Actualidad e-administración

El Descenso de Dante a los infiernos con el DNI-e

cape fear tattooDerrotado. Sí. Me siento derrotado por la tecnología o por la edad. Y es que he perdido tres horas de mi vida intentando conseguir hacer funcionar mi flamante DNI electrónico.

No se trataba de tramitar mis relaciones con la Seguridad Social ni con la administración tributaria que ya se cuidan de que los obligados asuman una fácil relación electrónica por aquello de exprimirles jugo recaudatorio. Tampoco es el caso del profesional cuya corporación le facilita técnica, cauce y tarjeta para identificación y firma electrónica.

No, señor. Se trataba de algo mas sencillo y con vocación mas general, de mi humilde pretensión como ciudadano de conseguir con mi DNI electrónico, poder solicitar un certificado de una administración distante, formular una reclamación ante una Agencia pública o solicitar una autorización a mi Ayuntamiento u otra administración, sin tener que desplazarme.

O sea, se trababa de conseguir eso que pomposamente anuncian como “autenticación de la identidad” en las comunicaciones electrónicas, y apoyarme en un Certificado de Firma electrónica para que el receptor de mis mensajes electrónicos confirmase su autenticidad. Y como no, ya que la publicidad oficial lo incluye en sus virtudes, como medio para comprobar que el documento no ha sido modificado por ningún extraño.

¡ Casi nada!. Así que jubiloso me puse a ello… Y aquí queda mi testimonio.images (2)Lo primero he tenido que conseguir la contraseña, que como la mayor parte de los que renovamos recientemente el carné, nos limitamos a guardar el sobre ciego con la contraseña en el pozo de nuncajamás. Esta etapa fue sencilla pues una maquinita en la sede de la Policía Nacional me facilitó la contraseña.

Lo segundo he tenido que adquirir un lector de DNI y tarjetas, debiendo elegir el equipo entre gran variedad y ayudado por un dependiente del Corte Inglés que no me podía asegurar cual funcionaría ni necesitaría instalar los drivers ( que para mi infantil dominio del inglés eran «conductores» y ahora parece ser que son unos códigos que permiten que el «lector» hable y se entienda con mi «ordenador).

Y ya sentado frente a mi ordenador, empezó el calvario. La lectura de las instrucciones de la página de la web de la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre era agotadora, ya que te asaltan desde franjas laterales, pestañas e inferiores; su cantidad y jerga me sugirió que podían utilizarse como condena durísima para cualquier criminal al que se le prometiese la libertad si consiguiese comprenderlas.

Perdido en tanta descarga, instrucción y programa, tuve que lanzarme a ese ayudante generoso que es youtube donde decenas de videos se ofrecían a ayudar en la instalación del programita y del certificado. Algunos estaban plagados de publicidad, otros eran de frikis exhibicionistas y otros solo mostraban los tropiezos de sus autores, aunque entre el fango alguna flor crecía.

GettyImages_157027870.0Como soy de ese mundo tenebroso de los propietarios de los Mac, el vía crucis comenzó. Los pasos eran laboriosos y propios de avanzar por un campo de minas. Descargar programa gratuito de DNI de la web de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre; abrir el navegador Firefox y pasar al cuarto de máquinas para instalar los certificados, o sea pulsar «Preferencias», luego » Avanzado» y después… sálvese quien pueda. Me encontraba en el inframundo. Terrible. Una y otra vez tecleando. Relleno casillas, pincho cuadraditos, leo instrucciones crípticas y tecleo a ver que pasa. Ahora descargo, luego subo el archivo, me lo rechaza, pruebo manualmente. Una y otra vez. Solo faltaba que me preguntase la maquinita por mis preferencias sexuales, si fumo o si me gusta pedalear y que escogiese la respuesta en arameo o lenguaje trinario. Pero no, bastante tenía con subir y bajar por archivos, portales y otras curvas tortuosas de eso que se llama un laberinto virtual.

Consulto mas tutoriales. Intento convencerme de que el error lo tiene el alumno y no el maestro. Nada. Vuelta a empezar. Ya soy capaz de seguir la hoja de ruta tecleando sin mirar y llegar indemne hasta un punto avanzado, pero como el que camina por la cucaña para obtener el premio, resbalo y todo se desploma. Como Sísifo reinicio la subida a la montaña y la piedra cae y me aplasta. Comienzo a sudar y sigo intentándolo.

Me paro a tomar aire y me tomo una pausa para navegar por google y leo quejas de algunos usuarios del DNI electrónico, pero el decoro me impide transcribir cómo se acuerdan de los parientes próximos de los creadores del engendro. Siento tentaciones de sumarme al coro de insultos, pero opto por reintentarlo. Nueva caída del caballo. Muerdo el polvo o el teclado. Me duele la cabeza, la espalda de estar inclinado sobre el ordenador, y entonces pierdo los estribos e insulto a la maquinita.

pozyczki-dla-zadluzonych-dla-osob-bez-zdolnosci-kredytowejPero lo reintento. Elevo el tono de voz aunque estoy solo. Mascullo. Golpeo la mesa con el puño. Llamo a mi hermano para consultarle y me confiesa que el abandonó tan ingente labor porque siempre hay una versión que no es la actualizada y que una vez conseguido que funcione la firma electrónica es como el Guadiana, hoy sí y mañana no toca. Me habla de Java y me percato que no es la isla de Indonesia sino un programa que tengo que descargar, lo que consigo gratuitamente tras aceptar publicidad de varios aprovechados.

Vuelo a reintentarlo porque soy asturiano, tozudo y porque soy yo. Nada. Llamo a un amigo para pedirle consejo. Me da el pésame. Lo reintento, porque una máquina no podrá conmigo. ¡Por fin!, parece que he conseguido instalar el certificado. Me lanzo a verificarlo gozoso pero no, todo un espejismo como los sedientos que ven oasis.

Y entonces sí. Entonces, próximo a verter espumarajos de perro rabioso, maldigo a la administración electrónica que nos ha tocado en suerte. Maldigo a los que mienten sin pudor diciendo que la mayor parte de la población está familiarizada con el tema. Maldigo mi inutilidad y a la tecnología. Y de paso maldigo a Donald Trump y Kim Jong-un porque lo merecen.

Podrá decirse que soy un ignorante. Un torpe. Acepto con humildad consolándome con aquello del pasodoble, «Manolete, si no sabes torear pa´ qué te metes», pero creo que una administración que pretenda realmente administrar al ciudadano e integrarle en la administración electrónica tiene que dar máximas facilidades para que sea efectivo.

Me considero un ciudadano medio que lee (bueno, después de esta experiencia, bajo el ciudadano medio) pero que creía sobrevivir a la llamada brecha digital, siendo un poco mas que usuario de computadoras y un poco menos que hacker, y por ello ingenuamente creía que con el tiempo que dediqué a esta labor tenía que haberlo conseguido.

Así que acepto mi culpa. Mi candor infantil por pensar que lo conseguiría. Pero alguna autoridad, muchos comités y consejos de la administración electrónica no hacen bien su trabajo porque en la encuesta informal hecha en mi entorno, donde pululan académicos, empresarios, funcionarios y artesanos, ninguno lo había conseguido. Todos con un flamante DNI-e pero como quien tiene un Ferrari siempre en el garaje.

Y es que, insisto en que una cosa es el carné electrónico corporativo, que facilita el acceso a diversos escenarios y relaciones con la administración u organización que lo expide y otra el DNI electrónico que como simple y solitario ciudadano (o sea, como la mayoría) pretendía utilizar ante cualquier gestión ante cualquier administración pública y desde mi propio ordenador y lector.

Making-Technology-Safe-for-GovernmentAlgo va fatal en la administración pública española cuando ya hace tiempo que solito conseguí hacer operaciones a través de Amazon y Ebay en minutos y en cambio, cuando tengo que relacionarme con la administración que me vio nacer y que me enterrará, debo acudir al Registro Administrativo o la vía postal o indicar el correo electrónico. Pero lo de la firma electrónica con el DNI electrónico… ¡ni está ni se le espera!… por lo que a mí respecta, insisto.

Quede esto como testimonio airado de un ciudadano decepcionado.

