Categoría: Sobre los abogados

El mundo de la abogacía con sus grandezas y miserias, trucos y habilidades para sobrevivir y triunfar

silhouettes-1203627_1280
Sobre los abogados

Lo que realmente ama un abogado

captura-de-pantalla-2017-02-14-a-las-8-56-48Siendo la festividad de San Valentín me preguntaba que es lo que ama un abogado de su profesión.

Tengo la sensación de que pocos abogados están enamorados de su profesión. Les ayuda a sobrevivir, da sentido a su vida profesional, mantiene su mente ocupada… pero enamorados, enamorados, creo que pocos, pocos.

Aquello de los pleitos de resonancia pública, defensas de tribuno con aplauso general, conseguir un mundo mas justo, gran fortuna o reputación global son mas propios de los telefilmes americanos o de los sueños de recién graduado. La realidad se ofrece sin máscaras, y aunque hay abejas reina, la mayoría de los abogados son laboriosas abejas obreras que se mueven con estrés en una atmósfera de zumbido de la colmena forense.

De hecho, el otro día hablaba con un abogado veterano y se lamentaba de tres cosas. De que su esfuerzo no se veía correspondido con la atención y diligencia que esperaba de los jueces. De que muchos clientes creen en la cultura del “casi gratis total”. Y de que el compañerismo con sus colegas dejaba mucho que desear.

En cambio, otro abogado de talante más optimista me aseguraba que es feliz porque está en un punto de su carrera en que puede elegir sus clientes y disfruta con la especialidad elegida del Derecho administrativo, aunque también me confesó que esta rama del derecho es como estar enamorado de una jovencita rebelde, que nunca conoces a fondo y que le gusta el amor libre.

Por eso pienso, aunque cada uno conoce su historia y mirándose al espejo sabe si se siente realmente feliz y enamorado de su trabajo, que es difícil estar enamorado de la profesión de abogado ya que el amor reclama exclusividad, fidelidad y sensibilidad. Pasen y vean… Leer Más

pille-mentira
Sobre los abogados

El consuelo del jurista desencantado

llorosAyer me tropecé con un amigo abogado en la calle. Cabizbajo y con gesto serio. Le pregunté cómo le iba y me confesó que a sus cincuenta años estaba a punto de arrojar la toalla de la profesión. Que acababan de inadmitirle un recurso de casación ante el Supremo, que la Sala le había desestimado la sentencia original sin haberle aceptado las pruebas y además él estaba convencido, no solo de tener razón de fondo, sino que el cliente estaba enfadado con él y se negaba a pagarle. Por si fuera poco, el cliente era pariente próximo y mi amigo se veía con la reputación hundida.

Para más inri, llevaba una racha de varapalos judiciales de corte similar, y los pagos fijos del bufete le ahogaban.

Intenté consolarle con los viejos tópicos. Que…. Leer Más

lucha etiqueta
ContenciosoSobre los abogados

¿Con socios así… qué abogado necesita enemigos?

acuerdosLa historia se ha repetido infinidad de veces. Dos o más jóvenes graduados en Derecho deciden iniciar la aventura de la abogacía fundando un bufete y compartiendo gastos y disfrutando de las economías de escala y las sinergias. Ilusiones, energías y dinero en común. Un comienzo prometedor.

Incluso se alegran de poner en común amigos, parientes y conocidos con sus potenciales litigios. Todo resulta venturoso en los comienzos, donde se cuidan los detalles (rótulo, equipamiento, biblioteca, etc) y se inicia la andadura.

También se da el caso de que la unión tenga lugar tras la consolidación como abogados, cuando se han hecho un hueco en el mercado, su nombre suena y desean crecer. Es el caso de dos o más abogados, que se conocen de la Facultad o del foro, o de las cervecitas o vinos al término de la jornada, o gracias al networking jurídico, y acaban hablando de lo bonito que sería unir fuerzas, enlazar los nombres en un acrónimo, siglas o marca de abogados, y se embarcan en un proyecto mas ambicioso.

Tales bufetes compartidos, con la modalidad de socios, asociados, participados o mera coexistencia, suelen mostrar la solidez de los matrimonios. Frecuentemente se mantienen boyantes y crecen, pues suman sus aportaciones, pero en otras ocasiones, el amor se rompe y los problemas se presentan. Leer Más

Photo-29-mar-2016-1239.jpg
Sobre los abogados

Las musas del abogado

Como el ajedrecista antes de mover pieza, el abogado reflexiona sobre la estrategia a seguir en cada caso que le ocupa.

Puede ser un ajedrecista versado en la teoría de aperturas, medio juego y finales pero si su contrincante también lo está, será una partida aburrida, previsible y que no permanecerá en la memoria de las experiencias con huella.

En cambio, hay momentos “eureka” en la abogacía: cuando se descubre el flanco débil del contrario tras barajar papeles e ideas; cuando inesperadamente se abre paso una interpretación de la norma que encaja en el rompecabezas y lo resuelve; cuando la palanca de una posible inconstitucionalidad hallada permite mover y remover el mundo forense; cuando un detalle sencillo como una forma o un plazo se revela la llave maestra para zanjar favorablemente un litigio… En definitiva, cuando el abogado disfruta con un caso que le confirma que su profesión no es un trabajo sino que la percibe como un arte. Y esa percepción anida, curiosamente, aunque se pierda el litigio, pues el placer del trabajo bien hecho no se borra con el infortunio.

Pero no nos engañemos: la genialidad forense no se improvisa ni es fruto de ocurrencias. Se trabaja y curte. He conocido abogados maravillosos, que parecían dotados de talento natural para manejar algo tan alambicado como es el ordenamiento jurídico. Pero siempre, aunque ellos mismos no lo sepan, se debe a una labor de estudio y/o experiencia. Tras el truco de magia mas sencillo del mundo se agazapa práctica, técnica y tesón. Y tras el silencio, mesura o discurso vehemente del abogado está una inmensa mochila de vivencias.

Los neurocientíficos nos han demostrado que la intuición no es mas que conocimiento sembrado y sedimentado pero que aflora espontáneamente, Y reflexionando sobre ello, sobre las musas de los abogados, resultó este artículo hoy publicado en abogacía.es del Consejo General de la Abogacía Española.

Espero que los cinco minutos que os robe su lectura no sean perdidos. Buen día.

Contencioso.es - JR Chaves - Diez vías para ponerse jurídicamente al día en los tiempos muertos
Sobre los abogados

Diez vías para ponerse jurídicamente al día en los tiempos muertos

abogados crisisUn compañero de promoción de la Facultad de Derecho, a quien hacía mucho tiempo que no veía, me enseñó el otro día su despacho en un rincón modesto de un edificio céntrico. La placa del portal, dorada y vistosa; la entrada al despacho suponía atravesar un pasillo estrecho y bajo luz mortecina que desembocaba en una pequeña dependencia donde una estantería vacía tipo Ikea era el telón de fondo de una sencilla mesa de despacho con una agenda, un bote de bolígrafos, un paquete de folios y varias carpetas azules. Al lado un ordenador apagado como Lázaro esperando aquello de “levántate y anda”.

Me explicó con mas resignación que alegría, que corrían malos tiempos para el ejercicio profesional y que sobrevivía de la defensa por turno de oficio, algún caso que le pasaba algún colega y el goteo de consultas de familiares y vecinos que le consultaban poco y pagaban menos.

 Le pregunté que hacía en los tiempos muertos en el despacho y me dijo que… ¡leía una novela de John Grisham, pues le gustaban mucho. ¡Me quedé patidifuso! Como hacía varios años que no le veía le pregunté si conocía mi blog. Ni idea. Si conocía los buscadores de jurisprudencia, y me confesó que la consultaba con la clave de un compañero cuando lo necesitaba. Le pregunté por su especialidad y respondió con un “todas”: la del cliente que aterrice en su despacho. Le pregunté si se actualizaba y me dijo que ya había estudiado bastante en la Facultad y ahora consultaba caso a caso. Le hablé del networking y me repuso… ¡que no tenía ni idea!. Algo que debía imaginarme cuando de reojo comprobé que tenía un móvil antediluviano y su Pc era una reliquia.

Le eché una cariñosa regañina. Le recordé lo de “Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente” y le dije que había un universo entero de derecho gratuito en la red, y que el mundo jurídico era competitivo y que si no hacían cola los clientes era porque ni ellos le conocían, ni el hacía nada porque le vieran.

Le noté incómodo pues estaba instalado en el desencanto de la profesión e incluso de su vida y con su mirada triste me daba la razón. Nada que ver con el compañero festivo e ilusionado que recordaba de la Facultad.

Me comprometí a dedicarle un post en el que le pondría lo que a mi juicio debería hacer un abogado para ponerse al día y al menos mantenerse en el mercado a flote. No le garantizaba el éxito profesional pero si seguía así, encerrado en el panteón de su despacho, las garantías del fracaso eran seguras.

Así que aquí está lo que considero esencial para ocuparse en los tiempos muertos del despacho o bufete. Diez herramientas, conceptos y prácticas capaces de renovar la vieja piel de abogado clásico por la de abogado al día. Y si no lo consiguen, tengan la seguridad que no perjudican. Pasen y vean. Leer Más

2superkit
Sobre los abogados

Kit de supervivencia para abogados: Lo que hay que saber

sobrevivir a la profesionSi el amor en los tiempos del cólera era difícil, vivir de la abogacía en tiempos de turbulencia jurídica se ha convertido para muchos profesionales en un via crucis. Para facilitar a quienes se agitan en las turbulentas aguas de la profesión, bien por ser recién graduados en derecho o bien por sentirse como prisioneros en un ascensor entre dos pisos (el de quienes quienes no salen del turno de oficio y quienes tienen éxito con clientela consolidada), me ha parecido oportuno (a sugerencia de varios lectores del blog) aglutinar en una entrada muy visual las distintas caras de la profesión.

 

Una especie de kit de supervivencia, pues compruebo por amigos y compañeros que en la profesión de abogado habrá colectivos de tremendo éxito y que surfean en la cresta de la ola, pero para muchísimos otros es durísimo… Leer Más

2frases
Sobre los abogados

Frases de los clientes que los abogados odian

Con ocasión de una conversación en un Colegio de Abogados me comentaron que el momento más decepcionante cuando leen una sentencia de algún caso que defienden tiene lugar cuando tras un arranque de Fundamentos de Derecho que parece acoger sus tesis y les hace salivar como el perro de Pavlov, se tropiezan con estas temibles palabras: “No obstante…”. Ello me llevó a reflexionar unos instantes sobre las palabras del cliente hacia el abogado que mas le desagradan u odia. Serían las siguientes:

Leer Más

Contencioso.es - JR Chaves - Aprendiendo de Coppola a ser un abogado de cine
Sobre los abogados

Aprendiendo de Coppola a ser un abogado de cine

padrinoLeo un artículo de un Diario local (El Comercio, 10-5-15) en que se ofrece una visión de  Francis Ford Coppola (1937), el mítico director de cine ( Apocalypse Now, El Padrino I y III, Cotton Club, etc) y me tropiezo con los consejos que brindó hace cinco años en el Festival de Cine de Marrakech, donde mantuvo una conversación con estudiantes y les indicó las siguientes reglas para el éxito en la dirección de cine, las cuales me parecieron plenamente aplicables al éxito en la profesión de abogado. Al fin y al cabo, en ambas profesiones se asume la alta responsabilidad de organizar medios para conseguir un resultado de persuasión al público, y en ambos casos hay que dominar la puesta en escena y aplicar un método o estrategia que ofrezca un producto coherente.

Y aunque en la obra “Abogados al borde de un ataque de ética”  (Thomson Reuters Aranzadi,2014) ya nos despachamos Juan Manuel del Valle y yo en las virtudes y defectos de los abogados en tiempos críticos, me parece oportuno  ofrecer ahora los ocho consejos de Coppola que, referidos a la dirección de cine, desde mi particular punto de vista podrían constituir las reglas de oro del abogado novicio hacia la excelencia. Veamos: Leer Más