Humor y Administracion

De Jueces, Alcaldes y el Humor en la Administración

enigma cartaHoy Sevach introduce un sencillo relato para llevar una cierta sonrisa al mundo del derecho público.

Se recibe en la Alcaldía un sobre cerrado con una nota manuscrita del procurador sobre la notificación de una sentencia dictada por el Juzgado de lo contencioso-administrativo. Por ignorancia o urgencia, la nota no presentaba signos de puntuación.

La Alcaldesa le entregó la nota al Conserje y le pidió que la llevase al Secretario General, al Interventor y al Teniente de Alcalde para que le ayudasen a resolver el alcance exacto de la nota del procurador. Al día siguiente se reunieron en el despacho de la Alcaldesa para tomar medidas.

La nota decía literalmente, sin signo alguno: “El juez ordena a la alcaldesa que cuelgue la bandera no apelaremos jamás cumpliremos la sentencia”.

Pero veamos cuales fueron las distintas y sorprendentes interpretaciones que ofrecía el texto.

El prudente Interventor General puso los signos de puntuación y precisó: “El juez ordena a la Alcaldesa que cuelgue la bandera. No apelaremos jamás. Cumpliremos la sentencia“.

El impulsivo Secretario General puso los signos de puntuación y precisó: “El juez ordena a la Alcaldesa que cuelgue la bandera. ¡No!. ¡Apelaremos!. ¡Jamás cumpliremos la sentencia!“.

El indeciso Teniente de Alcalde puso los signos de puntuación y aportó su criterio: “¿El juez ordena a la alcaldesa que cuelgue la bandera?. ¿No apelaremos?. ¿Jamás cumpliremos la sentencia?“.

Mientras tanto, el laborioso Conserje se entretuvo con la nota y le puso el signo de puntuación que consideró oportuno, hasta que se cansó y pasó a la reunión la siguiente nota con sus conclusiones:

Puede que diga: “El juez ordena a la Alcaldesa que cuelgue a Lavandera o a la banda entera”. Aunque de lo que estoy segurísimo es de la frase inicial: “El juez ordeña a la Alcaldesa” .

En este punto, otro papelito con membrete judicial se cayó del sobre, y la Alcaldesa leyó en mayúsculas de puño y letra del juez: “CONDENAR A LAS COSTAS”. Enfurecida, lo rompió, y mandó que se cumpliese lo allí dispuesto. El Interventor ordenó las letras de los papelitos y a regañadientes cumplió tramitando el pago por la Tesorería. El Secretario General se llevó las letras sueltas, y en su despacho, tras leerlo con alborozo se marchó a cumplir con el mandato tal y como resultaba la reconstrucción de las palabras: “ACOSTARSE CON DOS NENAS”.

4 comments on “De Jueces, Alcaldes y el Humor en la Administración

  1. :-)))))
    Me he enterado de que la historia tuvo un giro final insospechado. Cuando el Secretario General hubo cumplido su gozoso encargo, reunióse con la Alcaldesa para estudiar de nuevo la solución al enigma. Lamentablemente los papeles habían sido arrojados a la trituradora, y ambos hubieron de recomponer el texto del mensaje del procurador.

    Tras mucho juntar y revolver letras, dieron con la siguiente frase: “PROMISCUAMENTE SENCILLA”. Al cabo de la tarde, ya rendidos, decidieron consultar con el procurador cuál era la solución tan “promiscuamente sencilla” al enredo de letras.

    Respondióles el procurador lo siguiente: Apreciados clientes, han mezclado ustedes mal las letras. ¡El texto correcto reza “CUMPLIREMOS LA SENTENCIA”!

    Me gusta

  2. Pingback: Muerte en el Ministerio | Contencioso.es

  3. Pingback: Del español jurídico: lo serio y lo divertido – delaJusticia.com

  4. Buenísimo!!

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: