Actualidad Libros y Jornadas

Saludemos el nuevo Tratado sobre el Proceso Administrativo

Acaba de publicarse el Tratado sobre el Proceso Administrativo (LJCA), Ed.Tirant lo Blanch, 2019, que afronta los puntos más actuales y candentes de un proceso sobre el que nunca se ha escrito todo. El proceso administrativo experimenta mutaciones serias en su paso por la jurisprudencia y muchas mas singularidades afloran en el curso de los procedimientos concretos, donde los requisitos, condiciones procesales, preclusiones o inadmisiones se alzan como un campo de minas por donde transitan los letrados en pos de la victoria.

 Veamos…

Esta obra confiesa desde su mismo rótulo que aborda el Proceso administrativo, eludiendo la equívoca pero clásica expresión de Proceso contencioso-administrativo, lo cual resulta a mi juicio más acertado. Primero, porque entierra lo anacrónico de lo contencioso-administrativo, heredero del nacimiento de la revisión contencioso-administrativo como jurisdicción retenida en el Consejo de Estado o figuras análogas, de origen francés. Segundo, porque es ostensiblemente redundante hablar de «proceso» y «contencioso». Y tercero porque se adquiere belleza en la arquitectura de las garantías al poder hablar de un proceso civil, proceso laboral, proceso penal y proceso administrativo, eludiendo términos que siembran extrañas singularidades.

A partir de ahí, el libro recluta doble tipo de colaboradores. De un lado, académicos y de otro lado, letrados y magistrados. Con ello se hace confluir teoría y práctica, lo que las cosas deben ser y lo que son, la ciencia y la conciencia, la cita bibliográfica y el dato jurisprudencial. En suma, un libro que no es sectario y en el que he tenido el honor de colaborar ocupándome en su Capitulo V de La Prueba (Especialidades probatorias en el proceso administrativo.La discreta huella del interés público (V)».

Tan magna obra cuenta con un puñado selecto de colaboradores, compañía jurídica de alto nivel que supone un honor y que encumbra mi modesta aportación; pero además muestra una sistemática clara y completa, con rigor de contenidos.

El fruto de esas reflexiones, balance y comentarios se debe al impulso y cohesión ofrecido por quien se ha alzado en comandante en jefe de esta especie de desembarco en la Normandía procesal administrativa, que es Raquel Castillejo Manzanares, Catedrática de Derecho Procesal de la Universidad de Santiago de Compostela, Directora de la obra y persona que aglutina una colosal humanidad con un conocimiento inmenso de las claves del proceso. Junto a ella, dos coordinadores hábiles, pacientes y sobre todo, procesalistas de lujo: Cristina Alonso Salgado y Bernardino José Varela Gómez .

Ciertamente, el nacimiento de esta obra no es algo accidental, ni otro ladrillo más en el muro de las bibliotecas jurídicas, sino que responde como confesó la Directora, a su profunda preocupación por las vías paralelas seguidas entre el proceso civil y el proceso administrativo, entre la LEC y la LJCA, entre la academia y el poder judicial, y considerando que es hora de una confluencia constructiva de posiciones, especialmente en tiempos de cosecha de frutos del nuevo recurso bajo interés casacional objetivo.

El resultado es este Tratado de casi 900 páginas, que hace honor al nombre, que está ya disponible en el mercado y cuyo atractivo contenido con indicación de colaboradores, nos muestra su  Índice.

Decía el físico Max Planck que  “El progreso de la ciencia consiste en descubrir un nuevo misterio cada vez que se cree haber aclarado una cuestión fundamental”, y podría decirse que este Tratado ofrece respuestas y aclara cuestiones fundamentales, pero además abre el camino hacia nuevos horizontes de debates en torno al significado del proceso administrativo, persiguiendo su normalización y plenitud de garantías, como auténtico proceso que minimice las singularidades procesales en aras de eso tan grande que es la tutela judicial efectiva.

Ha nacido una estrella.

9 comments on “Saludemos el nuevo Tratado sobre el Proceso Administrativo

  1. José Antonio Ibáñez Marqués

    No estaría de más… que también se tuviera en cuenta toda la experiencia del «justiciable». Su experiencia resulta clave… Pepe Ibáñez. (experto en «bricolage jurídico»).

  2. Salva Moreno

    Me parece regulín que se elimine la palabra contencioso porque parece que llamarlo a secas proceso administrativo puede confundirse con el «procedimiento» administrativo. Mientras que este sería ante la Administración el proceso sería jurisdiccional. Quizás sea cuestión de que nos acostumbremos a esa nueva denominación. Pero sería conveniente que la Ley 29/1998 hubiera cambiado su nombre. Y otra cosilla menor. Ramón, tu diccionario jurisprudencial en este mismo post se ve la foto donde se lee «Proceso Contencioso-Administrativo»…actualizamos? Un saludo. Mi admiración a tu trabajo y enorme saber.

  3. Alberto Urbón Villameriel

    Ya si se lo leen los jueces de la jurisdicción social, bien vamos, donde reina un analfabetismo y despreocupación por la materia de muchos jueces, incluso a pesar de la reiterada doctrina de la Sala IV del Tribunal Supremo que establece que la jurisdicción social es competente en las materias propias de la jurisdicción social en conocer no solamente el acto que pone fin al procedimiento administrativo sino a todo el procedimiento administrativo en sí. Y en la propia Ley de la Jurisdicción Social se dice que cuando se impugne un acto administrativo se seguirán en cuanto al proceso supletoriamente las normas de la LJCA.

    A ver si de una santa vez los jueces de lo social dejan de hacer auténticas chapuzas de Sentencias y controlan como es debido a la Administracion, y muy especialmente al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y se enteran de una vez que es de SU competencia y no de los jueces de lo Contencioso, el enjuiciamiento y conocimiento de todo el procedimiento administrativo en materia de seguridad social.

  4. El tratado seguro que es un pasada, pero desde Murcia que les escribo sirve para muy poco¡¡¡¡¡¡¡¡

  5. HANSEL ARIAS

    Fabuloso, gracias José Ramón siempre por compartir actualidad jurídica de alto calibre.!

  6. Gracias por compartir noticias juridicas de forma tan profesional: le dejo mi enlace por si encuentra informacion de su interes:

    https://equijarjuridicolaboral.home.blog/

    Saludos,

  7. Manel Pérez Casas

    Buenas tardes a todos,

    Lo que más urgentemente necesita el contencioso administrativo son unos pocos miles de jueces que desatasquen los juzgados, puesto que en Barcelona, sin ir más lejos, la media es entre un año y medio y dos años desde la interposición de la demanda hasta la vista oral. Luego otro tanto para el recurso ante el TSJC, y entre dos y tres años en el Supremo.

    El cliente corre el riesgo de no ver el resultado de su pleito y que sus hijos no quieran continuar con la causa.

    Me parece bien que haya tratados que aúnen teoría y práctica ya que son del máximo interés para todos los profesionales, pero la verdadera urgencia está en rescatar una rama del Derecho en la que cada vez el ciudadano tiene menos fe, el pleitear contra la administración.

    La impunidad con la que se mueven nuestros cargos políticos, los años de pleitos por cuestiones absurdas y el desaliento de todos nos está pasando factura.

    Ya en un clásico que el compañero que defiende a la administración, funcionario de la misma pero compañero, te dice: oye, tienes razón y lo vas a ganar, pero tengo órdenes de ir al Supremo si hace falta.

    Hay necesidad de ello? Como que no es el jefe de turno quien lo paga de su bolsillo ya que lo paga del bolsillo de todos, se puede permitir gastar el dinero del contribuyente y el tiempo del funcionario Abogado.

    Con los compañeros del despachos nos estamos planteando seriamente ir penalmente contra todo funcionario o político que utilice estas prácticas, desde el interventor que con su firma autoriza el gasto hasta el político que firma la resolución.

    De todos los órdenes procesales es el nuestro el más importante para una sana salud democrática, es el nuestro el que le garantiza al ciudadano que la Administración tiene limites, que el ius puniendi no es absoluto y que hay personas que velan por sus intereses y controlan a los controladores.

    O garantizamos esto o mejor nos vamos.

    Manel Pérez

    • elSumario, Andreu Roselló

      El Magistrado Chávez aporta en esta entrada la noticia de que existe un nuevo libro sobre Procedimiento Administrativo impulsado por la Catedrática Raquel Castillejo Manzanares, que seguro interesará a los profesionales de la justicia.
      Yo como cuerpo extraño en este blog (reportero de investigación) percibo que se suelen utilizar algunas entradas para mostrar el «desencanto» que sufren los letrados en esa lucha contra la poderosa administración y de ciertos jueces «pro». Por lo poco que llevo investigado y vivido dentro de una sala de vistas el cuadro es desalentador. Me sumo con total solidaridad al comentario de Manel Pérez. Estoy constatando auténticas actuaciones de los letrados que representan a las administraciones que rozan la clara estafa procesal, y no entiendo que se permita por parte de los jueces (algunos?).
      Un ejemplo que es un esperpento. Un empresario compra una finca con suelo urbanizable que linda con un puerto marina denominado Puerto Fluvià. En acuerdo Estado Generalitat sobre transferencias se transfiere esta instalación portuaria a la Generalitat, según es de ver en el BOE nº 260 de 30 de octubre de 2007, pag.44057. Por un litigio entre este empresario y la Generalitat, no ha conseguido que le dejen poner ni un solo barco. Ustedes pueden pensar que algo extraño habrá. Sí, una trama de intereses de caciquismo local donde destacan importantes nombres del partido Convergente, el partido de la corrupción y el 3%. Resumiendo una instalación que consta transferida y que se puede ver por Google, el letrado de la Generalitat, en la contestación a la demanda niega la existencia del puerto y llega a decir: QUE EL NOMBRE NO HACE LA COSA.
      Dejo como idea, que me transmitió un asiduo de este blog, Carlos de Miguel Burgos, que sería conveniente crear una asociación de afectados por anómalas resoluciones de las administraciones, entre las que se incluye la de justicia.
      Para ver el Puerto Fluvià (sin barquitos claro) https://www.google.es/maps/@42.2023236,3.1047444,539m/data=!3m1!1e3?hl=es&authuser=0

  8. Juanma

    Un libro extraordinario en todos los sentidos. Ahora bien, a mi juicio, es imprescindible tener también la obra «El proceso contencioso administrativo» de la Dra. Raquel Castillejo Manzanares (y también de Tirant lo Blanch). Creo que ambas obras se complementan perfectamente: la mencionada vendría a ser una síntesis de la reseñada (algo parecido al Ángulo, de historia del arte, y el Angulito, su versión sintética).

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: