Sobre los políticos

De los abucheos a los Alcaldes como expresión democrática

linchamientos en lucky luke
La semana pasada la prensa se hacía eco de las protestas vecinales contra el Alcalde del madrileño municipio de Pinto por el recorte de los tradicionales encierros y novilladas. Parece ser que el alegato de austeridad no convenció a los vecinos y cuando el Alcalde salió al balcón consistorial para abrir el programa de fiestas recibió lanzamiento de huevos, tomates, silbidos, pitidos y abucheos de los lugareños, teniendo que salir escoltado.
Este fenómeno revela que algo falla en los mecanismos democráticos cuando un Alcalde electo se ve zarandeado públicamente.

1. En primer lugar, es patente que los candidatos a Alcalde ocultan en el Programa electoral el recorte de gastos impopulares. Ningún candidato con esperanzas comunicará a los vecinos el posible recorte de las fiestas patronales. Se trata de la mentira mas común de los políticos de todo pelaje y que sabiamente expresa la sabiduría popular: “ Prometer hasta meter, y una vez metido, olvidar lo prometido”.

2. En segundo lugar, es posible que al tiempo electoral no se pretendiese acometer un recorte de gasto impopular, pero en tal caso, un buen edil ha de ser capaz de explicar y convencer de la necesidad de tal medida. Y aquí radica la clave. Las medidas impopulares no se explican con macromagnitudes económicas sino que el ejemplo de austeridad “vale por mil palabras”. Recortar el chocolate del loro ha sido la receta de los políticos y el pueblo puede entender que se apriete el cinturón presupuestario pero lo que resulta difícil de digerir es que “la corte de los milagros de los políticos locales” no sufra la crisis.

3. En tercer lugar, en la mayor parte de los ediles falta la cultura administrativa mas elemental. A la hora de acometer medidas de austeridad, por la crisis económica y la caída de ingresos del IBI, tasas por licencias , frenazo inversor, caída de transferencias de terceros, la inmensa mayoría de los Alcaldes, no acometen Planes serios, objetivos y rigurosos. Evitan los tecnócratas, huyen de los criterios de la ciencia administrativa y presupuestaria, y prefieren seguir la técnica de “salir del paso”.

4. Así, la inmensa mayoría de los Alcaldes, pese a estar rodeados de pomposos gabinetes y asesores de todo tipo (validos, pajes y bufones) optan por el modelo clásico y artesanal que se articula en torno a las siguientes cinco reglas presupuestarias del edil autosuficiente:

Contar con un “tonto útil”. Dejar en manos del Concejal de Hacienda los recortes presupuestarios. El Alcalde debe ser el policía bueno y el Concejal de Hacienda el policía malo.

Reservarse el Alcalde la “decisión reservada” de cortar el bacalao. En todo caso, el Alcalde se cuida de indicarle al Concejal de Hacienda, a puerta cerrada, cuales son los “gastos intocables”, y que se corresponden con las promesas electorales o con los compromisos asumidos personalmente por el Alcalde ( y es que los compromisos de los concejales pueden ser “borrados” por el Alcalde pero no los suscritos por él mismo, a golpe de fotografía de prensa o apretón de manos populista).

Podar la hojarasca presupuestaria. Para cuadrar el círculo, los recortes mas sensibles se sitúan en el área cultural, deportiva, y de matute, en suprimir una obra pública o servicio público prometido, justificándolo en culpar a la oposición política (sea del color que sea).

Darle “circo” o “luchas de gladiadores” al pueblo. Así, para frenar las quejas ciudadanas, el recorte de gasto debe incidir en los gastos de personal funcionario o laboral: congelación de retribuciones, paralización de promociones internas, frenazo a reclasificación de puestos. Leña al mono. En cambio, hay dos ámbitos intocables: por un lado, el de los gastos de personal eventual o de confianza, así como los gastos de representación (dietas, comitivas y francachelas varias); por otro lado, el de los gastos de las empresas públicas y organismos autónomos locales ( son reinos de taifas inmunes o resistentes ).

Jugar bien al Sudoku. Para que las cifras cuadren hay que intentar elevar los ingresos estimados ( aunque sean “sobreestimados”) y hay que intentar rebajar los gastos previstos (aunque sean irreales). Ayuda mucho la debilidad de la Intervención municipal, tras las embestidas legales a uno de los guardianes de mayor prestigio de las cuentas locales.

5. En definitiva, que esta situación de “desgobierno presupuestario”, de improvisación, y de control político de los medios de comunicación (cuando no se trata de pactos entre todos los grupos políticos para mantener el status quo), explican sucesos como la algarada de Pinto. Y es que, si los controles jurídicos fallan por la puerta del Derecho, las quejas saldrán por la ventana del abucheo. No puede menos Sevach de suspirar por las medidas merecidas por algún Alcalde actual del tradicional “sambenito” (una túnica que venía obligado a pasear por el pueblo el culpable y sometido a escarnio popular), o quizás también les vendría bien un “manteo” al mejor estilo del aplicado en la Insula Barataria al bueno de Sancho, pero si a Sevach le dieran a elegir un castigo ejemplar para Alcaldes frívolos y corruptos, optaría por el impuesto en el Oeste a los tahúres:¡ Brea y plumas para el canalla!.

0 comments on “De los abucheos a los Alcaldes como expresión democrática

  1. El pan y el Circo debe ser garantizado al pueblo. Es curioso ver a septuagenarios que deberían pensar más en la otra vida que en ésta insultar al alcalde por privarle de los toros.Esos señores ¿no han aprendido nada en la vida?. Los alcaldes son ya de por sí suficientemente demagogos y cortoplacistas sin que los espoleen. Alguien tiene que decirlo: los ayuntamientos españoles están en quiebra técnica. señores o toros o mantequilla…

  2. A mí también me divirtió mucho ver a la gleba vociferante reclamando pan y circo, espectáculo que recuerda tanto a las mejores películas de peplum, pero mejor aún es leer cómo le saca Sevach punta por la vía jurídico-administrativa 🙂

  3. Maximilien Robespierre

    Querido Sevach: al 99.9 %
    DAR LA PUNTILLA A: De la jerga del toreo, acto de clavar el verduguillo en la nuca de un astado.

  4. Estimado amigo Sevach:
    Estimo que los políticos actuales han adoptado como máxima la frase que en su día dijo Enrique Tierno Galván, en el sentido de que las promesas electorales están para no cumplirlas. Y, a mayor abundamiento, tenemos una élite política que, preocupada más por su supervivencia que por la gestión pública, evita tomar medidas necesarias pero impopulares esperando que con ello se garantice una eventual reelección. Gobernar implica tomar decisiones que a veces son impopulares, aunque ello cueste algún abucheo que, dicho sea de paso, creo que es inherente al cargo político. Una persona que se ostenta un cargo político sabe que le guste o no va a tener que soportar iracundos ataques de los ciudadanos, pero ello no es más que un “gaje del oficio” o, por utilizar un término más judicial, un “riesgo voluntariamente asumido”.
    En otro orden de cosas, creo que si algo ha quedado bien claro es que quienes acusaban al generalísimo de fomentar la afición al fútbol para que la gente se olvidase de la política bien eran unos fariseos o bien se han aprendido sabiamente la lección. Pero, en fín, el “pan y circo” no sólo es una brillantísima zarzuela ambientada en los primeros años del siglo XIX, sino una máxima tan antigua como la vida misma. En épocas de crisis y apretarse el cinturón, diversión al populacho, aunque en algo hemos avanzado: de echar cristianos a las fieras (siglo I y II) y autos de fe (siglos XV-XVII) hemos pasado al más civilizado medio de saturar las conciencias colectivas con todo tipo de diversiones habidas y por haber, léase fútbol, baloncesto, balonmano, ciclismo, motociclismo, automovilismo, atletismo….y cuando la jornada ordinaria finaliza los meses de descanso continúa el bombardeo con precalentamientos, calentamientos, pretemporadas, amistosos, entrenamientos, copas regionales, trofeos locales y similares.

  5. Son muchos los tales de Aquiles que aquejan a las Administraciones Locales desde un punto de vista económico.

    Creo que en este artículo informal y desenfadado de verano se describen bastante bien algunos de ellos.

    El político vive (vivir al menos en un doble o triple sentido) del voto, y por el voto se ve obligado a hacer muchas cosas…que pueden llegar a ser a veces poco lógica o sensatas, e incluso no demasiado infrecuentemente incluso ilegales.

    Esto es tan así que todos estamos hartos de ver cómo grupos políticos antagónicos que se critica absolutamente todo, pasan a abrazar las mismas prácticas que su oponente cuando acceden al gobierno o cuando llegan a formar gobierno de coalición.

    Eso, muchas veces, hace pensar a quien desde cerca o media distancia les observa que la vida política local debería dignificarse y raconalizarse.

    ¿Cuántas veces no se da la circunstancia de que un colectivo vecinal numeroso logra verdaderamente coaccionar a quien gobierna logrando acuerdos ilegales e injustos? Muchas veces…¿por qué? pues porque la verdad absoluta la marcan la vital importancia de los votos.

    ¿Cuántas veces no se ha visto, especialmente en época electoral, a alcaldes prácticamente de rodillas y “con los pantalones en la mano” frente a un grupo organizado y numeroso de constructores ilegales que logran ilegalmente que en vez de ser sancionados y demolidas sus edificaciones que sea la comunidad vecinal a través del consistorio la que corra con los costes de legalización de sus viviendas?

    No ayuda precisamente a la cordura y al Estado de Derecho el debilitamiento de la posición del personal llamado a ejercer el control interno.

  6. En esta entrada hay verdades tan evidentes que deberían ser sabidas por cualquier funcionario que vaya a entrar en una administración pública, y no sea como personal eventual.

    Nuestro país, descendiente de la cultura romana y cartaginesa, es muy aficionado a las corridas de toros y al maltrato animal. Aún hoy se espolea y se defiende algo como los Sanfermines, un espectáculo que no aporta nada a los que participan y sí mucho a los que defienden su clausura definitiva.

    Sin embargo, cambiaré de tercio (siendo el anterior un tema polémico, es mejor dejarlo en el tintero para mejor ocasión). Se publica en determinado periódico que la Administración Central ha reducido su plantilla un 1% al tiempo que han aumentado los altos cargos un 6%. Uno pensará que han dejado salir antes de entrar, pero no creo yo que sea así. Más se parece la situación a la del Real Madrid, donde han llegado demasiados, y hay que despedir a alguien para que los demás puedan seguir cobrando. O sea, que ese 6% ha obligado a reducir el otro 1% (y, por supuesto, todos sabemos cómo se coloca ese 6% extra de altos cargos, y cómo entraron el 1% de los demás).

  7. Amigo Peterlove: creo que todos deberíamos bajarnos ipso facto del guindo de una vez por todas, y darnos cuenta, percatarnos, de que la política locla en la España actual se ha convertido -dicho sea en términos de desarrollo local- en “un nuevo yacimiento de empleo”.

    http://www.oficinatreball.cat/socweb/export/sites/default/socweb_es/ciutadans/orientacio_feina/mercat_laboral/jaciments.html

    De empleo para quién ¿¿?? Pues para los que hacen “méritos” dentro de los partidos políticos para acceder a tener un empleo en la Administración al menos de carácter temporal.

    Días después de las últimas elecciones municipales escuché a un concejal de un Ayuntamiento de un pueblo pequeño decir algo así como que en las elecciones había ganado un contrato de trabajo de cuatro años…Así lo veía él.

    Hace unos años en un pequeño municipio de una provincia de Andalucía se dio un caso que trascendió a la prensa; tras un cambio de partido de gobierno en un pequeño Ayuntamiento de la Sierra un concejal que había estado tres “legislaturas” (mandatos) “liberado” (con dedicación exclusiva) reclamó al consistorio su derecho a permanecer en la empresa bajo el argumento de que llevaba más de tres años y que era “fijo”…indicando que si no lo dejaban quedarse exigía una indemnización conforme a la normativa laboral.

    No son tampoco extraños los casos de pequeños Ayuntamientos en que se “liberan” todos (o la mayoría) de los miembros del grupo de gobierno, y que después se dedican dentro de la institución a realizar trabajos puramente burocráticos (redactar contratos, tramitaciones laborales, contabilidad, etc).

    Esto es tan así que ha llegado a darse el caso en un Ayuntamiento que me sé de que tras perder las elecciones municipales el partido que venía gobernando el Consistorio se quedó sin nadie que confeccionara las nóminas pues un Concejal Graduado Social venía desde hacía varios mandatos con dedicación exclusiva desempeñando su profesión dentro del Ayuntamiento siendo el único encargado de todas las tramitaciones laborales (nóminas, seguros sociales, IRPF, etc).

    Ni tampoco son raros, según más de una leyenda urbana, los casos de Diputaciones Provinciales que se convierten -en palabras de los propios políticos- en auténticos “cementerios de elefantes” al “liberar” a un buen número de antiguos alcaldes, concejales o diputados en calidad de “asesores” en espera de que cumplan su periodo de cotización antes de jubilarse.

  8. Muchas gracias, ummj, por tus experiencias pretéritas. Yo también trabajo en un ayuntamiento, y sé cómo se han “colocado” muchos vecinos míos sólo por tener el carnet del partido que ahora gobierna.

    Eran gente que trabajaba de camarera, de reponedora o de cosas así, y ahora están cobrando unos 2000 euros netos al mes (más que muchos funcionarios).

    Lo peor de todo es que ESOS que enchufan a la gente deben fijarnos el sueldo a los que venimos del periplo opositor.

    UNA VERGÜENZA.

  9. policia local

    Entonces……¿que les digo a mis hijos? ¿que estudien o que se dejen de Universidades y gaitas y se afilien rapidamente al partido político con mas futuro de la zona?…..y, una vez colocados ¿les aconsejo que a partir de entonces sean honrados o les digo que, ya entrados en harina pillen lo que se les ponga a tiro y asciendan a empujones lo mas que puedan?. Si opto por decirles que se ganen la vida honradamente puede darse la circunstancia que acaben trabajando a las órdenes de un sinvergüenza que no tiene ni idea por donde anda ( con lo que se las ideará para que le hagan su trabajo ) y que además los tratará de mala manera llegando a decirles en un arranque de chulería que alí manda él y se hace lo que él diga y que si no están conformes allí está la puerta.Estos altos cargos que cada vez abundan mas se saben despreciados por el resto de los trabajadores y entonces aumentan la represión contra ellos, con lo que llegamos al mobbing, palabra aún proscrita en los juzgados donde nadie se atreve a decir que una lesión psicológica es cien veces mas grave ( por lo que puede tardar en curar ) que una física.

  10. Estos politicos tan democraticos que cada 4 años no piden trabajo, se han creido que pueden hacer y deshacer segun su antojo y necesidades politicas de supartido. Pues no son tan solo unos empleados por cuenta del pueblo que les confia unos bienes comunes para que los gestionen y administren, pero no para que dispongan a su antojo, asi vemos la cantidad de fraudes y malversacion de dinero publico por unos individuos defraudadores de la confianza del los empresarios de supuesto de trabajo (EL PUEBLO)

  11. Ex-cedente

    Estimado Sevach:
    A la vuelta de las cortas vacaciones y en mi nueva situación -que conoces bien- he retomado hoy la buena costumbre de visitar este sitio y, como siempre encuentro de todo: perspicaces comentarios jurídicos, oportunas novedades normativas, sentencias recién salidas del horno y algunas dosis de humor, curiosidades y vida social…
    Empiezo por hacer un comentario de esta noticia pues me trae recuerdos de un Ayuntamiento Castellano-Leonés en el que desempeñé mis funciones durante algunos años y que contaba y cuenta, con gran tradición taurina, lo que enorgullece a sus vecinos. Presumen éstos de ser el segundo pueblo de España en antigüedad , tras Cuéllar, organizando encierros por sus calles, lo que es del todo cierto, según pude comprobar en añejos documentos que en su día me mostraron.
    Pues se trata de que en un momento en que, tras la Guerra, los recursos eran del todo inexistentes. El Alcalde del pueblo salió al balcón a anunciar que en aquel año no habría encierros por la carencia total de dinero para sufragar los costes que los festejos suponían. Los vecinos hicieron algo parecido a los de ahora en Pinto, pero fueron más allá: decidieron recaudar ellos el dinero y comprar unas reses para los encierros. Como es de suponer, para ello dejarían incluso de comer , pues las cosas no estaban -nunca mejor dicho- para tirar cohetes.
    Y en recuerdo de tal evento, todos los años en el día de Santiago que es el patrón del pueblo, el Alcalde de turno, rememora aquella situación y con él todo el pueblo. Sale el edil al balcón del Ayuntamiento para escenificar una penuria económica que obliga, nuevamente, a prescindir de los encierros. Y todos los vecinos al grito de “toros sí, vacas no” terminan por convencer al teatral Alcalde, hasta que éste accede a la compra de los bichos. Luego todos cantan una canción popular de la que ahora no recuerdo el nombre.
    En fin que no es novedosa la situación, como se puede ver y lo que yo no tengo del todo claro es que el interés en la celebración de las fiestas de los pueblos y ciudades sea exclusivamente de los políticos, o también sean los propios vecinos y empresarios los co-partícipes de tal situación. Yo estoy seguro, ¿qué digo?, segurísimo, de que si se suprimiese el 99% de las fiestas no pasaría nada de nada. La inmensa mayoría carece de tradición alguna. No tienen el menor sentido y únicamente sirven para cometer durante su celebración ciertos excesos gastronómicos y etílicos que sólo a algunos benefician. Los gastos en conciertos, chiringuitos, atracciones y sobre todo, limpiezas posteriores, son de todo punto astronómicos. Las ilegalidades son múltiples: en materia de licencias, actividades y ruidos. Pero todo está perdonado. Es un paréntesis jurídico (“es que estamos en fiestas”). Pero supongo que habrá mucha gente que viva de ello
    Tenemos lo que nos merecemos.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

A %d blogueros les gusta esto: