Tirando de la manta

Usando el nombre de la Universidad en vano por las pseudociencias

BioneuroemocionReaccionamos frente a los estafadores que leen el futuro o combaten el mal de ojo mediante precio. Nos quejamos de las compañías de telefonía, bancos y entidades de seguros cuya letra pequeña encierra engaños al cliente.

 

Pero a veces pasa inadvertido el “engaño de toga blanca” esto es, el desaprensivo que adorna su invento con las plumas de lo universitario, por aquello de que evoca seriedad y calidad, montando cortijos bajo nombres equívocos (Instituto Superior…, Centro de Investigación de…, Cátedra de…; Escuela para Doctores, etc.). Me recuerda esos enormes establecimientos llamados “El corte chino” con letras verdes, con indisimulada vocación de hacer un guiño a “El Corte inglés”.

 

Este fenómeno de proliferación de chiringuitos privados se alimenta de la pasividad del control público, y de la credulidad de muchos inocentes que se matriculan en el invento y se llevan un diploma o certificado que tiene el mismo valor que un sonajero.

 

Si a ello unimos que el guru del invento sabe utilizar las técnicas de telepredicador y curandero con cuatro nociones mal ensambladas de biología y física, el resultado es una pantalla de aparente autoridad con respuestas a los problemas de salud y psíquicos. O sea, pseudociencia y falacia. Y aparentes respuestas para quien tiene problemas que se le ofrecen mediante precio en formato conferencia, video, cursos online, consulta privada, etc.

 

Las pseudociencias crecen en curiosos y adeptos, hasta el punto de que el filósofo Mario Bunge en este espléndido artículo ironiza sobre la creación de una Facultad de Pseudociencias, con varios cursos dedicados entre otros temas a la Astrología, Alquimia, Naturopatía, Creacionismo o similares:

 

Preveo que el empresario académico que se propusiera crear una Facultad de Pseudociencias no tendría la menor dificultad en reclutar profesorado ni alumnado, sobre todo por cuanto en este campo no caben pruebas de idoneidad. Tampoco tendrá dificultad alguna en formar una biblioteca especializada en pseudociencias, como puede comprobarse visitando cualquier librería

 

El problema radica en que cuando el negocio crece y si la Universidad no ampara tales enseñanzas, algunos avispados se “crean su propia Universidad” y el invento funciona. La combinación es exitosa, alguien que maliciosamente quiere engañar y alguien que cándidamente quiere ser engañado con tales creencias que les dan supuestas respuestas. Y así la mala psicología entra por la puerta falsa a la Universidad. Los curiosos se rinden ante la pseudociencia que lleva el marchamo de las palabras ” Universidad”, “Cátedra” o similares, o si entre las filas de sus docentes figura algún profesor universitario al que le viene bien fuera de las aulas cobrar por figurar.

 

Viene al caso porque me he tropezado con una web, tan linda como engañosa, en que se anuncia la Enric Corbera University. Si no ha oído hablar de ella ni ha leído libros o consultado a tal individuo, mejor para usted.

Cualquiera que lea tan bonita web y ese palabro, Biodescodificación (o Bioneuroemoción), podrá sentirse atraído por tan novedosa técnica y posiblemente creerá que si algo se anuncia así es que el producto es bueno, cuando no es oro todo lo que reluce. Veamos los problemas que me suscita esa web y procuremos pecar de incrédulos antes de incautos.

Si me ocupo del tema en este blog es debido a que deja en evidencia la inoperancia del Derecho Público para controlar los intereses de los mas desafortunados o cándidos. Y ello pese a que hay voces universitarias aisladas que luchan frente a los asaltos de las pseudociencias a la Universidad.

 

1. Lo primero es que a bombo y platillo anuncia la Enric Corbera University

Vamos, que yo sepa, la Ley Orgánica de Universidades regula de forma rigurosa la creación y reconocimiento de Universidades públicas y privadas.

Pues bien la tal University no cuenta con otro marchamo de creación que la voluntad de su creador. O sea, una University de generación espontánea.

 

Enric Corbera pseudociencia2. Lo segundo es que la denominación Universidad está reservada a las Universidades creadas o reconocidas por Ley afirmando la Disposición Adicional Decimonovena que

 

Sólo podrá utilizarse la denominación de universidad, o las propias de los centros, enseñanzas, títulos de carácter oficial y validez en todo el territorio nacional y órganos unipersonales de gobierno a que se refiere esta Ley, cuando hayan sido autorizadas o reconocidas de acuerdo con lo dispuesto en la misma. No podrán utilizarse aquellas otras denominaciones que, por su significado, puedan inducir a confusión con aquéllas.”

 

A lo mejor es que hablar en una web de University, Campus, Facultad, etc… no induce a confusión alguna.

 

3. El tal Enric se califica en su web de “Rector” de la Universidad. Así el título influye en el subconsciente del lector y le evoca poder, solemnidad, autoridad… En el fondo, es muy posible que sea Rector, Vicerrector, Gerente, conserje y contable. O sea, todo en uno, pero tengo la intuición de que su carta de presentación por foros y países es la de “Rector de Universidad”. Vanitas vanitatis.

 

4. Luego la web habla de Campus, Facultades, etc, pero no hay indicación de organigrama, ubicación de centros, fotografías de sus equipos o profesorado… nada de nada. Eso sí, fotos engañosas de la Universidad Iberoamericana de Torreón que tiene suscrito un convenio para impartir un curso sobre la materia.

Eso si que es una Universidad virtual. El tal Enric podría decir como el Rey Sol aquello de “ La Universidad soy yo”.

 

5. El gran invento de este vendedor de crecepelos moderno es la BioNeuroEmoción que se describe así por su apóstol:vendedor Enric Corbera

 

La BioNeuroEmoción es ante todo un método de consulta, un método humanista. No cura a nadie, pero sí que acompaña al consultante a encontrar esas creencias limitantes, esos programas inconscientes heredados de nuestros ancestros, que le están condicionando su vida de alguna manera. Esta toma conciencia le permite hacer cambios subsiguientes en su vida para encontrar el camino a su propia sanación.”

 

Así que ya tenemos “chica nueva en la oficina”, la Bioneuroemoción, que carece de aval serio en la comunidad científica aunque con implantación en Cuba (también la Santería es titulación en Haití).

Y para ello libros y videos a tutiplén y nada menos que un exitoso “Curso de Milagros”… pura bazofia mística que resulta indigerible salvo que la desesperación aceche y estemos dispuestos a sufrir una intoxicación de palabrería vana y promesas de soluciones.

Básicamente, el tal Enric se apoya en la vieja idea de que los sentimientos repercuten en la salud, de manera que rastreando como un detective en el árbol genealógico del paciente algo malo encontrará que justificará su actual dolencia psíquica o física. El hallazgo radica en remontarse por parientes próximos hasta encontrar el culpable y entonces al saberlo, el paciente se siente mejor. ¡ Toma ya, psicoanálisis barato y de colorines!

Y a cargo del tal Enrique que es psicólogo (no psiquiatra) que diagnostica dolencias (sin ser médico), que domina la mecánica cuántica (sin ser físico) y que cobra por vender humo (sin ser trilero).

Y así según explica en un curso que comenté hablando claro en otro post, gracias a su método ha conseguido descubrir que un tumor en el pene de un paciente era debido a un abuelo o bisabuelo que fue condenado por violación… ¿Y como ha pasado en dos generaciones esta “marca de Caín”? Pues según el ponente, gracias a la unidad de lo cuántico… ¡Y se queda tan Pancho!

 

6. Por último que no falte el viejo truco de deslumbrar. Afirma que “El 2 de Octubre de 2013 fué nombrado embajador de la Paz en un acto celebrado en el Honorable Senado de la Nación Argentina”… pero no abran la boca asombrados.

No dice que le nombrase el Senado sino “en” el Senado. (Algo así como si yo digo que estuve con el Papa en Roma, que no es lo mismo que me recibiese el Papa).

Y lo de “embajador de la Paz” no tiene que ver con Naciones Unidas ni cargo oficial alguno, es como si yo me declaro “ embajador frente a la discriminación”.

O sea papel cuché para ganarse la confianza del lector.

 

Biodescodificación7. Ah, Además el mundo es muy grande, con miles de Universidades públicas y privadas, que a su vez cuentan con centros y estos con profesores y la autonomía universitaria permite que algunos desaprensivos ajenos a la institución alcancen acuerdos con algún profesor (el negocio da para todos) y así dar la sensación de que sus títulos son oficiales por estar avalados por el Departamento de la Universidad de Delaware, Michiwolke o Taipei.

Al fin y al cabo, pocos conocen el derecho universitario, pocos investigarán el nivel real de implicación de la institución y en cambio muchos creerán que la hormiga que se fotografía cerca del elefante es tan poderosa como el paquidermo.

No es extraño que se desenmascaren estos montajes por voces autorizadas.

 

8. En suma, que me sorprende y apena que pululen negocios que están a medio camino entre la secta y la estafa, y que siguen un sistema piramidal. Forman en la disciplina a otros formadores que a su vez captan otros y así sucesivamente.

Es tan bonito eso de las emociones. En lo único que dice la verdad es eso de que la “BioNeuroEmoción no cura a nadie”. Aunque ha de reconocerse que sí cura, si lo dejas de pagar, te cura de ser un incauto.

Y la gran lástima es que hay muchas leyes, muchos reglamentos, muchas inspecciones y asistimos a estos montajes con pasividad. Ni las Administraciones con competencia en materia de universidades, ni los Colegios profesionales, ni las Oficinas de protección del consumidor parecen estar interesadas en controlar estas situaciones.

Se ve que el Derecho no es perfecto y siempre hay quien aprovecha los agujeros. Con la buena fe no debe jugarse. Por eso aquí va mi granito de arena contra la situación de injusticia.

 

23 comments on “Usando el nombre de la Universidad en vano por las pseudociencias

  1. Sigo su blog con sumi interes desfe ya hace algun tiempo y cada vez me soprendo mas y mejor con sus disertaciones.Soy un empleado publico en la maltratada AALL y quisiera saber si tiene algo escrito o formada opinion en torno al derecho de acceso del ciudadano al expte adtvo versus ley contratos y su conexion con el art 8 de ka ley 19/2013 de transparencia.Tengo que resolver una reposicion y sol.acceso y estoy por ello pero mis HN no lo ven asi.¿que opina Ud?

    Me gusta

  2. Buena entrada para este día.

    Un saludo.

    Me gusta

    • Usurpación, en definitiva.
      Y qué decir si quien fabula es el Ministerio Fiscal -Guadalajara- que se inventa el novísimo empleo público denominado “funcionario honorífico municipal” al efecto de informar respecto de una evidente usurpación de funciones públicas. Eso sí que es grave, sin desmerecer de lo que motiva y desarrolla este post de JR Chaves.

      Me gusta

  3. Empezó cono Enric Corbera Institute y ha subido de rango. Cuando analizo fríamente las extrañas eclosiones culturales que provienen de Cataluña, me quedo sin respuesta…

    Me gusta

  4. !brillante, como siempre!

    Pero, me asalta la duda (siendo empleado en una universidad, de las oficiales y públicas) si del ‘teatro’ no participa el alumno ‘timado’ que pretende irrogarse titulación ‘universitaria’ por la puerta falsa y que sustente (colgado en la pared de su chiriguito/consulta) su suculento negocio de chamaneria.

    Me gusta

  5. Mª Victoria Torres García-Lomas

    No puedo estar mas de acuerdo con este artículo. Sobre las pseudeciencias y el daño que hacen recomiendo la lectura de dos libros : Las pseudociencias’¡vaya timo! de el filósofo Mario Bunge y La mala ciencia de Ben Goldacre.

    Me gusta

  6. Tremenda entrada. La guardo para añadir al dossier de información que estoy preparando sobre el tema.
    Si alguien tiene curiosidad de dónde sale este individuo y su peligrosidad:
    https://docs.google.com/document/d/1J7wuddC_3y0UrQmjB0eiZMMUvmiDWruqFmq_kzDVnlE/edit

    Me gusta

  7. Juan Manuel del Valle Pascual

    Un día llegó a mi conocimiento que un nutrido número de titulados en Medicina Alternativa de la Universidad Libre de Sri Lanka habían cursado estudios de título propio en la universidad en que aun estoy y pedían la expedición del documento titular. Como las normas de la propia universidad exigían para tal expedición contar con título oficial, empecé a indagar. La susodicha universidad estaba domiciliada en un piso madrileño e impartía docencia en fines de semana. Carecía de reconocimiento de los Ministerios de Educación y de Asuntos Exteriores ni para abrir centro propio adscrito, ni propio de universidad extranjera. A resultas de las indagaciones, la Comunidad de Madrid extendió la investigación y encontraron -creo recordar- otros 20 centros “piratas”. Uno de ellos estaba cerca de mi casa y con un espléndido edificio y cartel de la “Universidad de Cluny”.
    Me vale la experiencia que os cuento para lanzar la reflexión de lo fácil que es utilizar un nombre, una condición en pura ostentación, causar el mayor ruido publicitario con él, de forma estentórea, para, juntando ambas palabras – gran hallazgo casual de Jesús Gil q.e.p.d.- hacer un uso “ostentóreo” en imagen y sonido QUE NADIE CONTROLA, y que se suele acabar estabilizando en el sistema y ganando implantación en una especie de usucapión contra o propter legem que el tiempo malamente sanará, pero que mientras tanto significará un engaño a la sociedad, llegando a convertir en ley las leyendas urbanas que comienzan por una vulgar estafa que nadie cuida de que no ocurra.¿Algún día los poderes públicos cuidarán del cumplimiento de sus normas?

    Me gusta

    • Fernando Jabonero

      Bien, muy bien.

      Seguro que además algún fiscal encontrará sin dificultad o sin vergüenza profesional alguna un resquicio para dar soporte a la no comisión delictiva que todo ello supone, argumentando que se trataría de algo así como “Titulación de falsedad aparente” o algo mucho más creativo. Sin duda.

      Me gusta

      • Y si no, la cosa se salda con una condena modestita y arreglado. En el año 2008 la policía desarticuló un chiringuito de este tipo que expedía “títulos” de Medicina. Aquello acabó en una condena de ocho meses de prisión por falsedad documental para el responsable, quien por supuesto sigue con su “universidad” abierta a la vista de todo el mundo. Eso sí, ahora en vez de títulos ofrece “másters” y “postgrados”, avalados por una “universidad” británica que en realidad es un buzón de correos en Miami, propiedad del mismo individuo, y homologados por una especie de “federación universitaria internacional” que él mismo dirige y cuya sede está en el mismo local que su “universidad”. En fin, un timo en toda regla, pero ahí sigue.

        Saludos (y gracias por el enlace, JR Chaves).

        Me gusta

  8. Hay una serie de titulaciones por ahí que navegan a medio camino entre la oficialidad y el camelo….por citar una de moda: el coaching. Hay universidades de las de verdad ofreciendo titulación de coach y tambien numerosos institutos nacionales e internacionales que hacen lo propio y que ofertan una titulación “oficial”. Es dificil saber quien es quien. Camelos y paraciencias aparte, los titulos universitarios se multiplican y devalúan de tal manera que no me extrañaria ver algun dia un grado de diseño en plastilina o una cátedra de comic…(o ya lo habrá????) Con esta devaluación de los títulos universitarios – puro mercadeo- se le pierde el respeto a la institución…..

    Me gusta

    • Creo que hasta el diseño en plastilina (por películas como “la novia cadáver” u otras de “stop motion”) y el cómic (por grandes títulos como “watchmen” o “V de Vendetta”) estarían a mil años luz de las cosas que se están viendo: cátedras de homeopatía, asignaturas de reiki, cursos de verano de bioneuroemoción (sí, de los de la “universidad” que aquí se menciona, buscad el 40-01 del siguiente enlace): http://www3.uah.es/cultura/index.php/actividades-culturales/cursos-de-verano/details/297-cursos-de-verano-alcala-de-henares

      Estamos trabajando para sacar esta basura de las universidades e institutos donde se han intentado colar (a veces, con éxito, como es el caso) gracias a algunos profesores adeptos que la han introducido subrepticiamente.

      Me gusta

  9. Pingback: Usando el nombre de la Universidad en vano por las pseudociencias

  10. Me parece que la charlatanería oficial, vendida a las farmacéuticas, y la no oficial dedicada a lo mismo, convergen en un mismo punto ganar dinero, me parece que enric corbera no esta en ningún grupo anterior mente mencionado, les lleva muchos años de ventaja ustedes viven en la prehistoria oficialista, cada quien a su justo tiempo

    Me gusta

  11. Hablando de pseudociencias, ¿qué opinión te merece la Teología? (obviamente, no en su vertiente de estudio histórico de las creencias, sino de ellas en sí mismas)

    Me gusta

  12. Es llamativo cómo en España se ataca tanto los paradigmas alternativos. Pareciera que quieren meter a la sociedad española en un mundo orweliano de pensamiento único, con el Estado monitoreano las mentes mediante el Ministerio del Pensamiento en defensa de la ciencia materialista. Por qué no dejan que la gente se informe y elija? Yo no quiero que NADIE, por cientifico que sea, me diga qué tengo que pensar y qué tipo de vida debo tener. Ya demasiadas libertades me han quitado y cuando salgo a la calle veo camaras vigilándome por todos lados… De ESO no dicen nada? Claro, porque no afecta a la ciencia oficial… Es decir para estos cientificos espantados la falta de libertad no es un problema siempre que no atente contra sus intereses ideologicos… Orwell, Orwell, Orwell…

    Me gusta

    • Lapazano:
      viviracontracorriente.com
      http://naukas.com/2015/06/29/no-solo-fue-cancer-tambien-las-pseudoterapias

      Ahí tienes dos buenos ejemplos de qué pasa cuando “la gente se informa y elige”. Que se cree informada por el primer charlatán de turno que le habla de su “nuevo paradigma” y de su “metafísica”, y eligen, creyendo que lo hacen libremente. Y eligen terriblemente mal, porque eso no es información, sino desinformación y, por tanto, su elección no es libre, aunque cuando intenten juzgar al charlatán que te ha matado alejándote de una terapia efectiva, el juez probablemente dirá que fuiste libre de elegirla, y el charlatán se irá de rositas (como es el caso del segundo enlace que pongo).

      La falta de tu libertad, la de verdad, comienza cuando hay ahí fuera estafadores con carta blanca para estafar. Ahí es donde tú eres completamente libre de caer en sus redes, pero me parece que no es exactamente una libertad que desees.

      Ojalá en España se atacaran realmente los “paradigmas alternativos”, que no son más que los negocietes que han surgido como resultado de un sistema sanitario un tanto deshumanizado y un mucho sin recursos, y que se permiten socialmente “mientras sean inocuos”. Pero nunca es inocuo algo que no te permite discernir bien entre lo que funciona y lo que no funciona, y gente como Mario o como Alberto acaban pagando las consecuencias de su libertad.

      Es muy interesante que menciones a Orwell. Supongo que lo del 2+2=5 te sonará, si conoces su obra. De cómo mostraba en 1984 los mecanismos de manipulación mental para coercionar a los individuos a hacer lo que el Gran Hermano propusiera. Quizá si tienes en cuenta eso, puedas ver más claro quién es tu Gran Hermano aquí:

      Y por si te parece casual, en su charla en Ingenio dice literalmente el 2+2=5, además de tildar de “inquisidores” a los que intentaron detener a este peligro con patas entre sus ciudadanos: https://www.youtube.com/watch?v=QT57K_z2WYA

      Así que te dejo con una reflexión: ¿Cómo harías para evitar que un estafador se aprovechara de la gente (incluidos algunos de tus seres queridos) sin que te tildaran a ti de inquisidor o de “atacar lo alternativo”? Si conoces la respuesta para parar la metástasis de la bioneuroemoción, soy todo oídos.

      Un saludo.

      Me gusta

  13. Gracias por sus comentarios, son tan claros, expresan su respeto por la ciencia, su gran humildad, solo opiniones, sin juicios morales, un ejemplo, gracias de nuevo, son ustedes muy importantes.

    Me gusta

  14. Señor José Ramón Chaves García. Este post constituye uno de los mejores posts para desvirtuar la charlatanería de Enric Corbera y su Bioneuroemoción, sin embargo desde su publicación han ocurrido varios eventos que de pronto merecen su atención:
    1. La iniciativa “Enric Corbera University” ya no es vigente ya que solo existe el “Enric Corbera Insitute” que el parecer lo que pretende es que a partir de universidades establecidas validar la pseudociencia de la Bioneuroemoción, este hecho se ha vuelto muy importante en universidades de Argentina y ahora en México.
    2. La iniciativa “Especialista en BioNeuroEmoción” ofrece un posgrado en Bioneuroemoción avalado por la Universidad Iberoamericana de Torreón. Desafortunadamente este programa cuenta con reconocimiento de validez oficial número 05281422998 de la secretaría de educación de México. Lo que implica que en los próximos años los países latinoamericanos vamos a recibir profesionales especializados en la charlatanería de la Bioneuroemoción, dificultando la labor de los ministerios de salud y de educación de nuestros países al tener el aval de un país latinoamericano.
    De manera respetuosa le pregunto cuáles serían las medidas que podemos tomar en nuestros países para impedir la divulgación de la Bioneuroemoción en nuestras Universidades ya que con un solo país que avale estos programas, la Bioneuroemoción se propagará como un cáncer en latinoamerica.

    Me gusta

  15. Pingback: Iuminados, milagreros y aprovechados: no, gracias | Vivo y Coleando

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: