Opinando

La cita previa ante la Administración : un virus jurídico que se extiende

Al hilo de la crisis del coronavirus hemos asumido un nuevo escenario de relaciones de la Administración con los ciudadanos, a distancia y con preferencia electrónica y a poder ser con tele-trabajo y con tele-presencia ciudadana.

Sin embargo, en dos semanas sucesivas, he vivido personalmente dos experiencias que me han provocado una seria reflexión.

La primera experiencia tuvo lugar la semana pasada en que tenía que realizar una sencilla gestión ante la Agencia Tributaria (personarme para identificarme en una gestión, o sea, una labor mecánica y de duración máxima de dos minutos) y me tropecé a la puerta con un guarda jurado que amablemente, armado con una lista, impedía el acceso a todo el que no contase con cita previa. Informaba que se solicitase a través de la web de la entidad. Algunos se quejaban airadamente porque les vencían plazos, y que era misión imposible obtener la cita, pero el guarda no les franqueó el paso. En mi caso, tomé nota y acudí presuroso a la web, consiguiendo tras una laberíntica labor, la cita online para cuatro días después.

La segunda experiencia, tuvo lugar ayer pues acudí a la Delegación del Gobierno para presentar un escrito en el Registro General (algo sencillo pero cuya constancia plena me interesaba, sin riesgos por acudir a Correos u otros cauces, y de duración máxima de otros dos minutos). Nuevamente la escena se repitió. En este caso un policía nacional a la puerta, amablemente me informó de la necesidad de cita previa, aunque solo fuese para presentar escritos en el Registro y me indicó la web donde debía intentarlo. Acudí a la web y me salieron pantallazos diciéndome reiteradamente “En estos momentos no es posible su gestión. Vuelva a intentarlo”.

 

Poderosas reflexiones me invadieron, que me atrevo a compartir.

 

1.La reflexión sobre si queremos una Administración plenamente automatizada, telemática y robótica. Si realmente podemos prescindir del rostro y voz de un funcionario que nos escuche. He constatado la impotencia de los ciudadanos sin tener a la vista a alguien con quien hablar, alguien a quien explicar que no se tiene cita previa porque no ha sido posible obtener esa cita previa. Pero no, no hay nadie dispuesto asomarse fuera del bunker público para ayudar, ni por tanto ante quien quejarse. De hecho, para quejarse habría que solicitar cita previa.

Advertiré que no soy ningún troglodita, sino que soy un paladín de la tecnología, pero creo que junto a la figura del “habilitado” para ayudar a la presentación telemática, debería existir la figura del “confesor público en cuerpo mortal” para escuchar quejas y sugerencias, cuando la desesperación invade al ciudadano a la puerta de las oficinas públicas.

2.También me sorprende que se haya aprovechado la pandemia para imponer la cita previa para la mera presentación de escritos en los registros estatales y autonómicos, ante los colosos de la Agencia Tributaria y la Seguridad Social. Veamos. Por lo que yo recuerdo, en relación con los Registros, antes de la pandemia, existía un flujo natural de personas que se autorregulaba, como en las carnicerías. No entiendo que no exista cita previa ya en los grandes establecimientos privados y sí exista en las Administraciones públicas en uno de sus servicios más esenciales: el registro. O sea, la boca de entrada de solicitudes y recursos, y que es la garantía del cumplimiento de los plazos.

3.Además me llama la atención la falta de amparo legal para imponer al ciudadano esa “cita previa” cuando se trata de acceder a los Registros de solicitudes y comunicaciones. Creo sinceramente que estamos ante una “vía de hecho” altamente discutible pues compromete los derechos de los particulares para el acceso al procedimiento administrativo y recursos; podrá decirse que hay otros cauces alternativos, y es cierto, pero mientras exista la brecha digital en la sociedad, y mientras el legislador contemple una puerta principal (el Registro General) no hay razón para obligar a utilizar las puertas de emergencia (Correos, etcétera).

4.Además, los plazos son los que son, y están disponibles hasta el último minuto para el particular. Lo que no puede ser es que alguien vea una convocatoria de subvenciones u oposiciones, u otro trámite, y por razones personales o mercantiles ( o porque se entera el último día de plazo) intente presentar su escrito el último día de plazo y le digan que solicite “cita previa” y cuando la solicita por ordenador se la ofrecen una semana después de vencer el plazo. Si se difiere o aplaza la Cita previa, debería ampliarse el plazo; no se entiende que deba soportar el particular los problemas técnicos de su web o insuficiencia de personal para atender los registros.

5.Creo personalmente que la “cita previa” es muy práctica en la ITV del vehículo, para evitar enojosas esperas, o cuando se acude como paciente a la sanidad pública, por ejemplo, pero cuando se trata de presentar escritos ante la Administración en que el trámite de registro dura escasos minutos, no creo que deba pretextarse ninguna pandemia para aplicar la cita previa. Si no existe estado de alarma, si tales medidas no se aplican en los establecimientos privados ni en las sociedades públicas…¿por qué aplicarlo en los registros de la Administración?

El resultado es que hemos convertido a guardas jurados y policías nacionales en “funcionarios informadores sin soluciones” y que dejamos al particular sumido en la perplejidad y el laberinto para conseguir superar las barreras electrónicas y conseguir la cita previa.

6.En las últimas décadas lo fácil era presentar escritos en los Registros, y lo difícil conseguir vencer el silencio administrativo, y lo realmente difícil era conseguir que la Administración diese la razón. Ahora parece que también es difícil presentar escritos en los Registros. Ni siquiera la Administración da alegría o facilidades aquí.

Además en la década postconstitucional se suprimieron las “ventanillas” y se acabó con la opacidad de las autoridades y funcionarios (pasando éstos a tener que identificarse) y además se puso fin a tener que solicitar cita para ver al Jefe de negociado; eran tiempos en que se quería conseguir cercanía de la Administración, quitar fosos y alambradas y dar facilidades. Curiosamente, la Administración electrónica unida a la cita previa está abriendo un abismo entre un sector de la población y la Administración. No es que la Administración electrónica permita la Cita Previa, sino que la Cita Previa impone el uso de la Administración electrónica, que es algo muy distinto.

7. Voy a dejar clara mi posición personal, que podrá tildarse por algunos de primitiva, aunque yo prefiero calificarla de “humanista”:

  • Nada que objetar a la Cita Previa cuando el particular quiere usarla, o cuando existen situaciones de masificación de sujetos con idénticos trámites.
  • En cambio, me opongo a la Cita Previa impuesta cuando se trata de acceder a los Registros para presentar solicitudes, comunicaciones o recursos, y cuando el particular no quiere, no puede o no sabe usar el cauce electrónico.
  • También me opongo con vehemencia a que no exista una persona física con rostro que sea capaz al menos de escuchar al ciudadano quejoso. Si el derecho a la respuesta pública es importante, también lo es el derecho a quejarse y desahogarse.

En fin, creo que habrá que aplicar la legítima defensa, o al menos tomárselo con humor, y promover la iniciativa pública legislativa para disponer que la inspección de hacienda, laboral o de otro sector, solo podrá personarse para levantar acta si cuenta con “cita previa” informando al ciudadano.

8. Sé que no he convencido a nadie, y alguno pensará que no ha aparecido en este post el derecho administrativo, pero me he desahogado y además recuerdo que hay un derecho administrativo invisible, el que regula la presencia, la queja y el servicio que no recibe el ciudadano y que vuela bajo el radar de las normas. También importa.

84 comments on “La cita previa ante la Administración : un virus jurídico que se extiende

  1. Anónimo

    Totalmente de acuerdo. A ver si le hacen caso.

    • Carlos Xipell. Abogado. Barcelona

      Que usen el sentido común. Antes, si errabas en un formulario, tachabas con elegancia y segúias escribiendo. Y presentabas. Hoy día es imposible; has de acertar a la primera hasta con el nombre informático del organsimo, que a veces está mal escrito en una mezcla de catalán /castellano sólo accesible a «expertos».
      Y en cuanto a pedir cita, los hijos de una clienta q deseaba hacer su TIE extranjero, consiguieron la cita a las SEIS HORAS DE PEDIRLA TURNANDOSE ANTE EL ORDENADOR.. Sobran comentarios,

  2. Me parece muy acertado el comentario. Es más, si dentro del plazo se solicita una cita previa por imposición de la Administración, que se concede fuera del mismo, y aunque nadie va a jugársela por si acaso, entiendo que el plazo administrativo debiera considerarse prorrogado a la presentación en la cita previa concedida.

  3. Sabe usted que nos ha convencido a todos. Lo que cuenta es la pura verdad, y va a llenar los Juzgados de demandas frente a actos que declaren la inadmisibilidad de recursos por no presentarlos en tiempo y forma a causa de la dichosa «cifa previa». Esto es la actualización de las críticas de Larra: vuelvaustedmañana.com.

  4. Tienes razón en mi Ayuntamiento también hemos comenzado con la cita previa, a mi me da pena de los guardias de seguridad, colectivo tradicionalmente mal pagado que ahora se han convertido en atención al publico, un publico que ahora esta muy nervioso, también me dan pena las colas de la gente porque en muchos casos la gente que acude es porque no tiene firma electrónica para presentar un escrito.
    Habrá que esperar un tiempo a ver si tenemos suerte y las cosas se tranquilizan y vuelven a su cauce, aunque también te digo que antes del Covid-19, el ayuntamiento como entidad mas cercana al ciudadano estaba demasiado expuesta a que cualquiera entrara a todas horas y se paseara por diferentes despachos.

    habrá que encontrar un termino medio.

    • Antonio Dosil

      Estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto, es mas, yo no sé cómo hacerlo pero creo que alguien debería crear una plataforma de protesta, no solo virtual sino presencial ante la sede del gobierno para protestar contra la imposición injustificada con el pretexto del corona virus. Esta medida sin sentido es solo beneficiosa para los funcionarios que de esta forma campan a sus anchas por los organismos paseándose como por el salón de su casa sin trabajar. Esta semana, sin ir más lejos después de que me dieran una cita, acudí a una administración de la Xunta de Galicia para pedir información para solicitar una empliacion del grado de discapacidad y pude observar como las mesas de los puestos de trabajo estaban vacías y las tres funcionarias que están charlaban animosamente. Claro, no tenían tratarbajo, no tenían ciudadanos a quien atender.
      De esta forma me planteo que es lo que hacen el resto del año cuándo la situación es la normal.
      Al que impuso está medida de la «cita previa» de dió cabida a aquello de que en éste país se imponen las normas sin más, sin tener derecho a protestar ni tener en cuánta a la ciudadanía.
      Además de «imponer» ésta absurda norma, tampoco nos facilitan las cosas para poder pedir la cita, no solo las personas con escaso conocimiento de las nuevas tecnologías sino también para los que tienen algún conocimiento de informática pues para llevar al sitio de pedir la cita es una valor ardua y casi imposible de localizar. Y si la cita la quieres pedir por teléfono es misión imposible, las líneas siempre están saturadas.
      Es hora de romper con estas imposiciones que solo benefician a ciertas personas y de alguna forma poder manifestarnos en contra. !!! Basta ya de tanto abuso!!!.
      Espero que esté comentario llegue a alguien con capacidad de divulgación y convocatoria de manifestación.

  5. Anónimo

    He tenido unas experiencias parecidas a las del autor de este blog esta misma semana. Comparte plénamente la postura del autor, se está dejando indefensos a los ciudadanos, sobre todo a los que sufren la brecha difigtal. Enhorabuena por el blog.

  6. Nereida Salinas Martin

    Totalmente de acuerdo con tu post. Lo vivi en persona estos dias: impugnación de resolución del Instituto de mi hijo x calificaciones escolares (resuelto a mi favor pero se dejan 1/2 de reclamación sin resolver). 48 h habiles: viernes y lunes en este caso.
    No funciona la web de Consejería de Educación para presentación telematica (colapsada). Me desplazo 100 km desde donde resido para darle registro de entrada en sede de Consejería (S/CTenerife) y yn guardia de segufidad: «sin cita previa no puede». Llamo y me Dan cita para 10 días después. Guardia de seguridad va con recado verbal a funcionaria «es que se le vence el plazo»… Después de que el guardia fuese y viniese, una funcionaria me permite acercarme y explicarle qué voy a presentar, etc.
    Al final me lo dejaron presentar por registro (no había ningún otro administrado allí y conté unas 10 funcionarias en sus ordenadores, por cierto)

    Colofon: he presentado una queja y pido que se me informe en que normativa se amparan para, está «cita previa» para registro de entrada, etc. Como dices, gestiones de 2 min.

    Ya te contaré la respuesta pero me temo que no cambie por ahora esta nueva actitud de la Administración: defiendo el uso de nuevas tecnologías y citas, cuando ayudan al ciudadano o a ambas partes, pero nunca, como bien dices, para «sacarse de encima» al administrado.

    Saludos y gracias otra vez por tu post

  7. Enrique Peñarroja

    Totalmente de acuerdo.

  8. Mucius

    Dice el artículo que: «En las últimas décadas lo fácil era presentar escritos en los Registros»; no se crea, era frecuente encontrarse con que el funcionario que atendía el Registro se considerase la reencarnación de Ihering y sometiese el escrito a presentar a un exhaustivo análisis exigiendo la subsanación previa a su presentación de todos aquellos defectos y omisiones que él advertía en el escrito (a González Pérez también le sucedió esto y lo ha comentado en algunas de sus obras):
    Por lo demás, a mí me han convencido plenamente sus lúcidas reflexiones que, además, versan también sobre el derecho administrativo.

  9. Noemí M.

    Un cliente tenía un plazo de 15 días para subsanar unos reparos técnicos en una licencia de obra menor. Acudí a la sede de mi ayuntamiento, en calidad de letrada y representante con cita previa, obtenida de chiripa para 3 dias antes de que finalizara el plazo. Una vez alli, me senté a 1,5 metros de la mesa de la funcionaria que estaba parapetada tras una mampara y llevaba mascarilla. Yo también llevaba mascarilla. A mi izquierda, sentado, un ciudadano planteando su consulta. Los funcionarios estaban en mesas contiguas, así que nosotros estábamos en sillas contiguas. La distancia y la mascarilla te obliga a GRITAR. Yo me enteré del problema del vecino. Además, por los datos que reveló me fue fácil, identificar al causante de su problema y el local comercial con el que estaba relacionado.

    Yo también tenía que gritar para que la funcionaria me oyera y me entendiera. ¿Dónde queda amparado el secreto profesional? ¿Y la protección de datos? ¿Cómo se conjuga con la distancia y el tener que hablar a gritos?

    Para rizar el rizo, solicité un cita con el técnico municipal que había informado mi expediente, cita que antes de la pandemia hubiera obtenido sin problema. Respuesta: «envía un mail porque no atienden personalmente ni lo van a a hacer… ¿NI LO VAN A HACER?

  10. Jonatan

    Mi querido compañero no sólo me has convencido, sino que suscribo todas tus palabras, comas incluidas. Has reflejado la impotencia de miles de ciudadanos/as, su indefensión ante el «blindaje» de la administración pública, las vivencias de los sumisos y humildes ciudadanos, que como comentario te dire, que muchos al intentar solucionar sus problemas, buscando cita previa u otro trámite, han derochado (a veces sin tener) dinero en facturas telefónicas en una búsqueda desesperada de su solución (estoy pensando en los trámites a realizar en la Seguridad Social o INEM, entre otros) a través de mercantiles (páginas web) que se dicen ser expertas en esos trámites, muchas veces quedandose igual que estaban. Más poder, privilegios para la Administración Pública, no consensuado, y eso es muy serio, que en vez de dar un servicio a los administrados, son ellos los que servilmente facilitan su labor.

  11. Lamento que te haya ocurrido algo así, pero me alegra porque así has podido narrarlo con tu particular estilo, tan certero, tan afilado, de tan buen gusto. Me encanta lo de ejercer la legítima defensa. Algo tenemos que hacer, porque es evidente que la excusa del corona no vale para lo que están haciendo. Es terrible cuando esa misma cita previa se exige para quien AÚN NO HA COBRADO EL ERTE. El SEPE no ha dado citas y conozco amigas que aún no han cobrado, desde marzo. Son colectivos muy vulnerables y ni yo, intentando ayudar a mis amigas, he conseguido esa famosa cita previa por la web . Gracias por comentar con todos nosotros. tenemos que denunciar estas cosas y tu maravilloso blog es un buen lugar para ello.

  12. BALTASAR PIÑEIRO PICO

    Estando de acuerdo con el uso de las nuevas tecnologías, la situación descrita, entiendo puede impedir la acción de Derechos fundamentales.
    Ejemplo: Caso de registro preaviso de huelga, convocatorias de manifestaciones, etc., los convocantes tienen interés en iniciarla en una fecha determinada, la cita que previa obtenida no da tiempo a cumplir con los plazos de convocatoria, en que situación quedan.
    Seguro que habrá muchos más ejemplos

  13. Togada

    Genial, y me uno a su petición de promover la iniciativa pública legislativa para disponer que la inspección de hacienda, laboral o de otro sector, solo podrá personarse para levantar acta si cuenta con “cita previa” informando al ciudadano.

  14. Esther

    Lamento la experiencia vivida, que no es otro daño colateral más del coronavirus. No obstante, no comparto sus reflexiones, sobre la Administración Electrónica que de conformidad con la ley 39/2015, de 1 de octubre, del PACAP y la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de RJSP precisamente ,significan crear un escenario en el que la tramitación electrónica constituya la actuación habitual de las Administraciones en sus múltiples actuaciones ya sean de gestión interna, de relación con los ciudadanos y de relación entre las mismas. De hecho los fines y objetivos conseguidos desde la implantación de dichas leyes han ayudado mucho a agilizar y modernizar trámites, de la Administración decimonónica española. ¿Que como todo en esta vida , y más para las generaciones que ahora tenemos ya 50 cumplidos nos parezca que con ello se ha deshumanizado la atención al ciudadano?, eso ya es otro cantar. Del mismo modo que el uso de redes sociales y demás tecnologías ha creado una generación de niños y adolescentes dependientes de las TIC, carentes de valores, y perdón por la expresión, un tanto» idiotizados», y automatizados.
    El planeamiento de la cuestión sería quizá otro. Pues para resolver la problemática observada por Ud. a tenor de la experiencia vivida, quizá lo que subyace es la necesidad de dotar a la Admón. Pública de más funcionarios,de personal de atención directa.Y eso supone una contradicción, pues los funcionarios estamos mal vistos y perseguidos , somos siempre los culpables de los males del País cuando hay crisis, y somos utilizados por los políticos como arma electoral a conveniencia, bien para recortar sueldos bien para mentir prometiendo creaciones de empleo que luego no se materializan. Resumiendo:
    * Administración electrónica Si, y cita previa Si en circunstancias normales sin coronavirus.
    * Con coronavirus, recomiendo paciencia, mucha educación y respeto (sobretodo educación digital a la ciudadanía)
    * Creación de puestos de atención directa al ciudadano (lógicamente con la debida protección ante virus de la que carecemos actualmente).

    • Vecino

      Me temo que UD no se ha enterado de lo que decía el ponente. Para preguntar si puedes hacer una pregunta tienes que pedir cita previa. He solicitado vía correo electrónico a Delegacion de Industria cómo puedo contactar con ellos y a los 4 dias me contestan que tardarán 9 más en contestarme la pregunta.

      • Esther

        Con todos mis respetos creo que el que no se ha enterado es Ud de mi respuesta , ya que aclaro que estamos en circunstancias anormales por el coronavirus y lamentablemente no se han arbitrado fórmulas ni soluciones magistrales para el funcionamiento correcto de la Admón.Pública electrónica. Además también resaltaba la importancia de la creación de puestos de atención directa, de la que ya se carecía antes de la pandemia. Vuelvo a insistir en la necesidad de la modernización y educación digital a todas las escalas, que lo queramos o no es el futuro, y lógicamente acompañado de una legislación acorde con los tiempos.Y si la que hay en la actualidad falla, pues habrá que modificarla.

  15. Jesús Ángel Ibarreche

    Coincido con la visión humana de la Administración. Todos los funcionarios públicos somos en muchas ocasiones auténticos servidores de la ciudadanía y otras veces, muchas o pocas, lo hacemos peor. Pero si figuramos en una RPT tiene que ser, necesariamente, porque en nuestro puesto se necesita un ser humano y no se nos puede sustituir.

    Eso comprende ponderar las situaciones que supongan que «summum Ius, summa iniuria», y decidir pasar del Ius de vez en cuando. Naturalmente cuando ello no suponga quitar derechos a nadie ni ejercer favoritismo de ningún tipo. Se resume en que, si aplicas una norma de forma estricta e innecesaria para garantizar el OJ que has prometido guardar, y lo único que consigues es que al ciudadano le fastidias el día, algo no funciona bien.

    Juro solemnemente ante la amable Comunidad de este excelente blog que «durante mi guardia», por mucho que haya un letrero en el que diga «no se hacen fotocopias» NUNCA va a irse un ciudadano sin presentar el papel que necesitaba porque se le ha olvidado hacer copia del DNI. Solo faltaba.

    P. D.: Mis compañeros de Registro (UPV/EHU) no toman las citas a través de una aplicación sino de un teléfono. Esa falta de «oficialidad» es lo que permite que ninguna persona que haya venido a Rectorado se vuelva con sus papeles bajo el brazo si resulta que no hay nadie esperando en cola. Algo es algo.

    • Gracias por tu actitud, y la de tus compañeros, algo es algo, por criterio legal de los funcionarios responsables, que los hay y muchos, pero los menos en puestos de dirección lo corrompen todo.
      La «cita previa» opción complementaria, se ha convertido en obligación sin regulación que la permita, pues ni siquiera se plantea un aplazamiento de las obligaciones ciudadanas por limitaciones de la administración para fecha de presentación, cuando la cita se ha pedido en plazo.
      En contrasentido, el trámite del ITV (Inspección Técnica de Vehículos) si tiene en cuenta dicha circunstancia, permitiendo circular por disponer de cita previa. Esto es algo.
      Las haciendas solo han «pensado» en recaudar y si es fuera de plazo y con recargo, con ayuda de la cita previa, en fraude de ley, mejor. Esto es algo ilegal, ¿requiere una sentencia la lógica?
      En este país hay que utilizar más el código penal para aquellas resoluciones administrativas arbitrarias, pues la obligación de cita previa es una decisión de la/s persona/s física/s en puesto/s de dirección.
      El código penal no lleva a la cárcel, pero prevé la inhabilitación de individuos incapacitados para sus cargos.

  16. Martin

    Bueno, señales claras son de que hay un complot de altos vuelos para que todo absolutamente todo se haga por el mundo electrónico el mundo que nos ha tiranizado ya y que nos conduce hacia…nuestra destrucción primero haciendonos esclavos de ellos, tienen vida propia (Matrix es real) y una inteligencia muy superior a a nuestra. Este mundo era llamado en 1970 ya por el «globalista» Brzezinski «la era de la tecnotrónica» en un libro del mismo título que escribió, yo me he equivocado al escribir y me ha salido «tecnotrófica» ya hablaba del control electrónico de todos los actos del ser humana. NO es que fuera un adivino es que estaba al corriente de los planes en preparación que es distinto. Los efectos desmesurados del Covid encerrando a la gente por más de sesenta dias en sus casas aruinando los negocios parados es parte del mismo plan. Destruir la economía aprovechando gripes fuertes es parte de la estrategia. El borreguismo humano es de órdago, ni siquiera las élites se dan cuenta de la trampa y muerden el anzuelo tan cándidamente. Bueno es que las élites reales, los gobiernos, sirven a el poder tecnotrófico, no a la humanidad. Es ese poder el que les tiene en los puestos y si no les sirven se los cargan y punto. El único que les planta cara a estos amos ocultos o invisibles es Trump, de personaje odioso para mí ha pasado a ser defensor de la humanidad.
    Asi que la cita previa para pedir cita previa tambien se impondrá dado que no encuentran resistencia los señores de Matrix, nuestros amos de los que somos sus esclavos mentales ya.
    Ni Hacienda ni la Seguridad Social tienen nada que ver en esto más que ser el sitio donde se ejecuta la directriz. Te dirán que es para evitar aglomeraciones, eso ya lo hace el Supermercado no dejando entrar más gente que la del aforo sin mandarte a cita previa para ir al super.
    Estamos situados y se han infiltrado en nuestros gobiernos, pero no queremos darnos cuenta. En un par de décadas te convencerán de que pidas cita previa para …morir (ayudar al planeta a sobrevivir) y querrán que les firmes el consentimiento con agrado y todo. Hay una gran distopía a la vista muy superior a la de «Gran Hermano».

  17. Daniel Bellido Diego-Madrazo

    Comentario muy atinado y inquietantemente real.
    Hoy la cita previa es la panacea universal para gestionar, todavía peor, nuestras administraciones.
    Para registral un escrito es bochornoso tener que pedir una cita previa y como esto unos cuantos trámites sencillos.
    Hacer cola, invento conocido en el «pleistoceno» de gestión, parece que tiene que ser redescubierta por nuestro responsables político-administrativo.
    No hay cobertura legal para la obligatoriedad de la cita previa, máxime al simple ciudadano que no está obligado a relacionarse con la Admon. de forma telemática (cientos de miles de abuelos hoy no puede acceder a la Admon., porque no tienen habilidades telemática, pero son ciudadanos y pagan sus impuestos y tienen derechos…
    Sería inacabable,,,
    Por último, plazos y cita previa: un pozo seguro de conflictos; la obtención de la cita previa debería ser suficiente para la suspensión del plazo, para su reanudación tras la celebración de la cita.
    Esta anormalidad, sí anormalidad, no debe continuar es infame para los ciudadanos.
    Gracias J.R. Chaves por estas y tantan otras reflexiones.
    D.B

  18. Mi más sincera enhorabuena. Es un problema que cada vez va adquiriendo más intensidad y con dimensiones muy plurales (está afectando gravemente, por ejemplo, a colectivos vulnerables o sin recursos ni competencias digitales). En este complejo contexto que vivimos, comienza a palparse una sensación de cierta desaparición de la escena de la Administración Pública y de desvanecimiento de la idea de servicio público. Grave. muy grave.

  19. Eduardo

    Muy interesante su artículo. Discrepo en lo del «flujo natural de personas que se autorregulaba». En algunos registros de Madrid este flujo se quedaba estancado en la sala de espera con cincuenta o sesenta personas apiñadas esperando. Y esto es lo que se intenta evitar por prevención de la transmisión del covid. Asunto que se podría evitar ampliando el número de personal que atiende en registro o regulando la espera en el exterior.

    Un saludo.

  20. Buenísimo tu post, José Ramón. Es tal cual lo expones. Absolutamente indignante.

    A mi me pasó exactamente igual que a ti en el primer trámite con la suerte de que el guardia de seguridad era un hombre bondadoso y me dijo: «uy sin cita previa no se lo van a hacer. Pero le voy a dejar pasar y Vd. pruebe diciendo que lo necesita para un trámite urgente».

    Delante de la funcionaria le pido el trámite (verificación de identidad para el certificado digital de la FNMT en la Agencia Tributaria). Respuesta: entra en su aplicación y me dice: «sin cita previa no se lo puedo hacer». Respuesta por mi parte: vengo desde 10 kms y lo necesito para este trámite urgente. Respuesta: no se lo puedo hacer sin cita previa. Respuesta por mi parte: «Está bien. Lo comprendo. Tienes Vd. razón. Volveré otro día después de pedir la cita previa como me indica. Discúlpeme por no saberlo (todo en tono sumiso y casi apesumbrado). Reacción de la funcionaria: espere, (10 segundos). Tenga aquí lo tiene.

    ALUCINANTE.

    No somos ciudadanos. Somos siervos.

    A la salida le dije al guardia de seguridad: «Es Vd. un buen hombre y lástima que no existan más personas como Vd». Su cara se iluminó.

    Consejo: hacerse las víctimas y suplicar perdón y clemencia.

    ¿Qué clase de España estamos construyendo?

  21. pepeel rurales

    «El otro día, salí de casa
    Y me encontré con una mirada
    Tan diferente
    Qué buena suerte

    El otro día, yo vuelvo a la vida
    Hoy sale el sol y olvidé tus mentiras
    Que tengas buena suerte»

    En cierta ocasión un oscuro y triste empleado publico me franqueó la entrada a la sede de un organismo publico con dicho argumento, me dijo que era necesaria una cita previa para que me permitiera el acceso, a lo que le replique que estaba de acuerdo pero que interesaba información sobre el lugar y procedimiento para solicitar dicha cita , me respondió que por medio de Internet en un lugar fuera del establecimiento, a lo que respondí con retranca, es a lo que venido a solicitar dicha cita previa ante el organismo competente mediante comparecencia, le debí dejar confuso por que me reiteró la imposibilidad de acceso sin cita previa y que sin cita previa no podía solicitar ni obtener dicha cita previa, País de pandereta y del vuelva Ud Mañana…

  22. Estimado J.R.:
    Muy ilustrativo.
    No obstante, tú que eres Magistrado aclárame esta duda: ¿Crees que los tribunales serán comprensivos con un ciudadano que no ha podido presentar un escrito en el Registro porque le han dado cita para 4 días (o cuatro meses) después?
    Como de costumbre, tras todas estas cuestiones: protección de datos, administración electrónica, etc., lo único que hay es:
    1. Oscurantismo: no te permito acceder al expediente para «proteger datos personales»
    2. Cobardía: no te dejo acceder a los funcionarios para que «no tengan que dar explicaciones», ni «enfrentarse» al ciudadano, no sea que tengan algún atisbo de humanidad en la aplicación de la norma
    3. Indefensión: no te dejo entrar en el edificio y así es imposible que obtengas información o sólo obtienes la que «yo, Administración» quiero dejarte ver
    Si alguién cree que con estas leyes hemos ganado algo …
    Enhorabuena por poner el dedo en la llaga de nuevo y, como siempre, muchas gracias

  23. Anónimo

    Apreciado Magistrado, lo subscribo punto por punto y bien venido al club.

    Manel Pérez

  24. Me sumo a la reflexión…..»El Registro» es una figura de la administración que no se debe perder, los funcionarios que allí prestan servicios, son en muchísimos casos, el único contacto con el ciudadano….podremos contar malas anécdotas,,,,pero son esos casos aislados que llamamos anécdotas, pero en general, mayormente resuelven dudas, registran y facilitan el acceso a la administración.

    La administración, aprovechando el covid….pues ya esta dicho.
    España en julio de 2020, no esta preparada para la era digital al 100%, esta pandemia ha impulsado la digitalización….pero los sistemas no son nada intuitivos, ni Lex Net, ni la red Sara, ni ninguna de las otras muchas existentes, tienen una complejidad enorme para su uso, teniendo en cuenta los conocimientos digitales……es mucho más sencillo e intuitivo el uso de cualquier Smartphone actual.
    Además, se colapsan pues el sistema se diseñó para que lo usaran simultaneamente x personas y la propia administración fuerza a que lo usen 10x , con lo cual se bloquea.
    Ambos sistemas, presencial y el digital tienen que coexistir durante varias décadas es mi humilde opinión…pero la admón no opina lo mismo.
    No obstante también hay que decir que si uno acude al Tribunal Superior de Justicia de Asturias, también se encuentra con un Guardia Civil, muy amable que te pregunta si tienes cita previa, y a que sala se acude y para que asunto….que sea tal vez, más laxo y cortés…pero también se ha impuesto la cita previa.

  25. Identificación de funcionario/Guardia + testigo + pantallazo de cita para el 2045 y a jugar con las nulidades

  26. Contencioso

    Es que esto es una expresión mas del mal endémico de la administración española y de nuestros gobernantes: Imponer obligaciones imposibles de cumplir, a veces dando la sensación de que no se hace ya por disuadir siquiera, sino directamente por jo … robar. La cita previa sería sencillamente maravillosa si se pudiera solicitar siempre sin fallos y con rapidez y sencillez incluso esa misma mañana antes de ir a la oficina o registro, llegaras a la administración que te está esperando con todo el tiempo necesario para atenderte bien y pudieras hacer tu gestión y el funcionario ayudarte y quedar a su vez contento de haber prestado un buen servicio público y solucionado el problema. Desgraciadamente, tirar de BOE es sencillísimo y así se imponen obligaciones y requisitos y regalan derechos y prebendas que luego pro supuesto son inviables en la práctica, pero ahhhhh que bien queda sobre el papel, que lo aguanta todo.

  27. Anónimo

    Suscribo y doy la solución, lo vengo comentando estos días; a aquellos funcionarios que funcionen con cita previa, que les den a ellos cita previa para hacer la compra, pero a 15 días o a un mes; verás qué rápido se solucionaba

    • Esther

      Se vuelve a poner el acento de nuevo en el funcionario, personificando en los compañeros de atención directa. Que gran desconocimiento del funcionamiento de la Admón.Pública!!! Y que poca crítica a los políticos de los que por desgracia, dependemos . Desde el Poder Judicial que se supone independiente, me gustaría leer algo más constructivo.

  28. Isabel h

    Trabajo en la Administración y mi percepción es que aunque hemos estado a la altura en cuanto al teletrabajo (continuando con la tramitación desde casa y sin parar ni cuando estaban suspendidos los plazos), estamos siendo un despropósito respecto a la más principal de nuestras tareas: dar servicio, escuchar y atender al ciudadano.
    Nos hemos ido de las oficinas públicas como si hubiéramos huido. Allí no han quedado ni teléfonos donde encontrarnos o información de como actuar en estas raras circunstancias. Se reanudaron los plazos y los registros estaban cerrados, los ciudadanos reciben requerimientos y no pueden resolver dudas de como subsanar. Pero lo que es más grave, si acuden a las oficinas se encuentran con verdaderas barricadas que impiden su paso. Me parece vergonzoso. Los propios empleados públicos hemos pedido ir a las oficinas a atenderlos! La presión de los sindicatos para que la incorporación de los trabajadores sea progresiva y las incontables trabas que se están poniendo a la presencia física están imperando frente a lo que el ciudadano necesita. No tiene sentido que si se cumplen las medidas preventivas en el puesto de trabajo aún no se estén incorporando muchos puestos de trabajo. El ciudadano necesita usar los servicios de la Administración, necesita que se le atienda, y en vez de ayudarles les complicamos la vida. Más que un servicio así somos un problema. Creo que de todo estos deberían sacar conclusiones nuestros superiores y entender que el teletrabajo no está reñido con el servicio presencial. Se trata sólo de sentido común.. El teletrabajo es el futuro y desde mi experiencia personal muy efectivo porque el tiempo cunde más y es más productivo, pero no se puede convertir en refugio de quien no quiere trabajar… Me contaban una anécdota que más parece un chiste sobre un ordenanza que había solicitado teletrabajar… En fin, confío en que rectifiquemos y sepamos estar a la altura. Como siempre un placer leerle D. José Ramón.

  29. Subscribo la totalidad de la entrada. Chapeau.

  30. Andreu

    Soy funcionario de una administración local y comparto plenamente todo lo dicho por usted. De hecho, el otro día comentaba con un compañero que no entendía que para acceder a determinadas oficinas públicas tengas que pasar mil controles (que si temperatura, que si limpieza de manos, que si cita previa, …) cuando para acceder, por ejemplo, al supermercado nada de ello se exige. Me pregunto si los funcionarios cuando van a trabajar son (somos) un espécimen distinto al que acude al supermercado o del empleado que allí nos atiende (yo, particularmente, soy el mismo en ambos lugares y tampoco soy de especie distinta a la de l@s cajer@s, reponedor@s, etc.). En este sentido, pienso que lamentablemente ello se debe a cierta consideración de «clase» entre nuestro colectivo, como si no fuéramos de carne y hueso como cualquier hijo de vecino. Lo sorprendente, y lo que particularmente me molesta, es ¿por qué después de más de 40 años de democracia todavía tenemos esta «Administración»¿ ¿Por qué todas las Administraciones tienen los mismos «vicios»? ¿No existen distintas sensibilidades entre sus gestores? ¿Por qué resulta tan difícil implantar cambios en la Administración? Muchas veces pienso que aquello de que somos servidores públicos al servicio de la ciudadanía, que la Administración está a su servicio, tan solo es un eslogan, porque en el fondo la realidad es que la ciudadanía está a nuestro servicio, al servicio de la Administración.

  31. sebastián

    en buena parte estoy de acuerdo, pero como funcionario municipal y abogado no puedo apoyar una crítica vertida desde el estamento judicial, cuando la respuesta de la Administración ante la pandemia, por parte de la mayoría de administraciones, ha sido ejemplar gracias al teletrabajo, y desde el poder judicial ha sido deplorable, sencillamente los funcionarios se fueron a su casa, pues Justicia no tenía nada preparadao para poder teletrabajar. Además, ¿ha intentado usted acceder a algún edificio judicial, o que alguien le atiendea personalmente?, o cita previa o ni se le ocurra intentarlo. Por lo tanto cada uno debemos empezar por barrer nuestra casa.

    • Creo que debería haber leído el post con atención, donde reitero que hablo a título personal, fruto de una experiencia como ciudadano. Y quien tenga mala experiencia con la Justicia pues es muy libre de comentar su caso. Así y todo, lo que digo de la exigencia de cita previa para formular comunicaciones o presentar escritos vale también para la cita previa exigida en el ámbito de la Administración de justicia. Y también lo digo como ciudadano o justiciable.

    • Esther

      No lo has podido expresar mejor. Sebastián. Como funcionaria autonómica,he estado teletrabajando desde casa las 24 h incluídos sábados y domingos , para que al ciudadano que había pedido» X» ayuda, subvención, o cualquier recurso etc la tuviera concedida , y para que en cuanto se aperturaran los plazos judiciales y tributarios, el 4 de junio el tutelado e incapaz de la GVA tuviera sus escritos, alegaciones y recursos preparados en tiempo y forma.
      Cuando leo la mayoría de críticas que aquí se están vertiendo sobre los funcionarios de la Admón.Pública , me parece lamentable. Desde el Poder Judicial considero que están siendo demasiado elitistas y clasistas.

  32. Suscribo totalmente lo manifestado. Yo ya lo sufrí en casi todas las administraciones, Ayuntamientos…., hasta para ir al médico, que tienes que llamar y luego el medico/a te llama y según como lo vea
    en su» bola de Cristal» te manda ir y te dan una cita. Sin embargo los bares, tiendas y demás ningún problema. Esto es el mundo al revés. Pero con Mascarilla, por supuesto.

  33. PARADOJA.
    ¿Que pasaría si quisiéramos presentar un escrito de queja en dichos organismos – AEAT, SS, etc – relativo a dicha obligatoriedad de cita previa? ¿tendríamos que pedir cita previa?

  34. Ana Sánchez

    Y el ciudadano necesita tener acceso a internet para pedir cita y presentar presencialmente las cosas. Recuerda a la película de Ken Loach, «Yo, Daniel Blake».

  35. Sabino

    Todos los comentarios que leí, son razonables y ciertos. Esta es la realidad que soportan, a diario, los ciudadanos de a pié.
    Señoría, no se enfade. El funcionamiento es el que es. Manifiestamente mejorable.

  36. carlos

    no se de que nos extrañamos es la versión 2.0 del vuelva Ud. mañana tan castiza. lo de la brecha digital es que tampoco es para tanto, como subdito, y no ciudadanos, debemos acatar. parece mentira que con la edad que tenemos nos extrañemos… ¿cuando cambiará este pais? no lo veran mis ojos!

  37. alegret

    Y te ha faltado hablar del horrible trabajo informático para ponerte en contacto mediante internet con la Administración. Pídele a un profano que para ponerse en contacto con la Administración o para presentar un documento tiene que tener un certificado digital determinado, trabajar con una versión concreta de un navegador arcaico y que ya no se usa en la práctica, habillitar los controles Active X, scripts, instalar Autofirma, la última versión de Java. Es para mear y no echar gota…

  38. Totalmente. El malestar que están generando es enorme. Y no quiero pensar en el daño causado a aquellas personas que no pueden ni siquiera presentar solicitudes por falta de certificado digital. Porque carezcan de medios informáticos para su instalación y/o no tengan a nadie que les ayude. La falta de atención personalizada en la Administración está causando un grave perjuicio a los ciudadanos que no cuentan en sus hogares con wifi o que no conocen el funcionamiento de las TIC y tienen que solicitar algún tipo de prestación. La Administración debería prever esto y reanudar la solicitud de cita previa por teléfono para «no dejar a nadie atrás». Como siempre, muchas gracias por compartir su opinión. Saludos.

  39. Mª Dolores

    Mª Dolores López Serrano. Abogada. En la Comunidad de Madrid, Hacienda, hay que pedir CITA PREVIA para comprar los impresos……………

  40. carlos

    No sé si todos somos iguales ante la ley….pues la ley de la administración convierte a los funcionarios en seres distintos. ya se ha dicho por otros comentarios: qué pasa en restaurantes, oficinas mil, etc….y de los trabajadores a turnos en fabricas que la cita previa no les coincida con sus horas disponibles?
    Algun funcionario se plantea que para ir a la entidad bancaria pidamos cita previa? pues todo dicho. Unos privilegiados que imponen sus normas al mercado cautivado y vencido, el ciudadano. que ingratitud con las cajeras y reponedores de supermercados y tiendas de alimentación; les tendrían que pasar por otra puerta y pagar con la misma moneda cuando vayan a por comida.

  41. María Fernández

    La AE se presentó como herramienta que permitiría agilizar trámites, más si se acude a las AAA, como ahorro en costes, y como herramienta que acercaba la administración al ciudadano, siempre de uso voluntario para el ciudadano de a pie.
    Ninguna de esas 3 premisas es totalmente cierta ni totalmente falsa.
    No deberíamos hablar de brecha digital, denota cierto tono de condescendencia, hay que gente que simplemente prefiere el contacto personal: compra online o tarde de tiendas.
    Deberían incluir en los comités de expertos a los Secretarios de Pueblo (soy una de ellos a mucha honra), se nos quitarían muchas tonterías.
    No me incomodan las nuevas tecnologías, en 5 años he implantado la AE en 2 destinos distintos, por imperativo legal, si sometiesemos los proyectos a auditoria (coste-uso por el ciudadano) no salían justificados los números

    De todos modos es lo que hay, no hay marcha atrás.

  42. Anónimo

    No puedo estar mas de acuerdo…. de hecho me siento como el hijo siendo devorado por Saturno = Administración

  43. FELIPE

    Como el orvallo gallego, que no moja pero empapa, la Covid 19 ha calado los cimientos de los más elementales derechos y garantías constitucionales que nos corresponden como ciudadanos (no súbditos) del Estado español. Lo que nos venden como una mejora adoptada por nuestro bien, la cita previa telemática, no es sino una excusa para aumentar la distancia de seguridad que siempre ha existido entre Administración y el ciudadano, legitimar su desatención inmediata y avanzar… retrocediendo siglos (vuelva usted -no ya mañana sino más tarde aún- cuando le den la cita previa).

    Esto es, digámoslo claro, una ofensiva desvergüenza (así en la Tierra como en el Cielo) que pone a nuestro Estado a la altura de una babucha. Que nuestra libertad de circulación y de acceso presencial a la Administración se vea impedida, restringida o demorada, en estos casos, por la necesidad del salvoconducto de la cita previa (incluso para la presentación un escrito, por ejemplo en el Catastro) y que se establezca una policía de fronteras para hacer frente a los «peligrosos» ciudadanos que se atrevan a querer ejercitar ese legítimo derecho, resulta kafkiano, impropio de una democracia (inclusive de cuarta regional) y supone un atropello y un menosprecio. Me permito recordad, dado lo disparatado de la situación y la amnesia social existente a este respecto, que la -aquí instrumentalizada- Policía tiene la función constitucional de proteger el «libre» ejercicio de los derechos y libertades (art. 104 CE) y no lo contrario.

    En este contexto, no se llamen a engaño, bajo la aparente pulcritud y neutralidad de la cita previa, se esconde una férrea voluntad por parte de la Administración (el poder), sutilmente disimulada con el tramposo envoltorio del coronavirus (¿cuánto va a durar esta indefinida y arbitraria prolongación tácita del estado de alarma?) , de arrancar nuestras vigorosas e impredecibles raíces como ciudadanos para convertirnos en cómodos súbditos (tutelados, obedientes, manejables y despersonalizados). La condición de ciudadano, como la del buen vino, se construye poco a poco, durante toda una vida. Pero puede perderse en un solo día. Precisamente en aquel en el que se nos impide ejercitarla o demostrarla. No lo permitamos, hay demasiado en juego.

    PD. En el desierto de voces de nuestra sociedad post-covid, ha tenido usted la gallardía de denunciar y sacar a la luz esta vergonzosa cuestión. La multitud de comentarios recibidos confirma la generalidad del problema y el acierto de su exposición. Pero, sin el empujón de su artículo, sus pareceres y sensibilidades nunca habrían salido a la luz y su propia voz no habría sonado más fuerte, más nítida, más convincente y llegado a más lugares. Necesitamos de su referencia activa. La esperamos, la recibimos y la agradecemos como agua de mayo. No lo olvide nunca. Y, como siempre, gracias.

    • FELIPE

      Cuatro años antes de la aparición del actual virus coronavírico de la cita previa informática, nuestro mentor, con clarividente sorna, ya nos advertía en su artículo «No quiero hablar con máquinas» (publicado en su otro Blog y en el diario «La nueva España»), adonde nos llevaría la inundación tecnológica actual. Al hilo del mismo realicé un comentario que, por su relación con la cuestión comentada, me permito reproducirles abreviado.

      » (…) El uso de máquinas y tecnología tiene/n sentido cuando sirve/n como complemento y/o alternativa “adicional/es” para la obtención de un mejor servicio o bien.

      Sin embargo, en la práctica se ha convertido, por puro interés y comodidad del prestador del bien o servicio (reducción de costes, sueldos, tiempo de atención, etc.), complacencia de la sociedad (¿dónde está la defensa de los consumidores, usuarios, trabajadores y ciudadanos?) y pasividad de sus miembros y representantes, en un medio impuesto, exclusivo e inseguro (pues nadie nace aprendido en el uso de sus instrucciones) de recibir (a veces ni eso) un “peor” servicio o bien y, no por ello, más barato, ni más rápido.

      Puede que la salida no esté en hacerse luditas, entre otros motivos, porque éstos eran pocos y nosotros -consumidores, usuarios, administrados y trabajadores- somos todos, y porque, además, no se trata de eliminar el uso de las máquinas sino el de limitarlo a ser un complemento no sustitutivo del personal o empleado.

      Pero seguro que sí está: en ponernos serios, críticos e intransigentes frente a este tipo de situaciones y abusos (por otra parte cada vez más generalizados y extendidos incluso entre las administraciones públicas); en recuperar la cordura y volver las cosas a su sitio natural y lógico (ser atendidos por una persona con el que poder entendernos debe ser algo básico e insustituible); en evitar ser cosificados (somos personas, no borregos, ni meros números) y pasar por situaciones tan kafkianas como las denunciadas en el artículo (…); en exigir a nuestros representantes y autoridades (…) una postura activa y beligerante a este respecto; y, en definitiva, en concienciarnos y recordar a quien/es proceda que somos (ciudadanos, consumidores, usuarios y trabajadores) la gasolina del sistema y que sin nosotros la maquinaria no funciona».

      No debemos caer en el error de confundir (o que nos quieran hacer confundir) cambio con progreso, ni de permitir que una forma de comunicación alternativa (la informática y la telefónica) se convierta en la exclusiva o excluyente (de la presencial) e impida, demore o limite la prestación del servicio de atención presencial a la ciudadanía (que, incluye, el de presentación de escritos y documentos en registros generales físicos) en todas las Administraciones y organismos públicos.

  44. En primer lugar, mi total adhesión a todo lo que has dicho, sabio decir y entender de la cruda realidad de las cosas. No estoy de acuerdo con algún comentario, relativo a tu condición de magistrado. Tus comentarios, los sabemos tus amigos, y te apoyamos, incondicionalmente, para que sigas por muchos años, dado lo acertado de ellos, los haces a titulo particular y vuelcas en tu bloc, comentarios valientes y atrevidos, que casi nadie en tu posición los haría, por eso tienes el apoyo de muchas gente, eres aire fresco y democrático. Pero pasando al tema que tratas, hoy, es muy lamentable el recorte de derechos y libertades que se está produciendo, los plazos, inexorables y terribles, no están garantizados; la transparencia, menos aún; y el acceso electrónico, es un desastre, yo me he pasado dos días, para acceder al registro de la AGE, porque estaba colapsado. Yo como funcionario jubilado, no le participo ninguna culpa a los funcionarios que cumplen órdenes, pero si a los políticos que deben articular medidas para remediar esta monumental indefensión.
    Este comentario, tuyo me da pié a enviar una queja al defensor del pueblo, y animo a los que lean este comentario para que me secunden. A ver si nos hacen caso. Yo que tengo la profesión de abogado, como tu sabes, estoy seguro de la sensibilidad de los jueces ante la caducidad de los plazos por la cita previa, no me cabe ninguna duda, porque no hablo de oído, lo he visto sin pandemia. Y debo, por lealtad, reconocer tal valentía y comprensión de los jueces del contencioso de Asturias. Saludos a todos los lectores, y por supuesto a ti, con mi mayor felicitación por plantear un tema muy grave.

  45. ¡¡¡NO SOMOS VIRUS!!!
    Ni los funcionarios, ni los que teletrabajan. Los medios electrónicos y la Administración electrónica lleva ya tiempo implementándose y será lo habitual en un futuro muy próximo. Comprendo tu enojo, pero también me sorprende mucho que no tengas, por ejemplo, una firma digital para hacer trámites electrónicamente. Lo que quizás se debería mencionar y no se oye en los medios de comunicación es cómo los funcionarios (todos tenemos a algún familiar o conocido) estaban atendiendo al público justo antes de la declaración del estado de alarma (y también después) con espacios cerrados atiborrados de gente, sin ninguna protección y con el único consejo de lavarse las manos. En algunos sitios, incluso, pretendían aumentar el número de citas para atender. De lo único que hablan en la televisión es de la manifestación del 8 de marzo, pero de la masificación en los sitios públicos no. Y si ahora hay menos citas y es un inconveniente para todos es mejor que contagiarse con los múltiples rebrotes que hay.

    • Esther

      Así es Pepito Grillo tienes toda la razón, por lo que leo aquí,veo que seguimos siendo el mal a destruir. Los funcionarios siempre estaremos mal vistos y perseguidos.Que triste que entre compañeros se piense así.

  46. Me parece que nuestro admirado Magistrado stá empezando a tomar contacto con el mundo real que muchos llevamos años soportando y que escapa al surrealismo o al dadaísmo. No exagero. Me quedo corto, siempre. La realidad supera, de lejos, la ficción.

    Suelo explicar a mis clientes que el trabajo más difícil y que más horas y esfuerzo mental y psicológico exige es lo que ellos piensan que es lo más simple. como pedir y obtener una cita para presentar un papelito de solicitud para que a un señor de la UE puede pagar impuestos en España (no me refiero a un inmigrante ilegal, esos tienen todo rápido, con asociaciones de ayudas varías y el sistema volcado en ayudarles y llevarles en brazos, hasta examen covid19 gratuito, alojamiento si lo desean y tarjetas sanitarias de regalo. No trato de ser irónico, ni crítico. Solo describo.).

    Es muchísimo más fácil hacer un recurso de casación o algo los clientes piensan que es difícil: dedicándole horas y horas, días o semanas de trabajo al final lo puedes tener preparado el recurso. Lo realmente desconcertante son los «sencillos trámites administrativos». Y obtener cita previa en según que administraciones públicas, ni te digo.

    Mámma mía prepárate si lo que quieres es hacer un «trámite sencillo» en el que dependes de terceras personas, o de procedimientos informáticos para supuestamente poder obtener una cita previa que son imposibles en la práctica aunque tengas una persona contratada para estar 8 horas al día intentándolo.

    Primero hay que acertar con la combinación -siempre cambiante dependiendo de la Administración actuante y de la semana dentro de una misma administración -, de la versión del navegador, del navegador propiamente dicho, de la versión de Windows, de la versión de java, de los constantemente cambiantes modelos de solicitud o de representación (ahora con el covid piden poderes notariales apostillados y basta; no me pregunten por qué), y acertar con los certificados de firma electrónica, rezar, rogar que temperatura y presión atmosférica colaboren, rezar mucho, poner velas a todos los santos y pasar antes por tu «coach» para prepararte para la pérdida de tiempo y la rememoranza de cuando se podían hacer las cosas en formato papel 20 veces más rápido.

    «Trámites sencillos» como, por ejemplo, obtener en la D.G. Policía un N.I.E. – número de identificación de extranjero y a la vez número fiscal para poder así pagar impuestos en España, o para hacer una gran inversión que cree muchos puestos de trabajo en España, p.ej. una señora de Croacia que ha ganado el Euromillones y quiere invertir muchos millones en inmuebles y en actividades empresariales e.g. charter naútico en España. Es todo un gigantesco «Catch-22». Palos y palos en las ruedas en los trámites administrativos supuestamente más sencillos. En estos casos el sistema hace TODO LO POSIBLE Y MÁS para que no avances. Es una realidad. Repetida. Habría que escribir un libro y contar cada paso. Kafka o Larra no durarían un sólo día en el siglo XXI.

  47. LUIS FRANCISCO DE LA TORRE DE LA HERA

    Totalmente de acuerdo. Aprovechando la pandemia para restringir derechos…..tiempos duros avecinan.

    Excelente post

    Un saludo Don José Ramon

  48. Ayer escribí sobre la experiencia de esta semana, precisamente va de este tema:
    https://mpmarinblesa.blogspot.com/2020/07/de-como-lotelematico-no-puede-con.html

  49. Andrés Morey

    Es que estas experiencias que se sufren en propia carne son las que nos ofrece lo negativo de una Administración que ha de estar al servicio de la ciudadanía y actuar racionalmente. Nos muestran la indefensión a que se nos puede someter y las dificultades consiguientes.
    Las consecuencias en plazos, en conocimiento de los expedientes y la posibilidad de que se expurguen documentos ,etc, son graves y además, se resuelven formalmente por la jurisdicción o llevan a un esfuerzo probatorio o previo y preventivo, no siempre posible, para demostrar la indefensión causada por la propia Administración.

  50. José Manuel

    Lo de la cita previa es una estafa a la sociedad, pero aceptada por los ciudadanos por hechos consumados. Me ha pasado y es calcado el caso, en Badajoz, Agencia Tributaria. El guarda jurado, no es nada sinpatico ni agradable, sin cita no se puede acceder. La tesoreria de la Seguridad Social, lo mismo. El servicio de clases pasivas de Hacienda,igual, una persona fallece en abril y como su viuda no ha presentado el certificado literal de matrimonio, no percibe pensión, pero ese certificado lo expide el registro civil, que esta cerrado. El certificado de últimas voluntades, no lo expide el Ministerio de Justicia con diligencia, pues personas que han fallecido en abril todavía no lo han expedido y mientras no lo tengas, no puedes realizar la aceptación de la herencia y mientras ,los herederos no pueden disponer del saldo bancario del fallecido, en las oficinas de catatsro igual, las oficinas del DNI para que le voy a contar, o el OAR de la Diputación, etc., etc, Todavía está en vigor la instrucción que regula el horario de las administraciones publicas, al igual que Resolución de 28 de febrero de 2019, de la Secretaría de Estado de Función Pública, por la que se dictan instrucciones sobre jornada y horarios de trabajo. Oficinas publicas a las que no se puede acceder y después los funcionarios, se van tranquilamente al bar, ubicado frente a la oficina a tomarse la cerveza. Es simplemente vergonzoso.

    • Y seguimos en Badajoz: hay oficinas de registros con cita previa que saben que otro registro atiende sin cita (omitiremos su ubicación) e invitan a la persona a que vayan a él. Por supuesto, están desbordados.

  51. Convencer has convencido. Falta vencer al gigante.
    El sentido común y ciertas imposiciones no debieran ser enemigos pero lo son.
    El problema no reside sólo en la tramitación electrónica sino en la dificultad técnica de las plataformas que no son capaces de absorber el flujo derivándote a otro momento posterior -vaya ud. a saber cuál, cuándo y cómo ya que, al entrar, sigue recibiéndote ese mismo mensaje de que lo intentes más tarde- o simplemente se cuelgan cuando estás tramitando y has de volver a empezar porque el sistema no te responde o considera -¡vaya por dios!- que has tardado más de lo debido y tu sesión ha caducado.
    Dificultad técnica de que cada Administración cuente con una plataforma diferente, a veces radicalmente diferente, en las que presentar documentos puede convertirse en una odisea, tanto para ciudadanos no familiarizados como para los habituales, ya sea por los términos utilizados, porque se da por sentado que, además de abogado o carpintero, ha de ser ud. un experto informático y un ínclito conocedor de la terminología que diferencia un trámite de otro con diferencias imperceptibles entre ambos; por la navegación -esa que dicen ser intuitiva-, en fin… por todo…
    También somos defensores de lo tecnológico. También somos partidarios del objetivo que lo anima. Lo que no compartimos es la forma en que se hace y la manera en que se impone A PESAR DE los ciudadanos y no pensando en ellos.
    Convencer has convencido. Falta educar y sensibilizar al gigante.

  52. Julio Planell Falcó

    Estoy completamente de acuerdo con lo expuesto por el Ilustre Magistrado, J.R.Chaves, tiene toda la razón ¿ dónde esta el servicio al ciudadano, si la Administración pone todo tipo de obstáculos para presentar un simple escrito ante un Registro General ? ¿ Qué pasa con las personas que no disponen de internet ? Los hechos relatados son inauditos, pero ciertos, pagamos tributos para no recibir un servicio eficaz.

  53. Me ha alegrado leer algunos comentarios de algunos empleados públicos que participan en el post, pues demuestran que aun hay esperanza, poca, pero la hay, de que podamos entre todos encontrar el equilibrio que se necesita para una normal convivencia. Incluso alguno apunta la realidad: son ciudadanos de primera frente al común de los ciudadanos.

    Otros, sin embargo, participan de la vergüenza pues niegan lo evidente: ¿para qué cambiar algo que les beneficia? ¡Con lo bien que se está así! (sólo ellos, claro, pero, ya se sabe, ande yo caliente…).

    Incluso un comentario indica que está muy feo quejarse, con lo fácil que es hacerlo todo con un certificado electrónico que todo el mundo debería tener, que es bien sencillo de obtener. Sí, habría que contestar, sí lo es. Pero, aparte de otros muchos problemas que también se han apuntado, para hacerlo hay que tener cita previa. Cita previa que, esta misma semana, no se podía obtener en la sede de la AEAT en Valladolid a 15 días vista. Y más adelante no se puede aún, porque no están abiertas esas fechas. Así que el rizo del rizo: no puedo hacerlo porque no tengo certificado porque no tengo cita previa porque no me la dan. ¿Y los plazos? ¿Serán nuestros Juzgados y Tribunales receptivos a que no se pueden obtener certificados y que eso hará que ciertos plazos se superen? ¿Qué prueba será válida? ¿Cómo demostraremos nuestra diligencia?

    Gracias Magistrado, por constatar los hechos tal como son.

  54. Alfonso

    Estimado sr. Chaves,
    he leído con emoción su comentario.

    Como funcionario que soy, le agradezco que haya escrito con la perspectiva humanista que debe presidir el servicio público en una democracia.

    Y emocionado porque los funcionarios que hemos defendido esta visión humanista nos encontramos muy solos. Acusados de trogloditas, como usted expresa.

    La cita previa es un mal servicio público.
    La cita previa que sólo se puede solicitar por Internet, no es siquiera servicio público (¿ni un teléfono para los ciudadanos que no quieran, no sepan o no puedan utilizar la informática?).
    La cita previa que impide a los ciudadanos entrar en los edificios públicos, más allá de donde se ha instalado la oficina de atención y registro, es indigna. Y la dignidad de la persona es un valor esencial de la democracia.

    Los funcionarios y los ciudadanos estamos siendo convertidos en meros apéndices de los factores tecnológicos. Si la tecnología se utiliza para imponer obligaciones a los ciudadanos, la tecnología es la que impera, y el humanismo el que pierde. Y, por ende, la democracia como valor de nuestra sociedad.

    El confinamiento ha hecho aflorar a muchos tecnofanáticos. Pero esto había comenzado ya antes: las declaraciones tributarias sólo mediante Internet. Lo mismo las relaciones con la seguridad social. Y una ley de procedimiento administrativo que obliga a un fontanero a tener que relacionarse telemáticamente con la administración, porque se ha constituido como persona jurídica.

    La tecnología es algo excelente si se pone al servicio del humanismo, pero factor muy peligroso para la libertad y la dignidad si se transforma en un orwelliano gran hermano.

    Con desolación, pero agradecido por sus palabras, le comento que los funcionarios que estamos manteniendo que la cita previa no es sana y que la tecnología ha de estar al servicio del ciudadano y no constituirse como una obligación, estamos perdiendo «esta guerra».
    Tal vez a usted le reconforte moralmente saber que hay funcionarios que, desde dentro de la administración, estamos intentando que retornen los valores humanistas al servicio público, como a mi me han reconfortado sus palabras.
    Atentamente.

  55. bernardino

    A la vista del número de comentarios y la casi unanimidad de los mismo, cuesta trabajo posicionarse en contra, y no lo hare, pero si me permito recordarle su comentario de 23 de mayo p.pdo., relativo al ORVE. Alli rompio Usted una lanza por la nueva «facilidad» para remitir escritos a la administración. Conviene recordarlo.-Un saludo

    • Cierto, Bernardino, pero insisto una cosa es “permitir” y otra “obligar” y me ciño a la presentación de escritos en registros cuando no existe estado de alarma y se imposibilita cumplir con los plazos. Si se impone cita previa y se aumentan los efectivos personales o técnicos del registro, o si se amplia el plazo si la cita previa es demorada en exceso, nada que objetar. Saludos

    • Esther

      Gracias Bernardino. Con el ORVE se han agilizado muchisisimos procedimientos, a la vez que se ahorra el uso de papel y cuidamos por tanto del Medio Ambiente. Repito e insisto en que las leyes están para cambiarlas si pueden ser objeto de mejora.

  56. Carlos

    Es una reflexión muy interesante que nos debe hacer pensar mucho a los responsables o corresponsables de tomar estas decisiones. En el plano jurídico, lo de la vía de hecho ni me lo había planteado; y en el plano práctico, es cierto que en vez de facilitar las gestiones quizás estemos obstaculizándolas. Como soluciones imaginativas que pretenden que siga existiendo cercanía y atención inmediata, están las videoconferencias o videollamadas con el ciudadano/interesado. En nuestro caso las implantamos y han tenido una buena acogida. Problemas: no todos tienen un términal con videollamada y aún no le hemos dado encaje legal.

    Por lo demás, aprovecho este primer comentario que realizo en su blog para confesarle que desde hace 8 años leo con gran interés todo lo que escribe, ayudándome a enfocar el mundo del derecho con más ganas e ilusión. Enhorabuena y gracias.

  57. Gabriel

    Estimado José Ramón,

    Como es habitual, estoy de acuerdo en casi todo lo que expones y argumentas. Eso sí: como trabajador de una Administración pública, creo que el ciudadano tiene derecho a la queja, pero no pienso lo mismo sobre el desahogo, porque eso me obligaría a reconocer la obligación de aguantarlo por parte del empleado público. Creo que un empleado público no debe dedicar tiempo de su trabajo, pagado con recursos públicos, a escuchar improperios, disparates o teorías conspiratorias de una persona descontenta que llama por teléfono o se persona en una oficina administrativa. Para eso quizá deberían estar quienes son responsables políticos de las decisiones que hacen que algo no funcione de forma satisfactoria. Y comento esto porque lo he vivido o, mejor dicho, porque lo he sufrido. ¡Saludos!

  58. Esther

    Así es Gabriel,Confundimos quejas contra el sistema, con la personalización contra el funcionario

  59. Antonio

    Hola, en vez de facilitar trámites al común de los mortales, todo se complica para desesperación del usuario. Hasta los bancos exigen cita previa para trámites básicos, y te mandan llamar a un número en el que nunca contesta un ser racional. Llevo tres días con el acceso bloqueado, llamando para escuchar decir a una máquina que me enviaran código, y al introducir el código, me dicen que hable con el número de la máquina, y tras lograr hablar con alguien me dicen que: «son los que son». Para tirarse de los pelos!!!
    Si esto lo hacen en el supermercado, nos morimos de hambre.

  60. SALVADOR NAVARRO AMARO

    He vivido las experiencias que narra y me han suscitado reflexiones semejantes. Lo de exigir cita previa para los registros me parece una aberración tremenda. La alternativa de los registros telemáticos no está al alcance de todo el mundo. Son en ocasiones muy complicados, no siempre funcionan y cada administración tiene los suyos con sus correspondientes «caprichitos». Hay que tener una serie de medios y habilidadades que desde luego no son equiparables a ponerte en una cola a entrgar un papel y que te sellen una copia. La Administración se está covirtiendo en un búnker al que el ciudadano común no tiene acceso, pero desde el que sin embargo no dejan de «dispararte» a discreción.

  61. Qué razón.

    De un lazo 2 dias de Plazo me quedan. ¿Cita previa? 15 dias. Opción online: No funciona, no emite error, que me baje la versión 1,2,3,4…todas obsoletas. Aún así reconfiguro el equipo 4 horas. Tres ordenadores, windows 10, Ubuntú, Windows 7 , android, 4 navegadores simultáneaos por equipo.

    Bueno, consigo meter una por registro. Vuelvo a hacer lo mismo y ¡no funciona!

    Increible.

    Gracias por el post, me sentía solo en esto. Venía buscando como configurar el Certificado Digital. Qué siempre me había funcionado hasta hace poco más de dos meses.

  62. Anónimo

    Es sencillamente vergonzoso explotar las citas previas en los registros por la fatalidad del coronavirus. Las citas en la Administración son para asuntos puntuales; no para registrar documentos. ¿Remisión a la web y e-administración? Olvidan la brecha digital para muchos ciudadanos que no reciben internet, el hecho de que las personas físicas aún no están obligadas a relacionarse electrónicamente y, lo más importante, que no existe norma alguna en que apoyar esa cita previa obligatoria. Y eso por no hablar de la actual situación de los servicios de salud primaria que vienen atendiendo, al menos en Cantabria, con cita telefónica (cuando pueden coger el teléfono, claro), sin olvidar la de todos aquellos empleados públicos a quienes se ha permitido ni trabajar en servicios esenciales ni teletrabajar, que tampoco han estado en ERTEs (no previstos para este personal) ni con permisos recuperables; pero que han venido cobrando su sueldo íntegro.En fin, esto de la citas previas en Registros es un nuevo despropósito en el suma y sigue, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid.

  63. Anónimo

    La Administración ha olvidado que la razón de ser del Derecho es la persona, a la cual ella está obligada a servir.
    Los principios de economía, eficacia, …, cuando no etiquetas como servicio público, distraen del fin último del Derecho.
    La Administración electrónica se reduce a velar por el confort de los llamados a servir, y no de los que esperan ser servidos -administrados, ciudadanos, individuos, personas-.
    Salvo que se admita de hecho las castas, olvidan que todos somos personas y, como dice el dicho «arrieros somos y en el camino nos encontraremos»..

  64. gawstar

    Muchos de los que somos responsables de registros o de CIC (centros de información al ciudadano) hemos realizado sugerencias en contra de esto,especialmente en lo que atañe a los registros, por la propia naturaleza del registro, pero desgraciadamente no se nos ha hecho caso. Esto es un error por varias cosas

    -Hay requerimientos de subsanación de la administración que otorgan un plazo inferior al necesario para obtener cita previa (en nuestro caso, MEFP es superior a 3 semanas)
    -Al pedir citas con tanta antelación, tenemos días en que hay un 50% de inasistencia
    -La presentación a través del REC desde casa es muy cómodo, pero no es aplicable para el 100% de los casos
    a) Tiene una limitación de tamaño en cuanto al número de megas, con lo que si se presenta documentación muy luminosa, hay que fraccionar el asiento registrla,y no todo el mundo lo hace bien
    b) Al ser un ciudadano y no el funcionario el que adjunta la documentación, no queda constancia que el documento anexado sea original, o esté maliciosamente manipulado, con lo que es susceptible de requerimiento de cotejo por la unidad funcional competente.

    En cualquier caso, la protesta en foros es humanamente comprensible y( yo lo hago siempre que puedo), aunque administrativamente ineficiente. Animo, a quienes esto les suponga un perjuicio, presenten una queja administrativa, por cualquiera de los canales contemplados en el Real Decreto 951/2005, de 29 de julio. Esto nos dará argumentos a quienes gestionamos estos órganos, a que desde los gabinetes oportunos nos empiecen a prestar atención. Y ojo que no estoy diciendo que se suprima la cita al 100%, sino que se regule con mayor precisión.

  65. Si esas sensaciones no agradables las tiene un nacional; imagínese como será en el caso de los no nacionales. Ah!. El panorama es más turbio en asuntos de extranjería y produce impotencia e inseguridad.

  66. Pedro Joaquín Navarro Redondo

    A mi admirado, altamente considerado y excelente humanista excmo Sr. «D. Sevach»: lo expuesto por Vd sobre la CITA PREVIA en la Administración Pública durante la etapa del COVID es un hecho incontestable, tal real, vivido también sufrido por mí en un caso similar, que lo suscrito total y absolutamente. Ese problema, que queda bien descrito aquí, ha tenido muchas y variadas respuestas desde muchos puntos de vista de otras tantas personas que plasman aquí su pensar.

    Dado que el MAESTRO SEVACH, a muchos de nosotros, nos ilustra con ese brillante don que posee de iluminar en esas oscuras zonas de la Administración Pública después de sus magnificas y magistrales exposiciones nos permite y abre un «espacio» para comentar » CON EL FIN DE MEJORAR » pero, ya que no he logrado, en alguno de los comentarios llegar a comprender si se ha tenido en cuenta su propósito.
    En fín – y me lo aplico a mi mismo- y me pregunto a su vez ¿cuál es mi PROPUESTA y ACCIÓN concreta para «intentar» MEJORAR el funcionamiento o disfuncionamiento de la ADMINISTRACIÓN PUBLICA? Lo mínimo, creo yo, es dejar constancia fehaciente del hecho mediante la presentación de la correspondiente QUEJA. Y alguien….responderá -con bastante acierto- ¡para lo que sirven!. A lo cual replico…entonces me aplico para resolver el dilema…es mejor «llorar en casa»( que nadie te observa) ó hacerlo público dejando rastro y constancia.
    En conclusión, a mi modesto parecer, FALTA PARTICIPATIVA Y CONCIENCIA ciudadana con IMPLICACIÓN PERSONAL: dejar constancia del HECHO con la presentación de QUEJAS.
    Gracias Gran Humanista Maestro. Es un gran lujo contar con Vos.

    NOTA: El Derecho Administrativo Mínimo, adquirido.

  67. Javier López Carreto

    Pienso que la mayoría de las consideraciones sobre el tema que José Ramón ha descrito las podemos suscribir todos nosotros. Me gustaría aportar alguna pequeña consideración:
    1.- Una parte fundamental de nuestro trabajo como funcionarios públicos es facilitar todo lo posible la relación ciudadano-administración (aparte de funcionarios, también somos ciudadanos)
    2.- Amparándose en el terrible escenario generado por la Covid (no me refiero aquí a los afectados por el virus que escapa del presente tema y que, aunque a distancia, he llegado a conocer al ser sanitarios la mitad de mi familia) bajo el paraguas de unas medidas necesarias para contener la pandemia, los poderes públicos han colado «de matute» serias limitaciones de derechos que no debieron ser afectados por la emergencia sanitaria. Sobre este tema, ya ha hablado en varios post nuestro ilustre magistrado y hay poco que añadir.

    3.- Determinados ámbitos administrativos (AEAT, por poner un ejemplo que a todos nos suena) han utilizado este hecho para incrementar aún más sus actuaciones que lindan, en muchas ocasiones, con un absoluto desprecio de la legalidad. Creo que todos somos conscientes del abuso de la inversión de la carga de la prueba. Ya sabemos que ante Hacienda todos somos culpables mientras no demostremos lo contrario. No quiero aportar más ejemplos porque creo que todos conocemos bastantes y sería reiterativo.

    4.- Como en todos los colectivos, también entre los funcionarios públicos tenemos nuestros «garbanzos negros» que han aprovechado la situación para ennegrecerse aún más. Lo que es cierto y verdad es que la inmensa mayoría de nuestro colectivo se ha intentado comportar, como siempre, de forma digna y, en muchos casos, ejemplar, pero… como algunos comentarios han dejado claro la autoridad competente (no militar como decía el felizmente olvidado coronel Tejero) de origen político o no entiende o no quiere entender el significado de la función pública. Es elemental que funcionarios independientes pueden perturbar alguna ensoñación disparatada (como construir una pista de esquí en un pueblo en el que nieva poco algunas veces al año, por no citar la que a todos nos viene a la mente)
    5.- El futuro es digital o no será. Estamos en la fase más delicada que es el cambio de paradigma y, es muy normal, que se produzcan disfunciones y problemas. Como la legislación primigenia sobre administración electrónica está a punto de poderse incluir entre los incunables de las bibliotecas, creo firmemente que SÍ hay una gran brecha digital, pero no tanto entre las personas aún mayores que yo, sino en el cerebro de nuestros responsables políticos que han tenido muchos años para poder solventar los problemas que se preveían por parte de funcionarios capacitados. Creo que todos sabemos que el día a día de nuestros dirigentes no les permite tener tiempo para centrarse en los problemas importantes, ya que tienen que centrarse en los urgentes que, al parecer, son os que dan votos.
    6.- Para terminar, una nota optimista. La institución en la que trabajo y que no menciono por discreción, aunque José Ramón y los que me podáis conocer sabéis cual es, lleva más de 15 años con una implementación sería y ordenada de las TIC, más de 10 años con sistemas de teletrabajo (yo estoy en ello desde el principio) y, salvo las incidencias normales en estas circunstancias, hemos seguido funcionando casi al 100 % desde nuestras casas. Por cierto, nuestro Registro no requiere de cita previa, aunque se aconseja solicitarla telefónicamente, para evitar que la gente tenga que hacer cola, pero no tenemos a ningún pobre segurata (palabro cariñoso) evitando que un ciudadano pueda registrar su documentación, aunque no tenga cita previa telefónica.

    • Esther

      Coincido en tu exposición al 100%.La AE es el futuro y las TIC funcionan, pero por desgracia, lamentablemente los funcionarios dependemos de los políticos y éstos nos utilizan a su antojo para en este caso, tal y como está pasando con la implantación de la AE,y las TIC, que a juzgar por todo lo leído en este interesante post, bien podrían ser calificadas como de «una verdadera acción de riesgo y de éxito incierto», y nosotros los funcionarios como los condenados a muerte, que pronunciaron antes de morir: «ave imperator/caesar, morituri te salutant!». Claro que por aquél entonces, Claudio les pudo contestar «Aut non», o no, y es que vuelvo al principio, todo dependerá de las cabezas pensantes de los políticos que nos gobiernen.

  68. Ya que todos somos ciudadanos «maltratados» por la Administración Pública, creo que deberíamos poder denunciar el abuso de la Administración ante los órganos competentes…. pero seguro que también tenemos que pedir cita previa. Hemos llegado al mayor sin-sentido. Los administrados estamos absolutamente indefensos ante este abuso absoluto de autoridad ¡¡¡ Enhorabuena por el escrito ¡¡¡

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: