Categoría: De Jueces y la Justicia

La Justicia y los jueces despojados de solemnidad, mostrando el lado realista y humano de ambos.

aguero
De Jueces y la Justicia

El Constitucional resucita al juez Serrano

Acaba de ser noticia que el Tribunal Constitucional ha dictado sentencia y declarado la inconstitucionalidad de la inhabilitación por diez años, del tristemente célebre juez Serrano por haberse extralimitado el Tribunal Supremo sobre la extensión de la condena de inhabilitación, y que determinó la fulminante pérdida de su condición de juez.

Recordemos que el crimen fue adoptar la medida de otorgar un permiso al abuelo de un niño para que el niño pudiera salir en una procesión de Semana Santa pese a la oposición de su madre, en situación de divorcio (“caso del niño cofrade”).

Mas allá de la, a mi juicio, ostensible desproporción entre gravamen (pérdida de la condicion de juez) por el auto dictado (recuerda el dicho de “matar pájaros a cañonazos”), y que comenté en su día en el post invitando a la reflexión (Condena al juez prevaricador: ¿fin de la alimaña o muerte de un ruiseñor?), ahora lo que me preocupa lisa y llanamente es: ¿cómo podemos aceptar una demora de nada menos que cinco años en reconocer un derecho fundamental?, ¿cómo podrán devolverse al juez esos años de vida profesional y de honor e imagen mancillados?… y ello de igual modo que muchísimas otras personas no jueces, o bien ven que se les niega el derecho al amparo institucional por carencia de interés (?), o bien se admite pero se resolverá cuando ya está enterrada la reputación del afectado.

Creo que en palabras del propio Constitucional, del Tribunal europeo de derechos humanos y del carnicero de mi barrio (que sabe mucho derecho sin ser graduado), la justicia que llega tarde no es justicia: es un aullido de lobo a la luna.

Curiosa es la celeridad en promover en su día la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional para frenar la avalancha de recursos de amparo, o la ulterior reforma para impedir la crítica a sus sentencias por otras instancias judiciales.

¿Acaso no urge reformar algo para que la labor del Tribunal Constitucional pase a ser forense (del foro jurídico que da la vida) en vez de “forense” (del mundo médico que certifica muertes)?

sosa
De Jueces y la Justicia

Sencilla receta de Sosa Wagner frente a la politización judicial

con-tolivar

SOSA WAGNER con  LEOPOLDO TOLIVAR

Con ocasión del ingreso en la Real Academia de Jurisprudencia de Asturias de mi admirado Sosa Wagner, Catedrático de Derecho Administrativo, los asistentes a su discurso disfrutaron de su habilidad para cuestionar el sistema de provisión de determinados cargos judiciales (magistrado del tribunal supremo o presidencias de Salas) criticando el abuso de la discrecionalidad del Consejo General del Poder Judicial que tras el escaparate de una valoración objetiva opta por el candidato que cuenta con el respaldo de partidos, tendencias o gobiernos.

En línea con lo afirmado en su valiente y brillante trabajo La independencia del juez: ¿una fábula? (La esfera de libros, 2016) insistió en que no es necesario reformar la Constitución para avanzar en la independencia judicial, sino que bastaría con una reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que abordara tres asuntos concretos: poner fin a las denominadas ‘puertas giratorias’ por las que se permite el trasvase de jueces hacia la política y de ésta de nuevo a la judicatura;  suprimir la potestad de los parlamentos autonómicos para nombrar a un magistrado de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia; y poner fin a los nombramientos discrecionales de la cúpula judicial.

Medidas claras, procedentes de una de las voces mas autorizadas de nuestro planeta jurídico-administrativo. Si no se hacen cambios es porque no se quiere o constituye prioridad, pero no porque no se pueda.

Veamos con detalle el reto de la objetivización de los nombramientos para la élite judicial. Leer Más

LONDON, ENGLAND - OCTOBER 01:  Judges congregate in Westminster Abbey before their Annual Service of Thanksgiving on October 1, 2012 in London, England. The start of the legal year is marked with a traditional religious service; judges arrive from the Royal Courts of Justice and afterwards process to The Houses of Parliament where the Lord Chancellor hosts a reception.  (Photo by Oli Scarff/Getty Images)
De Jueces y la Justicia

Jueces benévolos: ¿Equidad o caridad judicial?

justiestaMuchas veces he comentado en conferencias que la mayoría de jueces no son fríos autómatas sino que tienen su corazoncito, aunque no lo parezca. No son lo que Montesquieu calificaba de la “boca muda de la ley”, aunque a veces por lo que soporta el papel (o bits) de las sentencias diríase que son la “boca tartamuda” o incluso “parlanchina”.

En tiempos críticos, donde el gobierno está paralizado y el parlamento no legisla, se desplaza hacia los jueces la labor de afinar en la aplicación de las leyes y evitar situaciones injustas, planteándose el reto de ser un “juez bueno” para ser un “buen juez”.

La coartada legal que apela a la humanidad del juez, a su sensibilidad para atemperar el rigor de la letra legal, es la equidad, auténtica poción mágica capaz de hacer saltar por los aires las aberraciones prácticas de malas leyes, pero es un mecanismo delicado y excepcional, a utilizar bajo estricta casuística, con mesura y sin alzarse en única regla para solventar el litigio.

Me ocuparé ahora de ocho momentos u ocasiones, en que hay margen para la benevolencia del juez contencioso-administrativo en la práctica cotidiana de los procesos, que existe aunque las sentencias no lo confiesen y aunque los letrados no la reconozcan y es que bajo la toga hay mas sensibilidad de la que se cree. Leer Más

pelma
ContenciosoDe Jueces y la Justicia

Sobre la justicia que vivimos y deseamos

IMG_2006No creo que entre las prioridades de los partidos políticos ni de los gobiernos que puedan salir del chalaneo postelectoral figure la Justicia con mayúsculas.

Por eso bien está que la sociedad civil o los operadores jurídicos a título personal opinen y debatan sobre las virtudes y defectos de nuestro sistema judicial.

Pues bien, la Revista del Colegio de Abogados de A Coruña (Fonte Limpa, nº 31) tuvo la amabilidad de someterme a una entrevista sobre la Justicia, el Poder Judicial o la Universidad.

Por si fuera de interés mi opinión personal, tan fresca como la que expondría en una cafetería o tertulia de amigos, aquí está por si sirve para conocer el contexto judicial y el sentimiento de buena parte de los jueces.

Aquí está, haciendo click.

En una línea mas directa y amena su día tuve ocasión en el marco de las charlas TED (Technology Entertainment Design) de abordar en doce minutos “¿De qué Justicia hablamos cuando hablamos de justicia?”.

E incluso tuve la osadía de abordar la Justicia desde el punto de vista de los avances científicos en mi ensayo La mirada de Einstein al universo jurídico.

Y también ofrecí una Carta de un abogado veterano a un juez ante una sentencia desfavorable  en que expone las razones por las que no perderá la fe en la Justicia.

En fin, no es fácil ser justo, ni siempre las leyes son justas, pero todos debemos confiar en avanzar en la dirección de la idea de la Justicia.

Aver
ContenciosoDe Jueces y la JusticiaProcesal

El tamaño del recurso de casación importa

portazoHa sido noticia que la Sala del Gobierno del Tribunal Supremo el pasado 20 de Abril aprobó el Acuerdo que establece una suerte de requisitos formales de los escritos de interposición y oposición del recurso de casación que entrará en vigor el próximo 24 de Junio de 2016. Recordemos solamente que el novedoso recurso de casación universaliza “los llamados” (esto es, las sentencias y autos recurribles, al margen de cuantía o materia) pero minimiza los que serán “admitidos”, sustancialmente los que pasen la puerta de eso que se llama “interés casacional”, que ya comentamos en extenso.

Ahora, se da otra vuelta de tuerca al recurso de casación que se avecina. Esta vez por el flanco formal. Y es que ese acuerdo de la Sala de Gobierno, ha establecido unas normas que establecen la extensión máxima, el formato y la estructura, de los escritos de interposición de los recursos de casación dirigidos a la Sala Tercera, de lo Contencioso-Administrativo, de dicho Tribunal, así como de los escritos de oposición a dichos recursos. Y de paso establece unos criterios orientativos para otro tipo de escritos.

Estas normas, que serán aplicables a partir del próximo 22 de julio (previa publicación en el BOE para aviso de navegantes), limitan la extensión máxima de los escritos de recurso de casación u oposición, a “50.000 caracteres con espacio” -el equivalente a 25 folios.

Además precisa el Formato, en términos propios de editorial que recibe manuscritos, pues se deberá utilizar como fuente “Times New Roman” con un tamaño de 12 puntos en el texto y de 10 puntos en las notas de pie de página o en la transcripción literal de preceptos o párrafos de sentencias que se incorporen. Además, el formato del folio, tanto electrónico como en papel, será A4 sin rayas, con interlineado de texto de 1,5. Los márgenes horizontales y verticales serán de 2,5 cm. Todos los folios deberán ir numerados en su esquina superior derecha, en formato creciente y comenzando en el número 1.)

Además se establece lo que llama Estructura (Carátula y Contenido), con una especial predilección por el orden, la numeración y la indicación.

agotadoLa medida confiesa su justificación en los términos señalados en el art. 86 de la LJCA tras la reforma introducida en la misma por la LO 7/2015, de 21 de julio, de modificación de la LOPJ, y en el “previsible aumento del número de recursos que se presentarán por esta vía a la Sala Tercera del Tribunal Supremo”.

Sin embargo el fundamento real radica en el novedoso y flamante art. 87 bis de la LJCA que dispone literalmente: “La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo podrá determinar, mediante acuerdo que se publicará en el BOE la extensión máxima y otras condiciones extrínsecas, incluidas las relativas a su presentación por medios telemático de los escritos de interposición y de oposición de los recursos de casación”.

O sea una habilitación legal a un órgano en su vertiente gubernativa (Sala de gobierno) para fijar requisitos procesales (¡toma ya!)

Con ello se deja en los dueños del embalse (Tribunal Supremo) la doble esclusa de regular el nivel de las aguas: una primera esclusa formal con estos requisitos de extensión y formalidades; y otra esclusa material, con la apreciación del interés casacional.

Es cierto que medidas similares imperan en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pero varias preguntas sin respuesta se ofrecen, algunas de las cuales obviamente siguen la técnica de la ironía. Veamos las que se me ocurren. Leer Más

dancing-156041_1280
De Jueces y la Justicia

Confirmada la prohibición de fotos y videos en los pasillos judiciales

juezinteriResulta excepcional que la Sala de lo Contencioso-Administrativo se reúna en Pleno. Pocas veces aborda una cuestión de impacto e interés horizontal sobre toda la actividad jurisdiccional. Escasas son las sentencias que zanjan la posible colisión entre dos derechos fundamentales y un poder del estado. Llamativas las que provocarán el rechazo universal de los medios de comunicación.

Y sin embargo, el caso que nos brinda la reciente Sentencia del Pleno de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de 19 de Abril de 2016 (rec. 173/2015) reúne tan explosivos ingredientes. Veamos. Leer Más

gorilon
ContenciosoDe Jueces y la Justicia

Pero… ¿hubo alguna vez votos particulares?

cientificosssPara aludir al fenómeno de los votos particulares en lo contencioso-administrativo, me viene a la mente la pregunta retórica que titulaba el clásico del humor debido a Jardiel Poncela: ¿Pero hubo alguna vez once mil vírgenes?.

Los “votos particulares” en lo contencioso-administrativo son agujas en el pajar jurisprudencial, lo que nos lleva a reflexionar sobre las razones y aclarar la distinción entre “votos disidentes” y “votos concurrentes”. Leer Más

Acu acu
De Jueces y la Justicia

El TC declara inconstitucional la imposibilidad de recursos judiciales frente a los Decretos de los Secretarios judiciales

bolosLa reciente Sentencia del Tribunal Constitucional de 17 de Marzo de 2016 ha reforzado las garantías jurisdiccionales dando respuesta a una queja a gritos frente a la reforma de la Oficina Judicial operada por Ley 13/2009 en el particular de acometer la agilización de la justicia a costa de bloquear los recursos ante el Juez frente a las decisiones atribuidas a los Secretarios Judiciales (hoy denominados Letrados de la Administración de Justicia).

 Una sentencia de enorme relevancia para el Estado de Derecho. Veamos. Leer Más

3mala
De Jueces y la Justicia

La mala educación de algunos jueces

juez cabreadoHace poco un comentarista del blog se lamentaba de que actuando en un juicio oral en su condición de abogado, el juez le impidió proseguir su alegato en la vista oral de forma brusca, con malos modos, sin dejarle explicarse y lo que era mas doloroso, sin darle explicaciones a su vez de tan cortante actitud judicial que se sostenía solamente en la autoridad del cargo convertida en órdenes de tono elevado; en esa situación, el abogado señalaba que a duras penas pudo formular su queja a efectos de posibles recursos, sometido al semblante irritado del juez y que anunciaba la que sería sentencia desestimatoria.

 

Puesto que he conocido ambos lados de la barrera judicial puedo decir que las togas, ni las de los abogados ni las de los jueces, proporcionan educación o cortesía forense. Va con cada uno, y eso no lo da ni la Facultad de Derecho ni la Escuela Judicial.

 

Sin embargo, en el caso de los jueces resulta especialmente reprochable:

 

  • Porque la serenidad y compostura cumple servicio a la imagen de imparcialidad.
  • Porque no debe abusarse de la situación de prevalencia, en tanto tiene la llave para resolver el litigio, sin que las puñetas sirvan de “licencia” para reñir, farfullar o ser desconsiderado.
  • Porque el abogado cuenta con el factor de la presión de luchar por los intereses de su cliente en esa vista oral, en una especie de “ahora o nunca”, de jugárselo todo porque es un procedimiento rápido y marcado por el hachazo de la preclusión. De ahí que el abogado cuenta con legítimos atenuantes para incurrir en el vicio de la extensión expositiva, el alegato machacón o la propuesta de pruebas desmesuradas por inútiles, y que deberían provocar el sereno freno judicial pero no la reprimenda o grito fulminante.

 

Dicho esto, es cierto que la inmensa mayoría de los jueces cumplen con las previsiones de contención, paciencia y flexibilidad ante los desafueros expresivos o estratégicos de los abogados, quienes también es cierto que mayoritariamente son corteses y elegantes en el foro. Y eso pese a que como ya  comenté que en el curso de una vista oral, hay cosas que irritan a los jueces, pero también hay cosas que irritan a los abogados, aunque insisto, ambos realizan un ejercicio de sana contención y por eso son llamativos los puntualísimos encontronazos.

 

Sin embargo, las ovejas negras se reparten democráticamente y las hay tanto en el papel de jueces como de abogados, y resultan muy incómodas las situaciones de enfrentamiento o conflicto entre juez y abogado a la vista de un tercero (quien salvo maliciosos que se frotan las manos por el desencuentro del “enemigo”, suele desear que escampe la tormenta pues ha venido a jugar limpio en una Sala de justicia y no en una taberna del puerto).

 

Por eso me parece oportuno traer a colación un artículo que la Revista Deliberación me publicó el año pasado (Marzo, nº5, 2015), y cuya difusión se limitó al ámbito judicial, pero que pudiera ser de interés para el común de los juristas, y especialmente los abogados, al exponer las claves de lo que a mi juicio debería ser la misión del juez: ser respetado y no temido. El juez es un portero que debe parar balones y no insultar ni zancadillear a los jugadores. Aquí tenéis el artículo con estilo periodístico, titulado La soledad del juez ante la vista oral.

PREMO NACIONAL DE FOTOGRAFÍA 2004, MASATS

PREMO NACIONAL DE FOTOGRAFÍA 2004, MASATS

Jueces
De Jueces y la Justicia

Pensando sobre Justicia vencida por malas leyes y viceversa

LIBERTAD Y JUSTICIA

LIBERTAD Y JUSTICIA

Se han escrito infinidad de monografías y tratados sobre la Justicia desde el campo de la Filosofía del Derecho. También me atreví a ofrecer una charla de doce minutos en video en Ted Talks titulada  “De que justicia hablamos cuando hablamos de justicia”.

Para en pos de ese unicornio en que se está convirtiendo la Justicia, el próximo jueves – 10/09/2015- intervendré en una Mesa redonda a las 16,30 horas en la Universidad de A Coruña,Rectorado, Rúa da Maestranza núm. 9, A Coruña, en materia urbanística en el marco de las Jornadas “Pensando en Justicia”, que son de acceso libre y gratuito, a las que los interesados están invitados (Las Jornadas tienen lugar los días 10 y 11 de Septiembre de 2015, según este Programa).

Curiosamente sobre los conflictos entre Justicia y Ética acabo de leerme de un tirón el espectacular libro – que envejece bien– bajo título barroco pero increíblemente didáctico, cercano y útil, del que fuere fénix de los prodigios jurídicos, D. José Luis Villar Palasí titulado: “La interpretación y los apotegmas jurídico-lógicos” (Madrid, 1975, Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, que adquirí en la Librería Gaztambide de Madrid a precio de saldo).

Entre la tormenta de ideas del autor, se expone que la lógica, los tópicos y los principios de interpretación manejados por abogados y jueces,  jamás deben conducir a resultados absurdos, y si lo hacen éstos deben ser desplazados. El problema para un positivista, bien por ser abogado (“letrado” apegado a “la letra de la Ley”), o bien por ser juez (convertido por Montesquieu en “la boca muda de la Ley”) radica en cómo puede  inaplicarse una norma vigente que conduce a resultado injusto, partiendo del rechazo al fanatismo jurídico encerrado en el aforismo “fiat iustitia et pereat mundus”.

Pues bien, aquí está la propuesta del autor que me encanta: el límite de toda interpretación es lo que bautiza como “iniquidad manifiesta”. Veamos el sentido y acogida judicial de tan valiosa herramienta. Leer Más