De Jueces y la Justicia

Huelga de los jueces:¿ rebelión en la granja o justa cruzada?

Sorprende enormemente el que el Ministro de Justicia y el Consejo General del Poder Judicial adviertan esta semana (27-XI-08) que no tolerarán una huelga de jueces bajo el bonito y efectista argumento de que “un poder del Estado no tiene derecho a la huelga”. Y se quedan tan anchos mientras los ecos de tan pomposa afirmación resuenan en los oídos del sencillo ciudadano.

1. Para Sevach, ese peregrino argumento de que “un poder del Estado no tiene derecho a huelga” se aleja de las nociones mas elementales de Derecho Administrativo, o en términos coloquiales, supone confundir churras con merinas. Así, una cosa son los poderes del Estado (legislativo, ejecutivo y judicial) y otra muy diferente las personas físicas que en virtud de una relación de sujeción especial prestan servicio al Estado en sus múltiples variantes. Una cosa es la relación orgánica (el juez como órgano o voz del derecho y del poder judicial a través de sentencias) y otra cosa es la relación de servicios (el juez como trabajador por cuenta del Estado-patrono).
Y es que el personal de los parlamentos y ejecutivos ( estatal y autonómicos), tienen derechos y deberes en relación con su función ( sueldo, derecho a su dignidad profesional, vacaciones, jornada, etc) y el personal al servicio de la Administración de Justicia (en sentido amplio: desde el agente hasta el juez, pasando por los Secretarios) también tiene tales derechos y obligaciones. Así, decir que un juez no tiene derecho a la huelga por ser un poder del Estado, es algo así como decir que un sacerdote no tiene derecho a la Seguridad social por ser un poder divino.

2. Sobre si los jueces tienen o no derecho a la huelga, ya nos movemos en el terreno jurídico puesto que hay interpretar la laguna constitucional: la Constitución española ni lo reconoce ni lo prohibe. Ahora bien, para solventar una laguna constitucional hay que aplicar los criterios que nos brinda la propia Constitución y el Tribunal Constitucional.

A) En primer lugar, la interpretación a sensu contrario. Si la Constitución se ha cuidado de excluir expresamente el derecho de sindicación de los jueces (art.127.1 de la Constitución), quiere decir que aquéllos derechos constitucionales en los que no se haya incluido similar cautela, los poseerá en régimen de paridad con el común de los ciudadanos.¿ O alguien vive anclado en el rancio principio absolutista “lo que no está permitido, está prohibido”?

B) En segundo lugar, el Tribunal Constitucional ha afirmado hasta la saciedad que los derechos fundamentales han de interpretarse en el sentido mas favorable a su efectividad, sin restricciones, limitaciones o exclusiones presuntas. Por tanto, la única interpretación constitucionalmente admisible es la proclive al reconocimiento del derecho de huelga. ¿ O es que se quiere que los derechos fundamentales del ser humano dejen de ser fundamentales y dejen de aplicarse a la categoría de seres humanos con funciones judiciales?.

C) En tercer lugar, es cierto que los jueces administran el servicio público de la justicia, y por ello, cuando está implicado un servicio público, la Constitución se ha cuidado de establecer la garantía de los servicios esenciales, acudiendo a la figura de los servicios mínimos (art.28.2 de la Constitución). O sea, que nadie piense que si hay huelga los presos llorarán de alegría, el mal patrono hará cabriolas y el corrupto urbanista aprovechará la parálisis para continuar sus tropelías. Ni la comadre Sebastiana (como llamaba Sénder a la Muerte) deja de actuar aunque apoye la guadaña, ni la madre justicia dejará de rodar porque algunos de sus servidores ejerzan su derecho a la huelga en forma totalmente compatible con las garantías esenciales..

D) En cuarto lugar, la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y del propio Tribunal Supremo ha reconocido sin fisuras el derecho de huelga de los funcionarios, pese a que no existía desarrollo por Ley orgánica de tal derecho, y pese a que la única regulación existente es el R.D.Ley 17/1977, de 4 de Marzo. Pues bien, nuestros Tribunales han aplicado “analógicamente” el derecho de huelga del personal laboral al personal funcionario, por lo que no hay razón alguna para que tal analogía se detenga aquí y no se aplique a los jueces, que al fin y al cabo, son funcionarios de la Administración de Justicia.

E) En quinto lugar, la Ley Orgánica del Poder Judicial no incluye ni tipifica específicamente como infracción disciplinaria el que los jueces se declaren en huelga, por lo que dudosa fuerza tiene una prohibición presunta si no cuenta con consecuencias negativas. Y es que malamente puede sancionarse a alguien que, en el peor de los casos ha actuado bajo una interpretación consistente de una laguna jurídica. O sea, no peca quien contraviene un mandamiento no escrito en las tablas de la Ley.

3. El que juristas como el Ministro de Justicia o los miembros del Consejo General del Poder Judicial, afirmen la inexistencia del derecho de huelga de los jueces españoles, es tan absurdo como aquélla postura del filósofo Aristóteles (384-322 a..C). que fue criticada agudamente por el gran lógico Bertrand Russell en los siguientes términos: ” Aristóteles mantenía que las mujeres tenían menos dientes que los hombres; a pesa de que estuvo casado dos veces, nunca se le ocurrió verificar esta afirmación examinando las bocas de sus esposas”. Y es que hay mucho jurista que se asienta interesadamente en un dogma pese a que sería vencido fácilmente por la evidencia lógica.

4. Por eso, no deja de ser chocante que estos días la prensa se hace eco de las manifestaciones y huelga de los estudiantes universitarios para protestar por la reforma de titulaciones de Bolonia, pese a que el Tribunal Supremo afirmó en su día que los estudiantes no son trabajadores y no tienen derecho a la huelga (Sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo de 6 de Mayo de 1991), y ello sin que el Ministerio de Educación o el de Justicia lo condenen.
En cambio, cuando los jueces anuncian su huelga para protestar por la insuficiencia de medios e interferencias políticas ( y sin que exista sentencia alguna que rechace tal derecho), rápidamente se produce el zafarrancho gubernativo de combate para apagar la iniciativa.

5. En fin, existe una situación tensa en el ámbito judicial, expresada en un intenso tráfico de correo electrónico entre los jueces (por primera vez en la historia), unido a los firmes acuerdos de las Juntas de Jueces con ánimo caldeado (particularmente de las Juntas de Jueces de Madrid y Extremadura, tan valientes como lo fue en su día la Junta General del Principado frente a la invasión napoleónica)
Ante ello, el Consejo General del Poder Judicial no alcanza a sofocar ni controlar el problema, lo que dota de vigencia a aquélla lacónica respuesta que dio el que fuere Presidente del Tribunal supremo, D. Federico Sainz de Robles, cuando expuso en el año 2005 el balance del primer Consejo General del Poder Judicial, que sintetizó en un elocuente término: ” Fracaso” (así lo cuenta Javier Delgado Barrio en el Libro ” En Recuerdo de Federico Carlos Sainz de Robles”, Thompson-Aranzadi, 2006).

Por eso, a Sevach se le ocurre que frente a los ecos del “Se sienten, coño” ( expresión vertida en el 23F frente a los diputados), resulta apropiada la respuesta judicial sobre la huelga al estilo de Obama: ” Sí, podemos”.
NOTA: Una vez reconocido el derecho, creo que no es el momento de ejercerlo tal y como justifico en un post ulterior.

37 comments on “Huelga de los jueces:¿ rebelión en la granja o justa cruzada?

  1. Nada que añadir. Opino lo mismo que usted.

  2. aux armes, citoyens

    Perfecto el análisis jurídico y perfectas las conclusiones. Ante la ceguera interesada y la manipulación de los políticos, ex-juristas a lo que se ve, situados en ministerios y/o consejos generales y de sus voceros desinformadores, debe prevalecer la posición que expresa el autor, plenamente jurídica y plenamente ajustada a los principios y postulados del estado democrático en el que -supuestamente- nos encontramos.

  3. Pedro Herrero

    Con todo el respeto, no creo que este derecho pueda ser invocado por los jueces. Sobre el análisis jurídico no puedo, por mi escaso nivel, contestar. Ahora, sobre una perspectiva social o política, los jueces, como determinadas profesiones “sensibles” no pueden disponer del derecho de huelga como si fuesen un trabajador más del régimen común. Militares, guardias civiles, policias, jueces, …

    ¿No hay acaso otras maneras de articular las posibles y legítimas quejas?

    De todas maneras lo que es cierto es que todo el estamento judicial, funcionarios, secretarios y jueces, se ha puesto en huelga durante este año. Parece que es necesaria una reforma de la justicia.

  4. Contencioso

    A Pedro Herrero:

    Militares y Guardias Civiles (Cuerpo militarizado) SI tienen expresamente prohibido ese derecho.

    La Policia no lo tiene, y bien que la ejercido. Y parece obvio que si el Juez actua en control de la ley, el Policia es la parte mas básica de la fuerza coactiva del Estado para mantener el órden. Siempre igual, para lo que interesa si, para lo que no interesa…..pues no.

  5. jose manuel

    Pues claro que los Jueces españoles tienen derecho de huelga. ¿acaso no la tienen los jueces italianos, los franceses o los portugueses, quienes la han ejercido eficazmente?
    Cuestión distinta es que el Gobierno quiera una Judicatura subyugada, dominada, y que no rechiste. Eso es otra cosa. ¿Quien dice que la huelga de Jueces no está regulada? Los derechos fundamentales son de aplicación directa, y TODOS los poderes publicos deben respetarlos. (art. 53 CE). Es claro que los diputados (legislativo) o los ministros (ejecutivo) no van a hacer huelga ¿para qué si son dueños del BOE y se fijan asi mismos sus sueldos? Esto es un país de demócracia bien entendida, si señor.

  6. De acuerdo con Contencioso, y discrepando con Pedro. Nadie discute que cuando un juez se pone en huelga tiene que garantizarse la atención a guardias y otras urgencias. Pero nadie debería discutir que si existe un colectivo como los jueces, que no se siente representado en el Consejo General del Poder Judicial ( donde están representados los partidos políticos), y ve como una y otra vez el Ministerio les trata con desdén, pues podrán acudir a la única salida: la huelga. Creo que nadie se pone en huelga por capricho. Y mas aún, cuando los jueces protestan por falta de medios y porque son conscientes de los retrasos de la justicia, están luchando no solo por su interés, sino por el de todos. Como abogado sé que muchos jueces son vagos o están mal preparados, pero la inmensa mayoría se esfuerzan en resolver en plazo los asuntos, y muchos padecemos los retrasos de la justicia que son imputables, sin duda, a la política ministerial y a la complacencia del Consejo General.

  7. Santiago

    Tengo una duda; para que un trabajador pueda participar en una huelga, esta tiene que estar convocada legalmente. ¿Quien puede convocar legalmente a una huelga a los jueces?

  8. sed Lex

    Yo quiero traer aquí otro elemento más de juicio. Y es que si los jueces de lo que se quejan es de los retrasos en la resolución de los casos, desde luego no parece que con huelgas y nuevos retrasos sea la mejor manera de solucionar la situación.
    Reciente está la Huelga de los funcionarios de Justicia, y los retrasos posteriores (que ahora, y para mayor aberración del sistema se están recuperando a golpe de hora extra retribuida).

    Y así, sin negar el derecho a la huelga que como trabajadores puedan tener, y a la luz de la legislación tan bien expuesta por Sevach, habría que apelar a su responsabilidad. Las huelgas de jueces me recuerdan en cierto sentido a las de los pilotos del SEPLA o a las de los médicos, que siendo los sectores mejor tratados en lo laboral, la élite de la élite, por encima del bien y del mal, aprovechan su poder omnímodo para decir: “oigan, que somos imprescindibles”, tomando como rehén a la sociedad.
    El enorme poder que tienen los jueces no necesita de la huelga para quedar patente, pues como últimos interpretes de la legislación a veces llegan incluso a interpretaciones kafkianas en la que se cambia totalmente el sentido de la Ley, dejando al poder legislativo pintando aún menos de lo que pinta [pues no existe prácticamente diferencia con el ejecutivo, dadas las disciplinas de partido, las listas cerradas, el sistema D’hondt y otras zarandajas por el estilo]. Unido a que son los creadores de la Jurisprudencia, que se convierte en una nueva fuente del derecho y su última consecuencia.

    Pues bien, hay que tener en cuenta que su función fundamental es la de “desfacer entuertos”, y esto no puede incluir agrandar los que ya existen.
    Como decía al principio el principal mal que a mi juicio aqueja a la Justicia de este país, además de la falta de independencia judicial [mayor a medida que ascendemos en el escalafón, y determinada por la forma de nombramiento] es el de los retrasos que padece. La Justicia, para ser justa, debe ser pronta. ¿Qué ocurrirá si se ponen de huelga?, que las vistas fijadas para la fecha concreta se retrasarán `sine die´ ocasionando daños a terceros que nada tienen que ver con la administración en sí. Ya sabemos que en toda guerra hay víctimas inocentes, pero la principal cualidad de todo magistrado debiera ser la de ser justo y ecuánime; por ello, cometer injusticias (aunque puedan ser así de pequeñas y con el gran fin de defender el bien común) les debería estar vedado; y si no por la Ley, sí por el sentido de la responsabilidad. La huelga entiendo que debería ser, si no la última, una de las últimas medidas que tomaran y agotadas todas las demás.
    No me imagino a don Quijote (paradigma de los desfacedores de entuertos) embistiendo a dos o tres damiselas por el simple honor de Dulcinea.

    No es una cuestión de derecho, sino de sentido de la responsabilidad.

  9. miguel álvarez

    ¿Y quién establece aquí los servicios mínimos? ¿Los propios jueces…?

    Los policías, al menos los policías locales, creo que no tienen derecho a huelga. De hecho, en lugar de hacer huelga, suelen ponerse de baja por depresión, stress, etc.

    Siendo Fraga presidente de la Xunta de Galicia, un ciudadano quiso registrar una instancia en una ¡delegación provincial de la misma Xunta. Llegó a las doce de la mañana y allí no había nadie, cerrada. Escribió una carta al delegado provincial protestando por esta situación. Ni caso. Volvió a escribirle una segunda carta. De nuevo silencio. Al final, le escribió a Fraga, que visiblemente enojado, montó un pollo de aúpa en plena reunión del Consejo de Gobierno de la Xunta: “si yo soy el primer en llegar y el último en irme de la oficina, nadie tiene derecho a incumplir su horario de trabajo”, ni a trabajar en casa lo que se debe despachar en la oficina, añado yo. Pues eso…

  10. Sevach

    Estupendos los comentarios, ya sean a favor o en contra del derecho de huelga de los jueces, y dado que hay preguntas en el aire (al mejor estilo platónico – preguntarse para buscar la verdad) me gustaría de forma breve recordar algunas cosas:

    1ª La posible huelga no es por capricho de los jueces. Si jamás la han hecho, alguna razón grave habrá para ello. Y mucho más, cuando saben que ello les llevará a una confrontación con el Ministerio de Justicia, con el Consejo General del Poder Judicial y con los ciudadanos que ciertemente les cuesta entender porqué un supuesto cuerpo de “generales” va a la huelga.

    2º La huelga no encierra ninguna pretensión retributiva ( a diferencia de huelgas médicas o de pilotos aéreos). Sencillamente reclama que se cumpla con la independencia del poder político que la Constitución les garantiza y que existan mas medios (mas jueces) o mejor administrados para que la justicia sea eficaz. A ningún juez le gusta poner sentencias tras años de inicarse el pleito.

    3º Si existen dudas sobre quien convoca la huelga, sobre los servicios mínimos, etc…tales dudas se deben a que el legislador ocupado en otras cuestiones, desde la Cosntitución de 1978 no lo ha regulado. Pero son fáciles de resolver con la aplicación analógica del citado Real Decreto del post que se aplica a los funcionarios. Y eso sí. los servicios mínimos que los fije el Ministe Justicia.

    4º Tampoco se trata de una “huelga abusiva” o calamitosa para la justicia. ¡¡Un día!! Se trata de demostrar que la justicia precisa soluciones, y no de “estrangularla” como otros colectivos. ¿Alguien cree que por un día de aplazamiento de asuntos no esenciales, reinará la anarquía en España, cuando el propio Ministerio toleró una huelga de meses del personal de la Administración de Justicia cuyos efectos todavía se padecen?
    Lo dicho, gracias por vuestros comentarios… y anécdotas, que en este blog….todo cuece y enriquece…

  11. Contencioso

    Estimado Sed Lex:

    Se nota que no eres Juez ni ejerces como tal en la realidad cotidiana de los tribunales españoles….

    Los Jueces nos hemos levantado en armas para reclamar una mejora sustancial en el funcionamiento de la justicia y que se acaben cosas que no podemos entender ni aceptar que sean propias de un pais moderno.

    Hoy por hoy, cada dia que pasa yo respondo de lo que hacen una serie de funcionarios a los que no contrato (Competencia del estado), no puedo despedir (Competencia del estado), no puedo expedientar (Competencia de la CCAA), no puedo organizar en su trabajo (Competencia del estado a través del Secretario), y cuya plantilla no puedo aumentar ni tampoco acudir a la subcontratación para que otro Juez resuelva los casos que a mí me sobran. Pero eso sí, me tengo que tragar con patatas todo lo que entra por la puerta del Juzgado, a diferencia de cualquier empresario o profesional liberal, que puede rachazar clientes o subcontratar. En definitiva, estoy vendido para ser el chivo expiatorio de una abrumante falta de medios y servir de excusa al Ministro de turno cuando pase algo. Se me exige responsabilidad, pero sin la correlativa libertad de acción, en definitiva, sólo soy un sujeto que trabaja en su despacho con uan diana en la espalda, como los Secretarios.

    ¿Poder omnímodo? ¿Después de lo que acabo de explicar aún lo crees así?
    Si es tal el caso, es que no sabes distinguir entre el poder de resolver un asunto -aplicar la potestad jurisdiccional- y el resto de lo que comporta ser un funcionario perteneciente a una escala administrativa. Claro que tengo un poder del estado para aplicar la ley, lo que pasa es que ese poder no se extiende a autoorganizarme, ni autofinanciarme, ni tan siquiera mas alla del caso concreto que resuelvo, asi que de omnímodo, nada. Tengo el poder de sujetar al ciudadano a lo que resuelvo en su asunto -eso es una potestad en esencia- pero todo ese poder se agota ahí: Al aplicarlo a OTRO, no a mí mismo, a diferencia de lo que hacen el ejecutivo o el legislativo.

    Pero la mayor ironía del asunto, como ha explicado acertadamente Sevach, es que yo no me estoy enfadando porque se me pague poco -que también, pero eso ya lo sabía cuando me presenté a esta oposición y si no, haber elegido otra- sino porque veo que un servicio público fundamental se desprecia, se ignora y ningunea, y aunque al final lo paga el ciudadano, el verdadero responsable de esto me usará como cabeza de turco para dar sangre a la plebe.

    ¿Crees de verdad que me agrada dar fecha de juicio para dentro de dos años? ¿Ver la cara de quien trae un asunto que para mí es uno mas, pero para él/ella es SU asunto, cuando le dicen que eso no se podrá resolver rápido? ¿Crees que quiero fastidiar o “tomar como rehen a esas personas” para conservar o aumentar provilegios? ¿Crees que a una persona a la que doy fecha de juicio para dentro de dos años le va a perjudicar en exceso un dia de paro, comparado con el beneficio de que el ejecuitvo/legislativo reaccionen y hagan lo que deben para que no sean dos años la demora normal?

    Si hay una huelga, su efecto para nosotros es simbólico y para el ciudadano mínimo: Las vistas que yo tenga ese día señaladas se van a hacer esa misma semana o la siguiente en un día diferente y avisado con antelación. Por pura responsabilidad y coherencia. Pero el aldabonazo hay que darlo, y no olvides una cosa: Nos estamos enfrentado nada menos que al legislativo y especialmente al ejecutivo en beneficio del ciudadano, porque nuestra principal reivindicación no es que se modifique el sistema de responsabilidad y la distribución de funciones; Es que se duplique la planta judicial para un mejor servicio.

  12. ¡Uf, como esta el patio!. Mi opinión hacia este tema es bastante simple. Las consideraciones jurídicas expuestas tanto por Sevach como por los comentaristas son adecuadas y muy clarificadoras.

    Creo que cualquier trabajador (funcionarios en este caso) debe tener derecho a reivindicar las mejoras laborales que crea convenientes y que resulten beneficiosas para el buen funcionamiento del servicio.

  13. sed Lex

    Vamos por partes, y por alusiones:

    1º.- Dejar claro (para Rosa) que yo no estoy en contra del derecho de Huelga. La Ley lo contempla, ya lo ha expuesto Sevach, sino que más bien soy bastante reacio a confiar en que una huelga resuelva gran cosa.

    2º.- Una huelga de un día como testimonio y aldabonazo, pues bien; pero si resulta que no genera ningún problema, porque se recupera a la semana siguiente dado que los funcionarios siguen trabajando, permítame S.S. que le tache de ingenuo. El ejecutivo se va ahorrar sus honorarios de ese día y le dirá que huelgas así las haga todas las semanas.

    3º.- Lo del poder omnímodo, desde luego no es tal en un Juez individual y menos de a pié. Aunque sí que tiene su pequeña gran parcela de poder, efectivamente no se puede salir de la linde que le marca su competencia y el caso concreto. Me refería al Consejo General Per-Judicial (permítaseme el chiste), al TS, o al TC; y en menores escalas a los TTSSJJ; órganos todos ellos los más viciados de posible falta de independencia, aunque sólo sea por su nombramiento digital en mayor o menor medida; y ya se sabe que es de bien nacidos ser agradecidos.

    4º.- Efectivamente no soy juez, pero sí soy funcionario y para más INRI en trabajos de inspección. También se lo que es tener una diana a la espalda (y la parte dónde esta pierde su bello nombre poético y lo cambia por otro más burdo y soez, al descubierto) y encima tengo que dar la cara sin la misma protección que tiene S.S.. Sé perfectamente cómo funcionan —o no— los políticos, cómo funcionan las estructuras rígidas y cómo al funcionario que no curra se le castiga quitándole el trabajo (que no el sueldo), trabajo que se le da como “premio” al que sí que curra (pero tampoco con sueldo); sé la desmotivación que eso genera y que explica que los índices de síndrome de trabajador quemado que afectan al colectivo en general sea de los más altos; para colmo incomprendidos, tachados de privilegiados por la opinión pública, y con el sueldo bajándonos en relación al IPC cada año, incluso en años de vacas gordas.

    5º.- Ello conlleva la generación de conflictos; conflictos que conllevan en su teoría más pura la generación de chivos expiatorios que se queman dándose de cabezazos contra las paredes, y que siempre acaban mal con el grupo, y con la AGRESIÓN a la tarea encomendada… Por la simple dejación, por la Huelga o por lo que sea. Dé por hecho que ni siquiera el Sr. Secretario de su Juzgado se considera jefe de sus empleados (no puede despedirles, ni aumentarles o bajarles el sueldo; y casi mejor, que eso luego da lugar a muchas arbitrariedades); seguro que se considera (y le consideran) un mero “repartepapeles”. De todos modos yo tendría cuidado con lo que pido, que ya decía Santa Teresa que causan más lágrimas las plegarias atendidas que las no atendidas, y no sabe la suerte que tiene de no tener que batirse el cobre con sus funcionarios, por muy asumido que el secretario tenga su rol de “jefe”.

    6º.- Lo que yo vengo a decir, es que previamente hay que agotar todas las alternativas. Mire, cuando la huelga de sus funcionarios, yo les defendía; y eso a pesar de tener varios contenciosos pendientes que me tienen condenado al ostracismo; y con poca fe en ganarlos [y no porque considere que no tengo razón, sino porque no tengo más fe en la Justicia —humana— que la que tiene un paciente de cáncer desahuciado al irse a Houston]. Pues bien, cuando he visto como ha concluido el conflicto (satisfactorio en cuanto a resultados, pero conllevando una aberración en cuanto a la solución posterior, con la recuperación del trabajo perdido a costa pública me he dicho: ¿ Y por qué estos funcionarios, máxime siendo quiénes son y trabajando dónde trabajan no han acudido a los Tribunales, como hacemos el resto de los mortales, a reclamar sus diferencias retributivas en igualdad de condiciones de trabajo y dependencia, en un ejemplo de libro de lo que es una vulneración del art. 14 CE? Y me he contestado a mí mismo: “A lo mejor hasta es por eso. Va a ser una cuestión de fe”.
    Y es que cuenta Juan Eslava Galán en su último libro, “Los años del miedo”, una anécdota que no me resisto a contar, disculpándome de antemano por lo largo de la entrada. Pues bien, en los años de la pertinaz sequía, un cura de la postguerra invocaba a la fe de sus feligreses pues sólo la fe podría salvarles; así, convocó una procesión rogativa a la que sólo acudió media entrada aproximadamente del aforo esperado, por lo que don Próculo, que así se llamaba el cura mostrándose desanimado decía:
    —¡Querídisimos hermanos!: no tenemos fe, y sin fe difícilmente se apiadará Dios de nosotros para enviarnos la lluvia que tanto necesitamos. ¡No tenemos fe! ¡Nos hemos reunido para impetrar la lluvia del Señor y hemos venido sin paraguas! ¡Hasta yo, cura pecador, he olvidado el mío…!

    7º.- En fin, un enroque en sí mismos y acudir a los tribunales quizá no sea la solución idónea para su conflicto… O sí… La huelga tampoco.

  14. William H. Rehnquist

    Estimado amigo Sevach, me gustaría exponer un tema para tu consideración. A principios de año los funcionarios de justicia ejercieron su legítimo derecho a la huelga para lograr una serie de reivindicaciones, con la consecuencia de que el servicio público de justicia estuvo paralizado durante dos meses; no consiguieron todas, pero sí algunas de sus peticiones. Ahora los jueces y magistrados, deciden invocar el derecho de huelga para lograr igualmente una serie de reivindicaciones.
    Pues bien, en Gijón, el Colegio de Abogados ha decidido en Junta General no tramitar solicitudes de asistencia gratuíta para lograr una serie de reivindicaciones (en concreto, que los letrados que presten tal servicio estén cubiertos por la seguridad social y una mejora en las retribuciones, que actualmente son ridículas, como lo demuestra que un pleito verbal civil se retribuye en ciento veinte euros, que se abonan, en el mejor de los casos, a los seis meses desde la terminación), si bien se respetan unos servicios mínimos por razones de urgencia, que coinciden materialmente con los servicios mínimos establecidos durante la huelga de funcionarios de justicia. Pues bien ¿Sabes qué es lo que ha ocurrido? Pues que el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (sí, don Gerardo Herrero en persona) recurre tales acuerdos impugnándolos en vía contenciosa mediante un procedimiento especial de protección de derechos fundamentales ¡¡¡argumentando que tales acuerdos vulneran el artículo 24 de la Constitución!!! Dejando de lado el escrito en sí (un auténtico despropósito jurídico que, para empezar, presenta en el TSJ en lugar de en el Juzgado de lo Contencioso de Gijón), lo cierto es que me pregunto en qué difieren las reivindicaciones de los letrados de la de los funcionarios de justicia, dado que todos son profesionales del mundo jurídico. ¿Cuáles crees que son las razones que han movido al señor don Gerardo Herrero, que no ha movido un dedo los meses de febrero y marzo y no es previsible que lo mueva si los jueces deciden ir a por todas y coger el toro por los cuernos, con los letrados muestra su torva faz recurriendo tal decisión. Dejando de lado que, o en febrero ha incurrido en una dejadez de funciones (lo que bordearía los muros del derecho disciplinario) o ahora incurre en un exceso de celo (lo que bordearía otras fronteras más peligrosas). ¿Pór qué las reivindicaciones de los abogados no sólo no encuentran apoyo alguno y para mayor escarnio se entromete el Ministerio Público en las mismas?

  15. Sevach

    Apreciado William: Me quedo patidifuso. Tendré que volver a leer el art.124.1 de la Constitución por si con el paso del tiempo hubiere quedado desvaído: ” El Ministerio fiscal…tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley, de oficio o a petición de los interesados, así como velar por la independencia de los Tribunales y procurar ante éstos la satisfacción del interés social”.

  16. Cuando un sacerdote de una diócesis de Andalucía decidió hacer pública su condición de homosexual militante y ejerciente, y decidió fotografiarse con su traje de clérigo en la portada de una conocida revista de homosexuales, el Obispo diocesano lo suspendió temporalmente de sus funciones, y recuerdo que un alto dirigente político de aquella provincia hizo unas declaraciones diciendo que el cura era un trabajador que estaba siendo discriminado por su patronal (el Obispo) por su condición sexual.

    Todo aquello me recuerda mucho a esto de los jueces.

    Comparto la opinión expresada por Sevach, y lo felicito por su finísimo y profundo análisis jurídico.

    Creo que a estos servidores públicos, a los jueces, les vendría bien bajarse un poco del guindo en que se hayan (aunque hay de todo), y que comiencen a pisar algo de tierra firme.

    Sabemos que han aprobado -salvo los de turno- unas importantes oposiciones, y que tienen también una altísima responsabilidad pero deberían tomar algo de contacto con la Gestión Pública, percatarse de que los Juzgados y Tribunales son también Administración y Organización, y que les compete hacerlos funcionar.

    Aprovecho este post para reiterar mi apoyo al Juez Tirado Márquez por el atropello cobarde al que se le quiere someter, y para plantearle al Juez Garzón que investigue las evidentes muestras de varios casos de canivalismo que aparecen en los restos encontrados del Homo Antecesor en Atapuerca (Burgos).

  17. Contencioso

    Bien Sed Lex, veo que había acertado en lo que no eres (juez, aunque no era muy dificil), pero por lo demás tienes comentarios de indudable acierto, si bien matizables.

    Dices que huelgas como esa todas las semanas va a querer el ejecutivo; pienso que te equivocas, porque el simbolismo de esto es muy fuerte, y conecta con lo que dices de agotar los medios alternativos antes de la “solución final”. Por supuesto etsoy de acuerdo contigo. Pero es que quizás ha escapado a tu perspectiva que un paro de un dia no es la solución final y conflictiva: Esa es la huelga INDEFINIDA, cosa que tambien nos guardamos en la recámara por ahora, a la espera de que el paro del día 18 de febrero sea suficiente. El paro del día 18 se quiere mantener contra viento y marea por una razón muy diferente: Ante el silencio legal, queremos que quede claro bien por la vía de hecho (Que el CGPJ lo asuma) o bien por la legal (Que TS y TC se pronuncien) que sí tenemos derecho de huelga. Porque una vez esto quede bien claro, se acabó la demagocia barata del Ministro y el CGPJ y el intentar convencer a la sociedad con uso de los medios de comunicación de algo que no es cierto. El derehco estará ahí, sobre la mesa, y nosotros tendremos ese arma “nuclear” para respaldar nuestras quejas y reclamaciones. Y obviamente, como buen arma nuclear, sabremos usarla con mesura y asegurarnos de que está bien guardadita y a recaudo. Pero que sigue ahí.

    No otra cosa evitó que la Guerra Fría se volviera caliente, y aquí pasará lo mismo, puedes estar seguro.

    Saludos

  18. sed Lex

    ¿Nucleares? ¡NO, gracias!
    Creo que todos en este mundo estaríamos más seguros sino hubiera tantas armas nucleares, sobre todo ahora que empiezan a proliferar y cada vez están en manos más peligrosas. Este mundo funcionaría mucho mejor sin ellas, pues las únicas veces que se han usado —Hiroshima y Nagasaki, 5 y 8 de agosto de 1945— creo que ya nos dejaron escarmentados. Además que nunca se puede asegurar la ausencia de accidentes…
    La “escalada armamentística y bélica” creo que no nos va a llevar por ningún buen camino; sobre todo a los pobres países que tenemos que padecer a las “superpotencias”.
    El simbolismo de estas “armas nucleares” se agota en su uso… y sí, de acuerdo en que el miedo a algo peor puede evitar males mayores, … pero también puede incurrir en los mismos. Sobre todo si el maletín nuclear está en manos de algún lunático,… y algún ministro en estas cosas no ha mostrado últimamente un juicio muy claro.
    Por ello, pido a Dios [en sentido figurado], que guarde el buen juicio de nuestros juzgadores, porque a veces los órdagos a pares se echan con dos ases… Sobre todo si supone una cortina de humo sobre males mayores que nos aquejan…
    Saludos cordiales.

  19. William H. Rehnquist

    Amigo Sevach. Conozco perfectamente el artículo 124 de la Constitución y me consta que su tenor literal no ha sufrido modificación alguna. Pero conozco igualmente el nombre que tenía (y creo sigue teniendo) el hecho de que una institución pública que debe velar por los derechos de los ciudadanos abdique de su obligación en unos casos (léase huelga de funcionarios en febrero-marzo-abril) y en otros se muestre extremadamente audaz en la defensa del servicio público de Administración de Justicia. En fín, veremos si me equivoco, pero me permito hacer una apuesta a cualquier usuario del presente foro. ¿Alguien en su sano juicio piensa que si los jueces deciden ir a la huelga el Ministerio Fiscal impugnará tal decisión en la jurisdicción contencioso-administrativa como ha hecho con el acuerdo del Colegio de Abogados?

  20. Coincido con Rehnquist, y con Sevach, en que el Ministerio Fiscal es una institución con el norte perdido. En la tierra de mis abuelos dicen que “El sabueso, donde quiere el amo, encuentra el hueso”, lo que puede decirse de la fiscalía.

  21. Sandra

    Comparto los argumentos esgrimidos por lcontencioso (aunque con reservas repecto del fin que se dice pretendido en cuanto al reconocimiento del derecho de huelga) . Comparto os temores de Sed Lex como representante de la ciudadanía, no así como funcionario de la Inspección y por tanto perfecto conocedor del funcionamiento anormal de la Administración, a la que pertenecen los jueces. Y, entiendo las críticas a la actuación del Fiscal respecto del diferente trato dado a la la huelga de funcionarios y de abogados , si bien la competencia para el control de la huelga de ambos colectivos es distinta : Ministerio , CCAA de lo que se deriva la diferencia de trato , aunque no lo justifica .
    En todo caso , toda esta situación huelguistica en la admisntración de justicia lo que deja muy claro es la situación de caos total que se vive en esa Admisntración donde todos sus colectivos profesionales muestran su malestar , sin mencionar al ciudadano , nunca satisfecho por el funcionamiento de este servicio público ( lo que es lógico visto el panorama) . Ello me da que pensar si no debía ser esta situación objeto de una reclamación general en la que todos los ciudadanos , sean jueces , abogados, funcionarios … exigan de una vez por todas que se pongan los medios adecuados para que la Admisnistración de Justicia esencial en un Estado de Derecho funcione . Es una alternativa , quizá con más efecto nuclear y sobre todo más barata al concentrarse todos los paros , reclamaciones … porque lo que si ayer los funcioanrios , hoy los abogados y mañana los jueces ….

  22. miguel álvarez

    Disculpen que vuelva la mula al trigo. No tengo relación con la justicia como no sea por ir a solicitar alguna partida a un registro civil. Desde fuera, y para ser sincero, tengo una muy mala imagen de la Justicia, y no me refiero sólo a los jueces, sino a los funcionarios. Ya sé que todas las generalizaciones pecan de injustas, pero la imagen que tengo es que en Justicia se “vive” muy bien. Permítanme dos o tres ejemplos.

    1) Un compañero de trabajo participó en un concurso de traslados y obtuvo plaza en unos juzgados. El primer día, llegó a las ocho de la mañana. Lo paró un policía para preguntarle a dónde iba. Al contarle que en los traslados había obtenido plaza en esos juzgado, el policía le echó el brazo al hombro:

    –Pero hombre… Vas a trabajar en Justicia. Aquí nadie entra antes de las diez menos cuarto o diez, y a las dos todo el mundo está en la calle -café por medio.

    2) En mi entorno, se dice que los jueces forman casta aparte, y se cuenta que hasta hace no muchos años, sólo aprobaban las oposiciones de juez o fiscal aquellos que eran hijos de juez o fiscal; que ahora necesitan gente y “ya dejan entrar a otros”.

    3) Yo mismo -que trabajo siempre por la tarde- un día en el mercado estaba en una cola y en el grupo se hablaba de la violencia de género. De repente, una de las que estaban en la misma cola dijo que era jueza y que estaba cansada de despachar órdenes de alejamiento, etc. Supongo que entra dentro de lo posible que esa señora trabajase por la tarde, pero como los jueces y funcionarios de Justicia llevan colgado el sambenito de su escaso cumplimiento del horario de trabajo, me quedo con la duda.

    4) La hija de una amiga aprobó hace pocos años una oposición y hoy es jueza. Me dice la madre que sólo va al juzgado dos días a la semana, justo aquellos en los que tiene vistas.

    5) En los mismos juzgados a los que se trasladó este compañero al que aludí, pusieron una máquina para fichar… Duró una semana, y ahorá, según me dicen, ya que lo de fichar no funciona, el objetivo es que se trabajen al menos cinco horas al día…

    Concluyo. Si lo que yo pulso, lo percibe la mayor parte de la ciudadanía, creo que los jueces lo tienen difícil para conseguir el apoyo de la sociedad. Es más, lo que en mi opinión pide esa sociedad es que se meta en cintura a la Justicia, al igual que se hizo con los militares -que ya es difícil- para que se bajen del guindo y no hagan lo que les venga en gana. En definitiva, eso de que en Justicia hacen falta medios, permítanme que por lo que me llega, lo ponga en duda. Lo que hace falta es que en Justicia se trabaje como en cualquier otra oficina de la administración. Cuando en todos los juzgados y tribunales los funcionarios lleguen a las ocho y salgan a las tres -el juez y secretario los primeros para dar ejemplo- mucho me temo que parte de los problemas que afectan a la justicia se verían notablemente mejorados.

  23. Contencioso

    Hola Miguel

    Lo que pasa es que el trabajo principal del Juez son las Sentencias y eso no se suele poner en el despacho, porque ahí se atienden otras cosas: trámite de asuntos, atención a abogados, etc. Las Sentencias se ponen por las tardes y a veces, segun sea el Juzgado, por las mañanas en que no hay vistas. Por eso muchos Jueces, como en el despacho no les dejan trabajar tranquilos y para evitar desplazarse otra vez por la tarde, prefieren trabajar en casa. Lo de esa Juez en el supermercado me parece norma, hay que ir a comprar en horas de apertura de supermercado, y lo único bueno de nuestro trabajo es que luego podemos seguir despues de cenar si hace falta. Es decir, podemos organizar nuestro tiempo, lo que no significa que no trabajemos, sino que lo hacemos a veces en momentos que no se vé.

    Por otra parte, si bien es cierto que la mayoría de juzgados estan colapsados, tambien lo es que hay algunos que estan muy por debajo del trabajo que pueden asumir, pero se crearon por razones políticas. En esos, efectivamente, no hay problemas y sí personal un tanto desaprovechado. Pero repito que son los menos, pongamos un 2% de los que existen.

    Lo del punto 1 es uno mas de los mitos o leyendas urbanas que hay por ahí. Tiene gracia que ya lo he oído dos veces y de personas distintas. ¿Mismo amigo, mismo policía…..o mismo mito?

    Lo del punto 2 es mentira, y encima absurdo. Hace muchos años (20 o 30) era lo mas normal que los Jueces fueran hijos de Jueces por una serie de razones que no tienen nada que ver con lo que dices: A) Porque con solo licenciarse ya se podía trabajar de abogado y ganar mucho dinero, de modo que solo los que tenían vocación por haberlo vivido en casa se animaban a estudiar oposiciones, B) Porque un Juez sufría una media de 4 ascensos forzosos con cambio de población en su carrera, lo que perjudicaba y desarraigaba a su familia, y con ello facilitaba que escogieran esa carrera simplemente por no tener relaciones sociales y amigos en el lugar en que acababan sus estudios de derecho ni en los anteriores como para emprender otras vias. Conozco bastantes de esos casos en compañeros mayores, algunos ya jubilados. C) Hoy en dia muchos siguen siendo hijos de otros Jueces, Fiscales y profesiones jurídicas, pero eso es lo normal al heredarse vocaciones en función de lo que ves en casa y te pueden apoyar, y estar el ejercicio de la abogacía imposible si no es con un enchufe. Nuevamente, otro mito propio de la envidia y el mal pensar de la sociedad española (Qué típico) que además, y como en el caso anterior…he oído varias veces sobre los Notarios y Registradores (Que si sus hijos son Notarios, etc.)

    Lo del punto 4 es posible si esta en un Juzgado especializado que señala dos dias a la semana. Por ejemplo en un Juzgado de lo laboral, se hacen juicios sólo dos dias a la semana, y se concentran en cada uno unos 10 juicios. Eso son 20 a la semana, y 80 al mes, cuyas Sentencias evidentemente no se ponen solas. El que la Juez esté los restantes dias trabajando para poner esas 80 Sentencias no me parece descabellado tampoco ¿no? Pero claro, como no se la ve en la Sala de juicios, automáticamente el resorte del español medio vuelve a saltar para pensar que está de compras en el Corte Ingles o algo así.

    Lo del punto 5 es una cuestión de los funcionarios. No quiero entrar en polémicas con ello, pero me gustaría dejar claro que hay diferencias bastante importantes entre nuestro trabajo y responsabilidad y el de ellos. ¿Que se escaquean? Sí, es verdad en muchos casos (Aunque no tanto como para solo trabajar 5 horas al día, eso te lo aseguro), pero tambien lo es que nosotros estamos imposibilitados de hacer nada al respecto. Porque dependen del Ministerio o de las comunidades autónomas, y nosotros no podemos hacer nada, ni expedientar, ni exigir, ni nada. Solo quejarnos (Cosa que ya hacemos) y esperar.

    En fin, que como tu mismo reconoces al comienzo del mensaje, la verdad es que solo sabes de ésto lo que te han contado. Y ese es el problema, porque la mitad de lo que se cuenta no es objetivo, sino interesadamente deformado por envididas, rencores, etc. y la otra mitad es a su vez sabido de oídas. Y no es de extrañar, en parte por el deporte nacional español (la envidia y el hablar mal de los demas a sus espaldas) y en parte porque somos la administración que mete gente en la carcel, quita custodia de hijos, etc., que no son precisamente tareas agradecidas.

    Pero un punto muy importante a tu favor es que hayas decidido buscar por ti mismo esa información y oír lo que aquí tenemos que contar. Lo primero que aprendes en mi oficio es a nunca, nunca formarte una opinión o emitir un juicio sin oír las dos versiones (y anda que no cambia a veces cuando habla el contrario….) pero lo creas o no, por aqui en España eso es de lo menos frecuente.

    Saludos

  24. miguel álvarez

    Hola Contencioso, y demás. Ante todo, gracias por la respuesta, pero me gustaría matizar algo.

    Dices que el punto uno es una leyenda urbana. Te aseguro, juro, prometo por mi conciencia y honor y por lo que haga falta, que a mí me lo contó alguien que trabajó en unos juzgados y ahora ya no está allí. Y me lo creo porque otra persona que también trabaja en otras oficinas judiciales cercanas, me cuenta lo mismo, que se entra sobre las diez menos cuarto o diez, y a las dos todo el mundo está en la calle -café por medio.

    En cuanto a lo de fichar, te dejo este enlace de hace unos años

    http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2005/08/24/4009498.shtml

    Me dicen que hoy esos relojes no funcionan, que funcionaron unas semanas, y que la Consellería de Presidencia de la Xunta de Galicia aspira a que los funcionarios trabajen “al menos” cinco horas.

    Concluyo, que lo que escribís me parece interesante y yo sólo ocupo espacio. En mi opinión y por la experiencia de trabajo que tengo, si el jefe no es el primero en llegar y el último en irse, la oficina se convierte en un desmadre. Si el juez no se concentra porque lo molestan, que atienda o firme sólo una hora a la mañana, que le insonoricen el despacho, etcétera, pero insisto, creo sinceramente que jueces y secretarios tendrían que dar ejemplo y ser los primeros en llegar a la oficina. En este punto, Fraga era modélico: el primero en llegar y el último en irse, y así ¿quién se escaqueaba? Pero si el juez y el secretario no son los primeros en llegar y los últimos en irse, es normal que la gente haga lo que le venga en gana.

    Por mi parte, tranquilo, si no me lo tomas como una ofensa, soy de los que piensan que tengas pleitos y los ganes, así que por ahora, prefiero ventilar las diferencias que pueda tener sin judicializarlas (por si acaso). Saludos.

    PD: aún a riesgo de ser pesado, voy con otra anécdota que me cuentan. Una amiga solicitó hace meses pleitear con un abogado de oficio. Me decía que llegó a los juzgados y una funcionaria le dio instrucciones para pedir no sé cuántos certificados y presentar toda la documentación en el Colegio de Abogados. Pues bien, me decía mi amiga que la funcionaria judicial le hizo firma una serie de documentos en los que se daba a entender que había comparecido ante un juez: “Ante S.S. don fulano, juez de tal y tal…”. A mi amiga le extrañó y dijo que cómo iba a firma algo que era falso, pues ella no había comparecido ante ningún juez. Repuso la funcionaria que no pasaba nada, que el juez se fiaba de ella… No sé si esto es algo generalizado, pero creo que las formas son importantes, y ya me parece el colmo tener que firmar algo que no es cierto, nada más y nada menos que en un juzgado. Si el juez no puede estar para atender esas “pequeñeces”, que el oficio se redacte de otro modo “Ante fulanita de tal, auxiliar administrativo del juzgado cual, etc”, pero mentir en un documento público, aunque sea de puro trámite, no lo veo nada bien.

  25. sed Lex

    Para Sandra:

    Dice no compartir mi visión de la huelga, precisamente por ser funcionario y conocer la administración. Le voy a exponer como funcionan las huelgas en la administración, al menos en la que a mí me concierne.

    A diferencia de una fábrica o comercio en la que se deja de producir o vender, y salvo que seas un monopolio o casi, la patronal corre el riesgo de que te vayas a la competencia y tiene una pérdida clara, en la administración, lo que hacemos [o dejemos de hacer] si es monopolio nuestro, con lo cual nos lo vamos a comer con patatas antes o después. Eso el ejecutivo de turno lo sabe, lo que lleva a que en el fondo le hagamos el “caldo gordo”, porque además se ahorran unos buenos euros en salarios, que cada día de huelga da un buen mordisco a la nómina. Por otra parte, la huelga se manipula para que quedemos ante la opinión pública como privilegiados con trabajo fijo, vagos irredentos, que aprovechamos nuestras prebendas para fastidiar al ciudadano en lugar de para servirle. Y además, salvo que tu servicio sea tal que un retraso congele temas muy importantes o vitales (médicos o similares), normalmente necesitarías una huelga muy larga para que se note. Ello unido a que normalmente nadie está dispuesto a secundar una huelga tan larga…

    Por ello, y para desgracia nuestra, las únicas huelgas que funcionan en la administración, al menos en mi campo, son aquellas [prohibidas por otra parte] de trabajar a reglamento. Se da la curiosa paradoja en este campo, que cuando haces las cosas bien, o al menos tan bien como en el papel plasman nuestros legisladores y políticos de turno, nada funciona, y el ciudadano sale mosqueado cuando no trasquilado. Éstas si hacen daño al político de turno y funcionan a veces; y si no al menos te das el gustazo de haber actuado alguna vez como dicen los papeles, con lo que nadie te debería acusar de actuar mal.

    En fin, no sé si te aclaro algo de mi postura o lo lío aún más…

  26. sed Lex

    Para Contencioso:

    Lo de las ochenta sentencias en una semana queda muy bien sobre el papel, lo que no se dice es que al menos 10-20 son iguales, porque no se han permitido/querido acumular, y el resto son iguales o parecidas a casos anteriores, con lo que el corta-pega de Word ha venido mucho en nuestro auxilio y nos sirve para hacerlas como churros. El problema de estos churros es que a veces son eso y descubrimos párrafos enteros que no vienen a cuento. No les culpo a SS. SSª en exclusivo [a mí también me pasa a veces en informes], la culpa es de una carga de trabajo probablemente desproporcionada que, al menos en lo contencioso, no es culpa de ellos ni de los ciudadanos/empleados públicos, sino del “buen hacer” de la administración, que normalmente sale siempre beneficiada: tanto en muchas sentencias, como en todos aquellos que se achantan y pasan de líos y gastos ante abogados (“pleitos tengas y los ganes”) [ellos tiran con pólvora del rey, el abogado pagado y las costas a cargo del erario público, y desde luego la lucha no es para nada igualitaria; ello por no hablar de algunos jueces proclives a su postura].

    Por otra parte, no digo yo que tal carga de trabajo sea buena para nadie…

    En cuanto a lo de oír a las dos partes, pues bueno. En vistas que duran cinco minutos y que se abrevian empujando más que en el metro de Pekín, no da tiempo a oír gran cosa. Para ello hay jueces que dicen que “ya saben leer”, pero luego, bien por falta de tiempo, bien por tener la idea prejuzgada, no leen los argumentos que se exponen; y así salen sentencias con los defectos de Word antedichos, y faltando a principios de justicia rogada y exhaustividad. Pero todo ello es culpa un mal del sistema, qué le vamos a hacer. Veo bien que se quiera cambiar, pero una huelga no lo conseguirá.

    La huelga no va a arreglar esto, y con las cosas de la Justicia no se debería ju[z]gar… “Es de Justicia”…

  27. alegret

    Es cierto que en el Juez confluye la doble condición de funcionario público y de poder del Estado, por lo que el derecho de huelga de los jueces o Asociaciones judiciales tendría encaje -aunque en mi opinión, muy forzado- en la legalidad, pero nunca mediante la figura de la analogía, figura de aplicación restrictiva.
    En todo caso, lo que no se puede admitir, es la convocatoria de una huelga de celo o “reglamento”. Este ardid burlaría la lógica contrapartida que para cualquier trabajador tiene el ejercicio del derecho de huelga, es decir, LOS DESCUENTOS SALARIALES y, al mismo tiempo constituiría una forma de burlar el control sobre la ilegalidad o ilegalidad de la huelga, es decir, un auténtico fraude de ley.
    Así que hagan huelga, pero con todas las consecuencia:descuentos salariales, posibilidad de declarar la misma como improcedente con lo que ello supone etc. Lo que no vale es considerarse funcionario para lo que interesa y actuar como poder del Estado para lo demás.
    Coherencia, señoritos.

    Alegret

  28. Sevach

    Completando lo dicho por Alegret: Insisto en que, en mi opinión, la analogía es inexcusable para completar las “lagunas” en materia de derecho de huelga de los jueces.
    En primer lugar, porque la “analogía” es una técnica de aplicación del derecho y no de “interpretación”, cuyos límites son que se aprecie la identidad de razón y de supuestos de hecho.
    En segundo lugar, la clásica interpretación restrictiva de la “analogía” cuando se trataba de verificar exenciones tributarias ha sido felizmente superada jurisprudencialmente al considerar que en tal criterio legal impera un viejo prejuicio contra el ciudadano: las exenciones son las que son ( y si están exentas las motocicletas, pues también los ciclomotores). En tercer lugar, los límites para la aplicación analógica jurisprudencialmente reconocidos son: la aplicación de leyes penales (puesto que el principio de tipicidad de delitos y faltas lo impide); la de las normas excepcionales (para evitar la fuerza expansiva de tales preceptos), y las de las normas prohibitivas o limitativas de la capacida de personas y de derechos subjetivos. Y por ello, la analogía para “reconocer ” o “regular” un derecho como es la huelga no sólo no está prohibida sino que es lógica e inexcusable.
    Por último, permitirme recordar lo que al respecto decía el maestro procesalista Carnelutti: ” si hay una prohibición de entrar con perros en un establecimiento público, ha de entenderse por analogía, que también está prohibida la entrada de lobos”.

    Sobre los descuentos salariales, es claro que si la huelga se ajusta a la aplicación analógica de la única norma que existe, el citado Real Decreto (que se refiere a laborales, y analógicamente se ha aplicado al común de los funcionarios) estaremos ante la lógica consecuencia del descuento salarial; y en esta línea, recordemos que las huelgas de celo están prohibidas por dicho Decreto, aunque es humanamente entendible acudir a tal subterfugio cuando el Ministro amenaza con el fuego del infierno a quien pretenda hacer uso de su derecho a la huelga….Gracias por las colaboraciones

  29. Javier

    Hola a todos:

    1) A Alegret he de recordarle que no se trata de analogía (aplicación), sino de interpretación. Y en derecho constitucional hay muchos ejemplos de reconocimiento de “situaciones” no expresamente reguladas en la CE´78. Por ejemplo en materia de reconocimiento de techo competencial a las CCAA de vía lenta. Mas claro aún y en materia de DS. Fundamentales, acaso no se ha ampliado el derecho a la objección de conciencia más allá de sus justos términos, por ejemplo a los médicos en materia de aborto. Mas claro es el derecho de huelga para los jueces, creo yo.
    2) Y ahora la puñetera verdad: yo sirvo en una Sala de un TSJ (es decir, la cúspide judicial autonómica) y:
    -no tengo despacho individual-
    – aparcamiento ni lo pido.
    -utilizo un programa de procesamiento de voz que he pagado yo, que para instalarlo, y frente a los obstáculos del M. Justicia he tenido suplicárselo a los informáticos. MOlesto a mi compañero cuando trabajo.
    -tengo una base de datos genérica pero no tengo el Aranzadi completo pq tengo que escoger entre Aranzadi Contencioso o
    Aranzadi Tributario.
    -han eliminado la suscripción a la revista de Aranzadi.
    -en mi jurisdicción necesito consultar ordenanzas de ayuntamientos y boletines de mi demarcación; ¡NO LOS TENGO!, tengo que ir a la WEB y dependo de que el ayuntamiento de turno las haya colgado. Si el boletín no es de acceso gratuito no puedo acceder o no las han colgado ¿como coño pongo la sentencia?. ¿Y si el boletín es antiguo?, otra vez a suplicar un favor a alguien. Por cierto, internet en la Sala se cuelga y no corre. Solo me funciona a las 9 y a las 14:45, lo que me supone dejar de poner esa sentencia o auto y coger otra, para reempezar después.
    -han instalado PC´s nuevos y con pantallas planas de 19“ pero a mí no pq mi PC “es nuevo” -unos 8 años aprox.-, luego he de trabajar con una pantalla de 15“, cuando creo yo que es la más importante de mis herramientas de trabajo.
    – La Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000 ordena grabar en video las vistas, y nos instalaron el video ¡la semana pasada!!!!.
    -no tengo banderas, ni cortinas, ni alfombra-moqueta, ni foto del Rey ni ná. 4 paredes puras y duras. Ah!, las palomas viven en mi ventana y ya somos amigos, pero no puedo ventilar pq. la palomina me lo impide.
    -tengo 2 librerías de 180 m de alto por 90 de ancho de aglomerado viejas, un toguero, una mesa, mi sillón de trabajo y una silla. De percheros, paragüeros…etc. ni hablamos.
    -nuestra sala de deliberaciones no tiene ventanas.
    -también soy licenciado en CC políticas y de la Administración, pero la carrera me la he pagado yo, ni un euro del CGPJ, pese a que estoy en lo contencioso-administrativo y esa carrera era de interés para mi jurisdicción. Clases de Ingles no me seleccionan para los cursos -hay muy pocas plazas- o no me las pagan si acudo a academias privadas.
    -en 1998 era fiscal, y designado por la FGE para realizar un juicio especial en Canarias me pagué yo el billete y el hotel, adelantándolo y recibiendo su importe muchos meses después.
    3) que hay jueces vagos, claro. Que los hay locos, claro. Que los hay cobardes o chulos, claro, como en todas partes. Pero esa no es la tónica general. Y lo digo por la misma razón que no todos los Guardias Civiles son unos fachas, o que todos los Policias Locales no son unos chulos-zoquetes, o que todos los funcionarios son vagos…etc. Únicamente hay que tener cuidado con ellos por la importancia de su trabajo. Vigilancia especial y se les sanciona cuando la preparan y punto. Como a todo hijo de vecino con especial responsabilidad. ¿Corporativismo?, ese es otro tema.

    4) la Administración de Justicia es un servicio público muy, pero que muy especial:

    * a diferencia de otros, en este una de las partes no queda satisfecha nunca. En sanidad p. ej., o te operan bien y no te quejas o te operan mal y te quejas. En justicia una de las dos partes se acuerda de tu familia. ¿Y que hace el abogado?, pues le dice al cliente que la culpa es del juez que no se lee los asuntos, que no tiene ni p. idea o que es amigo del otro. Este aspecto, las encuestas no lo ponderan.

    * un procedimiento supone: 1) ocurren los hechos, 2) después lo que el cliente le cuenta a su abogado, 3) lo que el abogado considera importante en el pleito y cómo lo enfoca, 4) después la prueba que propone, 5) lo que cuentan los documentos, los peritos o los testigos -tiempo después-, 6) el resultado real de la prueba que propone, despues 7) lo que el juez cree o entiende acreditado, después 8) cómo lo valora y redacta, 9) cómo entiende la sentencia o auto el abogado, 10) cómo se lo cuenta a su cliente y 11) cómo lo entiende su cliente. Mucha tela ¿no?. Amén de demandas sin pies ni cabeza, pero que interponen porque si no el letrado no cobra.

    *Alguien en su sano juicio cree que a los políticos les interesa una administración de Justicia eficaz. Si un político la prepara, si un ayuntamiento comete un atropeyo, si Hacienda se equivoca, si un servicio público comete una tropelía, acaso es bueno para el político que se le ponga en su sitio en un plazo razonable y no 5 años después.

    * sólo a los ciudadanos de a pie les interesará una administracion de justicia eficaz, y ojo; una administracion de justicia independiente. De lo contrario ese juez puesto a dedo nunca te amparará en tu demanda contra un ayuntamiento o contra el político que en ese momento mande. POr ello necesitamos vuestro apoyo y no unas críticas injustas en su mayor parte.

    Saludos para tod@s.

  30. William H. Rehnquist

    Estimado Javier:
    Me solidarizo totalmente contigo y comparto la situación que denuncias. Es cierto que la provisión de medios que la Administración hace para mantener el servicio público de del gran esfuerzo de modernización realizado en la Administración tributaria, lo que provoca que se recaude mucho y muy bien para que pocos muy pocos puedan gastar. Y, claro, se espera que con métodos del siglo XIX se entre en la justicia del siglo XXI. Todas y cada una de las denuncias que realizas creo que son absolutamente justas y me consta personalmente que quizá en algún punto concreto has sido enormemente generoso y te has quedado corto. No obstante, permíteme para dar un toque de humor (tan necesario) y desdramatizar algo el asunto, contarte una anécdota que te aseguro es rigurosamente cierta: conozco personalmente algún magistrado que no sólo continúa redactando las sentencias en folio y a bolígrafo, sino que se niega a que en su juzgado se instalen métodos de grabación porque no los estima necesarios para resolver los casos (¡!). Quizá fuese la visita a ese juzgado concreto por lo que Bermejo estima que no es necesario dotar a los jueces de modernos equipos informáticos ni de grabación, porque sino, la verdad, es que no entiendo la tacañería (cercana al mr Scrooge de “Cuanto de navidad”) del titular de la cartera.
    Aunque no pueda servirte de consuelo, no sois únicamente los jueces los que sufrís la falta de sintonía de la Administración. Te pongo otro ejemplo concreto. Las cantidades que el Principado de Asturias ofrece a los letrados por la prestación de servicios de justicia gratuita son irrisorios (por ejemplo, un juicio ordinario se retribuye en 300 euros cuando en nuestros criterios se barema actualmente con un mínimo de 1300; en la jurisdicción social un procedimiento laboral íntegro se retribuye a 180 euros cuando el mínimo según el baremo es de 700; un contencioso ante el juzgado se retribuye a 200 euros cuando el mínimo es de 700, etc.) y eso cuando se abona (a mí personalmente me acaban de abonar en diciembre las guardias realizadas en mayo de este año). Pues bien, como ya he dicho en un post anterior, cuando el Colegio por una vez ha defendido los intereses de los colegiados y ha decidido paralizar la tramitación de solicitudes….va el fiscal y lo impugna. Conociendo como conozco el juzgado que ha de decidir el asunto y los criterios que suele utilizar el titular, personalmente no soy muy optimista en cuanto a la solución del caso (estoy íntimamente convencido, y deseo equivocarme, de que dará la razón a la fiscalía) lo que va a servir para un interesante planteamiento. En el caso que se estime el recurso de la fiscalía y se nos obligue a seguir prestando el servicio (privándonos a los profesionales del único modo de protesta) me planteo una interesante cuestión ¿Qué ocurrirá si vuelve a paralizarse el servicio de Administración de justicia por las reivindicaciones de algunos de los profesionales que la integran, sean del nivel que sean?

  31. miguel álvarez

    Sobre la situación de la justicia, me viene como anillo al dedo para apoyar lo que decía hace unos días, un reportaje que publica hoy La Voz de Galicia, permítanme que seleccione unos parrafitos, que refuerzan la idea que ya tenía, y si me lo permiten, la que tienen los españolitos de a pie:

    “La Justicia está atascada, coincide todo el mundo. Pero decir que a las nueve de la mañana los juzgados de A Coruña están funcionando a medio gas sería pasarse de generoso”.

    “Entre las once y la una los juzgados laten con vigor”.

    “A las dos de la tarde, una hora antes del cierre, parece un templo sin fieles y del fragor de la batalla apenas queda una toga olvidada en las sillas de los pasillos y los últimos justiciables que salen con la inevitable carpeta en la mano. Puede que la Justicia esté severamente atascada pero, a esas horas, tampoco se percibe mucho esfuerzo por aligerarla”.

    Viaje alucinante al anacrónico planeta Justicia

  32. Javier

    Amigo MIguel Álvarez:

    En lo del horario llevas casi toda la razón.
    Que los funcionarios y los secretarios no cumplen el horario de trabajo es algo indiscutible: ¿pero porque no les hacen fichar?…falta hace.
    El horario de los jueces: La mayoría acude al juzgado antes de las 10, y sale en torno a las 14:30. ¿Horario insuficiente?, depende, si trabajas por la tarde en casa no, si no trabajas en casa si.
    En mi caso voy a la Sala entre 9:15 y 9:30 porque necesito llevar a mis hijos al colegio y no casi puedo pagar una asistenta a tiempo completo. Salgo en torno a las 15:00. Por supuesto, las sentencias las pongo en casa por las tardes y los fines de semana.
    ¿Que los jueces deberían fichar?, me apunto ¡ya!. De 8 a 3 y las tardes y fines de semana libres. Vive dios que me compensa. Pero si las sentencias no salen, salen mal o tardan más, no pidais cuentas que lo importante es el horario.

  33. miguel álvarez

    Amigo Javier, he tenido dos jefes en mi vida laboral, ambos funcionarios. El primero trabajaba de 8 a 3 de lunes a viernes, y un día a la semana, volvía sobre las 4 y media de la tarde y se quedaba hasta las ocho y media o nueve.

    La segunda es jefa, va al trabajo todos los días de ocho a tres, pero es raro que salga antes de las cuatro y media, cinco o seis. Un día a la semana, entra a las ocho y sale sobre las nueve de la noche -a veces ni come. Creo que esto no es nada raro y sucede en todas partes.

    En resumen, se tiene en mi modesta opinión muy poca legitimidad para reclamar medios cuando no se cumple con el horario de trabajo, y me refiero al presencial, en la oficina.

    En alguna Tesorería de la S.S. tienen resuelto el problema de los caraduras hace años. Todo el mundo ficha ante un vigilante de seguridad, y no se ficha por el compañero, que las tarjetas llevan foto. No entran a las ocho y salen a las tres, sino que cumplen con las 37 horas y media: entran a las 7.45 y salen a las 15.15. Se toman un café de 20 minutos los funcionarios y 30 los laborales. Si a lo largo de la semana alguno entró tarde o salió antes de tiempo, o se tomó más tiempo de café que el establecido, si ese tiempo es inferior a los 15 minutos, no pasa nada. Pero si a lo largo de la semana un señor se retrasó 16 o más minutos, el sistema informático genera una carta automáticamente, que llega al domicilio del interesado en el que se le dice que elija día y hora para recuperar el tiempo que no trabajó.

    Amigo Javier, no digo que no tengáis vuestra parte de razón, pero tengo la extraña sensación de que algunas reivindicaciones de la Justicia se formulan para dármelas con queso, y claro, qué quieres que te diga…

    Por supuesto, apoyo lo que dices en lo que a fichar se refiere porque estoy convencido además de que no se trabaja igual, ni se tiene el mismo rendimiento en casa que en el trabajo. Si después de fichar y cumplir con el horario hay más retrasos, entonces será cosa de pedir al CGPJ o a quien sea que abra más juzgados para dar solución a los atascos. Y no dudes que en ese caso, estoy convencido de que tendrás el apoyo de la ciudadanía.

  34. Pingback: El Blog de Derecho Público de Sevach » Blog Archive » De las razones por las que los jueces no deben ejercer su derecho a la huelga

  35. Pingback: Jueces ante el derecho de huelga: ¿Poder del Estado o poder destrozado? « El Blog de Derecho Público de Sevach

  36. MANUEL

    Me parece que ya es hora de que los jueces de este pais, los secretarios judiciales y los oficiales, se planten y de una buena vez, exigan lo que neceitan para que los juzgados funcionen normalmente.
    Ahora que han nacido los hijos del principe, tienen la oportunidad de dar indultos a los delitos que no tengan sangre, terorrismo, violencia con fuerza,m etc y sacarlos de los juzgados que nada hacen ahí, ya que no hay ni funcionarios, ni medios para tramitarlos. Por otro lado en las carceles no coge un preso más, adonde quiere llegar este gobierno, tampoco tiene funcionarios para las prisiones, sencillamente nos está tomando el pelo a todos. El Ministerio de Justicia tampoco concede un indulto, a no ser que se muera el Ministro de Justicia, entonces a donde quieren llegar con toda esta falacia y tomadura de pelo.

  37. MANUEL

    En los tiempos que vivimos, no se puede tener a un ciudadano, esperando 4 u 5 años a que un Juzgado tramite un asunto, decida lo que proceda, se celebre juicio y dicte sentencia, que puede ser superior a los 5 años y simplemente van acordando algunas actuaciones para que las causas no prescriban, esto no es la justicia que se merece este pais en el año 2009.
    simplemente, ponganse a trabajar en serio, dejense ya de pantominas y chapuzas y creen los puestos de trabajo que se necesitan para que todo funcione, y aporten los medios tecnicos, materiales y humanos que se necesitan y de esta forma, rebajaran la cifra de parados en España. Si el Estado que tiene que dar ejemplo no lo da, pues las empresas no hacen más que presentar ERE y el gobierno los aprueba sin más, sin ver los beneficios de esa empresa el ejercicio anterior. a donde nos van a llevar nuestros politicos?.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

A %d blogueros les gusta esto: