Sobre los políticos

La inmoralidad como caballo de Troya en el Derecho Positivo

En tiempos de crisis económica, de normas jurídicas en frenético aquelarre, y al filo del inicio del nuevo año 2011 resulta oportuna una reflexión sobre el Ordenamiento Jurídico público desde una perspectiva ética. Y aunque Sevach siempre se ha movido en esa esquizofrenia o difícil equilibrio entre la fría letra de la Ley y la Justicia con mayúsculas, en vísperas de los Reyes Magos bien estaría desear que trajesen un poco de sensatez a los legisladores, mas dosis de seguridad jurídica y como no, menos pragmatismo y mas sensibilidad moral. En este punto, traigo a colación el espléndido artículo publicado ayer por el Diario La Nueva España, de Ramón Punset, Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Oviedo, que titula de forma significativa “Secretos de Estado e integridad moral”.

1. Recomiendo vivamente su lectura y abusando de sano parasitismo este blog quiere transcribir dos fragmentos finales de tanta dureza como agudeza, y que invitan a la reflexión:

“El servicio que presta Wikileaks a la reciedumbre moral de nuestra vida política es verdaderamente considerable. Gracias a las filtraciones que se vienen publicando nos enteramos, entre otras cosas, de que miembros prominentes de la fiscalía y de la judicatura españolas reciben en sus despachos oficiales a diplomáticos norteamericanos acreditados en Madrid para informarles del curso previsible de determinados procesos judiciales (aquellos que afectan a intereses estadounidenses) y de lo que cabría hacer a fin de orientar la dirección y el resultado de los mismos. En igual sentido actúa la número dos del Gobierno de la nación. ¿Saben ustedes lo que esto significa, no ya únicamente desde un punto de vista jurídico, sino político y ético? Que somos un país de tercera, que algunos integrantes de nuestra clase dirigente carecen de patriotismo y de sentido del honor y que ante el representante del César tenían más orgullo nacional que ellos Herodes, Anás y Caifás.

Finalmente, hay otra cosa que también sabemos por los medios de comunicación y que nos resistimos a entender: los grandes delitos de corrupción económica (tráfico de influencias, información privilegiada, cohecho, evasión fiscal, exportación ilegal de capitales?) cometidos presuntamente por grandes capitanes de empresa (banca, comunicaciones?) o rocosos caciques políticos acaban casi siempre por prescribir. ¿Qué se ha hecho mal en la persecución de un delito para que se concluya en su prescripción? Sin duda, necesitamos, para saberlo, de la audacia de ciudadanos particulares en alianza con osados medios de comunicación.”

2. Añadiría tres reflexiones que también me provocan perplejidad bajo una perspectiva ética.

Si nuestro sistema jurídico reposa en la legitimación democrática del sistema, ¿no es hora de poner fin al provisional sistema electoral español datado en 1977 y que asegura la hipoteca de las mayorías por el juego de determinadas minorías territoriales?. Ese modelo confesadamente provisional está agotado, y sin embargo la Ley electoral es una “ley maldita”: nadie cambia las reglas del juego por razones de política cortoplacista, pese a que la visión de Estado obliga a un horizonte estable y justo. Y no pasa nada.

En segundo lugar, el Tribunal Constitucional llamado a interpretar la Constitución y actuar de árbitro en conflictos competenciales, bajo criterios jurídicos, ha visto la manipulación de su Ley Orgánica para desinflarlo y además, sus actuales vocales siguen en “libertad vigilada” al haber agotado el mandato ( o estar vacantes las plazas) mientras los partidos políticos no se ponen de acuerdo en algo tan crucial como que la condición de Magistrado del Tribunal Constitucional debía responder a un perfil técnico jurídico y no de cuño político, tal y como expuse en un post…¡ de 2008!, en que me planteaba si el Pato Donald podría acceder a tan alto Tribunal.

Y en tercer lugar, los juristas asistimos con naturalidad a un desplazamiento de facto del poder legislativo hacia el ejecutivo, en cuanto los debates parlamentarios están descafeinados – sin interés ni importancia- ya que en la mayor parte de las ocasiones el Parlamento sólo sirve para bendecir el proyecto del ejecutivo (sea estatal o autonómico, y da igual el color ideológico), precocinado bajo pactos inconfesables ( intereses partidistas, lobbys, transacciones con otros partidos políticos,etc), y cuya mayor perversión viene dada cuando un Gobierno autonómico convierte en proyecto de Ley una medida, bien para sortear los Tribunales contenciosos ( en favor de la competencia exclusiva del Tribunal Constitucional) o bien para vaciar sentencias judiciales firmes.

3. En definitiva, difícil es ponerse de acuerdo en lo “moralmente correcto” pero mucho mas fácil es ponerse de acuerdo en lo “moralmente incorrecto” y parece que, visto lo visto, queda mucho camino por recorrer para conseguir la ambiciosa meta que nuestra Constitución  proclamó en su artículo 1: “ España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”.

Por cierto, justo es hacer constar que quien me dio clases de Derecho Político (ese era el nombre de la asignatura) fue D. Ramón Punset, y es evidente que su erudición salpicada de buen humor, dejó huella en el que suscribe. En todo caso, pido disculpas por este post que so pretexto del ambiente navideño se adentra en ese terreno moral que tradicionalmente se reserva a políticos, filósofos y periodistas, bajo la promesa de Sevach de retornar en futuros post a la cómoda senda del derecho positivo y la jurisprudencia.

0 comments on “La inmoralidad como caballo de Troya en el Derecho Positivo

  1. vestidita de rosita

    La desintegración moral de la clase política es cada vez más patente.
    En estos momentos se está tramitando una modificación de la LO 5/85 de régimen electoral general, con el consenso de todo el espectro político con objeto de evitar que Batasunos puedan volver a las Instituciones.

    Sin embargo, no se aprovecha ese mismo consenso y ese mismo procedimiento para REDUCIR EL NÚMERO DE CARGOS ELECTOS …..pueblos de 20.001 habitantes no pueden tener 21 concejales, cada uno representando a un sector de poder del pueblo, con sus asesores como segundo escalón y con la familia de estos como tercer escalón.

    Pero eso sí, eliminación de ayudas, reducción de salarios, congelación de pensiones….

    Cunde la inmoralidad porque hay demasiados políticos que lastran la economia y son un factor de improductividad enorme para la sociedad.

  2. Alvaro

    Algo huele mal en la Dinamarca española, cuyas leyes presentan un fuerte tufo partidista y oportunista. Mejor seguimos hablando de Derecho positivo pues el terreno moral, como la fe religiosa, cada uno lo interpreta a su criterio.

  3. El hecho de que un gobierno parlamentario pueda degenerar en un desplazamiento de facto del poder político hacia el ejecutivo es un riesgo advertido ya en tan temprana fecha como 1776 por Thomas Paine en su breve reflexión “Common sense”. El hecho de que la casta política se haya convertido en una élite similar a la aristocracia parisina en las vísperas de la revolución francesa, es decir, en una minoría selecta que parasitaba en los salones de Versalles ajena totalmente a los verdaderos y auténticos intereses de la nación, es algo cada vez más palpable y evidente para quien tenga ojos y oidos.
    La degeneración (más bien desintegración) moral que se ha fomentado desde el poder en las últimas tres décadas es un hecho preocupante que tardará lustros en ser corregido, suponiendo que alguien desee coger el toro por los cuernos y plantear de lleno la cuestión moral, algo que no creo que ocurra dado que no es un tema que pueda dar votos. Y el hecho de que altas personalidades del estado pululen en la oscuridad para boicotear investigaciones judiciales en curso es realmente grave, pero es aún más significativo que el hecho en sí no se haya investigado, sino que se pretenda cubrir con un manto de silencio. En fín, que, por reflexionar con cierto animus iocandi, la cuestión me recuerda el diálogo que en la brillantísima serie británica “Yes, minister”, sostenían Sir Humphrey Applegate (“Humpy” para los amigos) y el Ministro de Asuntos Administrativos, James Hacker, cuando aquél instruía a éste cómo esquivar las respuestas de una Comisión Parlamentaria ofreciéndole hasta cinco excusas posibles. Primera, o excusa Anthony Blunt “Hay una explicación perfectamente razonable pero no puede ofrecerse porque afecta a la seguridad nacional”; segunda o excusa La carga de la brigada ligera “Es algo imputable a un solo individuo y que ya ha sido depurada por los cauces disciplinarios internos”; tercera o excusa Munich “Si se tomó esa decisión fue porque en ese momento se carecía de información esencial sobre el asunto”.
    Por cierto, amigo Sevach, el humilde redactor de estas líneas tuvo igualmente el honor de ser alumno del profesor Punset (fue quien me impartió nada más y nada menos que la asignatura “Jurisdicción constitucional”, que por desgracia actualmente no se imparte). Y aunque mi opinión es que el Tribunal Constitucional debería pasar a mejor vida (opinión ésta que ya conocen personalmente algunos de los más ilustres constitucionalistas) no dejo de recordar la erudición, la pasión y el buen humor con el que don Ramón nos ilustraba en aquéllas treinta horas donde desmenuzó con su habitual maestría los distintos procedimientos ante el (todavía, y esperemos que por poco tiempo) máximo intérprete de la Constitución.

    • peterlove

      Maravillosa respuesta, Sr. Rehnquist. Si de algo podemos estar seguros, es de que los intereses de La Casta (patrocinados por entes multinacionales privados) nada tienen que ver con los intereses del pueblo.

  4. DiegoGómez

    Es una suerte que existan foros como éste, que pueden servir para estructurar la sociedad civil de modo que como dice el compañero Rehnquist, esto no siga pareciendo la Francia prerrevolucionaria y que unos pocos políticos (de todos los partidos) se arroguen la soberanía que nos corresponde a los ciudadanos.
    Como el tema propuesto lo permite, añadiría dos cosas:

    Una, el papel que en todo esto están teniendo los medios de comunicación en su totalidad, que han pasado de ser “el cuarto poder” a ser el primero, sustituyendo en muchos casos información por opinión y pintando todo de un tinte amarillista que no se corresponde con la verdadera realidad (en la línea del antiguo periódico “El Caso”).

    Dos, ligada a la anterior, que pese a toda la “culpa” que puedan tener la prensa y los políticos, es a nosotros como ciudadanos y depositarios no solo de derechos sino también de deberes, a quien corresponde cambiar las cosas en nuestro pequeño círculo y, a través de estos foros u otras iniciativas, intentar un cambio en las cosas, con el único objetivo de poder seguir teniendo un estado social, democrático y de derecho, puesto que la regeneración del Estado pasa a mi entender por la asunción individual por cada uno de nosotros de nuestras obligaciones cívicas.

    Lo que pasa es que mientras sigamos viendo tanto esta televisión (esto sí que es un arma de destrucción masiva y no las de Irak) y Belén Estaban aparezca en las encuestas como la tercera fuerza política, mal vamos; esto demuestra que es una verdad como un templo lo que decía Goethe (cuya cita leí en un libro de Alex Rovira) de que “Trata a un ser humano como es, y seguirá siendo lo que es. Trata a un ser humano como puede llegar a ser, y se convertirá en lo que puede llegar a ser.” y mientras nos sigan tratando así, los resultados seguirán siendo estos.

    Un abrazo y nuevamente feliz año a tod@s

  5. Pues eso es lo que tenemos. Como escribía hace poco D. Manuel Alcántara, el problema no es cómo elegimos, sino que solo podemos votar entre los que se presentan.
    No tenemos muchos motivos para enorgullecernos de nuestros políticos, pero a lo que estamos asistiendo con ZP supera lo que cualquiera de nosotros pudiera llegar a imaginar.
    Pero, en algún momento tendrán que rendir cuentas, y entonces a más de uno no le valdrá aquello de “la obediencia debida”, cuando vayan desfilando hacia chirona. Y entre ellos hay que incluir a muchos de esos que apoyan “la prescripción de los delitos” de los Presidentes de las grandes sociedades.

  6. propongo que se recupere el que se denominaba “el juicio de residencia”; que como ya sabeis todos es la posibilidad de un juicio de los virreyes u otros politicos en el momento que cesan de sus cargos.
    la clase politica actual ha convertido la actividad politica de algo noble en un lodazal de intereses y supervivencia.
    ¿como podríamos cambiarlo?

  7. Bueno, no estoy de acuerdo en lo referente al sistema electoral. Si partimos del respeto a las minorías, entiendo que hay que proclamarlo siempre, no en función de que nos resulten afines o contrarias.

    – Nuestro sistema electoral lastra, y de qué manera, a los partidos de ámbito nacional no mayoritarios, principalmente a IU, que con casi 1 millón de votos tiene sólo dos escaños, mientras los dos grandes partidos, con aproximadamente 10 veces más de votos, no sacan 20 ni 30 ni 50, sino 169 y 154 escaños. Proporcionalidad total, vamos.

    – La cantinela de las minorías territoriales (partidos nacionalistas o regionalistas) hay que desmontarla. No se ven excesivamente beneficiados por el sistema electoral (desde luego no tanto como los dos grandes partidos). CiU por ejemplo, consigue 10 escaños con casi 800000 votos, una exigencia electoral muy superior a la media de las dos fuerzas dominantes.

    • Eiximenis

      Agradezco estas palabras sensatas y mesuradas sobre los partidos “minoritarios” que ponen en su lugar a un post que desdice del blog (Por cierto, jamás me han explicado con ejemplos qué hipotecas impone, si más no, el nacionalismo catalán. Por lo visto es su mera existencia lo que no se soporta). Me pone triste comprobar cómo, en unos pocos años, se ha liquidado el espíritu de la Transición, mientras el himno de la selección de futbol (“¡A por ellos!”) se ha convertido en banda sonora de nuestro tiempo. Por favor, Sevach, usted que escribe páginas tan cabales, no alimente a la bestia, no envenene más la convivencia.

    • Si un partido que se presenta en todo el territorio obtiene menos representación que otro que con menos votos consigue más por tener su voto concentrado, es evidente que hay un problema y hay que modificar el sistema electoral. Y así evitar que un millón de ciudadanos dispersos tengan menos representación que 800.000 concentrados.

    • Sevach

      Vamos a ver.

      En primer lugar, es claro que el post se mueve confesamente en el tono “moral” o mas propiamente de valoración política, de manera que cada cual es muy libre de forjarse la opinión que desee sobre las afirmaciones de Punset o la mía propia.

      De hecho, mi blog no es ni ha sido dogmático, y tampoco pretende estar en posesión de la verdad, de igual modo que tampoco el blog se queda en hojarasca y a veces es inevitable “mojarse”, como es el caso.

      Dicho esto, en el post yo no aludo a que el régimen electoral deba o no guardar matemática proporción a los votantes. No,no. Aludo a la “hipoteca” ( esto es, un gravamen objetivo, pues no tengo prejuicio alguno frente a catalanes, vascos o canarios, etc). Y a mi juicio- u opinión- la hipoteca se manifiesta desde el momento en que frecuentemente la representación de las “minorías territoriales” condiciona el resultado de las decisiones de la mayoría sobre asuntos generales (p.ej. aprobación ley anual de presupuestos del Estado).

      A mi juicio, si la Constitución ha optado por una Camara que representa a la población y al “interés general”- Congreso- y por una segunda Cámara que representa al territorio y representa los “intereses territoriales”- Senado-, lo que supone desnaturalizar el modelo es que los intereses territoriales estén condicionando el resultado de las decisiones del Congreso, de igual modo que resulta grotesco que los intereses nacionales- encarnados por los partidos mayoritarios no territoriales- condicionen el resultado de las decisiones del Senado.

      En efecto, para que se me entienda bien, insisto en que si bien es cierto que el Senado de hecho no es Cámara de Representación territorial, también es cierto que el Congreso de hecho en no pocas ocasiones por “pactos” suscritos con minorías territoriales no actúa como Cámara de Representación de toda la población. Por eso, dado que la Constitución no parece que esté en trance de reforma, postulo agotar y explorar las posibilidades de reformar la ley electoral para evitar las perversiones del sistema. De hecho, España atravesó- y atraviesa- en esta materia los mismos problemas que Alemania, aunque este país se cuidó de adoptar un pacto entre los grandes partidos para reformar el modelo y evitar que las minorías nacionalistas atasen al Estado como al gigante Gulliver.
      En fin, no pretendo convencer a nadie de estas opiniones sino sencillamente exponerlas y siendo muy positivo que existan opiniones contrarias y las viertan en el blog. Para eso está. Esa es la riqueza de la politología. Y como es habitual, ninguno cambiamos de opinión. Esa es la miseria de la condición humana.
      Saludos.

  8. De acuerdo con la aclaración. Yo entiendo que la definición de una cámara como “de representación territorial” es plena teoría. Es en la práctica donde dicha naturaleza tiene que encontrar vigencia. Y lo mismo en sentido contrario. Así, en relación con el Congreso, es complicado conjugar la representación del interés general o nacional con la división del cuerpo electoral con circunscripciones que coinciden con la provincia, y que como no podía ser de otra manera, representan el interés territorial de la misma. Los intereses regionales van a estar presentes siempre. Así, 4 diputados de la Rioja o de Navarra, pertenecientes a uno de los partidos mayoritarios también podrían hipotecar las decisiones que afectan al interés general, si se desmarcasen de la disciplina de partido en un tema que afectara directamente a sus intereses regionales. Pero aquí entraríamos ya en otro debate: ¿Actatamiento ciego de la voluntad del partido o libertad de voto? Tema delicado..mejor volver al derecho administrativo.

  9. Sevach, a mi modo de ver, la reforma electoral más urgente es la que se refiere a las elecciones municipales. El artículo 140 de la Constitución deja abierta la puerta a la elección de los alcaldes directamente por los vecinos o por los concejales. La Ley Orgánica del Régimen Electoral ha optado por la elección indirecta, trasladando al ámbito municipal el modelo parlamentario. Creo que establecer la elección directa de los alcaldes es la reforma más acuciante del sistema electoral.

    Discrepo totalmente cuando se dice que en las Cortes las minorías nacionalistas tiranizan a las mayorías. Más bien creo que lo correcto es decir que las mayorías, se dejan tiranizar por dichas minorías en asuntos fundamentales en los que debería haber consenso entre los dos grandes partidos nacionales.

    Vayamos a los datos concretos de las elecciones generales de 2008:

    PSOE 43,64% Nº escaños: 169 % escaños: 48,2%
    PP 40,11% Nº escaños: 153 % escaños: 43,7%
    IU 3,80% Nº escaños: 2 % escaños: 0,57%
    CiU 3,05% Nº escaños: 11 % escaños: 3,14%
    PNV 1,20% Nº escaños: 6 % escaños: 1,71%
    ERC 1,17% Nº escaños: 3 % escaños: 0,85%
    BNG 0,82% Nº escaños: 2 % escaños: 0,57%

    De la correspondencia entre porcentaje de votos y porcentaje de escaños sobre el total de 350, vemos que los dos grandes partidos salen beneficiados, los nacionalistas tienen prácticamente el mismo porcentaje de escaños que de votos, y el gran perjudicado es el tecer gran partido nacional, en este caso, IU, y actualmente está en la misma situación UpyD.

    Es evidente que el sistema electoral admite mejoras, pero si fuéramos a un sistema como el británico, o el estadounidense, o el francés, con tantas circunscripciones como diputados hay que elegir, los nacionalistas seguirían obteniendo representación en sus territorios. La única solución sería poner un porcentaje mínimo a nivel nacional, por debajo del cual no es posible obtener representación parlamentario. Hoy en día ya existe en las elecciones municipales (5%), y en las generales (3% por provincia). No obstante, creo todo tendría solución con un ejercicio de responsabilidad por parte de los dos partidos que suman más del 90% de los escaños.

  10. DMplus

    Efectivamente, las mayorías se dejan tiranizar en asuntos en los que los 2 grandes partidos podrían llegar a acuerdos. La situación actual es un claro ejemplo; siendo tan crítica como es para nuestro país, cada uno rema para un lado.

  11. Asturcón

    Estimado SEVACH:
    En todos estos comentarios ni siquiera ponéis en tela de jucio el sistema proporcional, ni tampoco el sistema de listas, sean abiertas o cerradas. Os recomiendo que leáis a Antonio García-Trevijano, tanto en su blog (www.antoniogarciatrevijano.com) como en sus libros, especialmente el último, que se titula Teoría Pura de la República, de la editorial El Buey Mudo. Quizá así se aclaren varios conceptos y haya nuevas propuestas.
    En la declaración de principios del MCRC, respecto a la moralidad, existe uno que quizá os pueda interesar:
    II.- Porque existe un imperativo moral en todas las conciencias, es condenable el oportunismo personal, social y político.

    La declaración completa os la adjunto en este enlace: http://antoniogarciatrevijano.com/2006/08/29/declaracionde-principios-y-de-valores/.

    Por último, no he pretendido hacer ningún tipo de proselitismo, sino aportar nuevas ideas a este post, entendiendo más importante acudir a la fuente principal que no lo que yo pudiera aportar.
    Un saludo y gracias.

  12. Asturcón

    Se me olvidó señalaros esta, que va como anillo al dedo a lo afirmado por Punset:

    Porque no son legítimas las razones ocultas del poder político, siempre será ilegitima la razón de Estado.
    Un saludo y perdón por la distracción

  13. Estoy de acuerdo con algunas de sus observaciones, pero en todo caso previa amortización de ese número enorme de autonómias, la propuesta es que queden las nacionalidades históricas, se cree la de Castilla, y alguna otra, y montemos un estado confederal como dios manda, y dejemos de perder mas el tiempor con este tema.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

A %d blogueros les gusta esto: