De urbanismo y medio ambiente

Prohibido atropellar al Oso Yogui en Asturias

osos

Hace algunas semanas, la Dirección General de Carreteras del Principado de Asturias instaló cuatro señales que informan a los conductores de la presencia del oso pardo en los concejos de Somiedo y Belmonte. Se trata de las primeras señales en España de esta naturaleza y cuya finalidad es que los vehículos aminoren la velocidad a su paso por las carreteras transitadas por estos animales. Examinemos este hecho primero con rigor y luego con humor

1. Estamos ante una noticia que resulta loable por cuanto da un paso adelante en el cumplimiento de la Ley 42/2007, de 13 de Diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad en cuanto a la conservación del oso pardo cantábrico pues como especie amenazada “Queda prohibido dar muerte dañar, molestar o inquietar intencionadamente a los animales silvestres, sea cual fuere el método empleado o la fase de su ciclo biológico. Esta prohibición incluye su retención y captura en vivo (…) así como la posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos o muertos o de sus restos, incluyendo el comercio exterior” (art.42.3). De hecho, hay muchos Planes de Conservación del Oso Pardo- Asturias, Castilla y León, Cantabria o Navarra- aunque suelen ser mas voluntaristas que realistas (Sevach invita a la lectura de cualquiera de ellos porque sus previsiones harían palidecer de envidia a la Carta de los Derechos Fundamentales de Niza: si se cumplieran las previsiones del Plan de Recuperación del oso en relación con el ser humano, el mundo sería feliz).

2. Es más, la sentencia de 13 de Diciembre de 2003, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo tuvo ocasión de desestimar el recurso de un Ayuntamiento frente al Plan de Recuperación del Oso Pardo en Navarra, que aducía que dicho Plan establecía limitaciones a la propiedad sin cobertura legal y no contemplaba indemnizaciones para las limitaciones a los aprovechamientos forestales. La sentencia lo desestima y señala que los Ayuntamientos están obligados como todo poder público a tutelar los valores ecológicos sin rechistar y que tales planes son congruentes con la finalidad medioambiental y nada tienen que ver con los Planes de Ordenación de Recursos Naturales.

3. Tras estas referencia jurídicas, realicemos un examen detenido de la nueva señal en clave de humor:

a) En primer lugar, el dibujo de dos osos y dos automóviles es equívoco en cuanto al destinatario de la norma: ¿ Se quiere advertir a los vehículos de que tengan cuidado con los osos que transitan o a los osos para que tengan cuidado con los vehículos?.

b) En segundo lugar, la leyenda de la señal es “atención”, cuando lo deseable sería “precaución”. No es lo mismo prestar atención que tener precaución; veamoslo con un ejemplo: no es lo mismo «prestar atención a los políticos» que «tener precaución con los políticos».

c) En tercer lugar, la señal cumple una legítima finalidad publicitaria de la imagen de la Asturias ecológica…pero ahora los turistas informados de tal posibilidad…y viendo el tamaño del oso dibujado en la señal respecto de los vehículos…¿ se apearán del vehículo para contemplar el paisaje o extremarán las cautelas y acelerarán cual visitante de un Safari?

d) En cuarto lugar, por si la señal falla y alguien colisiona con un oso, deberá estar tranquilo ya que si bien la Administración no quisiese indemnizar los daños del vehículo escudándose en la señal (“el que avisa no es traidor”), siempre podrá recordársele que el Decreto 9/2002, del Principado de Asturias, por el que se revisa el Plan de Recuperación del Oso Pardo declara que el oso pardo “forma parte del patrimonio natural y cultural de Asturias”, o sea una especie curiosísima en el Derecho público…¡ un bien de dominio público semoviente! Y si es dominio público…¡Que pague los daños la Administración!

e) Y en quinto lugar, se avisa para que se preste atención a los osos pardos, pero ¿alguien abriga dudas de que si un turista tropieza de bruces en la carretera con un oso pardo paseando, no le iba a prestar atención?. Aunque la verdadera cuestión candente radica en si un conductor colisiona con un oso y lo deja malherido, ¿ se aproximará a reanimarlo o pondrá los pies en polvorosa?. Hombre, nadie le va a pedir que le haga la respiración artificial (los osos tienen mal aliento) pero bien estaría algún cartel explicativo de las reacciones humanas ante los plantigrados, y viceversa.

f) Por último, ahí va la pregunta que se hace Sevach en su soliloquio pensando en el Derecho Comparado :¿ habrá señales que avisen a los conductores de trineos del peligro de cruzarse con un oso polar?

3. Por último, en este tono humorístico Sevach les ofrece una adaptación de un conocidísimo monólogo de Woody Allen de sus tiempos de comediante y que incluye en su libro “ Sin Plumas”. Esta adaptación a la asturiana de la divertida historia sustituye al alce protagonista por un oso pardo. Espero que os haga sonreír si lo leéis de un tirón:

Y ahora viene una historia que les parecerá increíble. Una vez atropellé un oso. Me fui de excursión a los montes de Somiedo en Asturias y embestí un oso pardo. Así que lo aseguré sobre el parachoques de mi automóvil y emprendí el regreso a casa. Pero lo que yo no sabía es que el impacto no le había matado; sólo le había rozado el cráneo y lo había dejado inconsciente. Y justo cuando estaba cruzando el túnel antes de llegar a Oviedo, el oso se despertó. Así que estaba conduciendo con un oso vivo en el parachoques, y el oso hizo señal de girar. Y en la Comunidad Autónoma del Principado hay una ley autonómica que prohíbe llevar un oso vivo en el parachoques los martes, los jueves y los sábados. Me entró un miedo tremendo. Y de pronto lo recordé: unos amigos míos celebraban una fiesta de disfraces. Iré allí, me dije. Llevaré el oso. Me desprenderé de él en la fiesta. Ya no será responsabilidad mía. Así que me dirigí a la casa de la fiesta y llamé a la puerta. El oso estaba a mi lado. Cuando el anfitrión abrió, lo saludé: “Hola, ya conoces a los Leguleyez, famosos abogados. ” Entramos. El oso se incorporó a la fiesta. Le fue muy bien. Ligó y todo. Un tipo se pasó una hora y media tratando de venderle un seguro. Dieron las doce de la noche, y empezaron a repartir los premios a los mejores disfraces. El primer premio fue para los Fabadez, un matrimonio de carniceros disfrazado de oso. El oso quedó segundo. ¡Eso le sentó fatal! El oso y los Fabadez tropezaron con sus hocicos en la sala de estar, y quedaron todos inconscientes. Yo me dije: Ésta es la mía. Me llevé el oso, lo até sobre el parachoques y salí pitando hacia el bosque. Pero me había llevado a los Fabadez. Así que estaba conduciendo con una pareja de carniceros en el parachoques. Y en la Comunidad Autónoma hay una ley que, los martes, los jueves y muy especialmente los sábados… A la mañana siguiente, los Fabadez despertaron en pleno bosque disfrazados de oso. Al señor Fabadez le dieron caza, lo disecaron y lo colocaron como trofeo en el selecto Club del Tenis de Oviedo. Pero les salió el tiro por la culata, porque es un club donde no se admiten carniceros.

0 comments on “Prohibido atropellar al Oso Yogui en Asturias

  1. Doctor en Alaska

    Ya no hace falta ir al campo para ver los cérvidos. La prensa de hoy se hace eco del paseo de un corzo por el centro de la villa de Cangas de Narcea:
    http://www.elcomerciodigital.com/gijon/prensa/20090212/asturias/corzo-atraviesa-cangas-huye-20090212.html
    ¿Habrá que poner “pasos de corzo” …

  2. Muy graciosa la adaptación al mundo de los osos de la historia de los alces de Woody Allen.

  3. Además de la dosis de humor impagable que nos proporciona Sevach, a fin de que no se tache de frívolo el blog, no estaría de más recordar la jurisrprudeincia reciente sobre los accidentes provocados por las piezas de caza.

    Acabo de “cascar” un pleito en un Juzgado Central de lo Contencioso. Se trataba de un jabalí que irrumpió en la calzada de la autopista a Madrid (cerca de Mieres) y causó daños a un vehículo. Pues bien: el Juez exonera al Mº de Fomento porque el “bicho” pudo colarse por algún hueco de la valla la cual no probé (¡), estaba dañada.

  4. policia local

    Se que este es un blog de Derecho Público, pero no me puedo resistir a contar que, hace unos años , estuve caminando por el Camin Real de la Mesa.Lo tomé en el enlace de Las Cruces, donde termina el asfalto y comienza el sendero ( junto a la panadería de escanda, aunque ese es otro cantar). Tras varias horas de caminata me encontré un rastro en medio de la senda que pertenecía indubitadamente a un oso, ya que aunque la forma era parecida a la del hombre, su desmesura era tal que, en caso de haber sido humana debería estar el cadaver de su autor al lado, totalmente destrozado. Pues bien, aquel rastro dejaba bien claro cual era la desmesura de un animal de esa especie y como el chocar contra uno es mas parecido a hacerlo con una vaca que con un corzo o un jabalí. Yo, personalmente, agradezco la señal también en la parte de protección, no de los osos, sino de la chapa de los vehículos. ¿por cierto, por ser mi trabajo eminentemente urbano rara vez tenemos algún jabalí atravesado, pero quisiera que alguien me informara como está lo del pago de indemnizaciones por accidente con animales salvajes, ya que parece que antes lo pagaba el dueño del coto, pero creo que, estos, alegaban que si la administración ponía límites en el control de la fauna, también tenía su parte de culpa y por lo tanto deberían compartir gastos ¿fué así? ¿no fué alguna sentencia del Supremo condenando solidariamente al ICONA la que forzó una reforma del Cógigo Civil, ya que, cuando al Estado le toca pagar reacciona con mayor rapidez que cuando le toca cobrar?

  5. Sevach

    Pues vista la inquietud sobre el caso de los jabalies o animales salvajes, fundada por la disparidad de criterios judiciales, la semana que viene dedicaré un post exponiendo el Estado de la cuestión que, por cierto, dista mucho de ser equitativo y coherente con la seguridad jurídica. Gracias por vuestros comentarios.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: