Humor y Administracion

Un desvergonzado directivo público en la Corte del Rey Arturo

Directivos públicos o bufones en la Corte del Rey Arturo

La reciente elección para la Alcaldía de Londres de Boris Johnson, nos recuerda el análisis que el historiador Northcote Parkinson, célebre por sus leyes burocráticas, efectuaba sobre las virtudes del método selectivo de empleados públicos “británico”, que se funda en el interrogatorio previo a que debía someterse el aspirante para conocer su filiación y aptitudes, frente al método “chino” basado en un examen puro y duro de conocimientos. Así pues, Sevach le propone un bonito cuestionario para apreciar su capacidad como directivo público. Si contesta afirmativamente a estas sencillas preguntas será idóneo para un puesto de Directivo de Administración Pública de voluminoso presupuesto y enorme plantilla, tal como la Alcaldía de Londres, o sea gestionar un presupuesto de 11.000 millones de libras para 7 millones y medio de residentes, en el corazón financiero del mundo y en puertas de las próximas Olimpiadas. Veamos el cuestionario encaminado a valorar las habilidades.

    1. ¿Su nombre de pila fue puesto por sus padres para agradecer a un ruso de nombre Boris que en 1964 les pagó un pasaje aéreo de urgencia desde Ciudad de México a la maternidad en Nueva York?.

    2. ¿Pelo revuelto y traje arrugado?.

    3. ¿Ha formado parte de un club juvenil formado por estudiantes célebres por sus banquetes gamberros y alcohólicos?.

    4. ¿Ha dirigido usted un pequeño semanario informativo?. ¿Es capaz de mantenerse en calzoncillos mientras le remiendan el pantalón en la redacción del periódico que dirige?.

    5. ¿Ha escrito satíricos informes como corresponsal en la Comunidad Europea sobre temas tan relevantes como la normativa comunitarias del tamaño obligatorio de las salchichas o el grado de curvatura de los plátanos?.

    6. ¿Es capaz de desplazarse por ciudades grandes en bicicleta mientras habla por el móvil o introduce su dedo índice en la nariz?.

    7. ¿Ha participado habitualmente en talk shows televisivos?.

    8. ¿Considera que Portsmouth es una ciudad “llena de drogados, de obesos, de buenos para nada y de diputados laboristas”?.

    9. ¿Opina que los negros tienen menor coeficiente intelectual?, ¿Le parece que los africanos tienen sonrisa de sandía?.

    10. ¿Ha afirmado que los habitantes de Guinea Papúa siguen prácticas de canibalismo?.

    11. ¿Ha sido despedido como reportero de un periódico de gran tirada por inventarse citas de personajes célebres?.

    12. ¿Robó usted una pitillera entre las ruinas de la casa del Ministro de Exteriores de Saddam Hussein y se vanaglorió de ello?.

    13. ¿Opina que uno de los mayores problemas de Europa es afrontar el modo de enchufar una tostadora británica en Bruselas, y que para la unidad europea, “la mejor vía para alcanzarla es enseñar de nuevo el latín en las escuelas, pues es vital que la juventud europea comparta una herencia común”?. ¿Considera que la generación iPod es “una pandilla de burros”?.

    14. ¿Tiene dotes de clarividencia que le llevan a afirmar categóricamenteíen sus libros que: “La influencia cultural china es casi nula, y es improbable que aumente”?.

    15. ¿Es capaz de criticar a los ciudadanos de una ciudad por su excesivo sentimentalismo si asesinan a un convecino secuestrado?.

    16. ¿Ha delatado la identidad de un periodista para que un amigo suyo investigado por sus fraudes por él, le rompa las costillas?.

    17. ¿Ha mentido chuscamente sobre sus líos de faldas con una periodista exuberante que no es su esposa?.

    18. ¿Es capaz de conseguir que ni usted ni los que le oyen sepan cuando miente y cuando bromea?.

    19. ¿Puede rectificar una y otra vez, sin ponerse colorado?.

¡¡Enhorabuena, reúne usted los requisitos para ser Alcalde la ciudad de Londres!!.

La referencia a tales historietas verídicas se encuentra en noticias, semblanzas y crónicas de estas fechas, así como una impagable entrevista al citado Alcalde. En esta última, el nuevo Alcalde se considera admirador de la antigua Roma, y muy posiblemente tendrá presente que hasta Calígula nombró senador a un caballo, o sea que tampoco habrá que sorprenderse si el inefable Leo Bassi se presenta a la Alcaldía de Roma.

Ahora bien, justo es reconocer que la elección de Boris es un magnífico ejemplo del funcionamiento democrático ya que en la campaña electoral su pintoresca trayectoria y singularidad se agitó y fue conocida por los electores, quienes han votado con conocimiento de causa. Quizás le votaron por recordar aquélla frase de la legendaria película “Con faldas y a lo loco” de que “nadie es perfecto”, quizás lo hicieron porque la alternativa era peor (como decía J. K. Galbraith, a veces votar “consiste en elegir entre lo desagradable y lo desastroso”), pero Sevach prefiere pensar que se vota a las ideas y no a las personas. Al menos nadie podrá sentirse engañado ni sorprenderse por las actitudes con que pueda desempeñar el cargo, y únicamente Sevach se pregunta si una ciudad como Londres puede permitirse el lujo de experimentos con personas cuyo perfil externo es tan desagradable,o mas bien, si una ciudad con tantos políticos avezados no contaba con alternativas.

En fin, lo que es seguro es que un encuentro diplomático entre personajes tan poco “diplomáticos” como el Alcalde de Londres y el Presidente de Venezuela “rompería la barrera del sonido…” de las carcajadas. Pero eso sí, al recordar el papel de Londres en el Reino Unido y en el mundo, comprenderíamos como la comedia está muy próxima a la tragicomedia…

0 comments on “Un desvergonzado directivo público en la Corte del Rey Arturo

  1. Ya no se sabe si es mejor que los políticos “mientan” cuando dicen su programa, cuando dicen lo políticamente correcto, o si es mejor que los políticos sean “rabiosamente sinceros” como Boris y que digan lo primero que les viene a la cabeza.

  2. Querido Sevach, creo que te has columpiado con el señor Johnson, alcalde electo de Londres. El nuevo alcalde fue director del semanario The Spectator, entre 1999 y 2005, es decir, dirigió uno de las publicaciones de ideología conservadora más influyente en el Reino Unido, además de haber trabajado en el Daily Telegraph, que es el periódico “serio” más leído de Inglaterra. Ha sido dputado en la cámara de los comunes, portavoz de los tories en materia de enseñanza universitaria y artes, Vicepresidente de su partido, el conservador desde octubre de 2003 a 2004. Se graduó por el colegio de Eton y licenció en la Universidad de Oxford. Vamos, que no estamos ante un estúpido. El partido de Margaret Thatcher y Winston Churchill es lo suficientemente solvente como para no presentar a un impresentable a la alcaldía de Londres. Podríamos hablar del alcalde saliente, Livingstone, que menudo elemento también, si se trata de hablar de caracteres estrafalarios.

    Dicho lo anterior, viendo a Zapatero en la Moncloa, a Sarkozy en el Elíseo, y a Berlusconi en el palacio que le toque, lo de Boris Johnson me parece una maravilla.

    PD.: lo mejor es lo que hizo Margaret Thatcher con el Ayuntamiento de Londres: lo cerró, y así ahorró costes, y mejoró la gestión de esa municipalidad.

  3. Pues amigo JotaF, tengo que decirte:
    1º El post no analiza la vertiente de experiencia “formal” del Sr.Johnson, sino su “perfil externo”, esto es, no “qué” ha sido sino “cómo” ha actuado.
    2º Todos los datos que se vierten en el post son auténticos, y de ahí su contraste por medios de comunicación. El propio Johnson no lo niega..¡ e incluso se vanagloria de haber sobrevidido a tamaños tropezones!.
    3º Si lees con atención el post, verás que al final barajo la posibilidad de que haya sido elegido tal “personajillo” precisamente por la no menos ominosa trayectoria de su contrincante ( que no analicé por razones de espacio).
    4º Respecto a la trayectoria de Boris de “puesto en puesto” (tanto político como profesional) no es difícil de comprenderlo con el marchamo de su apellido y todopoderoso padre ( son cargos “filiatoris causa”). ¿ Ccrees que para dirigir The Spectator o trabajador en el Daily Telegraph entró por “oposición” o mas bien por la complacencia de algunos miembros del consejo de administración, su inmensa mayorìa de perfil conservador y amigos de cacería del clan Johnson?
    5º En fin, que si tuviéramos que elegir un Alcalde por los méritos habría que llegar al absurdo de convocar una “oposición” o un “concurso-oposición”, y entonces nos daríamos cuenta de que el “cerebro” no garantiza el “corazón”, ni la “formación” es aval de “ejemplaridad”. ¿Acaso Mario Conde no fue el número uno de su oposición a abogado del Estado, esperanza del Derecho Administrativo y colaborador en la REDA, director de un prestigioso Banco…?¿ Eso le garantizaría el acceso a Alcalde de Madrid?. Desde luego que no. Para Sevach, un cargo público, no es solo mérito sino “ausencia de demérito”, y me parece claro que Boris, si no respeta a los demás y no se respeta a sí mismo, y si es un sujeto al que solo importan los fines y no los medios, malamente podrá ser un “buen Alcalde”.
    En fin, que para dirigir los asuntos públicos, considero necesario recuperar la vieja idea de la “honradez” y un mínimo sentido ético. Y visto lo visto, no anda muy abundante de estas virtudes el Sr.Boris.

  4. Sevach, yo también creo que se ha pasado de revoluciones. Muchas de esas preguntas merecen una réplica, por ejemplo las tres primeras cuestiones son totalmente banales ¿qué importa que tenga el pelo revuelto?

    Luego responde que no entra en la experiencia formal, por qué pregunta entonces (4) “¿Ha dirigido usted un pequeño semanario informativo?.”
    JotaF me ha dejado más claro su CV (que por cierto desconocía) y ha demostrado que esa pregunta está incompleta.
    Luego responde que lo ha conseguido por “el marchamo de su apellido y todopoderoso padre”, ¿opina lo mismo de Churchill (por ejemplo) a quién nadie discute su valía como político?. Espero que si me han de juzgar lo hagan por mis hechos y no por lo que fueron mis padres.

    Analizar cada pregunta es una tarea un poco larga, así que salto directamente a las tres últimas (no digo que no haya cierta verdad en lo que dice Sevach, pero a veces uno tiene que ser abogado del diablo):

    La 17 “¿Ha mentido chuscamente sobre sus líos de faldas con una periodista exuberante que no es su esposa?”. Esta pregunta tiene miga. ¿Debemos entrar en la vida privada de los políticos?

    La 18 “¿Es capaz de conseguir que ni usted ni los que le oyen sepan cuando miente y cuando bromea?” ¿pero eso no es común de todos los políticos (se entiende que haya tantos gallegos gobernantes: Fraga, Franco, Rajoy)

    La 19 ” ¿Puede rectificar una y otra vez, sin ponerse colorado?.” ¿Pero rectificar no era de sabios? ¿Sería mejor que no admitiese nunca el error?

  5. Sevach

    Respetados amigos y colaboradores: Por supuesto que llevar el pelo revuelto no es un estigma, ni tampoco si consideramos aisladamente cada uno de los incidentes relatados (no creo que para ser directivo público haya que ser una esfinge impasible, impecable e infalible), pero lo que hay que tomar en cuenta es el “conjunto” que como las pinceladas de un cuadro dibuja un cuadro “impresionista” de Boris bastante “impresionante”… a la baja ( al menos para mí particular punto de vista). Y por otro lado, y esto es lo más importante, no os olvidéis la clave en que está escrito el artículo, como casi todos los de mi web, con cierta pincelada de humor y licencias expresivas (fijaros en la categoría en que lo inserté).
    En fin, agradezco sinceramente vuestras aportaciones que enriquecen el debate.

  6. Misterkelsen

    Estoy de acuerdo con Sevach. Antes se decía para descalificar al corrupto presidente americano Nixon: Es la clase de persona a la que nadie le compraría un coche de segunda mano. Pues, a la vista de esas anécdotas de Mr. Boris Johnson, me pregunto cúantos de los internautas le comprarían un coche de segunda mano.

  7. Pues el fondo de mi post está en el último párrafo: “Dicho lo anterior, viendo a Zapatero en la Moncloa, a Sarkozy en el Elíseo, y a Berlusconi en el palacio que le toque, lo de Boris Johnson me parece una maravilla”.

    Quizás exgere, quizás, o seguro en este caso, que me dejo llevar por mis filias y mis fobias, pero viendo el desastre de la actual política europea, que es un terrible y cutre cenagal a derecha y a izquierda, podríamos empezar por hablar de los personajillos supuestamente serios, y que luego resultan ser perfectos y peligrosos inútiles para la gobernación de sus ciudadanos.

    Propongo una vía que nos llevaría a no tener el problema de Johnson u otro: volver a los gloriosos años de la revolución conservadora de Margaret Thatcher, y cerrar el absurdo y derrochador Ayuntamiento de Londres. Siempre me ha gustado la naturalidad, eficacia y desparpajo con que los anglosajones se cargan instituciones inservibles, y aquí no pasa nada.

    Por cierto, ¿Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, me equivoco, o es algo muy parecido en versión montañesa, al señor Johnson?

  8. Respeto la elección de los ciudadanos londinenses, que en eso de democracia nos sacan algo de ventaja.
    Pienso tambien que al Sr. Boris Jhonson le ha facilitado mucho las cosas el anterior alcalde Livinstong que es de esos personajes a no imitar; lo que ocurre es que Livinstong es laborista.
    Por ultimo “tamos buenos” para satirizar sobre el nuevo alcalde a la vista de los curriculums que exhiben aquí los ZP, los Blanco, los Guerra, los Roldan…en fin amigo Sevach ¡que apetece alquilar apartamento en Picadylli!

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: