Actualidad De lo financiero y tributario

¿Derecho tributario, cuasiderecho tributario o Derecho recaudatorio?

redflagLeo una espléndida entrevista (El País, Cinco días) al que fuere magistrado de la Sala contencioso-administrativa del Tribunal Supremo, Joaquín Huelin y no debemos pasar por alto su diagnóstico inquietante. Algo así como si el cirujano jefe de un gran Hospital pasa la medicina privada y alerta de una especialidad medica donde pocos llegan al servicio hospitalario y los que llegan pocas esperanzas tienen.

Siempre he dicho que el Derecho Tributario es una disciplina técnica, compleja y donde no hay que escatimar garantías pero el Estado-recaudador muta la legislación y se dota de trajes a medida para sujetos a medida: legislación tributaria para la Agencia Tributaria, con tribunales económico-administrativos de igual naturaleza y de propina se atribuye la interpretación de sus propias normas. Además la inspección de hacienda, no solo es un ejército de élite, sino que está forjado como un cruce de James Bond (licencia para recaudar) con el inspector Gadget (equipado con todos los artilugios imaginativos para conseguir sus fines).

El resultado es un islote en el océano de garantías jurídicas del Estado de Derecho pues como en la película Parque Jurásico, tras los muros de la Agencia Tributaria hay mucha ingeniería genética y el resultado es aterrador. Pero escuchemos a los expertos…

huelinNo soy pesimista (recuerden aquello de que “un pesimista es un optimista bien informado“) y para demostrarlo lean estas frases de la citada entrevista actualísima que, insisto, proceden de una de las mejores cabezas administrativistas del país y al que se le deben desde su condición de magistrado del Supremo muchísimas conquistas de derechos del contribuyente. Aquí están las perlas de Joaquín Huelin:

La Agencia Tributaria escucha poco, impone mucho y funciona por objetivos.

La diversidad de cauces de control. Antes de los órganos judiciales están los órganos económico-administrativos, que técnicamente están muy bien preparados, pero en la práctica retrasan entre cinco o seis años la respuesta definitiva del conflicto.

Algo no funciona si todo está mal visto y todo se somete a control e inspección.

Hay situaciones flagrantes, pero, en muchas otras, lo que hay son criterios interpretativos distintos de las normas tributarias.

Un ejemplo. Se dan casos en los que se hace una consulta vinculante a la Administración y, a pesar de hacer lo que se te dice, te abren un procedimiento inspector.

¿Qué pasa con el delito fiscal? Pues que quien decide si se envía o no por la vía penal es la propia Agencia Tributaria. Siempre me ha llamado la atención por qué algunos asuntos que superaban los 120.000 euros se enviaban por la vía administrativa y otros, sin embargo, acaban ante la jurisdicción penal.

Captura de pantalla 2018-10-16 a las 8.41.01A modo de cierre, añadiré la conclusión de Javier Gómez Taboada, abogado tributarista curtido en mil batallas, sabio donde los haya, y que no pierde el buen humor -aunque no le faltarían motivos por la deriva de la disciplina-, que nos dejaba en un anterior artículo (O Economista, núm 151, Sep. 2017) cuando reprochaba con gracejo ciertos abusos de la administración tributaria (ej. tropelías por cuantía menor que nadie recurre, retroacción del procedimiento para acometer una comprobación in peius, etc). Así que el bueno de Javier, buscando “la razón de la sinrazón que a mi razón se hace” (Quixote dixit) sitúa la coartada de la administración tributaria en:

Un peculiar “modus operandi”público auspiciado por una pretendida superioridad moral de “el fin justifica los medios”, en la línea de lo magistralmente expuesto por Jack Nicholson en “Algunos hombres buenos” cuando su personaje alardeaba de despreciar a todos“aquellos que se levantan y se acuestan bajo la manta del Estado del bienestar que yo le proporciono y, después, cuestionan el modo en que se lo proporciono. Preferiría que solo dijeran “gracias´´ y siguieran su camino”.

Al fin y al cabo, no otra cosa sostuvo el Ministro de Hacienda cuando se le reprochó la inconstitucionalidad de la“amnistía”: “me levanto por la mañana y veo que España se recupera y eso es lo que importa”. Pero esa actitud ya ha motivado algún“aviso”judicial que evidencia cierto mar de fondo: “Una administración que busca permanentemente sorprender al ciudadano en su buena fe es impropia de un Estado de Derecho y clama, de una vez por todas, su urgentísima transformación” (TSJ-Canarias, 4 y 25/7/2017).

Y es que, en fin, estos episodios –que afectan a miles de expedientes, enredados sine die en esas reiteradas“comprobaciones” sin un final a la vista– suponen una concepción muy “light”del estatuto jurídico del contribuyente que, degradado ya a la condición de súbdito, no es más que ese “paladín incauto que siempre está ahí para socorrer con lo que no tiene a quien no se lo merece y jamás arrimó el hombro” (Lorenzo Silva dixit).

Y ya que va de artículos y está de moda la autocita, creo que conserva actualidad del artículo que publique en La Nueva España y posteriormente en el blog y que significativamente titulé: Abandonad toda esperanza frente a Hacienda y los rinocerontes.

En fin, con las voces de abogados, jueces y académicos conseguimos sentirnos con mayor seguridad jurídica y garantías los contribuyentes, porque parafraseando el mantra de la propia administración financiera: “ Hacienda la sufrimos todos“.

13 comments on “¿Derecho tributario, cuasiderecho tributario o Derecho recaudatorio?

  1. pilara112

    Yo estoy segura de que los jueces son justos, pero también son humanos. Son tan humanos que ellos mismos tienen que hacer la Declaración de la Renta. Por ejemplo, un juez de lo penal frente al que se hubiera denunciado un caso flagrante de prevaricación y falsedad documental, tendría que juzgar al señor que , dentro de dos meses, puede interpretarle una declaración fiscal por la izquierda, por la derecha, o por lo mediopensionista y someterle a un sin fin de recursos y procedimientos costosos. Y al otro lado, lo mismo tiene solo un mindundi que medio desvaría y que, al fin y al cabo, si pierde, pues difícilmente va a defenderle tribu alguna.
    ¿A favor de qué lado resolvería? lo dejo como acertijo para la concurrencia
    ¿Conocen uds un caso en el que los funcionarios de la AEAT hubieran sido procesados por prevaricación, cohecho, corrupción o falsedad documental? jamás.
    De donde hay que concluir. Que todo funciona a las mil maravillas,que mejor te callas y que confórmate con ver el fútbol
    Saludos a todos

    • Sebastián

      casos, haberlos, haylos, recuerda el caso de los 7 inspectores condenados el 2011 en el “caso Hacienda”

  2. Juan carlos

    Ayer hice la declaración del iva así que no haré comentarios. No quiero acabar dando explicaciones del comentario en la jurisdicción penal.

  3. Tomasina Firulete Bonavida

    Don Sevach, diga toda la verdad, esto es sólo una manifestación más de algo mucho más grande:

    – Todo Estado de partidos es totalitario. El poder está en manos de cuatro jefes de partido. Los diputados se eligen en listas, son desconocidos, no tienen opinión política, votan en bloque siguiendo las órdenes de la cúpula de su partido, a la que deben el cargo. No hay separación de poderes, porque legislativo y ejecutivo están unidos. No hay independencia judicial, y el CGPJ es un disfraz de los partidos políticos, por medio del cual colocan a todos los jueces que importan, desde los presidentes del segundo escalón judicial, las Audiencias provinciales, hacia arriba.

    – El sistema administrativo de corte napoleónico ya no tiene fundamento, si es que algún día lo tuvo, bajo el muy cínico Estado liberal. La ejecutoriedad de los actos administrativos en materia tributaria es ridícula: que tengan que llevarlo a juicio ellos mismos, los vampiros, y veríamos entonces cómo los procedimientos contra el contribuyente no prosperan. Ahora sólo intimidan y desmoralizan, invirtiendo el orden natural de las cosas, mandando a llorar a Jerusalén a los que padecen las arbitrariedades.

    – Una administración de justicia tardía, desgobernada a propósito al modo que indica en sus obras Alejandro Nieto, es incapaz de ser un freno al poder. Es un pesebre para dar de comer a papagayos bulímicos y hacerles sentir importantes en las comidas familiares.

    – Hoy no existe el Derecho, existe la legislación. En consecuencia, no hay juristas sino picapleitos leguleyos medio lelos, aturullados de papelajos. Todas las leyes tenidas por técnicas (las no ideológicas), sin excepción, son redactadas por los departamentos jurídicos de las grandes empresas, vividoras del BOE. Son privilegios redactados de forma general.

    En resumen, ¿a quién puede extrañar lo que cuentan, y con sordina, ese magistrado y ese abogado? ¿No lo sabemos ya todos los que nos dedicamos a la cosa? ¿A qué estamos jugando aquí, a hacer como que funciona porque vivimos amorrados al pilón? ¿A sorprendernos de los desmanes que forman a buen seguro la regla de conducta general?

    Ande y vaya a tomar el pelo a otro. Y el 6 de diciembre no olvide celebrar el tinglado.

  4. María D. García

    Muy buenos los comentarios. Hacienda se ha convertido en una máquina voraz de recaudar a toda costa, sin importar a quién se lleven por delante (salvo a los amiguetes del político de turno…). Siempre prejuzga con esas expresiones carentes de contenidos como “ciertas incidencias” o “se estima” sin motivación ni ley que les ampare. Ponen en sus escritos un sinfín de artículos, que por mucho que pusieran la Ley General Tributaria completa, jamás habría motivación. Y son capaces de decirte a la cara cuando vas a hablar con ellos, que “no te van a devolver el impuesto porque ellos mandan y pueden meter la tijera por donde les dé la gana”.

    Efectivamente esto tiene que cambiar, no nos podemos contentar con “OTRA DE GAMBAS Y A VER EL FUTBOL”. Deberíamos rebelarnos, es intolerable.

  5. pilara112

    El pacto social descansa sobre un pilar central: el marco legal y el sistema judicial para hacerlo cumplir. Cuando algo no funciona, cuando una parte de la población tiene que “conformarse con lo que hay”, puede ser sometida, pero no convencida. En el siglo XXI eso significa que más pronto que tarde, pueden comenzar a estallar las costuras: desde los populismos de izquierda, desde los independentismos, desde los redentorismos de ultraderecha….
    Sigamos así y mañana no habrá tres millones sino quince de independentistas. Puestos a aguantar injusticias y prepotencias, que sea de los locales , que son menos y los tengo más cerca.
    Nadie somos invulnerables, ningún sistema, ni el tributario, es todopoderoso.

  6. Mucius

    je,je,je, se nota que a ese ex magistrado del TS ya no le paga la Administración sino los grandes contribuyentes.

  7. Joaquin

    Creo que algunas de estas “disfunciones” se arreglarian si en alguna ocasión la autoridad que estampa su firma en esos despropositos fuera denunciada por negligencia o prevaricacion por el tribunal económico u órgano judicial que luego revisa el acuerdo (a los súbditos ni se nos ocurre). O se les pase factura de los costes de avales e intereses de demora que generan y que se pagan con dinero público. Pero parece que la prioridad es recaudar de más y de quien ya ha pagado lo que le corresponde si se puede, y que el latrocinio, como es para hacer colegios y hospitales, esta justificado.

    • pilara112

      No, el latrocinio no es para colegios y hospitales. Muchas veces es para construir colegios y hospitales que luego se privatizan a mitad de coste. Los súbditos mudos, claro, a ver si nos la vamos a cargar

  8. Fernando

    Ciertamente las “maneras” de los funcionarios inspectores de la Agencia Tributaria son criticables y cuestionables pero en nada su trabajo es envidiable. Y esto es así porque por un lado están sometidos a la ‘presión’ (de los ejecutivos) para obtener recursos como sea de quien sea, y por otro lado, ese mismo gobierno que les ‘insta a hincar el diente’, les hacen jugarretas como, en mi opinión, lo fue la abominable y vergonzosa ‘amnistía fiscal’ del anterior ejecutivo con la que se les privó de hacer justicia fiscal ejemplarizante con aquellos que durante años defraudaron al no tributar por aquellos dineros que habían ocultado en paraísos fiscales. Es en esta situación esquizoide en la que se han encontrado y probablemente en la que se suelen encontrar con frecuencia los inspectores (como lo puede ser la Inspección de las grandes fortunas cuyos dueños blindan con ingenieria fiscal que les llevaría miles de horas de trabajo con inciertos resultados, ante lo cual se enfrentan al dilema de negociar acuerdos o realizar una labor colosal), con lo que en cuanto ‘pillan’ casos más ‘manejables’ de contribuyentes con o sin intenciones defraudatorias, se vuelcan en ellos con furor, descargando su frustración por los otros casos que se les ‘escapó’ o no pudieron abordar.
    Ahora bien, parece que la Agencia Tributaria, desde su posición de superior defensa ética para la exigencia de los tributos, en ocasiones lleva a cabo actuaciones abusivas y una prueba de ello lo es la reciente sentencia del TS contencioso-administrativo que determinó que las prestaciones por maternidad/paternidad están exentas de tributar el IRPF pues así queda claro en el artículo 7 (de la ley 35/2006, de 28 de noviembre, del impuesto sobre la renta de las personas físicas) en el que, cuando se redactó con un ‘también’, se quiso decir que dichas prestaciones no sólo están exentas de tributación cuando se perciben de las CCAA, sino también cuando se reciben de la Seguridad Social. Y Hacienda al menos desde hace 12 años llevaba exigiendo la tributación ilegal y arbitrariamente.

    • pilara112

      El problema no es cuando cumplen la ley, por estrictos que sean con algunos y laxos con otros.El problema es cuando clara y abiertamente la infringen y aquí no pasa nada. En las grandes ciudades no, pero en las pequeñas, pasearte por la vía peatonal y arbolada de la ciudad mientras la gente te hace reverencias al paso, tiene que dar su gustillo. Y eso no se consigue si quien manda es la ley,. Para eso, quién manda, tiene que ser el poder absoluto, aunque sea de un pequeño negociado. No sé si me expliqué

  9. MyriamVD

    Soy lectora y suscriptora de este blog desde hace muchos años, pero hace mucho más tiempo, casi 35 años, que soy inspectora de Hacienda del Estado (inicialmente Inspectora Financiera y Tributaria del Estado) y presto mis servicios, desde siempre, en la Dependencia de Inspección, y ahora en inspección de grandes empresas, en mi Comunidad Autónoma. Comparto muchas de las opiniones de mi admirado JV Chaves, pero nunca los ataque generalizados a la AEAT por parte de los comentaristas, porque en mi querida AEAT hay de todo, como en botica.
    Por ejemplo, aunque con cierto retraso, acabo de leer este artículo y me plateo una duda esencial. En la frase “La Agencia Tributaria escucha poco, impone mucho y funciona por objetivos” ¿Quién es la AEAT? Ni todas las dependencias de la AEAT somos iguales y, ni mucho menos, todos los funcionarios. El único hecho incuestionable de la gratuita afirmación es que funcionamos por objetivos, por cierto, ridículamente retribuidos en comparación con los de los bancos o las minutas de muchos abogados y asesores que se limitan al “copia y pega” de textos propios y ajenos.
    Y en cuanto a los comentarios de este artículo, es especialmente llamativo el de Pilara112 acusando a los jueces aparentemente de “humanidad”, aunque, en realidad, de falta de objetividad y profesionalidad. Pues claro que habrá buenos y malos jueces, aunque dudo que por las razones expuestas en el comentario.
    En todo caso, admirado Chaves, al revés que todos vosotros, yo opino que Jueces y Tribunales (incluido el TS) tienen cierta tendencia en contra de la AEAT, a ello contribuye el clima creado por opiniones indiscriminadas contrarias a nuestra actuación. Creo que, mayoritariamente, hacemos una labor perfectamente ajustada a la legalidad y de gran valor ético y social. Todo el mundo se rasga las vestiduras con los políticos y tienen razón, pero el deporte nacional es no pagar impuestos, cada uno en la medida de sus posibilidades.
    Limitándome a asuntos llevados por mi, tengo varias sentencias que corroboran lo que digo. Por ejemplo, en un delito fiscal por IVA en el que el juez no sabe hacer una simple operación aritmética y afirma “no concurre el elemento objetivo de cuota superior a 120.000 euros” y hay más…algún día os las comentaré.
    Mientras tanto, sigo esperando alguna opinión favorable, aunque si nadie lo hace, tampoco pasa nada, siempre tendré el consuelo del “ladran, luego cabalgamos”

    • C.Martín

      Completamente de acuerdo con Miriam VD. A mucha menor escala que usted veo todos los días contribuyentes que se colocan deducciones porque sí, que incluyen gastos de sus vacaciones como que fueran de la actividad, etc., pero la culpa siempre la tiene Hacienda porque aplica les aplica la ley… como al resto de los contribuyentes.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: