Informatica y Derecho

Dropbox: leyes y jurisprudencia en la mochila virtual

 

Si Carl Schimtt hablaba del Derecho Administrativo “motorizado” para referirse a la velocidad de vértigo de vigencias y derogaciones de sus normas, hoy podría hablarse de un Derecho Administrativo “virtualizado”, a la vista no solo de los Boletines Oficiales virtuales sino de que Google permite localizar todo tipo de normas jurídicas de inmediato ( particularmente útil resulta el conocido portal de Noticias jurídicas , con publicidad tolerable, pero gratis y además rigurosamente actualizado en la vigencia de normas). Por si fuera poco, cada Administración tiene su portal virtual, el cyberprocedimiento avanza a pasos agigantados y en materia de contratación administrativa la publicación en la red del “perfil del contratante” y licitaciones es una realidad. Sin embargo, mas que hablar de la cyberadministración que cuenta con foros mas especializados y solventes (las emblematicas “administraciones en red”, o “derecho en red” ), hoy me limitaré a una sugerencia práctica.

1.  Y es que me gustaría compartir una sencilla y gratuita experiencia de gran utilidad para los todo el mundo y en especial para aquéllos juristas habituados a consultar su biblioteca, sus archivos y expedientes, y enfrascados en trasiego de maletines, carpetas y “lápices usb”. Todo el mundo habla de la “nube” como imagen de ese mundo virtual o carpa donde los datos pueden “colgarse”. Pues bien,  Sevach maneja habitualmente tres ordenadores ( el de casa, el del trabajo y el portátil) y además si da una conferencia o participa en un grupo de trabajo suele ayudarse de un disco duro o lápiz con los archivos que consultaría. Descubrió “Dropbox” y se maravilló de su utilidad. Basta entrar en la web www.dropbox.com , abrir una cuenta de usuario y elegir la cantidad de gigas de almacenamiento que se desean. Normalmente los dos gigas gratis son suficientes para quienes suelen manejar documentos y no precisan películas o archivos pesados.  Las utilidades para quienes nos gusta “ir con la casa a cuestas” de cyberdatos son las siguientes:

A) Accesibilidad universal a los datos.

Desde cualquier ordenador pueden seleccionarse las carpetas del mismo que se quieren guardar, se arrastran hacia la “caja” y allí estarán esperando para ser descargadas desde cualquier ordenador del mundo.

B) Recuperación de datos perdidos o borrados indebidamente.

Si nuestro ordenador, o nuestra impericia, nos lleva a “eliminar” un archivo, o si el ordenador se rompe o “pierde la memoria”, basta con entrar desde cualquier ordenador a nuestro almacén virtual y recuperar los datos.

Además, dropbox sincroniza automáticamente nuestros archivos con los “almacenados” y actualiza sus cambios.

C) Envío de archivos pesados.

Pero es más, si se desea enviar un archivo almacenado en la “caja” , que resulta “muy pesado” para enviarlo por email, basta con un sencillo click en el archivo apetecido para que muestre la dirección de enlace, y enviar por correo esa dirección; el receptor pincha en el enlace y ahí tendrá el documento remitido en todo su esplendor.

2. A los efectos que interesan a Sevach. Se limitó a abrir la cuenta y arrastrar todos los archivos de sus libros, de los textos de sus conferencias, de sus “Sentencias interesantes”, de sus “Normas Básicas” ( todo un Código administrativo),  y desde ese instante, quedaron a buen recaudo y disponibles bien  exclusivamente para el propio Sevach o bien para el público en general.  Mi propia y privada Biblioteca virtual. Para acceder a ellos, basta con una conexión a Internet en cualquier parte del mundo y Sevach podrá consultar y/o descargar sus propios documentos, o colocarlos en un archivo calificado de “público” para que otro colega lejano pueda entrar en él sin contraseña alguna y leerlo o descargarlo.

Es más, desde un móvil iphone o equivalente con acceso a Internet puede accederse a los archivos.

3. Y lo que es especialmente útil para un jurista: tener a mano la norma o jurisprudencia. Y es que resulta útil  para los juristas, que si están fuera de su despacho (o localidad) y comentan algo con un colega, una novedad legislativa o jurisprudencial, o tienen que emitir un dictamen de urgencia, puedan avalar o cotejar lo dicho de inmediato mediante el acceso a la web de www.dropbox.com y consultar sus propios archivos. No digamos los abogados para explicar en tiempo real a un cliente, fuera de su despacho, la situación de su litigio o mostrarle las resoluciones judiciales, o quizás para “recuperar” la minuta no cobrada y exhibírsela.

4. Rápido, fácil y gratis. Su utilidad y manejo simple lo encontraréis en este tutorial aquí. No es publicidad, pero como es maravilloso y se nota que estoy entusiasmado, pues quiero compartirlo ya que al fin y al cabo el mundo del Derecho persigue concordia y si  alguien soluciona algo a otro, pues estupendo. Y si a alguien  no le sugiere nada que ya sabía, o conoce alguna otra utilidad mejor para los  “operadores del Derecho” pues bienvenidos sus comentarios.

En todo caso, pido disculpas por mi ingenuidad con esta web que comento, pero en actualidades informáticas, como en Derecho Administrativo, hay que ser humilde pues si algo está “motorizado” el riesgo de accidente está a la vuelta de la esquina…

P.D. Aquí hay un sencillísimo tutorial de dropbox:

0 comments on “Dropbox: leyes y jurisprudencia en la mochila virtual

  1. Miguel Ángel

    Muy buena es esta direccíón (o debe ser a juzgar por tus comentarios). El único problema que tengo (yo en particular y creo que otros muchos también) es que, desde el ordenador del trabajo (Ayuntamiento) no puedo acceder dado que esta dirección está bloqueada “por la base de datos de filtros de Webwasher”.
    Así que, su utilidad, al menos en mi caso, se reduce, dado que sólo podré acceder desde mi domicilio o desde el portatil.
    En cualquier caso, gracias por compartir estas pequeñas cosas que nos hacen más facil el trabajo.

    • AlfonsoPC

      Es lógico que el acceso a Dropbox esté limitado en tu trabajo. Ningún administrador de sistemas permitiría otra cosa, porque Dropbox, que es una herramienta muy útil y casi “mágica”, es también una vía de salida de información sin ningún tipo de control, que hace inútiles los métodos habituales de protección (firewalls).

      Nos dicen los de Dropbox que la transferencia de datos se asegura con SSL y se cifra con AES-256, pero lo que se nos pide es un puro acto de fe: si te fías de Dropbox (¿quién es Dropbox?) no debes de tener ningún reparo en entregarle tus datos más preciados; al fin y al cabo, ellos dicen que los encriptan con AES-256, lo que significa que los tienen a su completa y total disposición.

      A pesar de todo, a mí no me gustaría prescindir de Dropbox, que tiene infinidad de usos productivos, y lo que vengo haciendo es crear un “contenedor”, cifrado con Truecrypt (http://www.truecrypt.org), en el que copio los archivos que voy a subir a Dropbox. Con este sistema se pierden algunas funcionalidades (p. ej., el control de versiones) pero la seguridad es casi completa.

  2. Sí, yo también uso Dropbox desde hace tiempo, aunque lo uso más como “back-up” de mis documentos que como herramienta diaria.

    Uno de los servicios que tiene es el de sincronización, que debe usarse con especial cuidado (en Dropbox, y en general). A ver si vais a machacar versiones queridas de documentos con otras más antiguas, …, o más recientes.

    Es la primera vez que veo usar en ambiente jurídico la expresión “en tiempo real”, que en ingeniería se suele utilizar cuando un sistema automático de control toma decisiones según las medidas que va realizando. En ingeniería su uso está corrompido, ya que se suele utilizar en el sentido de cualquier resultado que quieres obtener o utilizar inmediatamente. Su uso en textos o blogs jurídicos no me parece apropiado.

  3. Buenas, estoy de acuerdo con la finalidad práctica de la utilidad que nos sugiere Sevach, no obstante y trabajo bastante con google docs, es funcionamiento es similar, tienes 1024 mb gratis, pero es fantástico para trabajar en equipo ya que puedes compartir con otros colegas la información que subes, e incluso modificarla, solo necesitas una cuenta de gmail. En fin en la red hay un sin fin de intrumentos, que nos son muy útiles para nuestro trabajo. Un saludo a todos

  4. Alvaro

    ¡¡ Estupendo dropbox!! Gracias, Sevach. Menudo descubrimiento. No tiene nada que ver con google docs, ya que lo he probado y basta con arrastrar los archivo en bloque sin tener que subir uno a uno como google docs.
    Y gratis…a ver lo que dura.

  5. vestidita de rosita

    magnifico……muchas gracias por prestarnos estas cosas tan interesantes de forma tan altruista.
    vesti

  6. Hola Sevach

    Que sepas, lo primero, que aquí te echamos en falta. Me colé en tu homenaje y me pareció emotivo en especial las palabras de mi vecina, la Decana Pilar.
    Tú como siempre con tu hablidad y retranca que escondía también tu emoción, me pareció sentir

    Bueno, basta ya de lisonjas. Hasta ahora he utilizado Dropbox durante 3 años. Pero ahora he descubierto otro gestor de almacenamiento que se llama Wuala que me parece mucho mejor. Es más por 1,99 euros al mes tengo la versión Premium que me ofrece muchas mas funcionalidades que Dropbox, además de ser sencillísimo de utilizar.

    Siniestro Total: “Miña terra galega” “A trabajar de camarero, lejos, lejos de mi hogar, de mi hogar” Versión mejorada de “Swweet home Alabama” de Lynyrd Skynird”

  7. La nube y la tecnología avanza a pasos agigantados. De pequeño quise tener un quiosco donde poder leer todas las revistas y coleccionables. Las bibliotecas me fascinaban. Y ahora ya lo tengo todo gracias a internet. Sin embargo te doy un consejo sobre Dropbox y otros sistemas similares; hace un par de años decidí usa un sistema recomendado y prestigioso como el que cuentas, aunque lejos de usarlo como copia “espejo” de mis archivos o utilidades serias lo dediqué para colgar las fotografías que hicimos un grupo de buenos amigos durante un viaje a Marruecos. Todos colocamos alli nuestras imágenes y luego nos las fuimos descargando desde todas las partes del mundo…hasta que un buen día la empresa desapareció sin dejar rastro. Páginas especializadas recogieron el desastre global y todos llegaron a la misma conclusión: imposible reclamar.
    Desde entonces me da un escalofrío dejar mis cosas en la nube, al menos de forma exclusiva, y me estoy volviendo un poco obseso con mis documentos: los grabo en un dvd, en un disco duro, si no pesan mucho los colocó en Gmail… cruzo los dedos y, por si acaso, las fotos que más aprecio las sigo sacando en papel.

  8. estimado sevach. no estaria mal que nos deleitaras con un cometario de la nueva ley de economia sostenible publicada en el BOE 5/02/2011.
    la tecnica legislativa me parece malisima.
    gracias

  9. Estupenda entrada.
    Yo también estoy igual de alucinado y encantado con esta herramienta gratuita, que desde que la descubrí me ha simplificado el trabajo, me ha facilitado la integridad y la seguridad de los datos.
    La única duda que me plantea es le de si los datos estarán en las cuentas a buen recaudo, si las condiciones privacidad son o no respetadas.
    Quiero imaginar que sí, pero en cualquier caso todos los documentos que ahí coloco procuro que sean compartibles.

    • Esto del trabajo en la nube a mi me parece impresionante, pero ¿puedo subir archivos con datos de mis clientes con tranquilidad’ puedo ser sancionado por la Agencia proteccion datos personales? . En definitiva, me plantea muchas dudas hasta el uso de google calendar con nombre y telefono de las personas que quieren consulta en el despacho.

  10. Antonio

    Querido Servach, vaya por delante que soy un gran admirador de su trabajo y que me resulta sonrojante objetar sobre cualquiera de sus artículos, pero hay un aspecto que solemos olvidar los fanáticos de ‘la nube’ (entre los que me incluyo) y es nuestra legislación sobre protección de datos; no hay objeción a disponer de legislación, artículos y demás repositorios. Pero documentación sobre litigios con datos ‘sensibles’, residiendo en servidores fuera España…
    Me ha recordado un viejo artículo de 2009 que cada día está más vigente; http://www.elmundo.es/elmundo/2009/01/15/navegante/1232009193.html
    Un saludo

  11. Realmente imprescindible, yo personalmente lo uso desde septiembre del año pasado, y hace unos meses empecé a usarlo directamente como “Despacho a cuestas”, desde entonces puedo olvidarme de llevar el odioso maletín a todas partes.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: