De la Universidad

La dimisión del Rector de la Universidad de Salamanca: un acto ejemplar imperdonable para la jauría humana

naranja
La semana pasada el Rector de la Universidad de Salamanca, José Ramón Alonso, presentó su dimisión por “motivos estrictamente personales” pese a que tan sólo ha culminado la mitad del mandato de cuatro años para regidor de una de las Universidades mas prestigiosas y de influencia del mundo. Tras la dimisión, y ante el mutismo del Rector saliente, las especulaciones han brotado y crecido de forma exponencial.
Los pasillos de la institución son avisperos con zumbidos insoportables, la red quema con rumores y los periódicos lanzan sondas envenenadas. Basta que un periódico local haya incluido de forma tan críptica como malévola la sugerencia de la causa de la dimisión en una posible “denuncia”, sin mayores precisiones (¿civil, penal?, ¿privado, público?), para que esta verdad a medias alimente como la gasolina el fuego mediático.

1. Es cierto que es insólito que un político dimita. Mas insólito resulta que un Rector abandone tan cómodo cargo. No olvidemos que la “dimisión” es un acto personal e insustituible y que no hay fuerza jurídica alguna para provocarla ( cosa diferente son las mociones de censura, inhabilitaciones o análogas que se deben a causas ajenas a la voluntad del afectado). Por eso, en principio resulta injusta la lapidación “ a ciegas” de una persona que ha tenido la gallardía de dimitir de un cargo público de “alto standing”.

2. Es más, si nos detenemos en las versiones que cobran vida propia de boca en boca, tampoco merece el Rector saliente injustos reproches por su gallardía al renunciar al cargo, una vez descartadas las decisiones ilegales vinculadas a la condición de Rector:

A) La versión mas verde o malévola sitúa el origen de la dimisión en posibles conductas reprochables moralmente, vinculadas a escarceos amorosos o sexuales, con ingredientes exóticos de Brasil o vinculaciones con alguna colaboradora de algún centro universitario. Se trata de una conducta que se asienta en puros rumores. Si tal circunstancia determinase la dimisión de un cargo público, nos encontraríamos con hemiciclos, moncloas, plenos y órganos de gobierno vacíos de altos cargos. Quien toma posesión de un cargo público asume la obligación de acatar la Constitución pero no de servir a determinados “usos morales y buenas costumbres”. Sevach ha conocido en la última década al menos una decena de Rectores de diversas Universidades ( y no digamos Vicerrectores) incursos en infidelidades, notorias e incluso confesas, y ninguno sopesó tal hecho como baldón para la dimisión. Y por ello, si tal conducta, caso de existir, no repercutiese en el cargo, no sería motivo alguno para comportar el apartamiento del cargo.

B) La versión más amarilla o jugosa periodísticamente hablando, sitúa el origen de la dimisión en una posible denuncia por malos tratos vinculada a una situación personal de divorcio preexistente. En tal caso, si el Rector dimite para evitar el circo mediático que se monta cada vez que un cargo público se ve envuelto en una denuncia por violencia doméstica, justificada o no, estamos ante una decisión prudente. Si no ha querido arrastrar a la institución ante la jauría humana, es loable su decisión. En todo caso, se trata de un asunto estrictamente personal, y como tal debe ser tratado. Es más, se trata de una decisión que no ha seguido la máxima de Cela de que “el que resiste gana”, ya que sería fácil jugar con la estadística que soplaría a su favor, pues es notorio que más del noventa y cinco por ciento de las denuncias por violencia doméstica, que se formulan en contexto de divorcio, con estruendo mediático en su iniciación, desembocan en un silencioso archivo de las actuaciones.

3. En definitiva, que tanto si el Rector saliente ha tomado su decisión para evitar rumores incontrolables, como si se trata de evitar la ominosa “pena de banquillo”, el haber tomado la decisión de dimitir resulta un acto personalísimo, sumamente respetable y que en modo alguno justifica las risas de las hienas ni la embestida del rinoceronte. Tal dimisión merece respeto y silencio. No críticas, vendettas, intoxicaciones, ni lapidaciones.

Y es que, al final, hasta el aleteo de un ruiseñor en la sabana africana ( aquí Sevach recuerda la resonancia de la clásica película “ Matar un ruiseñor”) provoca en el enorme rinoceronte mediático la misma respuesta. Un movimiento de orejas, un aleteo de fosas nasales, un resoplar, un lento caminar que va acelerando mientras el suelo trepida…. Y luego la ciega embestida…porque no olvidemos que según los naturalistas, o los rinocerontes son cortos de vista o el cuerno les impide orientarse correctamente…. Al final, quien paga es el ruiseñor tranquilo por haber piado en la plácida sabana…

P.D. Con posterioridad, el Consejo de Gobierno ha emitido la siguiente NOTA INSTITUCIONAL, de sumo interés que reproducimos literalmente:
Asunto: Nota Institucional emitida por el Consejo de Gobierno. 24 de julio de 2009

En mi calidad de Secretaria del Consejo de Gobierno de la Universidad de Salamanca remito a la Comunidad Universitaria la Nota Institucional emitida por el Consejo de Gobierno celebrado el día 24 de julio de 2009:

“El Consejo de Gobierno de la Universidad de Salamanca ha estudiado en profundidad la situación creada por la dimisión del Rector D. José Ramón Alonso Peña y, tras un debate presidido por la serenidad y el firme apoyo a la Universidad, ha decidido hacer pública la siguiente nota institucional:

1º. El Consejo de Gobierno expresa su gratitud al Rector D. José Ramón Alonso.
Su gran capacidad e intensa dedicación ha significado un positivo avance para nuestra Universidad en todos los frentes y, especialmente, en la proyección internacional, la investigación,la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior y el ordenamiento económico de la institución.

2º. El Consejo de Gobierno considera que ha sido aclarado de forma nítida que la dimisión del Rector fue debida a “motivos estrictamente personales” sin ninguna otra consideración de tipo académico.
El equipo rectoral apoyó unánimemente la decisión del Rector.

3º. El Consejo de Gobierno ha manifestado explícitamente su apoyo al Rector en funciones y al equipo rectoral para la continuidad de su labor.

4º. El Consejo de Gobierno respalda las decisiones tomadas en relación a la convocatoria de elecciones a Rector en el plazo legalmente establecido y con el calendario que, en cumplimiento de su misión,
establezca la Junta Electoral.

5º. El Consejo de Gobierno apela a toda la comunidad universitaria a que se manifieste con serenidad y pide la colaboración de la opinión pública y de los medios de comunicación para superar esta situación sobrevenida.

6º. El Consejo de Gobierno ha realizado su labor ordinaria aprobando nuevos proyectos y siendo informado por los Vicerrectores y por la Secretaria General de los logros de la Universidad en el último mes.
La normalidad institucional se mantiene intacta.

En la Universidad de Salamanca, a 22 de julio de 2009.

P.D. La última noticia viene dada a mediados de Septiembre de 2009 en que el ex-Rector de Salamanca ha sido absuelto de todo posible vestigio de delito de maltrato hacia una joven argentina, coincidiendo con el fiscal en la falta de fundamento de la acusación. Podéis verlo aquí.

8 comments on “La dimisión del Rector de la Universidad de Salamanca: un acto ejemplar imperdonable para la jauría humana

  1. Unamuno

    Lamentable el espectáculo de la Universidad de Salamanca y el martirio para el Rector Alonso, que desde la Universidad de Salamanca en dos años y en plena crisis ha conseguido:

    1. No despedir masivamente,
    2. Acabar y poner en marcha varios edificios y obras de discutible necesidad,
    3. Aclarar el Parque Científico,
    4. Reclamar y conseguir que se ejecuten las obras del mismo,
    5. Condonar la abultada deuda histórica,
    6. Llegar a países con mucha fuerza, así como a otros nuevos para hacer los acuerdos de 50 en 50,
    7. Conseguir que el parlamento de El Salvador dedique un día entero a la Universidad así como acuerdos para formar a sus altos funcionarios,
    8. Poner en marcha la Expo para la Universidad de Salamanca (la Vicepresidenta de la Vega dijo que quería convertir a la Universidad de Salamanca en una de las 20 mejores del mundo), con proyectos ya aprobados como el empujón al Banco Nacional de ADN…
    8. Traer a los Reyes a la Apertura de Curso para este septiembre.

    El resultado es que una de las personas con más proyección de este país desaparece cuando no tenía rival para las próximas elecciones, y se tilda, juzga y condena socialmente en horas en Salamanca hasta despellejarlo vivo con una rumorología espectacularmente tóxica, gratuita y muy dañina que una semana después no tiene absolutamente nada que ver con lo sucedido, pero para hoy ya se le ha matado y enterrado y poco importa lo dicho.

    Lamentable para el Rector, lamentable para la Universidad, y lamentable para los que nos sentimos universitarios y creemos en la lealtad.

  2. Francisco Vitoria

    Ojalá no fuera verdad, pero el Adelanto de ayer sacaba el siguiente titular:

    Titular: “El ex rector Alonso espera la citación del Juzgado por un presunto maltrato a su pareja”

    El día 14, la que hasta el momento era la actual pareja del Rector Jose Ramón Alonso (ups, perdón, del ex-Rector), de nacionalidad extranjera, acudió a un centro de salud de Salamanca con diversas lesiones. Allí se elaboró un parte de lesiones pero ella no quiso denunciar a Jose Ramón, aunque sí dejó dicho el nombre del presunto agresor a los sanitarios.

    Al no querer denunciarle, fue el médico el que hizo la denuncia por un supuesto maltrato.

  3. telemaco

    Este es el problema de escribir en caliente.
    Hay que tener perspectiva para juzgar los hechos.
    Hoy, sabiendo lo que se sabe, suena raro este comentario.

  4. Ángela-Justa Rodríguez

    Soy una ciudadana de a pié. Estoy a favor de Don José Ramón Alonso Peña y totalmente en contra de burdas especulaciones, auspiciadas algunas por lo expuesto en cubierta de El Adelanto y en frases del señor Asencio. Provincianismo envidioso y marrullero.

  5. Francisco de Vitoria

    Señora de a pie: Cuesta mucho creer que el Sr. Asencio dijera lo que dijo, sin saber lo que decía. Nos cuesta creerlo a los que le conocemos. Además y con independencia de lo que resulte de todo esto, que llegue a demostrarse o no la culpabilidad del Sr. Alonso, no solo El Adelanto de Salamanca, también otros medios de comunicación, La Voz de Salamanca, TV8, etc han publicado igualmente la circunstancia de esta denuncia contra el Sr Alonso, que se ha cursado de oficio y que ha sido la causa inmediata de la dimisión. De todos modos, parece que los acontecimientos que se produjeron el pasado 14 de julio, precipitaron la salida del Rector, de quien desde hacía varias semanas se rumoreaba que se iba a marchar. Una gran decepción para todos.

  6. El coorporativismo parece que empieza a relucir. Que poca vergüenza tiene el señor que ha escrito el artículo.

    Ahora que el señor Alonso ha dejado el cargo parece que se trata de un cargo de alto standing muy cómodo y sin complicaciones, en cambio las personas que se encuentran en esos cargos dan a entender que es todo lo contrario, mucho sacrificio, poco espacio para la dedicación personal, etc.
    el ex-Rector es un cargo público, con unas responsabilidades importantísimas respecto a miles de estudiantes y de investigadores, sus decisiones pueden influir en el futuro de muchas personas y de la propia institución, por lo tanto si deja un puesto de esta responsabilidad, tiene la obligación de explicar cuales so los motivos que le han llevado a ello.
    Si no lo hace es lógico que la gente especule, pues turbios serán los asuntos, para que el Rector no los queira nombrar, no se sentirá muy orgulloso de ello, pero aún así tiene la obligación de comunicalo.
    El autor del artículo, primero atribulle a la posible denuncia por malos tratos a rumorología de carácter amarillo sin ningún sentido, pero rápido se presta con datos a decir que si así fuera es su mujer la que mentiría, pues como lo hacen todas….En fin serafín lamentable Alonso y lamentable bloguero.

  7. Ciudadano

    Es muy cómodo mirar para otro lado. La violencia de género, violencia de género es, con independencia de quien la cometa. Qué lástima de justicia.

    • Precisamente la justicia archivo la cuestión comentada y declaró la inexistencia de tal violencia, o sea, lo lastimoso es la opinión pública cuando condena sin saber

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: