Contencioso

Cosas de letrados para el verano

Queridos amigos, compañeros, seguidores y curiosos del blog.

Debo iniciar mis vacaciones porque así lo reclaman el sosiego del alma y el cuerpo, así que me despido hasta inicios de septiembre. El año ha sido complejo jurídicamente y nos ha obligado a todos a un sobreesfuerzo para actualizarnos y sobrevivir como malabaristas jurídicos de leyes, sentencias, actos administrativos y decisiones políticas.

No obstante, por si alguien quiere «refrescarse» en el verano asomándose a las aristas de la profesión de la abogacía, me permito ofreceros los enlaces a algunos de mis artículos breves, con mi peculiar estilo, fruto de mi colaboración periódica de estos últimos años con el Consejo General de la Abogacía sobre «Comunicación y Marketing». Me he esforzado por mostrar sensibilidades, experiencias y actitudes de los abogados, envueltas en palabras bellas o imágenes poéticas, aunque no siempre lo consigo. Creo que muchos sonreirán al reconocer el paño.

Me he permitido agruparlos por materias:

 

El abogado negociador

Más vale negociar que litigar (Junio, 2017)

La posverdad estratégica del abogado (Noviembre, 2016)

Pensar en el cliente: el mejor reclamo para mas clientes (Mayo, 2016)

El abogado sin pelos en la lengua

Querido cliente (Dicembre, 2021)

El difícil trago de rechazar al cliente (Febrero, 2017)

 

El abogado estratega

La abogacía no solo se hace en estrados (Diciembre, 2018)

Cuando el abogado juega a la ruleta (Abril, 2018)

Cuando el abogado tiene que rectificar (Octubre, 2018)

 

El abogado paciente

¿Cómo va lo mío, abogado? (Mayo, 2021)

El esfuerzo del abogado para conservar la confianza del cliente (Mayo, 2019)

El arte de la evasiva del abogado (Abril, 2017)

El cobrador de la toga (Marzo, 2021)

 

El abogado sufridor

La delicada deshumanización de las vistas orales telemáticas (Junio, 2020)

Ángulos muertos en la abogacía (Julio 2018)

 

El abogado actor

Los gestos del abogado importan (Enero, 2020)

Gritar no ayuda a vencer (Julio 2019)

La importancia del maletín del abogado (Noviembre 2019)

 

El abogado budista

La humildad en los abogados (Noviembre 2017)

Saber refrenar la lengua en estrados (Septiembre 2017)

El día después del abogado (Marzo, 2020).

 

A modo de balance, mantiene su vigencia el diagnóstico de Al Pacino sobre la Justicia, que realicé para provocar una sonrisa:

 

Y con ello, me despido como el Guadiana hasta el mes de septiembre. Disfruten del descanso y no se olviden que todo problema debe ser examinado en su justa perspectiva, pues ese mismo sol que nos acaricia en el verano se apagará dentro de seis mil millones de años y ningún blog, libro jurídico, ni discusión bizantina, ni zozobra mundana permanecerán; nadie quedará para decir después: ¿qué fue eso? O sea, aprovechemos las vacaciones para lo que son, disfrutemos del regalo de la existencia, la belleza de la amistad, el amor si acompaña, la cultura que nos entretiene, la religión que nos consuela, la gastronomía que nos encanta, y sobre todo, de esos momentos mágicos o instantes deliciosos de lucidez, que son pocos pero que nos hacen sentir realmente bien.

 

 

15 comments on “Cosas de letrados para el verano

  1. Anónimo

    🥰

  2. Muchas gracias Magistrado por tus enseñanzas y orientaciones en este mar de los sargazos que es la Justicia. Que tengas buenas y felices vacaciones

  3. Jesús Ángel Ibarreche

    Último día de trabajo por aquí también. Disfrute del merecido descanso y hasta pronto.

  4. Jajaja. Eres muy grande, José Ramón. Consigues humanizar con humor el panorama jurídico y desenmarañar las triquiñuelas políticas que lo intentan enredar entre zarzas espinosas para alejar la justicia universal de sus mezquinos objetivos partidistas.
    Yo he descubierto hace poco el amor por el Derecho Administrativo a raíz de mi decisión de opositar al cuerpo de Gestión Administrativa del Estado. Tu blog y tu libro del Derecho Administrativo Mínimo (jajaja) lo alimentan día a día.
    La empresa es infinita como el universo. Pero tu nos ayudas a recordarnos dónde está el sol. Disfruta merecidamente de sus energías este verano.
    Te esperamos en septiembre.
    Muchas gracias en nombre de toda la humanidad.

  5. carlos

    cierto qué belleza de palabras por parte de Elena.!!
    desearte feliz descanso, muy merecido por las horas que nos dedicas. el trabajo no sé si desgasta pues el paro también, al parecer. Lo único que el trabajo cansa, así que descansa.
    una vez más me sorprendes con tu repertorio de fotos y afiches ilustrativos…ese de silla y mesa de hoy…muy grande también!!
    carlos de miguel camarero.

  6. Gracias por compartir. A disfrutar de un muy merecido descanso.

  7. Gracias como siempre por sus textos con lo que se disfruta y reflexiona al mismo tiempo.

  8. Gracias por tu trabajo. Lo sigo con mucho gusto. Descansemos que falta nos hace a todos.
    Un Procurador curioso, Pablo

  9. FELIPE

    Querido y admirado José Ramón. Con involuntario retraso -el día de ayer fue complicado- me paso por esa estación universal -de paso, encuentros y despedidas- que es su blog. Como los trenes no esperan, el suyo, con destino a vacaciones, ya había partido ayer. Aún así, a lo lejos, creí intuir su inconfundible silueta de serpiente de metal silbando alegría. Esa que solo da la buena compañía, la satisfacción del deber cumplido y la justicia reconocida del merecido descanso. Me alegro enormemente por usted y por los suyos. Pero también por todos los nuestros. Porque le necesitamos en plena forma -humana e intelectual-: fresco, fuerte, sano, lúcido y autoexigente.

    En la irrespirable realidad actual (social, jurídica, política, periodística y audiovisual), tan contaminada de manipulación, partidismo, inestabilidad y sinsentido, donde el rigor, la independencia, la verdad, la pluralidad, los valores y el sentido común han sido exiliados, desnortados o convertidos en mudo silencio, necesitamos, hoy más que nunca, de ese manual de supervivencia (información, avisos de peligro, primeros auxilios, reivindicaciones y críticas) que son sus artículos. Disfrute con su familia de la holganza, el asueto y el escape (físico y mental) como cuando era niño, ese que, para su suerte, sigue dentro de usted. Le esperamos con impaciencia en el mes de septiembre.

    Reciba un afectuosísimo saludo. Y, como siempre, gracias.

    • Gracias desde muy adentro por tan bellas palabras, que vienen de quien admiro tanto. Felipe, te deseo el mejor de los descansos con la mejor salud posible. Un cálido abrazo P.d. Cálido por partida doble, y en justicia, porque escribo desde Cartagena

Responder a carlos Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: