hacia ese cielo donde la llegada del profesor Enterría será recibida con alborozo. Los que saboreamos sus palabras y cosechamos sus enseñanzas en vida, solo podemos sentir amargura.

Gracias, Maestro…

ANEXO

Y aquí tenéis los artículos In memoriam realizados por quienes tuvieron la fortuna de compartir sus momentos y aprender de su vida y obra.

  • + Santiago  Muñoz Machado (Catedrático de Derecho Administrativo). Aquí.
  • + Francisco Sosa Wagner (Catedrático de Derecho Administrativo). Aquí.
  • + Raúl Bocanegra Sierra (Catedrático de Derecho Administrativo). Aquí.
  • + Tomás Ramón Fernández (Catedrático de Derecho Administrativo). Aquí.
  • + Luis Martín Rebollo (Catedrático de Derecho Administrativo). Aquí.
  • + Joan Manuel Trayter Jiménez (Catedrático de Derecho Administrativo). Aquí.
  • + José Eugenio Soriano García (Catedrático de Derecho Administrativo). Aquí.
  • + Antonio Fanlo Loras (Catedrático de Derecho Administrativo). Aquí.
  • + Andrés Betancor Rodríguez (Catedrático de Derecho Administrativo). Aquí.
  • + Javier Paricio Serrano (Catedrático de Derecho Romano). Aquí.
  • + Andrés Boix Palop (Profesor Titular de Derecho Administrativo). Aquí.
  • + Alfonso Sabán Godoy (Magistrado). Aquí.
  • + Jesús Alfaro Águila-Real (Catedrático de Derecho Mercantil). Aquí.
  • + Luis Cazorla González Serrano (Profesor Titular de Derecho Mercantil). Aquí.
  • + Benigno Pendás (Director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales). Aquí.
  • + María José Molina García (Adjunta al Defensor Universitario de la Universidad Complutense). Aquí.
  • + Rodrigo Tena Arregui (Notario). Aquí.
  • + Santiago Martínez Laje (Abogado). Aquí.
  • + Eleazar Robaina Espinosa (iusprivatista). Aquí.
  • + José Ramón Saiz Fernández (periodista). Aquí.

Institucionales.

  • ++ INAP. Aquí.
  • ++ Real Academia de la Lengua. Aquí.

Por último, como recuerdo vivo, tenéis el Discurso del profesor Enterría con ocasión de su investidura como Doctor Honoris Causa de la Universidad Complutense en 1993. Aquí.

Escrito por JR Chaves

Humanista, jurista y amigo de sus amigos.

14 Comentarios

  1. Que su legado siga avanzando, gran perdida que sufro desde Costa Rica, donde sus obras son DIFÍCILES de conseguir y consideradas grandes tesoros

    Me gusta

    Responder

  2. Todos somos herederos de su sabiduría. Me sumo al agradecimiento y al respeto por su estatura profesional y personal. El Derecho admistrativo pasa, pero Enterría permanece

    Me gusta

    Responder

  3. […] con Sevach que somos “deudores de una manera de concebir el Derecho Administrativo, como instrumento de […]

    Me gusta

    Responder

  4. España ha perdido a un genio del Derecho, a uno de los pocos que han realizado el armazón dogmático del Derecho Administrativo y, de paso, de todo el Derecho Público-
    Descanse en paz, con el agradecimiento de juristas de toda clase: jueces, abogados, funcionarios de toda clase de Administraciones, etc…

    Me gusta

    Responder

  5. Nunca conocí personalmente al maestro, pero sólo puedo corroborar tus palabras con unos hechos acaecidos hace más o menos 30 años: Mi padre ocupó en un importante Ayuntamiento hasta su jubilación un puesto de alto funcionario, es decir, cercano a los políticos. Y eso siempre es peligroso. Por razones que no son del caso, en uno de los cambios de gobierno municipal fue objeto de una injusta persecución y apartado de su cargo a traición en pleno mes de agosto cuando nos encontrábamos de vacaciones (cuando digo injusto es que lo fue, pues en cuanto regresó de las vacaciones y pudo defenderse no tuvieron más remedio que rehabilitarle). Pero la Justicia es lenta y hubo un tiempo de infames acusaciones en prensa, y de trabajo ajeno a puestos de responsabilidad en un apartado despacho del sótano.
    España es un país en que muchos miran para otro lado ante una injusticia, y en los momentos difíciles no todo el mundo responde.
    Una de las personas que respondió y le ofreció todo su apoyo fue el maestro García de Enterría, y de hecho le ayudó con sus conocimientos (no profesionalmente, sino como compañero). Recuerdo perfectamente cuando llamó a mi padre porque yo estaba delante.
    Y lo resalto porque no eran amigos íntimos, ni mi padre le pidió ayuda. Eran sólo compañeros de profesión y se conocían profesionalmente. Tenían una relación cordial y se respetaban, pero insisto, no eran amigos.
    Y García de Enterría, cuando se enteró del problema, ofreció su ayuda a un compañero. Así que déjame añadir que, además de un caballero, era un gran COMPAÑERO.
    Descanse en paz.

    Me gusta

    Responder

  6. A don Eduardo se debe nada menos que el nacimiento de la Revista de Administración Pública (en una historia que el propio maestro puso por escrito en la misma con motivo del cincuentenario de la misma en el número 150 de la publicación) auténtico punto de partida de la renovación de los estudios de derecho administrativo español. No sólo un jurista práctico, sino un auténtico investigador, como lo prueban trabajos como sus obras Revolución francesa y Administración contemporánea, La lengua de los derechos o La Administración española, entre otros.
    Descanse en paz

    Me gusta

    Responder

  7. […] de la Universidad Complutense de Madrid, y miembro de la Real Academia de la Lengua Española, recientemente fallecido, fue el artífice de la construcción del Derecho Público en España e hispanoamérica aportando […]

    Me gusta

    Responder

  8. […] Tras la marcha de mi admirado Eduardo García de Enterría, y de su coetáneo José Luis Villar Palasí, lamento profundamente que se complete el mausoleo del […]

    Me gusta

    Responder

  9. […] democrática (p.32,33), y se enaltece el Informe de la Comisión de Expertos presidido por García de Enterría (p.167), ya que al apartarse de sus carriles técnicos ha dado lugar a un proceso enloquecido […]

    Me gusta

    Responder

  10. […] democrática (pág. 32, 33), y se enaltece el Informe de la Comisión de Expertos presidido por García de Enterría (pág. 167), ya que al apartarse de sus carriles técnicos ha dado lugar a un proceso enloquecido […]

    Me gusta

    Responder

  11. […] del acaecido en 2010 en Burgos y que se siguen manteniendo pese a que es ley de vida que tras el fallecimiento del patriarca los “hijos” se abran paso por sí […]

    Me gusta

    Responder

  12. […] En la exposición clásica del profesor García de Enterría de la lucha contra las inmunidades del poder se situaba el reto del control de los reglamentos, […]

    Me gusta

    Responder

  13. […] Estado- al que pertenecieron esos gigantescos juristas que ya no están entre nosotros, que fueron Eduardo García de Enterría y José Luis Villar Palasí; letrados de las Cortes Generales o parlamentos autonómicos; letrados […]

    Me gusta

    Responder

  14. […] de releer ese fantástico ensayo del profesor García de Enterría titulado “ Revolución francesa y administración contemporánea” (Taurus, 1972) y la cita que […]

    Me gusta

    Responder

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s