abogados crisisUn compañero de promoción de la Facultad de Derecho, a quien hacía mucho tiempo que no veía, me enseñó el otro día su despacho en un rincón modesto de un edificio céntrico. La placa del portal, dorada y vistosa; la entrada al despacho suponía atravesar un pasillo estrecho y bajo luz mortecina que desembocaba en una pequeña dependencia donde una estantería vacía tipo Ikea era el telón de fondo de una sencilla mesa de despacho con una agenda, un bote de bolígrafos, un paquete de folios y varias carpetas azules. Al lado un ordenador apagado como Lázaro esperando aquello de “levántate y anda”.

Me explicó con mas resignación que alegría, que corrían malos tiempos para el ejercicio profesional y que sobrevivía de la defensa por turno de oficio, algún caso que le pasaba algún colega y el goteo de consultas de familiares y vecinos que le consultaban poco y pagaban menos.

 Le pregunté que hacía en los tiempos muertos en el despacho y me dijo que… ¡leía una novela de John Grisham, pues le gustaban mucho. ¡Me quedé patidifuso! Como hacía varios años que no le veía le pregunté si conocía mi blog. Ni idea. Si conocía los buscadores de jurisprudencia, y me confesó que la consultaba con la clave de un compañero cuando lo necesitaba. Le pregunté por su especialidad y respondió con un “todas”: la del cliente que aterrice en su despacho. Le pregunté si se actualizaba y me dijo que ya había estudiado bastante en la Facultad y ahora consultaba caso a caso. Le hablé del networking y me repuso… ¡que no tenía ni idea!. Algo que debía imaginarme cuando de reojo comprobé que tenía un móvil antediluviano y su Pc era una reliquia.

Le eché una cariñosa regañina. Le recordé lo de “Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente” y le dije que había un universo entero de derecho gratuito en la red, y que el mundo jurídico era competitivo y que si no hacían cola los clientes era porque ni ellos le conocían, ni el hacía nada porque le vieran.

Le noté incómodo pues estaba instalado en el desencanto de la profesión e incluso de su vida y con su mirada triste me daba la razón. Nada que ver con el compañero festivo e ilusionado que recordaba de la Facultad.

Me comprometí a dedicarle un post en el que le pondría lo que a mi juicio debería hacer un abogado para ponerse al día y al menos mantenerse en el mercado a flote. No le garantizaba el éxito profesional pero si seguía así, encerrado en el panteón de su despacho, las garantías del fracaso eran seguras.

Así que aquí está lo que considero esencial para ocuparse en los tiempos muertos del despacho o bufete. Diez herramientas, conceptos y prácticas capaces de renovar la vieja piel de abogado clásico por la de abogado al día. Y si no lo consiguen, tengan la seguridad que no perjudican. Pasen y vean.

1. Lo que califiqué de Kit de Supervivencia para abogados: Consejos para ganar litigios, como recobrar la autoestima, intuición jurídica, desencuentros entre abogados y jueces, etc.

2. El Directorio temático de Blogs jurídicos, ordenados por materias. Una manera de especializarse y actualizarse mediante la sencilla consulta diaria de los blogs del área de interés.

3. El Ranking de blogs jurídicos que se actualiza en Diciembre, para conocer los que suelen tener mayor influencia según el contador universal Alexa.

4. Las recomendaciones tecnológicas mas útiles, sencillas y gratuitas para los abogados.

5. No descuidar el Networking ni el Marketing digital.

6. Utilizar los Códigos Electrónicos del BOE: útiles, gratuitos y actualizados.abogado felliz

7. Utilizar los buscadores gratuitos de Doctrina y Jurisprudencia. Están en el lateral derecho del blog http://delajusticia.com (apartados 14 – Bibliotecas jurídicas gratuitas- y 15- Jurisprudencia).

8. Estar al día de las noticias jurídicas, legales y jurisprudenciales: El Noticiero de las webs jurídicas mas relevantes.

9. Vídeo breve y elocuente: Cómo ser abogado y sobrevivir al procedimiento.

10. Mantener el lenguaje limpio y con esplendor con la lectura obligada del blog de Javier Badía sobre lenguaje administrativo.

¡Espero que sea útil!.

NOTA PARROQUIAL.- Se presenta a los Premios Bitácoras 2015 mi admirado Blog Unidiversidad, del no menos admirado neurocientífico José Ramón Alonso, un divulgador científico espectacular. Os rogaría que os asoméis a su blog y si os cautivase como a mí, lo votéis para el premio de la forma sencilla que aquí se indica.

P. D. Os debo una más, queridos seguidores.

derecho

Escrito por JR Chaves

Humanista, jurista y amigo de sus amigos.

22 Comentarios

  1. La entrada a ese despacho casi de novela negra de los 70 ha sido cautivadora, con el ordenador y el móvil antediluviano y todo tan oscuro, me ha parecido de película.

    Los consejos y recomendaciones me han parecido muy acertados y estoy repasando las entradas a las que has dado enlace.

    Además, me hizo pensar en un par de puntos que enumeras en “como ganar ganar un juicio contencioso-administrativo: veinte reglas de oro” el apartado de la pasión y y la tenacidad, que tengo alguna frase en mi agenda para cuando necesite cargar un poco más las pilas.

    Y sobretodo comento para desearle suerte a tu colega! y que se anime, tengo compañeros que también lo están pasando fatal, pero cargamos las pilas y subimos día tras día al ring para darlo todo.

    Le gusta a 1 persona

    Responder

  2. Gracias por la generosidad de compartir y ayudar.

    Le gusta a 1 persona

    Responder

  3. Muchas gracias. Es una suerte haber podido conocer tu blog (gracias a un buen amigo y compañero de profesión), y aprender y, de paso, pasar buenos momentos con su lectura.

    Me gusta

    Responder

  4. Muchas gracias por tu post.

    Es muy loable que personas en tu posición dediquen tiempo y esfuerzos con este tipo de temáticas.

    Ayudan mucho a abogados que como yo, me he reengachado al ejercicio no hace demasiado.

    Los tiempos son duros y la estrategia digital es muy importante en estos momentos, y hay que decir que este es uno de los mejores, si no el mejor, de los blogs de temática jurídica.

    Leo siempre tus entradas con expectación, sabiendo que siempre se aprende algo al final de las mismas. Por eso te animo que continues por esta senda que tanto aporta.

    Me gusta

    Responder

  5. Muy buenas recomendaciones, muchas gracias. La profesión pasa por malos momentos, los peores que he conocido en los 14 años de ejercicio que comienzo a atisbar, y no es sólo por lo económico o la falta de trabajo, que también. Sobre todo, creo, es por la frustración que provoca el ejercicio en el contexto actual, por muy diversas razones, pero sobre todo por la falta de cuidado que se tiene con la “Justicia” en muchos casos por parte de todos los operadores, empezando por el Legislador. Al menos esto es lo que deducimos el grupo de compañeros con el que suelo departir. El desprestigio de la Justicia, en general, es cada vez más patente y eso provoca frustración a muchos, incluso aunque puedan vivir de su trabajo, cosa que no siempre sucede. Esto, que se aprecia incluso en casos de compañeros que realizan esfuerzos ímprobos de actualización, reciclaje y estudio, acaba llevándose como un tsunami a quien no los hace. Esperemos que todo el esfuerzo acabe dando resultado a largo plazo. De nuevo, gracias por la generosidad a Sevach.

    Me gusta

    Responder

  6. Caray me pregunto quien seria el compañero….seguro que lo conozco! Es cierto que la vida del abogado o abogada tiene altibajos, y no solo los de los azares económicos del momento, sino también debido a temas personales: enfermedades, hijos (sobre todo el el caso de las mujeres), reveses de la voluble fortuna…etc….pero si algo debe tener claro un abogado, es que en las buenas y en las malas, debe mantenerse formado e informado. Gracias por ser generoso y acercarnos esas valiosas herramientas!

    Me gusta

    Responder

  7. Lo primero, felicitar al titular del blog, que me parece sencillamente magnífico.
    Sobre los recursos para ponerse al día, yo añadiría los propios canales que ofrecen los colegios de abogados, de manera presencial, o bien online. Desde la biblioteca digital que permite el préstamo de libros en formato electrónico, hasta el uso de bases de datos jurídicas o los servicios de documentación que ayudan en la localización de sentencias si les planteas la cuestión con suficiente claridad.

    Un cordial saludo.

    Me gusta

    Responder

  8. Mil gracias por tu información y …por el blog.
    Saludos desde el Sur.

    Me gusta

    Responder

  9. Otra opción, y que parece está funcionando allende los mares, en plantearse otro tipo de práctica. Quizás no sea para todos, quizás sea difícil, pero es una ventana de oportunidad que se está abriendo.

    Me gusta

    Responder

  10. José Ramón, en mi opinión hay dos tipos de abogados, básicamente:
    1º. LOS HONRADOS, que reciben modestamente, normalmente no tienen ni secretaria, trabajan individualmente, y por tanto atienden personalmente, cobran moderadamente, etc. Son los “últimos artesanos” del oficio, entre los cuáles me incluyo. Viven, y muchas veces escasamente sobreviven como pueden, pues estamos muchos, yo creo que demasiados, y además todo el mundo tiene un seguro de asistencia jurídica, y a veces dos ó tres, hay turno de oficio para la mayoría de los salarios bajos de que “disfrutan” los españoles, etc.
    2º. LOS FANTASMAS, que tienen granes despachos, numerosos pasantes, a los que normalmente no pagan nada, pero explotan a conciencia, quiero decir sin conciencia, secretarias muy atractivas, etc.
    Piden grandes provisiones de fondos, de miles de euros, y no mueven un papel sin haber recibido el dinero por adelantado, y a veces ni siquiera después de recibirlo.
    Les ves hablar en juicio, o fuera de él, y producen vergüenza ajena, pues se ve a la legua que no saben ni por dónde andan, no todos, pero si una buena parte de ellos.
    Pero eso sí, están muy relacionados. Son socios de todas las sociedades existentes en la ciudad, club de tenis, club de golf, y hasta frecuentan el prostíbulo al que van los jueces y fiscales, que suele ser el más acreditado de la localidad.
    Estos SON LOS QUE TRIUNFAN.
    Venden humo, pero por lo visto a la gente es lo que le gusta, que le hagan promesas que luego no se cumplen: el asunto está ganado, el abogado contrario es tonto perdido, el juez es muy amigo mío, con el fiscal me voy a cenar y de copas todos los viernes, etc.
    Y el cliente, que no sabe derecho, ni tiene porque saberlo, se DECANTA POR ELLOS.
    Todo mi afecto, respeto y aprecio hacia el compañero al que no le va muy bien en la vida: ya somos dos. Y presumo que muchos miles…

    Me gusta

    Responder

    1. Lo del prostíbulo me ha recordado a la Cerillera que cantaba Braulio. No deja de ser curioso que en aquella exquisita casa de citas “donde no entraba cualquiera” se juntaran ministro, magistrado, diputado y cura; los tres poderes y el clero…

      Me gusta

      Responder

  11. Gracias por tus consejos. Es un placer siempre leerte. Yo he vuelto a esta nuestra profesión, después de muchos años y no me falta la ilusión.

    Le gusta a 1 persona

    Responder

  12. La gente tiene dinero para irse de vacaciones, comprarse un coche nuevo, cambiarse de casa…, pero no para comprar libros o pagar a los abogados.
    Los abogados somos victimas de las pes: putas, pobres y parientes. Cualquier pariente lejano, y no digo ya lejano, sino incluso conocidos, vecinos de escalera, etc., te abordan en el rellano, o vienen directamente, sin el menor recato y, por supuesto, sin pedirte hora ni mucho menos preguntar por tus honorarios…
    Otros te invitan a un café, y una vez que has aceptado, por simples razones de buena vecindad, amistad, etc., aprovechan para soltarte la consulta jurídica, y allí estás tú, acordándote de toda su familia, y procurando, al mismo tiempo, quedar bien, no vayan a pensar que eres un “desaborido”.
    En resumen, como nosotros no vendemos nada tangible, sino un bien intangible, que es EL CONOCIMIENTO JURÍDICO, en una sociedad materialista como la nuestra, que solo valora las cosas materiales, al asesoramiento jurídico NO LE DA VALOR ALGUNO.
    Y si a ello unimos que muchos te dicen que tienen un seguro de asistencia jurídica, pero que poco menos que “te hacen el favor” de preguntarte a tí, pues la verdad es que muchas veces dan ganas de mandarles a la m…
    En resumen, el trabajo del Abogado está muy poco apreciado y valorado en España, y creo que es, entre otras razones, POR QUE EL MUNDO DEL DERECHO ESTÁ TOTALMENTE DESPRESTIGIADO.
    En un país donde no se respetan las leyes, cada cual hace lo que le da la gana, y nunca pasa nada, pues solo van a la cárcel cuatro desgraciados, pero no Mas, Pujol, su mujer, sus siete hijos…, ni muchos más, ¿cómo se va a tomar en serio EL TRABAJO DE LOS ABOGADOS?

    Me gusta

    Responder

    1. Totalmente de acuerdo.
      ¿No teneís clientes o supuestos clientes, de esos que simplemente conoces, pero un día te llaman y quieren quedar a tomar un café, acudes indefenso y empiezan a plantearte una consulta jurídica, pero eso sí, sin pasar por el despacho, y pagar la consulta…?
      Como todos tenemos educación, que para eso hemos estudiado, nos los sacamos de encima como podemos…, a veces incluso pagándoles el café, pero eso sí, acordándonos de toda su familia.

      Me gusta

      Responder

  13. Una mera reflexión, ¿a cuanto compañero de profesión va a jubilar LexNet por no aprender a usarlo?

    Me gusta

    Responder

    1. Yo creo que a muy pocos, por la sencilla razón de que los abogados escasamente podemos llevar nada sin el “acompañamiento coreográfico de un procurador”, unos señores que llevan y traer papeles, generalmente sin enterarse de su contenido, a los que algunos llaman “recaderos de los tribunales”, pero que incrementan el coste de los litigios entre un 20 y un 40%, por término medio.
      Se ha hablado mucho de las tasas, pero poco o nada de los procuradores…
      ¿Por qué será que en prácticamente todo el mundo están desaparecidos, o, por lo menos, son optativos, es decir el abogado puede asumir conjuntamente la defensa y la representación, cobrando UNA SOLA MINUTA, por ambos conceptos, no dos profesionales distintos, como sucede actualmente?

      Me gusta

      Responder

      1. Yo no quiero que el Procurador desaparezca, ni creo que nadie, pero SÍ QUE SEAN OPTATIVOS, es decir que el Abogado pueda representar -además de defender- en todos los procedimientos en los que intervenga.
        Es ABSURDO, DEMENCIAL Y TERCERMUNDISTA que la persona en quien hemos depositado toda nuestra confianza como clientes, es decir, el Abogado, NO PUEDA REPRESENTARNOS, y tenga que hacerlo por imperativo legal, UN TERCERO, al que no conocemos de nada, y que lo único que sirve ES PARA ENCARECER NOTABLEMENTE LA LITIGIOSIDAD.
        En resumen: TASAS SI, PROCURADORES NO.
        Pero tasas moderadas, que contribuyan al descenso de la litigiosidad.

        Me gusta

  14. Hace algunos años, cuando comenzaba la crisis, publicaban en la prensa salmón una pequeña entrevista a un reconocido economista en la que le consultaban sobre los retos económicos para el futuro próximo y pedían consejo. La respuesta vino a ser que en un mundo cada vez más globalizado y con una competencia atroz, había una única salida “la especialización” y adquisición de alguna habilidad que diferencie del resto. El ejemplo que utilizaba era muy gráfico, zapatero italiano, artesano, que trabaja bajo pedido y confecciona manualmente, con dedicación y conocimiento, un par de zapatos únicos que no se venden en ninguna zapatería o centro comercial.

    Del mismo modo si tuviera que buscar a un compañero para llevar un asunto, buscaría justamente a ese “artesano” de pequeño despacho que lleva asuntos muy concretos (penal, laboral, mercantil, familia…), que se lo trabaja y lo he visto actuar en Sala. Posiblemente no será muy conocido fuera del círculo forense porque dedica su tiempo a los asuntos, y no a otros menesteres, pero ese letrado muchas veces puede marcar la diferencia.

    Me gusta

    Responder

  15. A mi me pasó algo similar el otro día. En espera de una comparecencia en el juzgado estaba rodeado de mis manuales de consulta en posición de estudio. Me pregunta un compañero: “¿preparas oposiciones o algo?”, le dije, “no, una comparecencia”, a lo que contestó, “¿y no te lo sabes ya?”, respondí “nunca se sabe todo, siempre que lees la ley, aunque te la hayas mirado mil veces, ves algo nuevo”. Al final mi mensaje no caló, se quedó la cosa como que era yo el no me enteraba… Parece que entre algunos de nuestra profesión el estudio está devaluado. Lo peor de todo es que lo asocian a ser novato. Como dice el proverbio “la arrogancia anticipa la caída”.

    Me gusta

    Responder

  16. Gracias por resumir lo más importante para seguir en la brecha.

    Durante una mañana de Juzgado de Guardia, en una calurosa Murcia, me fui a tomar café con un compañero 20 años mayor que yo y experimentado. De aquella conversación me quedé con una frase que se ha quedado marcada a fuego en mi memoria “en tiempos de crisis hay que trabajar el doble, cobrar la mitad y mantener el despacho abierto”.

    Personalmente, mi despacho empezaba a ir bien cuando llegó la crisis de 2008-2009 y, años después, puedo decir que he logrado mantenerme y aún sigo aquí (y con más trabajo y clientes cada vez).

    Para mí es impensable no seguir formándome, no encuentro explicación a no asistir a los cursos que organiza mi colegio de abogados o la Universidad de Murcia. De no hacerlo, no me veo capaz de estudiar por mí misma las reformas legales que año tras años nos encontramos en el BOE.

    A todo ello, hay que sumarle la actualización en áreas que no son propias de la materia: bases de datos, programas informáticos, etc. Son esenciales para seguir adelante. Internet me ha dado la llave para estar en contacto con diferentes profesionales (abogados de otras ciudades, notarios, jueces, fiscales, etc.). Y me va a dar la oportunidad de verlo mañana (19 de noviembre) en la conferencia del Colegio de Abogados de Murcia. Las “actualizaciones” de mi sistema de trabajo cuestan dinero, claro está, pero son aprovechadas al 100%, sean teóricas o prácticas.

    Me gusta

    Responder

  17. Felicidades por el post, abogados como tú nos dignifican a todos. De verdad, enhorabuena y gracias
    Susana Sanchis

    Me gusta

    Responder

  18. Gracias por su gran blog, profesional, integral, reflexivo y sobre todo ameno.
    Soy de Venezuela graduado en Diciembre de año pasado (2015) sin duda su estilo ameno y profesional me ha inspirado mucho (sobre todo por las condiciones que atraviesa mi país en este momento y la dificultad de vivir, ya no hablar de la profesional ), pero siempre se puede mejorar. así que tomo las riendas de mi vida de abogado y sobre todo actualizado, tengo 22 años, acabo de comenzar mi propio blog: delamanoconlaley.blogspot.com, Gracias por su inspiración Doctor.

    Julio Sanoja

    Me gusta

    Responder

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s