Lo mejor es que busco en la web por si hay sitio para hacer las preguntas o consultas que me atenazan: ¿tan difícil es que cualquier cargo de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre o del Ministerio del Interior, consulte a sus vecinos a ver si lo han conseguido?, ¿tan difícil es habilitar un número telefónico donde un ser humano con rostro y oído atienda tus súplicas?, ¿acaso no puede ofrecerse por la Administración, mediante el pago de una tasa, un funcionario formado, que en diez minutos me instale en mi domicilio debidamente el DNIe, en vez de perder tiempo y paciencia infructuosamente?, ¿cómo reclamar por vía electrónica ante el desastre del DNI-e si me resulta imposible comunicarme por ese cauce?, ¿alguien ha evaluado el coste de la publicidad, técnicas y técnicos para la implantación del DNI-e en relación con el fruto del incremento real de usuarios «reales»?

20170830-carolina396-id131550-cleaver-concept-of-man-and-technology-including-smartphone-laptop-and-tabletP.D. Lamento que hoy toca desahogo de ciudadano en el blog, pero bien están los ejemplos de primera mano («Por mi culpa. por mi grandísima culpa…«) para mostrar como el derecho y la administración electrónica va por un lado y la vida por la otra.

64 comments on “El Descenso de Dante a los infiernos con el DNI-e

  1. Excelente 👏👏

    • Buenos días, Sevach. La clave es lo que señalas. Antes de autorizar ninngún programa destinado al ciudadano, la Administración tiene que elegir por sorteo a una decena de personas para que lo instalen y ejecuten, así el autor podrá comprobar lo difícil que se lo pone a los supuestos beneficiados y no debiera autorizarse hasta que un ciudadano medio sea capaz de resolverlo en un período razonable de tiempo.
      Un saludo.

  2. aperezper

    El autor se desahoga y el lector se encuentra a sí mismo y ve que no está solo en ese desierto. Por cierto, yo soy el que consiguió instalarlo y confirmo que funciona día no, día tampoco.
    Pero los problemas reales surgen cuando hay que actualizar algo, entonces y solo entonces se comprende la magnitud del problema de Manolete y no se entiende lo de amazon o ebay.

  3. Sevach, buenos días, estos problemas los tenemos los propios funcionarios a la hora de actuar dentro de nuestra «casa», así que me puedo imaginar las peripecias para usar el dni-e…

    La clave está en el párrafo donde mencionas a amazon, ebay… que extendería a las plataformas de los bancos, las cuales son muy intuitivas y manejables; desde luego algo no estamos haciendo (mucho), cuando pretendemos implicarnos en una admon. electrónica, sin armas y sin facilitar las cosas a los ciudadanos, al final cada vez nos verán más lejanos.

    Esperemos poder avanzar en el buen camino, aunque soy bastante escéptico.

  4. Rafael R.

    Si a eso le sumamos que hace un par de meses la prensa se hacía eco de una posible «brecha en la seguridad» en algunos de los certificados digitales del DNI, uno ya no sabe si lo mejor es dejarlo como está (inactivo)
    Saludos.

  5. No funciona. Ha sido un experimento fallido. de todas formas hay una alternativa que si funciona: el certificado de persona física de la FNMT

    • ALEJANDRO MIGUELEZ

      A Juan y a Sevach, en ambos casos muchas gracias por vuestros comentarios. El certificado FNMT funciona pero es «mediopensionista». Mi certificado personal expedido por la FNMT en febrero de 2016 funciona en la AEAT en algunas páginas, pero en otras no. Y en los Ministerios, en unos sí y en otros no. Nadie ha sido capaz de darme una explicación. He publicado algo sobre esto en la RIA- AEDAF 24/2017.

    • Sí, yo también opté por este, pero también me hicieron dar unas cuantas vueltas

  6. yeyutus

    Este post, verídico que no hace que reflejar una realidad de nuestra sociedad, me hace recordar que no hace muchos años, la querida administración autonómica del principado, estableció como norma, la nómina digital y la impuso a los 36mil empleados públicos, entre los cuales hay trabajadores del grupo E, al grupo A, con conocimientos informáticos y careciendo de los mismos totalmente.
    Pensando en aquellos que no sabían, un Sindicato emprendió lucha Judicial en el TSJ de Asturias, intentó probar, con Notario al efecto, que con las claves facilitadas por la administración, ni el usuario, ni el propio notario, ni el oficial de notarías conseguían descargar o poder ver la nómina, (Documental nº1), Se probó con la testifical que varios trabajadores, tanto del grupo A, como del grupo E, no podían ver su nómina, e incluso se probó que determinados trabajadores no tenían ordenador ni forma de acceder a la misma
    Nuestro querido TSJ, que es más papista que el propio, Papa, no valorando ninguna de las pruebas para no variar entendió que la administración siempre tiene la razón y que es válido este sistema, y dejó a miles de trabajadores sin poder ver la nómina, ahh y creo recordar con condena en costas a quien reclamaba. (No recuerdo si fue orden contencioso administrativo u orden social, aunque si recuerdo que fue el TSJ de Asturias)

    Con el paso de los meses, y pese a salir triunfadora, esta administración como en el 99% de las veces y sin razón aparente para ello, salvo, que determinados magistrados, aplican ese criterio no escrito, que ….presunción de veracidad a la administración, y ante la duda, se le aplica que siempre gana la administración.
    La administración se encontró victoriosa pero con un problema real, que miles de trabajadores o bien porque no saben o bien por no tener un simple ordenador, no podían ver la nómina y acudían a pedir personalmente una copia de la misma o tenían que pedir a quien si sabía que algo muy personal fuera consultado por terceras personas. Los tribunales no solucionaron nada, y el problema persistía.

    Ante esta situación, la administración optó por buscar una solución, más terrible, consistente en que para que te llegue la nómina en papel, ha de mediar tu petición personal y expresa, y ser tu jefe quien emita informe de acompañamiento, que indique que no sabes informática o bien que no tienes ordenador.
    Osea que algo tan personal como la nómina, si quieres que te llegue en papel, ha de haber un tercero que junto a tu petición individual emita un informe para que tú tengas derecho a verla…… penoso.

    Al tiempo, algún día y no a mucho tardar, algún iluminati de la administración, ordenará que todo se haga con certificado digital y nuevamente algún sindicato recurrirá la norma……esperemos que la mala experiencia en cabeza propia, sirva frente a otros sufridos justiciables.

  7. Togada

    Bienvenido al mundo virtual, los que utilizamos «obligados», Lexnet, estamos peleados con Java, si se actualiza, el sistema no funciona, consulta al Ministerio, solución no actualice. Se le pregunta ¿estará desprotegido mi ordenador al no actualizar? la callada por respuesta
    Y, por supuesto, Lexnet, con el DNI-e, no funciona, hay que tener certificado corporativo.

  8. Y eso que lo ha instalado en un Mac. Si la instalación es en un equipo con linux la odisea merece un premio.

  9. Bravo!
    Si no se transforma la E-Administracion tal y como está planteada nos dirigimos a un nuevo y desastroso paradigma de la gestión pública: la «Burocracia Electrónica».

  10. C.Soler

    Un placer leerte y reírme un rato, contigo, que no de ti. Todo lo que describes era como estar viviendo todo lo que yo sufrí con ello, palabra por palabra, pero al fin lo conseguí.

    Me sentía como una niña con zapatos nuevos y cada vez que tenía que consultar algo con una administración, proclamaba las maravillas del DNI-e.

    Pero… Un día dejó de funcionar, volví a empezar, varias horas…¿Qué hacia mal? ¡Si había funcionado unos meses!…

    Tras una ardua investigación, averigüe que mi DNI-e pertenece a la numeración que ha quedado retirada de dichas virtudes «por motivos de vulneración a la seguridad» y que supuestamente podremos ser hackeados, para lo cuál, hemos sido «protegidos» de los malos y ahora debemos ir andando a correos o a la administración de turno…pero seguros.

    Ha sido un placer leerte y reitero, reírme un buen rato.

  11. Compañero, has clavado con buena literatura mi propia misma experiencia. Saludos

  12. FRANCISCO VALDES VELA

    No puedo sentirme más identificado. El relato parece sacado de mi biografía. Usuario de Mac, me di por vencido hace un par de años, cuando por culpa de todos y cada uno de los pasos que relata, se me pasó un plazo que marcará el resto de mi carrera profesional. Ahora uso dos ordenadores. Un Mac para el trabajo habitual, y un PC para todo lo que requiera DNI-e.
    Pero así y todo, mi última experiencia fue la de sentirme totalmente maltratado, cuando tras haberle tramitado a mi madre el DNI-e, después de numerosos intentos (pues los lectores de huella de las oficinas del DNI no leen bien las de las personas de avanzada edad), resulta que por algún fallo de seguridad, fueron revocados los certificados de muchos DNI-e, y ahora me encuentro con que tengo que volver a desplazarme con mi madre a que se lo reactiven, siempre y cuando el lector de huella funcione como debe. Europa. Siglo XXI. Quién lo diría ….

  13. Pilar Pérez

    Bienvenido al mundo real. A ese mundo donde, un ciudadano, para poder utilizar el certificado electrónico qeu ha venido usando hasta la fecha, solo por cambiar, software de ordenador se encuentra con: exporte el certificado, se exportó correctamente, impórtelo, ahora no se importa en el archivo de «personal» sino en el de «otras personas»,no se puede usar, cargue Java, verifique que tiene ya el Java correcto, descargue el Java anterior, vuélvalo a cargar, la última versión de Java, cierre el navegador, verifique si se cargó Java, tiene ud la última versión de Java, vuelvo a intentarlo, exporto el certificado, importo el certificado, no se ubica en el archivo personal aunque se lo pido, no funciona el certificado , no se reconoce, voy a la FNMT,software previo para poder cargar los certificados. Google, no funciona, ni hay software previo, vamos con Mozilla, no necesita software previo, este si funciona ¿y si se me desactiva Mozilla por cualquier cosa? también funciona con Explorer, vamos con Explorer, no se puede descargar el software de la FNMT porque no funciona con windows 10,solo hasta windows 8, ¡anda la uva!!! si todos los nuevos usan windows 10. Intento de forma manual, entre ud en la web con Edge y cuando ya está en la página entre otra vez con Explorer, al llegar allí dé a opciones de Internet, contenidos, seguridad, certificados, importe, no funciona, no almacena en la carpeta personal aunque se lo pido. Vuelvo a la página, intento entrar..»su su certificado está dañado», no está dañado, funciona con el anterior ordenador que no voy a poder desechar porque tiene los certificados. ¡Qué se le va a hacer!!. ESto con la AEAT que es la que mejor funciona.
    Nos vamos a Seguridad Social,más difícil. Al Minhap…este es más divertido aun porque no se puede uno dar de alta en notificaciones electrónicas, lo pide por favor por registro y si tienen la voluntad, en su momento de enviarte vía electrónica la notificación pues lo mismo funciona, pero darte de alta en el 0.60 no se puede, solo para procedimientos relacionados con expropiaciones, lástima que no me están expropiando nada, es para otra cosa.
    DNI electrónico, me lo saco, me compro la maquinita, descargo el software pero nada funciona, como al fin y al cabo tengo el certificado de la FNMT, aunque sea con todo el follón anterior, a lo mejor puedo entenderme con Hacienda y la Seguridad Social que es lo importante, con el Ayuntamiento a pie porque lo tengo cerca.
    Se le llama Servicio al Ciudadano
    Los servicios públicos , todos y más los que tanto dinero nos cuestan a los ciudadanos, deben de evaluarse. Evaluar significa poner a un señor de Cuenca de cincuenta años y empleado de tienda de telas y a señora ama de casa, y a profesor de instituto de literatura….a realizar gestiones. Y a ver qué pasa

  14. Ernesto

    Toda la razón JR. Cuando me dieron mi primer DNI «electrónico» hice el mismo intento que tú y llegué a la misma conclusión: ni está ni se le espera!!

  15. Luego vendrá la otra, una vez conseguida su instalación correcta…. Cuando los particulares nos demos cuenta (como me ha pasado a mi) que el DNI-E, o el certificado de la FNMT, en determinadas autonomías o instituciones no sirven!!!
    Han creado los suyos propios!!
    Con un par…

  16. Amparo

    DNI electrónico, Aspa, lexnet, FNMT todo una odisea para los usuarios , si no a diario, cada poco tiempo. Será la edad? , pero también pueden ser los programas utilizados por la administración. En fin es un sin vivir. Comentando estos temas con mis hijos ( como muchos fuera de España) me comentan la poca facilidad que para ellos tienen el poder hacer gestiones con la embajada, Consulados y otros organismos, a diferencia de otros países de europa que todo lo pueden hacer por la red.
    Saludos a todos.

  17. Siento decirte que yo no insistí tanto. Provisto de mi flamante DNIe, entregado por la dependencia correspondiente, lo meto en el lector, que lee todo que se introduce, me pide la contraseña o pin o como se llame. Abro el sobrecito y la escribo. Error, no válido. De paso te avisa que a la tercera la anula y debes pedir otra. ¿Me habré comido algo? Tecla a tecla y comprobando pongo la contraseña. Error. Decidí que hasta ahí habíamos llegado, tercer intento, error e inhabilitada. Hasta hoy. Uso mi certificado profesional cuando puedo y al DNIe que le den.
    Buenos días.

  18. ¿Y qué me decís de la obligación de las personas jurídicas (y de las físicas cuyo ejercicio profesional requiera colegiación obligatoria) de presentar los escritos electrónicamente ante la Administración -art. 14.2 Ley 39/2015-, que está en vigor, pero no pueden hacerlo porque muchas Administraciones aún no han implementado el registro electrónico (para lo que tienen plazo hasta octubre de este año)?
    Al final la solución es que por teléfono te dicen que lo presentes en un registro físico y les mandes la copia sellada por correo electrónico (de eso si tienen). Pero ojito con mandar la copia sellada por e-mail al día siguiente, porque si era el último día de plazo, es extemporáneo. En fin… espero que todo esto se vaya solucionando, mejor pronto que tarde!

  19. José Luis

    Apúnteme también a mí en el listado de usuarios frustrados del D.N.I. electrónico. Tras pasar por idéntico proceso al descrito, guardé el lector de D.N.I.’s en un cajón hace ya varios años y continué usando el certificado de la F.N.M.T.

    A día de hoy el D.N.I. electrónico es una entelequia, por no hablar de la Administración electrónica.

  20. Estimado Maestro, también soy un maquero, lo que has relatado me ha llevado años atrás, sufrí lo mismo que tú.

    Me arme de paciencia y gane la batalla.

    Como ha comentado otro seguidor, de esta joya de blog, una variante es instalar la firma electrónica de la Casa de la Moneda…., pero sólo puede ser utilizada en un equipo, queda instalada dentro de él, otra solución en darte de alta el servicio Clave.

    Peor calvario, incumplido la Ley de competencia, es lo que sufrimos los usuarios de MAC en el País Vasco. Los abogados que tenemos MAC no podemos acceder con nuestros equipos a la plataforma de JUSTIZIP, por que el Departamento de Justicia del Gobierno Vasco ha diseñado el sistema para que solo puede funcionar en entorno MICROSOFT, qué te parece?.

    Realizada la correspondencia ante el organismo de competencia del País Vasco, la respuesta fue: No pueden desarrollar las aplicaciones para todos los tipos de sistemas operativos, aquieta un ordenador del entorno MICROSOFT y problema solucionado o compro un programa especial para replicar el entorno Microsoft en su ordenador.

    Te ofrezco mi ayuda, aunque me encuentre lejos.

    Un cordial saludo.

    • etojiuqnod

      Y se podría ir más allá. Si no hay competencia, ni la puede haber, porque se necesita una licencia de Microsoft Windows, que no es gratuita, ¿no estamos ante una tasa parafiscal?. Si la Administración impone la prestación, alguna reserva de ley habrá, pues las prestaciones públicas deben establecerse con arreglo a la ley (art. 31.3 de la Constitución). Lo que no conozco es si existe la ley que cubra la reserva.

      Y esto sin entrar en que a alguien le parezca normal que se puedan exigir programas de código fuente cerrado, por lo que el usuario no puede saber lo que hacen. P. ej., la tarjeta de usuario de un colegio profesional exige, para que funcione, tener instalado java (que ya es mucho pedir) y darle a la aplicación de java “permiso de acceso total al ordenador” (tela marinera).

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: