Crónicas administrativistas

El Derecho burlado: buitres con placa sobre Coslada

El Derecho burlado: buitres con placa sobre Coslada La reciente detención de varios policías locales del Ayuntamiento de Coslada, con su cabecilla, el todopoderoso Jefe de la Policía Local, ha desatado una caza de brujas que tiene su epicentro en el propio Coslada (donde desde hace 20 años la población vivía “aterrorizada” ) y se extiende hacia otros municipios donde la ciudadanía se queja de los abusos policiales y desentierra episodios de abuso de poder policial. Mientras tanto el sumario judicial crece y crece como una burbuja y como tal, amenaza con explotar.

1. En este contexto, Sevach se plantea varias cuestiones inquietantes:

    a) ¿Acaso en estos veinte años no había un solo Concejal que conocedor de la situación intentase denunciarla o ponerle coto?,¿Y los Alcaldes?. ¿No hay una especie de culpa in vigilando o in eligendo?.

    b) ¿Acaso la policía nacional o la Delegación del Gobierno no tuvieron noticia de tales desafueros?, ¿O es que con ocasión de sus labores de orden público en pubs o clubs de alterne ninguna víctima pudo sincerarse con ellos para revelarles las conductas de la policía local?.

    c) ¿Acaso no hay ningún compañero de la policía local que ejerciese su derecho de denuncia ante los desafueros de sus compañeros?.

    d) ¿No hay en Coslada un solo periódico local que ejerza la libertad de expresión o derecho de crítica frente a tamañas conductas mafiosas de la policía local?.

    e) ¿Si había miedo a la represalia, por qué la ciudad no estaba plagada de pintadas anónimas o panfletos denunciando los hechos o insultando a los matones policiales?.

    f) ¿Por qué ninguno de los numerosísimos afectados, o sus parientes, o sus amigos, o los amigos de sus parientes, o los sacerdotes de la localidad, no ejercieron un derecho de queja o denuncia?,¿Acaso no hay un solo hombre justo o responsable en todo Coslada y sus alrededores, con animo para revolver el lodazal?.

    g) ¿No tiene oídos la Fiscalía?.

2. La única respuesta a estas preguntas a juicio de Sevach es que quizás en el caso de Coslada hay “mas ruido que nueces”, y eso que las nueces están muy, pero que muy podres y repugnantes. Veamos, no se trata del caso de Marbella, de corrupción masiva y enriquecimiento desmesurado. Se trata sencillamente de algo absolutamente reprochable como es el abuso de poder por parte de quienes ejercen el mando policial, pero siempre moviéndose en campos ajenos a tramas organizadas en grandes números. No se trata de los clanes mafiosos dibujados por Mario Puzo (El Padrino), sino mas bien de policía corrupta y brutal tal al estilo de las descripciones de James Ellroy (Los Angeles Confidencial): “El Servicio en la policía implicaba una ética no escrita: arrestabas lo peor de la humanidad, caminabas con mierda hasta las rodillas; obtenías una zona para patrullear. Si eras cabal no delatabas a los compañeros corruptos y por aplastar la nariz oportuna, disfrutabas de putas gratis y puñados de dólares para olvidar un trabajo que apesta. Si no eras sensato y te repugnaba formar parte del Escuadrón, el Jefe te enviaba a limpiar letrinas”. Diríase que el “escuadrón Ginés” de Coslada actuaba bajo el ejemplo de un Jefe venal pero poderoso, comportándose el grupo en la convicción de que los malos modos, las consumiciones sin pagar, las vejaciones a prostitutas, las palizas a mendigos, la prepotencia y los insultos, los empellones y las “mordidas” entraban dentro de las funciones del cargo. O sea, consideraban el estilo matón como inherente al cargo.

3. Sevach no quita la etiqueta de canallas, ni de delincuentes, que sin duda merecen todos y cada uno de los culpables. Si se prueban los cargos, tal y como son voceados por la prensa, merecerían como en el ejército que fueran privados de todo galón, inhabilitados y sancionados duramente. En particular, a la vista de la trayectoria de “Ginés” parece que encarnaba un cruce de laboratorio de Torrente, el brazo barriobajero de la Ley, del Dioni por lo chulesco y putero, y de Pancho Villa, por su espíritu violento. Y es que lo que se cuenta del talante de Ginés recuerda grandemente al bandolero mejicano que cuando ejercía de regente de Ciudad Juárez, y estaba atendiendo asuntos de orden público en la ciudad, se le acercó un anciano implorando: “Señor coronel… me urge su atención… “; Villa ordenó enérgico: “Espérate- Y siguió trasegando su tequila mientras conversaba con sus subordinados”. Al poco rato, el anciano insistió: “Señor Coronel, su gente quiere quemarme la casa… “. Villa se volvió como una fiera y le metió dos balas en el cuerpo. Después se volvió a al secretario Sánchez Azcona y se quejó: “Ay, don Juanito, como le molestan a uno”. Salvando la distancias geográficas y temporales, parece que el cuate Ginés zanjaba la discrepancia con la bota, la detención o mas elegantemente, encargaba a otros el trabajo sucio. En suma, sea o no condenado penalmente, todos los indicios apuntan a un miserable hasta las cachas.

4. Las imputaciones penales que acumulan el llamado Sheriff Ginés y su lugarteniente Carlos son por presuntos delitos que recorren todo el Código Penal: contra la libertad sexual; contra el patrimonio; contra la Administración; tenencia ilícita de armas; lesiones y amenazas; y asociación ilícita. Sevach se teme que alguno de estos delitos quedará degradado a falta. La mayor parte habrán prescrito. Otros carecerán de prueba. Y otros, por el principio de intervención mínima del derecho penal se evaporarán indicando su posible represión meramente administrativa. O sea, al cocer judicial mengua la acusación penal. Y ello es posible porque no está tipificado penalmente en España la conducta continuada de abuso de poder policial manifestada en corruptelas, malos modos, desviación de poder, injurias y agresiones “longa manu” (esto es, por “mandados” ); en cambio, la condena estará asegurada por algunos delitos concretos (no por el conjunto ni su trayectoria, ni por el temor abstracto ejercido) referidos a algunas extorsiones, aunque no parece que la cosecha en términos de penas vaya a guardar correspondencia con la gravedad de la conducta.

5. Lo mas preocupante es la cuestión de la prueba de los hechos imputados y como se reparte su imputación entre los agentes de a pie, el lugarteniente y el capo. Y es que en el escenario actual de Coslada se vuelve confuso el deslinde entre lo real y lo imaginado, la denuncia con fines altruistas y la denuncia con fines protagonistas, el testimonio legítimo y el testimonio envenenado, la justa causa y la ojeriza. En definitiva, que posiblemente ahora no habrá serenidad en la población para arrojar luces sobre el caso. La población al mejor estilo del far-west quiere brea y plumas para los tahures, y si alguien en el pasado vio su coche retirado por la grúa en Coslada, o una multa por la terraza del bar, poco tiempo le faltará para afirmar que fue porque no pagó un impuesto revolucionario… y lo peor es que llegará un momento en que toda denuncia y testimonio soportaría un detector de mentiras porque creerán a pie juntillas lo que quieren creer: que ellos también han sido víctimas de la corrupción o de la agresión policial.

6. Aquí Sevach recuerda el interesante experimento desarrollado en el año 2003 por el psicólogo Malcom Foster de la Universidad de Arizona. En un hipermercado de una zona de clase alta mezcló entre los clientes un colaborador hábilmente disfrazado de mendigo y con tatuajes amenazadores; su consigna era deambular durante una semana como un cliente más entre las estanterías y expositores sin aproximarse ni tocar ni un solo producto pero eso sí, cada vez que se cruzase con algún otro cliente debía insultarle, eructar, rascarse las axilas o farfullar. Transcurrida una semana, los altavoces del centro comercial rogaron que sí algún cliente estaba dispuesto a declarar haber visto con absoluta seguridad a cierto pordiosero hurtando productos, que pasase por la Gerencia del local. Y nada menos que 28 personas estaban dispuestas a jurar haber visto con sus propios ojos como el citado mendigo robaba en el local, y dando detalles del cómo, cuándo y el qué. O sea, a veces se “ve” lo que se “quiere ver”.

7. Y todo porque el Alcalde ni los concejales tuvieron presente que el Reglamento Disciplinario de Funcionarios del Estado o la normativa disciplinaria propia de las fuerzas públicas que contemplan medidas sancionadoras disciplinarias expeditivas. La reputación de brutalidad policial de los agentes de Coslada era notoria e incluso tuvo lugar algún suceso en el año 2000 con implicación del propio Sheriff, y pese a que fue absuelto en la vía penal, ello no cerraba el paso a la toma de medidas disciplinarias administrativas, o al menos para mantener una estrecha vigilancia a quienes usaban y abusaban de su poder.

8. Por supuesto que mas de uno se preguntará por el procedimiento por el que fue designado para tal cargo (si fue por mérito y capacidad o por “libre digitalización” ) y en particular habría que preguntarse si el sheriff se sentía tan fuerte porque su poder estaba al servicio del complejo de virrey de los concejales y alcaldes. Todo el mundo sabe que una representación afortunadamente minoritaria de los Jefes de las Policías Locales en España ejerce su cometido para mayor gloria y pompa del mandamás de turno (una especie de mayordomo con porra y contactos), labor generosamente recompensada con complementos retributivos y el necesario “margen de maniobra”. Lo cierto es que en el caso de Coslada las autoridades locales optaron por una huida hacia delante del problema y por dejar que la bola de nieve negra de la prepotencia policial invadiera el municipio, hasta que el alud ha sobrevenido y arrollado la credibilidad de toda la policía.

11 comments on “El Derecho burlado: buitres con placa sobre Coslada

  1. Y yo me pregunto, ¿ va a pasar con estos individuos como con los corruptos de Marbella?, es decir, ¿ van a pactar con el fiscal que cien juicios se queden en uno, y cinco añitos de cárcel como máximo? ¿ Por qué no explica todo esto el fiscal general del estado? Ah claro! Se me olvidaba que está muy ocupado investigando la acción de las bacterias en los hospitales de Madrid.

    Por cierto, ¿ alguien se imagina que esta mafia policial se hubiera destapado en un Ayuntamiento gobernado por la derecha? Como en este caso el concejal de seguridad pertenece a un partido llamado ” partido de la izquierda de Coslada”, coligado con Psoe e Iu, no escuchamos a los medios de masas, o sea, las televisiones, ni una referencia a cuestiones políticas. Es la suerte de ser “pogresista”: siempre corres los 100 metros lisos con 50 de ventaja sobre el contrincante “facha”.

  2. Estoy seguro que el ruido será mayor que las nueces. Una vez más los periodistas hemos vuelto a sacar del tiesto la realidad y los hechos. Una simple carta anómina de cualquier perjudicado, incluyendo los compañeros de los detenidos, a la Guardia Civil habría sido suficiente para iniciar una investigación. Y ahora queda el daño moral a los inocentes, el desprestigio de un cuerpo y la perplejidad de todos. A mi muchas cosas no me cuadran.

  3. A mi lo que me parece más terrible de estos casos es que según se dice era harto conocido el pelaje de estos delincuentes, llevaban mucho tiempo campando a sus anchas y los responsables mirando hacia otro lado.
    Será posible que la mayoria de las veces solo interviene la Justicia cuando le llega ya el olor de la m…?
    Seguro que estas actuaciones no se van a evitar con la implantación de la “evaluación del desempeño” que propone el EBEP, a qué no?

  4. luis calvo

    La duración de todos estos desmanes, es lo más grave del caso, tanto los de Marbella, como este de Coslada pone de manifiesto la falta de competencia, diligencia e impunidad de autoridades políticas y funcionariales. Son asuntos vox populi, todos sabíamos del tinglado marbellí y en Coslada y alrededores todo el mundo conocía cómo funcionaba la policía local pero nadie tomaba cartas en el asunto. Y así veinte años. Quienes se atrevieron a denunciar, acabaron retirando las denuncias por temor y por evitarse más problemas. Elegían el mal menor y ponían las costillas, porque si ponemos las costillas todos, tocamos a menos palos.
    Son los vicios de la gestión pública. Nadie se parte el pecho por lo que es de todos, pues la mayoría se arrima a los asuntos públicos con afán de sacar el máximo provecho y aguantar el mayor tiempo posible en el cargo. El cómo se consiga es lo de menos. El fin (aguantar en el sillón con el mínimo desgaste y el máximo provecho) justifica los medios.

  5. Para mí que lo de Coslada es otro ejemplo de cómo los Alcaldes se sientn cómodos en sus poltronas y si tienen un “samurai” como el Ginés pues se parte el pecho por ellos a cambio de unas enormes retribuciones ( confiesa el tal Ginés que cobra entre 55.000 y 120.000 euros anuales, o sea mas que el Director General de la Policía y que un General del Estado Mayor). Aquí lo que pasa es que el tal Ginés era insaciable y además contaba con otros tan perniciosos como él.¿Para cuando la responsabilidad de los políticos en este csao?¿ O es que el Alcalde y los concejales no están para “oir” al pueblo y velar por evitar la corrupción?

  6. Ricardo

    Estando de acuerdo, básicamente, con lo expuesto por el Sr. Sevach, porque como es sabido, este tipo de delincuencia organizada en Coslada, por la fuerza de la lógica, es muy poco probable o casi imposible, que dado su olor, su mal olor, no fuese conocido, sospechado o intuido por la Alcaldía, varias o todas las concejalías y la mayoría de las instituciones y administraciones públicas de ámbito superior al municipio. Estas cosas cuando tienen estas dimensiones, trascienden y hay muchos “gobernantes” que ocultan lo que sabían o sospechaban sobre el asunto. Y si tenemos en cuenta que el delito cabe por acción o por omisión (en este caso, cuando conociendo lo que pasaba en este cuerpo policial, nada se hizo, ni una mínima pesquisa) entonces la cadena de implicados, tiene que ser más extensa, salpicando a Fiscalía, Comunidad Autónoma, incluso al propio Gobierno, pues sin ir más lejos, los actos de fraude fiscal y aumentos de capitales privados (los policía corruptos) o sus adquisiciones, seguro que por encima de su nivel económico, dejan huellas imborrables, porque el dinero siempre, siempre deja huellas, incluso el dinero “negro”.

    Ahora bien, no nos dejemos engañar por la rabiosa actualidad “mediática”: lamentablemente, hay muchas más “marbellas” y “cosladas” en España, esas ciudades son solamente la punta de un gran iceberg de corrupción en las diferentes Administraciones y empresas públicas, y con estas cortinas de humo, se irán de rositas, quedarán en la impunidad más nauseabunda.
    Sin ir más lejos: ¿quién se ha puesto a investigar las graves denuncias vertidas en el Parlamento de Cataluña por el propio Maragall de las corrupciones por pago de comisiones ilegales del 3%, o más, en la contratación pública de la Generalidad de Cataluña durante la “era Pujol”? Pues me temo que nadie, y la corrupción de una Comunidad Autónoma como Cataluña, es de una gravedad máxima, porque haría empequeñecer, de ser demostrada, a todas las operaciones contra la corrupción generalizada en Marbella o en el cuerpo de Policía Local de Coslada. El tiempo hará prescribir este asunto, pero la sombra de la duda, de la sospecha, del indicio racional de delito por corrupción y otras figuras delictivas en Cataluña, ahí queda sin que nadie, ninguna Administración o Institución pública haya movido un dedo, como es su deber, para investigar esas graves afirmaciones hechas en sede del Parlamento catalán.

    Con ser grave la Cosladagate, es seguro, que hay más tramas en España de este tipo o peores aún.
    De todas formas, no olvidemos que hasta el “sheriff” de Coslada y sus ayudantes tienen derecho a la presunción de inocencia y aún es pronto, por el normal secreto judicial, para saber exactmente qué ha pasado, y quiénes están involucrados en estos delitos sobre los que se instruye, por lo que opinar sobre lo que saca la prensa, siempre resulta aventurado y poco riguroso, porque amarillismo y prensa empiezan a ser, desgraciadamente, cada vez en mayor grado, compañeros indisolubles de destino.
    Y en esas estamos, suma y sigue, pero eso sí, los ciudadanos tragamos con todo y seguimos pagando impuestos por los que no exigimos explicaciones o responsabilidades. Mal vamos así, con tanta sumisión ante los gobernantes que pagamos y elegimos.
    Puede que por desgracia tengamos lo que merecemos como sociedad, porque quien gobierna suele ser la imagen fiel de sus gobernados. Por ello, no nos rasguemos tanto las vestiduras, porque España es cuna de pícaros/-as y mucho listillo/-a que anda suelto.

    Saludos

  7. Hombre Azul

    Cada vez que tengo conocimiento de un caso de corrupción de este tipo lo que más me sorprende, no es que pase, es que todo el mundo se haya hecho el “sueco” y nadie lo haya denunciado.

    Sobre el punto nº 2 de su exposición, tengo que decirle que existen metodos para hacer llegar una información a quien se quiere hacer llegar sin tener que salir del anonimato. Basta con ser lo suficientemente hábil, para saber a quien le envio la información y que tipo de información envio. Evidentemente para que esta tenga alguna validez, debe contener pruebas irrefutables de los hechos, y además debe ser facil de corroborar. La persona a la que se le envia la información, debe ser alguien ajeno al caso y con el suficiente poder para intervenir en el, ya que en caso contrario corresmos dos riesgos:
    1º- El caso acaba en un cajón por que el que conoce la información tiene tanto que temer como el corrupto, por esa misma información o por otra que posee el mencionado.
    2º- El caso acaba en un cajón por que a la persona que le hemos enviado la información no es la más idonea para luchar contra esa corrupción. En definitiva hemos Mandado a la champions a alguien que juega en 2ª división.
    Solo son ideas y metodos para luchar contra lo que no se debe tolerar bajo ningún tipo de pretexto.

  8. FUNCIONARIO DOS

    Por favor señores!!! seamos serios. ¿Qué hay policías más chulos que otros? Pues seguro, como en todos los empleos. ¿Qué se pueda haber cometido alguna irregularidad? Seguro, como en todos los colectivos…TODOS!!!. Pero por fravor, en este tema, los únicos que han disfrutado como leones han sido LOS DUEÑOS DE PUTI-CLUBS de coslada, los cuatro cocainómanos y mangantes que son incapaces de respetar al vecino más próximo. Todos estos, han diusfrutado viendo y mintiendo contra la Policia Local porque precisamente son ellos , los municipales los que les tienen que hacer cumplir las normativas que ellos rechazan. Ah! y se me olvidaba, bastantes funcionaros del CNP también han disfrutado..y mucho, pero cuando se trata de uno de ellos no hay tanto despliegue. Las sentencias llegarán y cada uno se pondrá en su lugar….

  9. Silvia Gonzalez

    Ya ha pasado tiempo de estos sucesos en Coslada, pero os cuento la ultima que nos ha pasado en casa para que veais que todo sigue igual.
    Mi padre es un señor jubilado de 65 años, va a su bar a tomarse un vino con sus amigos, al huerto, a hacer recados que sus hijos le encomiendan, en fin un buen hombre que no se mete con nadie, que ha trabajado toda su vida sin faltar ni un solo dia a su trabajo…..
    Pues bien el pasado miercoles dia 8 salia mi padre del bar como a medio dia mas o menos a eso de las 16:00h de tomarse algo con sus amigos jubilados, se dispone a ir a casa que esta a 10 minutos andando y tenia el coche consigo ya que habia estado en el huerto y pararon a tomar algo, pues bien aparentemente ningun coche circulando, se dispone a salir de la calle donde habia aparcado y de sin saber ni como, aparece un coche de policia que venia a una velocidad desorbitada, segun ellos porque estaban realizando un servicio urgente y se llevan el coche de mi padre por delante, a todo esto mi padre sin saber bien que habia ocurrido, baja para ver que habia sucedido y estos señores como estan acostumbrados a hacer, le dicen que el es el culpable….. le preguntan que si ha bebido, mi padre les dice que si que ha tomado 3 vinos con los amigos en ese mismo bar de esa calle, y se lo llevan detenido.
    Le retubieron como hasta las 9 de la noche mas o menos, despues de hablar con mis padres, me cuentan que a base de amenazas les indujeron a declararse como culpables advirtiendoles que era lo mejor y que mi padre iba bebido y que en este caso no irian a mas, que culpandose del hecho solo estaria esas horas detenido, que tendria que pagar la multa correspondiente cuando saliese el juicio y la retirada de carne por el tiempo que el juez desestime.
    Pues bien, esto me lo cuentan mis padres ahora mismo y muertos del miedo, no se bien como actuar ni que hacer, pero no me gustaria que esto quedase asi sin mas, habiendo abusado de unos jubilados como lo han hecho.
    Muchas Gracias por escucharme, solo queria decir que aqui, siguen las cosas igual con Gines o sin el.
    y que abusan de quien pueden, que pena que no les pasase conmigo ningun episodio de estos.

    Silvia Gonzalez

  10. Anónimo

    Mucho bla bla bla…pero al final totalmente absuelto

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: