Humor y Administracion

El rap del funcionario tras las vacaciones

El mundo del Derecho Público y en particular del Derecho Administrativo es un mundo con resonancias áridas, complejo y soporífero. Pocos son los administrativistas que han intentado darle un barniz de humor a tan oscura materia, aunque recuerdo que Jordana de Pozas (1890-1983), Catedrático de Derecho Administrativo y Consejero de Estado (al que todos recordamos por su clásica clasificación de la actividad administrativa en policía, fomento y servicio público, recitada de carrerilla en las oposiciones) publicó un delicioso articulito que se titulaba “Humorismo y Administración” (Ed. Bosch, Barcelona-1962) en el que citaba a Quevedo, Cervantes, Balzac, Galdós e incluso a C. Northcote Parkinson, el de las célebres “leyes de Parkinson” sobre el funcionamiento de la Administración (“La Administración y sus funcionarios crecen aunque las competencias y el trabajo disminuye”), afirmando el Catedrático aragonés que “Tal vez las palabras humorismo y Administración se ven unidas en una sola frase por vez primera. Comúnmente se estima que pertenecen a dos mundos distintos, si es que no contrarios”.

1. Viene al caso, porque un eminente administrativista, Juan Manuel del Valle Pascual, colaborador de este blog (y por cierto, ex miembro de los célebres grupos de los años ochenta “Aguaviva” y “Vinotinto”), remitió en forma de comentario al anterior post, un poema en verso sobre la vuelta de un funcionario tras las vacaciones.

Cuando Sevach lo leía, le saltaban las lágrimas de risa, así que le pareció que merecía un post independiente, bajo la licencia del comienzo del fin de semana y prometiendo que las próximas entregas serán más aburridas. Ahí va ese poema o “rap burocrático”, y que me consta ha improvisado su autor con su asombroso dominio del lenguaje (por cierto, basta ver los originalísimos títulos de las numerosas publicaciones de Juan Manuel para comprender como decía G.K. Chesterton, que lo contrario de serio no es divertido).

Cuando estoy bajo de un chopo,
en playa bajo sombrilla,
viajando cual Marco Polo
por las turísticas vias
o en mi Madrid solitario
dado a la holganza lasciva
y alguien me habla del trabajo
que a su retorno aproxima,
me da como una ictericia
y quedo desconsolado,
toda la piel amarilla,
a un punto de estar violáceo
porque mi alma no respira,
carcomida por la envidia,
a punto del carmesí
con que enrojece la envidia
de quien a las vacaciones
apenas si las principia,
se me caen los pantalones,
me quedo en pelotas vivas
y pierdo hasta el peluquín
por la desazón,
que crece,
se ensancha,
me arrastra
si de Sevach leo el blog
de reponsables palabras.

Y me acuerdo de mi jefe
con las peores intenciones,
de los “compis” más gorrones
y del curro acumulado…
Y me quedo arrinconado
entre horribles estertores.

Y es que me cago en mi jefe,
en la mesa del despacho,
en todos los boletines,
que mal esté que no atine
a deshacer el empacho
que ahora me va, ahora me viene
pues ya el lunes está en ciernes.

Y aborrezco la corbata,
los zapatos de cordones
y que todos me pregunten
¡qué tal con las vacaciones!
Te he mandado veinte oficios,
diez pedidos,
hay reuniones
a porrillo.

Te esperábamos ansiosos,
menos mal que ya has venido.
Ha preguntado por ti
el director general,
procura ir bien pronto a verle
que algo te quiere encargar,
Menudos líos ha habido
que dejaste sin cerrar,
y como estás descansado
los tendrás que remediar.

Y eso que yo soy mi jefe.

Pienso en mis subordinados
en la playa bien tostados
de cerveza en chiringuitos,
con paella en la Bañeza
regadita de buen vino,
con tostón en Salamanca,
rodeados de sus niños,
felices
como lombrices.
Y le hago un corte de manga
al director general,
al compañero gracioso
le hago pedorretas mil.
De esta me hacen albañil
o hasta me mandan al paro
del que no podré salir,
pues tengo unos pocos años
y ya no sé ni escribir.

Me despierto acongojado
aunque estoy de vacaciones,
pues todo esto lo he soñado.
Pero sé que allí me espera,
pues lo dice el blog de Sevach.

¡¡¡Aplausossssss!!!

2. Finalmente, y siguiendo la tónica de humor, y dado que Juan Manuel del Valle es experto en el mundo jurídico Universitario, porque a veces se olvida que la Universidad es Administración Pública, ahí os dejo para que disfrutéis un video de youtube divertidísimo parodiando de forma cinematográfica una petición de alumnos de revisión de exámenes ante la Universidad de Barcelona. Y ya se sabe que la ficción suele quedarse corta respecto de la realidad… Verlo aquí.

3 comments on “El rap del funcionario tras las vacaciones

  1. Desternillante la poesía y el vídeo graciosísimo. Bien está el humor en el Derecho.

    Me gusta

  2. Divertidísimo vídeo. Conviene volver al tajo con algo de humor.
    Al verlo y aprovechando que pasado mañana es el día de Asturias no puedo evitar poner el siguiente enlace, que muestra la verdadera historia de la Reconquista de España, en versión asturiana.

    Me gusta

  3. Pingback: Iuris Lag : la desorientación del jurista tras las vacaciones | Contencioso.es

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: