Humor y Administracion

De la paciencia de los funcionarios públicos: un caso simpático

risa

Mucho se ha escrito sobre la Ciencia de la Administración, la atención al ciudadano, las comunicaciones telepáticas, y un sinfín de cuestiones teóricas que tienen en mente una Administración automática y unos ciudadanos educados. Sin embargo, la realidad es mas rica y brinda situaciones pintorescas en que los funcionarios han de desarrollar toda su capacidad para no mandar a las Termópilas al ciudadano o para no reírse en su cara. En esas situaciones nada vale el Código de Conducta, el Manual de Procedimientos, el Estatuto del Empleado Público ni reglamento alguno. Sólo la experiencia y la cortesía del funcionario, por encima de tópicos, sirven para superar las situaciones.

Así, la demostración de que la realidad administrativa se escapa a los esquemas racionales y que la burocracia cotidiana en ocasiones se convierte en esperpento inusual, la encontró Sevach en este divertidísimo “audio” que recoge una grabación real de una llamada telefónica de un ciudadano a la Policía Local efectuada en horas nocturnas, que efectúa desde un teléfono móvil, para pedir auxilio por estar encerrado en el sótano de un aparcamiento. El detalle curioso viene dado porque el ciudadano está ebrio de solemnidad, utiliza marcado acento asturiano, y su diálogo con el policía local es digno de una escena de película de Los Hermanos Marx.

Disfrutar con el audio, pinchando aquí. Es breve y un poco grosero, pero la monda. En su mismo arranque, se oye al policía local decirle al ciudadano:” ¿ pero quedaste encerrado por dentro o por fuera?….”

P. D. No tiene buena calidad de sonido pero si lo escucháis dos veces, la carcajada está asegurada. Y la verdad, reirse en el mundo de la Administración no tiene precio…

0 comments on “De la paciencia de los funcionarios públicos: un caso simpático

  1. Lo cierto es que, por encima de la nota de humor, ese caso demuestra como la policía local, como la mayoría de los funcionarios, tiene una paciencia benedictina. No creo que en el departamento de atención al cliente de El Corte Inglés o Ikea, demuestre tanta paciencia y consideración frente a los pelmazos como mostramos los funcionarios ante una parte pequeña de los “administrados”.

  2. Patricio

    Discrepo. Mi experiencia personal, me situa ante funcionarios no diligentes, donde es el ciudadano, en este caso yo, es el que debe tener una paciencia infinita. De hecho, cuando la paciencia se agotó, pasé a la acción, ello me costo un jucio por denuncia de una jefa de servicio, con resultado de absolución. Le informo que pedir a viva voz y públicamente un documento que has solicitado por escrito y no te entregan, no tiene relevancia penal, ni como falta, ni como delito. Tengo la sentencia y he sido absuelto. La sentencia es firme, no ha sido recurrida.

    • Seguro que ibas de gallito enterao Patricio, porque normalmente, y eso hace que el ciudadano se queje, los funcionarios siguen la norma al pie de la letra, y si te pueden dar un papel te lo dan y punto, quizá es que no fuera tuyo y no llevabas autorización para reclamarlo, y quizá no lo hayan recurrido por qué pa qué, para darte otro minuto de gloria. Ya te encontrarás con la horma de tu zapato.

  3. De todo hay, la verdad. Los que estamos en un lado de la ventanilla vemos pasar infinidad de personas y la mayoría, por suerte, son muy buena gente. Pero luego hay un pequeñísimo porcentaje de personas que tocan las narices al funcionario, y que le intentan sacar de sus casillas. Es a ese pequeño porcentaje que el funcionario debe aplicar su sentido común y su paciencia infinita.

    Lamento lo que ha pasado a Patricio. A mí también se me hinchan las narices de tener que aguantar a determinados personajes que vienen con la predisposición a que les vamos a tocar las narices. Cuando ven que no es así, te intentan dar vueltas para que te salgas de tus casillas y encaje lo que ellos piensan de ti con lo que tú eres.

    En mi caso, el 99,5% de las personas que pasan por mis manos acaban satisfechas del servicio, información, rapidez y fiabilidad con que realizo mi trabajo. Lamentaría que mi fama se fundase en ese 0,5% restante.

  4. Contencioso

    La verdad es que del “vuelva usted mañana” el funcionario suele tener sólo una parte de la culpa, si no ninguna en ocasiones. Todos hemos pasado alguna vez por la situación desesperante de las ventanillas, de que toreen mandándote de una a otra, de que siempre falte algún papel, etc, pero no siempre nos damos cuenta de que el funcionario de la ventanilla no es mas que el mensajero: Es el sistema delirante de reparto de competencias y funciones, asi como de multiplicación innecesaria de la burocracia que tenemos lo que provoca la mayor parte de este via crucis para el administrado. El funcionario las mas de las veces ni siquiera puede ayudar al desgraciado al que le falta algo, por la sencilla razón de que no puede expedirlo él mismo. Tiene que mandarlo a otro negociado -o incluso a otra administración- porque sencillamente no puede hacer otra cosa.

    ¿Hay funcionarios/as maleducados y prepotentes? Pues claro, como en todos los colectivos. Lo que pasa es que el ciudadano que acude al servicio público ya suele ir, como con acierto dice peterlove, con una idea previa de que la van a amargar, y lo que ve luego lo atribuirá sin remisión al funcionario, sin jamás culpar al sistema absurdo, producto en realidad….de lo que el mismo ha votado en las elecciones.

    Saludos

  5. vestidita de rosita

    Contencioso, al margen de este post…..muy bonito el nuevo formato de su blog.
    He consultado su “Acerca de mi”, y con ese curriculum me estoy asustando.
    Si ese es un perfil ejemplo de un Cuarto Turno, me estoy asustando……no sé si llegaré. A lo mejor es más fácil la libre.
    Lo que me ha llamado muchisimo la atención es el libro sobre El desamor…eso es en serio o es cachondeo?????

  6. policía local

    Es cierto que a veces nos encontramos con personas en muy mal estado que se ponen excesivamente pesadas, pero hay que reconocer que la forma “asturianina” de hablar lo hace más gracioso. Una vez un legionario excesivamente afectado nos tuvo mas de una hora de risas llamándonos “mindundis” y otras lindezas por no tener rango de sargento como él. No era ofensivo porque hay que reconocer que el alcohol crea cierto “colegueo” con su poder deshinibitorio. Y, un “cagunmimantu” bien dicho es bastante gracioso. Recuerdo que, cuando filmaron la pelicula Carne de Gallina, Anabel Alonso decía que la forma de hablar de Asturias la había enganchado y que le parecía muy divertida. A mi me encanta. Os recomiendo “versión asturiana” en el youtube.

  7. unpobrecitodelaage.funcionariosdetercera

    Enhorabuena por su artículo, Señor Velarde…Ya era hora de que alguien se acordara de los empleados de la AGE. Los más discriminados, los más sufridos, los más sacrificados, los más solos.. El salario que cobramos es de unos 600 euros mensuales menos con respecto a los funcionarios de las CCAA y los Ayuntamientos, y Diputaciones, y sin embargo hacemos el mismo trabajo y para los mismos ciudadanos..es una situacion injusta, , intolerable, y sin embargo no ha existido un gobernante que haya intentado arreglar este desproposito permanente….. ni los sindicatos de turno, representantes de los empleados publicos de la AGE..¡¡¡¡EQUIPARACION SALARIAL, YA ¡¡¡A IGUAL TRABAJO, IGUAL SALARIO¡¡¡

  8. Jesús

    La única discriminación que se permite en este país es la de origen funcionarial: AGE; a igual o mejor trabajo; menos salario…

  9. Para funcionario de tercera:
    Yo soy auxiliar administrativo de una comunidad autónoma y con 7 trienios (unos 140€ al mes por ello) cobro unos 1100 luego tu cobras 500 € si tienes trienios, eso creo que no es cierto. Ni siquiera aunque fueras grupo A tampoco habría tanta diferencia.

    He atendido a mucha gente en ventanilla y de verdad que hay gente para todo y que hay que tener mucha paciencia y por suerte la gran mayoria de los empleados publicos atiende en condiciones.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

A %d blogueros les gusta esto: