Sobre los políticos

Tres rectificaciones y un funeral

 

Dicen que rectificar es de sabios, aunque mas correcto sería afirmar que rectificar es un atenuante frente a la torpeza. Y así esta semana nos brinda tres ejemplos de rectificaciones con su proyección sobre el poder público, aunque para Sevach la mas vergonzosa de las rectificaciones es la del político que promete algo a bombo y platillo y tras resultar electo se desdice ( “donde dije digo, dije Diego”) cuyo ejemplo mas notorio fue aquél lema “No, a la Otan”/ “ Otan, de entrada, no”, y que tras la victoria electoral se convirtió en un “ No, sin la Otan”, situación que inspiró a Javier Krahe la divertidísima y tristemente actual canción “ Cuervo ingenuo”.

1.   La primera rectificación proviene del mundo de la velocidad. Hace tres meses se implantó la limitación de velocidad a 100 km/hora en autopistas y autovías so pretexto de ahorro energético, y poco más de tres meses después volvemos a la misma situación de limitarla a 120 km/hora. En el camino queda el debate mediático, la algarada social, la desorientación de conductores y fabricantes de vehículos y unas señales de quita y pon.

En el plano jurídico dos reflexiones. La primera se centra en si el Gobierno no ha incurrido en cierta desviación de poder, ya que las normas de limitación de velocidad han de estar inspiradas en la seguridad y ordenación del tráfico, mientras que  para finalidades recaudatorias o para nivelar el gasto público está la potestad tributaria con las consiguientes garantías constitucionales. La segunda se centra en si dicha medida de retorno a la limitación máxima tendrá efecto retroactivo en relación a las sanciones impuestas durante estos tres meses por velocidad comprendida entre los 100 km/hora y los 120 km/hora, pues al fin y al cabo estamos ante una norma posterior mas favorable que cambia la tipificación de la infracción.

2.  La segunda rectificación está en el mundo de la jubilación de abogados y médicos. La Orden Ministerial TIN/1362/2011, de 23 de Mayo, establecía la incompatibilidad entre pensión de jubilación y ejercicio privado de la profesión a partir del 1 de Julio, con lo que se cerraba el paso a que los jubilados en su actividad principal pudieran continuar ejerciendo como profesionales de la abogacía y la medicina hasta la edad de Matusalén. Ahora un pacto político de última hora dejará todo como estaba.

En el plano jurídico, habrá que pensar en la posible responsabilidad del legislador o del ejecutivo al lesionar el principio comunitario de Confianza Legítima ya que está claro que muchas personas han tomado decisiones sobre sus bufetes y consultas a la vista del panorama y ahora se encuentran en el viejo escenario. Especialmente los que aceleraron su jubilacion para beneficiarse de la irretroactividad de la medida anunciada (no afectaría a los jubilados antes del 1 de Julio), y que ahora ven su estratagema burlada.  Junto a ello, no puede Sevach menos de hacer constar una perversión existente en Ayuntamientos y Diputaciones, y alguna que otra Comunidad Autónoma, consistente en que la jubilación de un funcionario administrativo o incluso auxiliar, en posesión de la licenciatura en Derecho, y compartiendo con el gobernante lealtad o afinidad ideológica, se encontraba curiosamente promocionado tras su jubilación a la condición de consultor jurídico con contrato administrativo de asistencia o servicios ( como “letrado”,”abogado” o “asesor”): o sea, administrativo toda la vida  activa y letrado en la vida pasiva de la misma Administración. Cosas veredes, amigo Sevach ( porque os aseguro que esto es real, ciento por ciento).

3. La tercera rectificación se mueve en el campo mas distante política y geográficamente pero muestra su interés, ya que se refiere a la crisis y ruptura del príncipe Carlos y Camila, que excede el papel cuché al haber supuesto la mayor andanada de la historia contra el buque insignia del modelo monárquico, uniendo lo casposo ( “me gustaría ser tu tampax”, Carlos dixit) con lo morboso ( el juego de dobles parejas en tiempos de Lady Di); y dado que lo monárquico tiene mucho de icono para el pueblo, el desconocimiento del sabio axioma de “públicas virtudes, secretos vicios” ha dejado a las monarquías europeas cojitrancas.

4. Y por último, hablaremos del funeral, que viene referido al reciente fallecimiento del actor Peter Falk (el célebre Colombo) a los 83 años de edad, cuyos puntos de conexión con el Derecho Público ( o mas bien entre “Colombo” y los funcionarios) ya comenté en un anterior post, cuya lectura resulta recomendable a título de homenaje póstumo.

Y para finalizar, ahi está la siempre amena canción de Cuervo Ingenuo…sobre los políticos que hablan con lengua de serpiente… Disfrutarla…

0 comments on “Tres rectificaciones y un funeral

  1. vestidita de rosita

    Hola amiguitos………entiendo que las multas habrá que anularlas todas por efecto del 9.3 Ce………la Orden sobre incompatibilidad entre pensión de la SS y trabajo en activo, creo que hay que pulirla pero también entiendo que va por buen camino………..no podemos consentir que profesionales muy acreditados en el mundo laboral, contribuyan lo mínimo de lo mínimo o nada a la SS para luego exigir una pensión no contributiva de la SS y trabajar a la vez………….porque de esta forma otros, que contribuimos sí o sí con grandes cantidades, acabamos pagando sus pensiones y las nuestras………….

    ………….y en cuanto a la supuesta ruptura entre C % C, pues una distracción para el verano…….

    hasta pronto amiguitosssssssss…..

  2. Alvarox

    Si las rectificaciones encierran un error (político, técnico o estratégico).. ¿por que nadie dimite o nadie es cesado?.
    Si los políticos rectifican los programas que les alzaron al poder…¿por qué los electores no rectifican cuando vuelven a ser llamados a votar?

  3. policía local

    ¡¡Ojo!!, podemos caer en una generalización que proscribiera absolutamente algo que, como práctica política, creo que no está mal del todo: el hecho de que se pruebe si funciona una idea llevándola a la práctica; me explico: Hace años,(mi memoria es penosa pero creo que fué así), en Francia se plantearon reducir jornada y emolumentos para crear empleo, bajaron a 35 horas semanales y probaron a ver si funcionaba; me figuro que los sesudos economistas que no vieron venir esta crisis, tendrán múltiples opiniones de si fué o no positivo, yo tampoco tengo opinión, lo que si sé es que hubiera sido peor no probarlo. En España vivimos mucho de copiar ideas del resto de Europa ( aún está vigente eso de que “inventen ellos”): el carné por puntos, los sistemas educativos y un largo etcétera están experimentados antes en el extranjero y, si les funciona, lo adoptamos nosotros. No estoy pidiendo aquello de “la imaginación al poder”, pero tampoco quiero un poder tan soso que no se aventure a experimentar, si es posible, una idea, y tenemos que ser nosotros los que las ideemos, porque es cierto que somos diferentes; no tendré que convenceros de que algo que funciona, por ejemplo, en Alemania,no tiene por qué triunfar también en España. Siempre me llamó la atención en las películas americanas ese “surtidor de periódicos” en el que ponían un dolar, levantaban una tapa y cogían un periódico, nunca los he visto funcionar en directo, pero me da la sensación de que si levantas la tapa te puedes llevar todos los periódicos que quieras; ¿alguien ha visto uno de esos en España?

  4. Maximilien Robespier

    … la verdad mas importante, qual es que los derechos de propiedad, libertad y seguridad son los
    tres manantiales de la felicidad de todos los Estados. No lo dude Vmd. dulce amigo, estos tres
    principios son en toda clase de gobiernos lo que las palancas en la mecánica, ó lo que las leyes de
    la atraccion, descubiertas por el gran Neuton, en la astronomia.
    Ellos son muy sencillos, pero no por eso dexan de ser preciosos y fecundísimos en aplicaciones benéficas
    para el género humano. Si no se consultan, si no se tienen presentes al tiempo de formar las leyes,
    ya sean criminales, ya civiles, ya económicas, no se hará sino desatinar: por esta el arte de gobernar
    ha sufrido tantas alteraciones como la Italia por sus terremotos, por sus volcanes, y por los furores
    de las guerras
    por esto cada gobierno ha delirado á su modo, y continuará delirando mientras no parta de estos
    principios evidentes: la experiencia de todos los siglos nos confirma en esta triste verdad.
    No hay mas que extender la vista sobre esta esferoide en que gravitamos, y no veremos sino una aube
    de leyes atroces, una masa impenetrable de leyes suntuarias, un grupo formidable de ordenanzas
    disparatadas para el fomento de las artes, de la industria y del comercio, y un tropel de políticos
    económicos, afanados en fundir y refundir reglamentos, sin poder conseguir sus loables intenciones, y
    todo porque se separan de los tres sagrados principios que dexo insinuados.
    Valentin de la Foronda. Cartas de Economia Politica

Gracias por comentar con el fin de mejorar

A %d blogueros les gusta esto: