Humor y Administracion Sobre los políticos

Del transatlántico público ante el iceberg de la crisis económica

Por estribor, del lado internacional,  llegó la terrible sorpresa en forma de iceberg económico. Algunos culparon del desastre al cambio de rumbo para evitar a los piratas Morgan y los hermanos Malasombra ( JP Morgan y Lehman Brothers). Pero no  era un problema de liquidez, pues líquido era lo que sobraba. Era algo mucho mas profundo y que les dejó “helados”.

1. Las hélices gemelas que propulsaban el buque se bloquearon: el sistema financiero y la industria de la construcción. Los bancos ( de peces financieros) se dispersaron. Las burbujas ( inmobiliarias) estallaron. El agua helada del paro se precipitó al interior del casco nacional. Al principio, el Salón Estatal de primera clase presentaba mayor tranquilidad que los diecisiete Salones Autonómicos. Los pasajeros de los Camarotes Locales se preocuparon mucho mas. Pronto todo el pasaje se dio cuenta de que no servía de excusa consolarse pensando que el agujero o la vía de agua estaba en otro lado. Todos en el mismo barco, para lo bueno y para lo malo.

2. Mientras tanto, la música seguía sonando en el salón de baile del buque. Felices como cigarras mientras el invierno helado acechaba bajo las aguas. En un camarote cerrado a cal y canto, seguían encerrados desde el inicio de la travesía los miembros del Tribunal Constitucional deliberando sobre el Estatuto catalán. El contramaestre Garzón era tratado como un polizón y apartado del cuadro de mando. Los pasajeros de cuarta clase y los polizones inmigrantes estaban desesperados pues no había salvavidas para ellos.

3. El barco se hundía lentamente, mientras el capitán daba órdenes contradictorias. Ahora pedía mayor “inversión” o potencia a los motores. Luego pidió “menos gasto” de gasóleo para pararlos. El buque se balanceaba de costado a costado mientras se hundía lentamente. La tripulación y los pasajeros estaban desconcertados. Por si fuera poco, se descubrió la corrupción de algunos tripulantes para facilitar el salvamento de algunos desaprensivos. Además el temporal arreciaba, los efectos del calentamiento global se hacían notar y las gigantescas olas iban teñidas de petróleo.

4. Desde la cubierta, el contramaestre de Hacienda afirmaba que el buque era seguro, que el hundimiento era transitorio y que saldría a flote. Sin embargo el pánico cundía. Ante tan crítica situación, el Capitán del barco escuchó las propuestas de los suboficiales para sobrevivir:

–       Tiremos a los interinos por la borda.

–       Quitémosles los chalecos salvavidas a los jubilados.

–       Rebajemos el rancho de la tripulación de funcionarios para que puedan ayudar a reflotar el barco y  al pasaje.

–       Prohibamos fumar en la borda.

–       Cobremos un suplemento a los pasajeros de clase alta.

–      Apliquemos a la ocupación de botes salvavidas la paridad de sexos.

Por radio, desde Puerto Obama dieron instrucciones para evitar el hundimiento. Los sindicatos exigieron ser oídos antes de adoptarse medidas e incluso amenazó con un motín o huelga general…

5. La esperanza brotó cuando asomados a la borda  vieron en el horizonte un buque alemán que salvaba a un buque griego semihundido pero la sonrisa se trocó en mueca al ver como el propio buque alemán comenzaba a achicar agua y arrojar lastre.

Y mientras el buque se hundía alcanzando casi la temible vertical,  el pasajero Sevach leía un post de ficción que al estilo de  Julio Verne había anticipado el desastre para el buque público a punto de convertirse en submarino.

En fin, confiemos como dice el refrán en que “el hombre sea el único que no tropieza dos veces con el mismo iceberg”

0 comments on “Del transatlántico público ante el iceberg de la crisis económica

  1. sed Lex

    Pues puestos a comparar con vehículos míticos, a mí la situación me recuerda más a la del tren enloquecido de Los Hermanos Marx van al Oeste, en la que al grito de “¡Traed madera!” se iba quemando todo aquello que podía arder. Y lleva así mucho más de los últimos seis años.

    Y aunque la comparación con el Titanic no es nada mala todavía me sorprende que se pretenda apagar el incendio echando más gasolina. O sea, si el problema era la deuda por haber gastado más de lo que se tenía, no se podía apagar añadiendo más gasto. Se repartieron alegremente 400 euros por contribuyente, o se hizo un plan para arreglar aceras que estaban en buen estado o para hacer edificios que requerirían dar más servicios cuando no se tiene dinero para mantener los existentes. Y sin embargo eso era lo que se le pedía al capitán del barco y lo que el capitán dio.

    Tampoco alguien se puede basar continuamente en la deuda, porque antes o después esa deuda hay que pagarla.

    El problema es estructural. Una economía basada en el crecimiento continuo en un mundo finito no es sostenible. Y mucho menos cuando el modelo ni siquiera se basa en un crecimiento real sino en un crecimiento especulativo (virtual). La burbuja antes o después tiene que reventar. Por ello las soluciones no están en los paños calientes con los que ahora pretenden en forma errada y contradictoria atajar los síntomas; el supuesto ahorro (no se ahorra ni la mitad con los recortes a los funcionarios, ya que la otra mitad volvía vía impuestos) que ahora se impone lo único que hará en este sistema es reducir el consumo más aún con lo que se deteriorará más el empleo que es de donde cojeamos. La espiral alcista se convierte así en una espiral bajista, y con el problema de que la deuda ya está contraída y su devolución e incluso el empleo se basaban en el sistema alcista.

    Y el empleo no se arregla abaratando el despido (ya lo hicieron una vez y no funcionó). Ya empieza uno a cansarse de falacias del tipo de que si se puede despedir más fácilmente se podrá contratar más libremente, porque lo único que está claro es lo primero y lo fácil para las empresas es deslocalizarse e irse a mercados laborales con menos costes, y eso es lo que ocurrirá.

    Vamos, volviendo al Titanic, y considerando que el choque con el iceberg ya se ha producido, ¿a nadie se le ocurre que lo que hay que hacer es intentar taponar el agujero?; el achicar sólo será solución si se achica más agua del que entra. Si no, tarde o temprano se partirá el barco y todos iremos a pique. Aquí sin embargo estamos en el reparto de botes salvavidas. Y los que se ahogarán (o morirán de hipotermia) serán los de siempre. Y es que cuando no se puede devaluar la moneda se impone el devaluar a las personas; sólo que en la devaluación de la moneda quien más pierde es quien más monedas tiene, y en la de las personas es al revés.

    • peterlove

      Jejejejeje Genial la alegoría con el tren de los Hermanos Marx… Creo que es una comparación mucho más eficiente… Después de quemada toda la madera, habrá que empezar a meter en la caldera a todos los funcionarios, pensionistas y demás…

      Y todo para que el último vagón, el del lujo y el boato, donde 24/365 es fiesta, no se entere de nada.

      Welcome to the Third World! Welcome to Spain!

      PD. Me ha parecido genial tu aportación.

  2. Buen discurso, y cambio el ejemplo, que en un barco puedes sobrevivir, pero un avión no. Desde hace un par de años volamos en “aterriza como puedas”, con los mismos pilotos y el mismno pasaje alegre y dicharachero creyéndose todo lo que dice la televisión (que es única, aunque sean varias).

    El asunto es que tenemos que aterrizar, la condición de los pilotos es la sabida, vamos con poca nafta, y el aeropuerto aleman se ha cerrado al tráfico del Sur de Europa (lógico, por lo demás).

    Este es el bonito panorama que tenemos y ahora vete y pregúntale al piloto si funcionan los radares de aproximación a tierra.

  3. Contencioso

    Si estuvieramos en un país mínimamente decente, con ética y claridad de ideas, el Grupo parlamentario PSOE habría liquidado a ZP por su nefasta gestión hace mucho, nombrando en su lugar a otro reputado solialista con capacidad de gestión como por ejemplo Almunia (Hay muchos mas nombres en el propio PSOE con seriedad y solvencia suficiente) y los electores no habrían pasado factura alguna en las siguienets elecciones. Antes bien, hubieran considerado precisamente lo correcto que el parlamento votado conforme a unas afinidades ideológicas no se altere y ponga o remueva al gestor eficaz o inepto según demuestre sus cualidades.

    Pero es España, el país en que las leyes se hacen para luego en la práctica llevar a cabo justo lo contrario: El país de la democracia parlamentarista donde tenemos un presidencialismo de facto y el partido es rehén de la buena imágen de su candidato, donde ningun ciudadano elige presidente directamente y sin embargo hay debates entre candidatos, y donde es imposible que un miembro de un grupo parlamentario infrinja la disciplina del dedo 1-2-3 de su portavoz (¿Para qué les queremos, entonces? bastaría un solo representante de cada partido con un porcentaje preasignado en función de resultados electorales, y ese dineral que nos ahorrábamos).

    Nos vamos al hoyo por la crisis económica, si, por no haber sabido el gobierno gestionarla, sí, por no ser posible el crecimiento infinito en un mundo finito, si …. pero sobre todo, nos vamos al hoyo por ser lo que somos. Un pueblo de mezquinos, envidiosos e hipócritas, incapaces de funcionar con decencia y honestidad cumpliendo nuestras propias leyes.

    • peterlove

      “Un pueblo de mezquinos, envidiosos e hipócritas, incapaces de funcionar con decencia y honestidad cumpliendo nuestras propias leyes.”

      ¡Qué gran verdad! Cuántas veces no habré oído yo a un defraudador diciendo que él lo hace porque los funcionarios somos unos incompetentes que no sabemos hacer nuestro trabajo… A saber: tenemos la sociedad que nos merecemos!!!

      Welcome to the Third World! Welcome to Spain!

  4. Joselu

    Gennial el post. Por cierto, no os plantea ninguna duda la constitucionalidad del recorte de los funcionarios.

  5. Alvaro

    Buen post. Aunque quizás estemos como ” La Aventura del Poseidón”, con el casco del buque al revés. O mejor aún ” Con faldas y a lo loco”…

  6. Contencioso

    El recorte de sueldo no me plantea ninguna duda de constitucionalidad, porque:

    -De una parte, seguro que es inconstitucional por afectar a la seguridad jurídica y ser confiscatorio sin contraprestación alguna

    -De otra parte, seguro que cuando llegue al TC éste obedecerá a la voz de su amo y lo declarará perfectamente constitucional, y hasta justo y necesario.

    ¿Lo ves? No hay duda alguna de constitucionalidad.

    Saludos

    • peterlove

      Jajajajaja El otro día me llegó una sentencia del Tribunal Supremo que ahora circula por internet que decía que los complementos salariales consolidados no podían reducirse sin contraprestación, como tú apuntas, Contencioso.

      Debe aprobarse un complemento transitorio que irá amortizándose con las subidas del IPC. En nuestro caso, nada de eso.

      Me preguntaba si, dado que los sindicatos lo han recurrido, el TC iba a fallar en este sentido. Y después apareció una noticia del enésimo rechazo al borrador del Estatuto de Cataluña (y todo el bochorno que este tema está trayendo para semejante institución), y la respuesta vino clara: la constitucionalidad está asegurada, ya miraremos cómo la justificamos.

      Maldito país de pandereta este!!!

  7. danito

    SEVACH, POR FAVOR…¿ PORQUE no creas una seccion a modo de BUZON DEL FUNCIONARIO donde podamos aportar anonimamente y con pleno conocimiento casos de primera mano de donde se puede ahorrar dinero o para denunciar corruptelas?

Gracias por comentar con el fin de mejorar

A %d blogueros les gusta esto: