Sobre los empleados públicos

Mas multas, mas madera y mas dinero en la cartera

Ayer se publicaba que el Ministerio del Interior aplicará un baremo de valoración del rendimiento de cada policía de tráfico, el cual podrá vincularse al abono de un complemento retributivo, bajo el principio de “ a más denuncias, mayor remuneración”. Básicamente, el nuevo baremo, que evaluará a los agentes, les dará un punto a los auxilios en carretera, dos a la intervención en accidentes y denuncias de seguridad vial y cuatro a las denuncias de transportes.

De ser cierta esta medida, Sevach no puede evitar varias reflexiones telegráficas como corresponde a la época veraniega.

1. Si los policías, como todo funcionario, juran acatar la Constitución y las leyes…¿ acaso se está admitiendo que los hay que no denuncian cuando constatan una infracción de tráfico?. En tal caso, ¿lo suyo no sería sancionar a los agentes que no cumplen con su obligación en vez de premiarles por cumplir con sus obligaciones?.

2. Si en materia sancionadora de tráfico, los agentes policiales gozan de la presunción de veracidad de lo que perciben, ante este estímulo retributivo…¿ podrá el agente dubitativo sobre la certeza de la comisión de una infracción verse impulsado a formalizar la denuncia en vez de dejarlo estar o archivar?, ¿acaso no es mas congruente con el principio constitucional de presunción de inocencia, en caso de duda, no tratar al ciudadano como un presunto culpable?.

3. Si la función policial de tráfico, como la médica, persigue como bien jurídico principal, la garantía de la seguridad y la vida… ¿ acaso no se está primando la figura del “médico forense” bonificado cuantos mas muertos certifique, que la del “médico de cabecera” cuya labor es prevenir antes de que se extienda el mal?. ¿ lo importante es prevenir o recaudar?.

4. Quizás, mas ajustado a derecho sería sencillamente que la Administración de Tráfico para cada sector o zona fijase un estándar mínimo o bien que sencillamente sancionase a quien estuviese un porcentaje por debajo del promedio de sus compañeros (del mismo ámbito y función) y no fuese capaz de justificar tal pasividad o insuficiencia ( ya que es notorio que las circunstancias del tráfico e infractores son dinámicas y altamente aleatorias)..

5. En definitiva, considera Sevach que tales medidas de gestión burocrática presentan ecos propios de las máquinas de videojuego violento, que bonifican a quien abate mas delincuentes, y que suponen adentrarse en una peligrosa dinámica para el Estado de Derecho.

No es deseable un mundo donde los recaudadores lleven un porcentaje de lo recaudado, donde las grúas municipales perciban un “premio” por vehículo adicional retirado, donde los instructores de expedientes sancionadores sepan que a mayor sanción, mayor será su lucro personal.

Y es que la Constitución sienta los principios de legalidad y sometimiento al Derecho, así como de eficacia en su artículo 103, pero no parece que la eficacia recaudatoria ni la eficacia represiva por multar a destajo o mansalva deban primar sobre las grandes conquístas del Derecho en términos de seguridad jurídica y garantías sancionadoras.

6. Con esta tendencia, no puedo evitar recordar a Clint Eastwood en la célebre película de Sergio Leone “ La muerte tiene un precio”, donde actúa como frío cazarrecompensas, ajusticiando fiambres con cuidadosa contabilidad del número de delincuentes muertos y su valor en dólares.

P.D. Aprovecho para desearos que estéis disfrutando, o que pronto lo hagáis, como lo estoy haciendo yo o mejor.

0 comments on “Mas multas, mas madera y mas dinero en la cartera

  1. JuanFran

    Querido y estimado Sevach, ¿cómo se compadece tu entrada con la noticia de que en los últimos doce meses las multas de tráfico han descendido un 68% en España? Creo que no hace mal del todo el Ministerio del Interior. Al fin y al cabo, se hace pagar la multa al infractor. No hay nada injusto en ello.

  2. Policía Local

    Debajo de la noticia aparece un comentario que no puedo dejar de reproducir aquí:

    Anónimo 24.Jul.2010 | 19:12
    O SEA: si soy guardia civil de tráfico, voy en mi moto y veo a una pareja de 60 años con el coche averiado y la abuela de 85 tostándose al sol en el asiento de atrás; más allá, dos coches que han tenido una colisión que a simple vista no se sabe si es grave, y más allá a un camión de trailer con matrícula extranjera y posible exceso de horas al volante, lo normal para cumplir conlo ordenado por los Excmos. Sres. Rubalcaba y Navarro, es pasar de los abuelos y del choque, para pedirle los papeles al camionero. Eso es lo que más importancia tiene para el Gobierno y la DGT ¿no? Menos mal que tenemos una Guardia Civil que apenas nos merecemos… y que no se va a vender por unas migajas de mierda, encima que les bajan su ya paupérrimo sueldo.
    ……………..
    Cantaba Loquillo: “yo pa ser feliz quiero un camión”; le propongo una nueva versión: “yo pa ser feliz VENDO un camión”

  3. JUAN DE DIOS DE BAILEN

    Sr. Sevach, estupendo el articulo y con respecto a la Administración como dicen en mi pueblo “ tararí que te vi “, vamos a ver un símil ; si los Controladores no atienden su trabajo en este caso con Bajas de Enfermedad al parecer simuladas, lo que hace el Ministerio de Interior es proponer Sanciones ( CORRECTA SU ACTUACION ), con respecto a la conocida como huelga de bolígrafos caídos de la Guardia Civil , si el colectivo cumple su trabajo que es “ velar por la seguridad y atención de todos los ciudadanos “ lo lógico es que NO se sancionen ( CORRECTA SU ACTUACION ), pero es tan correcto lo que se dice que hará el Ministerio de Interior al ver disminuidos sus ingresos por sanciones que es PRIMAR LA IMPOSICION DE SANCIONES , aun recuerdo la película de Ali Baba y los……………
    Buenas vacaciones y con menos posibilidades de que nos denuncien a pesar de que algunos no respetemos las normas de circulación.

  4. Gabriel Doménech Pascual

    La medida me parece, desde luego, contraria al principio constitucional de imparcialidad de los empleados públicos (art. 103.3 CE) y al espíritu del artículo 22.5 del Estatuto Básico del Empleado Público (“No podrá percibirse participación en tributos o en cualquier otro ingreso de las Administraciones Públicas como contraprestación de cualquier servicio, participación o premio en multas impuestas, aun cuando estuviesen normativamente atribuidas a los servicios. artículo 22.5 del Estatuto Básico del Empleado Público”).

    Valgan, mutatis mutandi, las consideraciones hechas en relación con un sistema de incentivos parecido, que ha tenido funestos efectos: el de las retribuciones variables de los jueces.

    http://www.indret.com/pdf/569_es.pdf

    http://www.manuelbagues.com/judges%20-%20bagues%20&%20esteve-volart.pdf

    Saludos cordiales

    • sevach

      Gabriel: Muy buenas y oportunas tanto la referencia al Estatuto del Empleado Público como al sistema de productividad judicial. Si quisiéramos caricaturizar el sistema, imaginemos un sistema judicial en que el juez llevase un porcentaje de las sentencias condenatorias a la Administración (o de las costas judiciales que impusiese). Ni el Bosco en su Jardín de las Delicias imaginó tal engendro.

      Un cordial saludo.

  5. Estimado amigo Sevach:
    Te me has adelantado en el tema, que pensaba abordar en mi blog y que renuncio a tratar porque el análisis que has hecho es insuperable.
    No obstante sí que me gustaría hacer una precisión, y es que la cosa no es nueva. En un libro que Fernando Vizcaíno Casas publicó en el año 1985 incluso aportó una copia del acuerdo de cierto Ayuntamiento en el que creo recordar se imponía a los policías locales una “cuota mínima” de recaudación. Es lógico que en tiempos de crisis haya que excitar el celo de las fuerzas del orden en un sistema jurídico como el nuestro en el que (Alejandro Nieto dixit) existen tantas sanciones que cualquier ciudadano es virtualmente culpable de alguna infracción por muy diligente que sea su comportamiento.
    Cuestión a plantear y muy a tener en cuenta. En el caso de denuncias extremadamente sangrantes ¿Debería ser tenido en cuenta por los Tribunales este criterio ministerial? ¿O, por el contrario, deberemos conformarnos con la tesis (como en el reciente asunto Al Kidd v. Ashcroft) que si el comportamiento del funcionario es objetivamente correcto sus motivaciones subjetivas son indiferentes?

    • Si señor, esto no es nada nuevo, que legalmente lo vaya a ser, sí, pero esto se hace desde hace bastante tiempo y sobre todo en épocas de pagas extras; que no lo podemos demostrar, por supuesto, pero de ahí a que lo legalicen me parece, como a todos, una auténtica barbie.

  6. Tenéis toda la razón. Y junto a policías y jueces os dejáis en el tintero a otro colectivo que funciona con similar dinámica y que debiera generar la misma preocupación: los inspectores de Hacienda.

    Recuerdo cómo, en 1996, mi profesor de Tributario se quejaba del sistema y ponía como ejemplo, para dejar claro que los incentivos eran una barbaridad, el tema de los policías. ¿Qué nos parecería -decía- que se pagara más a los policías por poner más multas?

    Es un síntoma de los tiempos que, lejos de ser piedra de escándalo la comparación haya acabado siendo un puente a trasladar el modelo.

    ¿Qué nos parecería? ¡Pues cojonudo! A la vista está.

  7. Iba a hacer un comentario pero, ante la extensión del mismo, he escrito un post.
    Gracias por haber planteado un espinoso tema, claro indicador del proceso de involución en el que nos encontramos.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: