Actualidad De lo penal

Leña al mono judicial: La sentencia de La Manada

thm_ein-wenig-zufriedener-klaegerLa sentencia sobre el caso da ‘La Manada’ con penas de nueve años de prisión a los cinco jóvenes sevillanos por un delito continuado de abuso sexual en los Sanfermines de 2016 ha provocado un tumulto de opiniones críticas en las redes sociales, unido a tertulianos que saben de todo.  El Ministerio fiscal pedía para los acusados 22 años y 10 meses de prisión por agresión sexual, y  los jueces han condenado a menos de la mitad, por delito de abuso sexual pero no de violación.

Creo que la libertad de opinión y el derecho de crítica de las decisiones judiciales amparan cualquier posición, pero también la mía que se sustenta en algo tan sencillo como recordar algunas cosas elementales…

  • La definición de lo que es delito de violación o delito de abuso sexual es lo que ha querido el legislador según la voluntad parlamentaria de nuestros representantes. No se definen los delitos según la opinión de cada cual ya que la diferencia entre homicidio y asesinato o entre abuso sexual y violación, por ejemplo, es sutil y técnica.
  • Cuando el legislador y la jurisprudencia marcan un escenario de reglas jurídicas, el juez está sometido a la Ley, y sin espacio para interpretaciones que rompan la letra de la ley. No hay lugar para la conciencia del juez ni para la opinión de sus vecinos.
  • La ley penal está sometida a la hora de castigar a un férreo principio de legalidad que impide aplicaciones extensivas, analógicas o cambiantes según el sentir social. Por tanto, si existen dudas o incertidumbre sobre si procede castigar por delito de abuso sexual o delito de violación, la balanza de la Justicia ha de inclinarse por el de menor fuste. Así lo ha querido la Constitución según la interpretación del Tribunal Constitucional y de la jurisprudencia del Tribunal europeo de Derechos humanos.
  • small_printLa apreciación de lo que realmente ocurrió, de la valoración de la conducta de agresores y agredida, si existió o no resistencia, si se trató de una conducta con matices de uno u otros, es una altísima responsabilidad que debe hacerse, porque la Ley así lo ha querido, por una Sala formada por jueces imparciales, quienes tienen disponibles todo el material probatorio, las actuaciones policiales, videos, testimonios y pruebas circunstanciales. Si no hiciesen falta pruebas ni valorarlas, bien podría ponerse al sentencia al día siguiente de la detención por la propia policía según la reacción popular.
  • Es realmente difícil declarar probados hechos que tienen que ser tejidos como un tapiz con hilos a partir de gestos, conductas e impresiones, actos previos y posteriores, y esa difícil labor explica que puedan existir discrepancias en la Sala que lleven a un voto discrepante respecto de otros. Pero precisamente el sistema judicial ha querido que casos complejos penales por su relevancia, se sustancien por órganos colegiados, donde puedan personas con experiencia y especializados, hablar y debatir con libertad sobre el valor de las pruebas. Es más, creo que las 371 páginas de la sentencia de referencia con hechos y argumentaciones jurídicas (más de la mitad de la sentencia dedicada al voto particular), son algo más serio que una opinión rápida de café sobre un titular periodístico.

En suma, puede opinarse libremente sobre cualquier sentencia apoyado en la información parcial, sesgada o ideológica que se ofrezca, pero sin perder de vista que la sentencia se apoya en toda la información disponible, bajo un examen completo y objetivo, y escuchando tesis y pruebas de todas las partes, a cargo de personal especializado e imparcial.

Bajo mi opinión personal, forjada con lo que los medios de comunicación me ofrecen, los agresores son unos miserables, que han cometido un hecho repugnante, que merecen todo mi desprecio por su conducta, frivolidad y atropello del derecho más elemental de una persona, que es su libertad sexual. Ahora bien, bajo la perspectiva jurídica debo aceptar que la sentencia se ha dictado según ha querido la Constitución y mis Leyes, o sea, según lo democráticamente marcado y por jueces independientes.

Pero si alguien quiere que las sentencias se pongan por aclamación, por votos en redes sociales, o que los delitos cambien de castigo según la moda o lo políticamente correcto, pues me parece que no ha entendido nada del valioso regalo que es vivir en un Estado de Derecho.

Mediation ResolutionY es que en un Estado de derecho hay errores judiciales y para eso está la larguísima cadena de recursos, como frente a esta sentencia.

Pero también hay errores del legislador que ha fijado esas leyes con esos castigos y no otros.

Y cómo no, también hay errores humanos, de muchos que a través de las redes sociales o desde micrófonos se lanzan a criticar sentencias y confundir churras con merinas, para más inri políticos o intelectuales y demagogos de todo pelaje, pero que además son los mismos que parecen ignorar que el telón de fondo de ese despreciable acto es un pésimo contexto de educación de adolescencia que ha propiciado que algunos jóvenes como esos canallas, consideren que todo vale, que la noche y el alcohol o drogas es el pasaporte a la felicidad, y que el aturdimiento de «la marcha» autoriza para atropellar los derechos de los demás, para agredir y romper. Son los que califiqué de hijos del botellón y del whatsapp. Ese es el problema frente al  que tendrían políticos y redes sociales que reaccionar para que nuestro legislador reoriente el gravísimo problema de educación que afecta, no a todos los jóvenes, pero sí a un grupo significativo que confunden felicidad con egoísmo y atropello de los derechos de los demás y desprecio de lo que es de todos.

mono pinesaPero que nadie dude tampoco que matar al mensajero judicial es un error pues una sentencia no es injusta si nos parece injusta según el ruido y gritos que podamos hacer. Lo será si su lógica interna o técnica jurídica es errada, o si va contra valores esenciales. Y si va contra valores esenciales, critiquemos al legislador que no supo captarlos.

¿Acaso queremos que nosotros y nuestra familia sean juzgados según leyes que se vayan reescribiendo por el juez que nos toque en suerte según el ruido mediático y social?.

Como decía Umberto Eco en un artículo:

Hoy día el primer recurso del acusado no es probar su inocencia y preguntar respetuosamente en qué pruebas se basa la acusación, sino empapelar al guardián, ya sea un guardia urbano o el presidente del Tribunal de Casación.(…) Si te acusan los jueces los deslegitimas a ellos, pero si te acusan los carabinieri deslegitimas a los carabinieri.

Me temo que ahora se da un paso más adelante, pues ya no es el acusado el que critica al juez, sino los propios políticos, los periodistas y los ciudadanos acodados en la barra del bar. Los fiscales son Twitter y Facebook, y la norma penal ni siquiera son las leyes naturales, sino las leyes de la masa social y de lo políticamente correcto. Triste.

En fin, ya tuve ocasión de pronunciarme en público sobre los juicios paralelos a los que califiqué significativamente de juicios perpendiculares.

IMG_3753

 

198 comments on “Leña al mono judicial: La sentencia de La Manada

  1. No lo suscribo íntegramente, creo que los jueces podían dado un paso adelante como lo hacen en numerosas ocasiones. Lo siento por la victima y el mensaje que se envía a la sociedad, no vale nada agredir en manada a una mujer.

  2. Qué decepción!!, lo tenía en más alta estima. Cinco tíos rodeando a una niña de 18 años en un portal oscuro es INTIMIDACIÓN Y VIOLENCIA, todas las pruebas y el material lo dice, el problema es cuando se mira desde una mentalidad machista y antigua de los jueces que no son capaces de interpretarlo, y ahora veo que usted también pertenece a ese grupo, que sabe mucho de leyes pero hay aspectos que están condicionados por su educación machista y retrógrada

    • Avocat

      Claro, claro, todo lo que no se adapte al criterio feminista (en su particular versión) es machista. Impecable razonamiento el suyo, señora! Que bien le viene a su caso la cita de Eco. Cierto feminismo empieza a parecerse demasiado a cierto nacionalismo catalán: trágala o trágala

    • pilara112

      «Seguro que disfrutó de la cosa. ¿Cómo se puede no disfrutar de semejante regalo?». Para pensar así,y hay gente que así piensa,y hay magistrados que así sienten, y ese sentimiento condiciona sus pensamientos, lo vemos cada día……hay que valer. A cualquiera no se le ocurre semejante interpretación

      Entiendo que el Sr. Magistrado que lleva este blog intenta acceder al tema con la mayor pureza judicial posible, pero hay momentos en los que la asepsia no existe. Existe una sociedad, con sus pensamientos, sus voluntades, sus emociones y sus conductas, y a ella pertenecemos todos.La única objetividad posible es la de reconocer, que no somos objetivos. Ninguno

      • Claro. Lo propio sería linchar a estos degenerados canallas antes del juicio. Nos ahorraríamos todo el gasto y todo el tiempo de deliberaciones, y algunos contentos por tan peculiar “estado de derecho”

      • Alejandro de Rábade

        «La única objetividad posible es la de reconocer que no somos objetivos» No aplicaré yo el mismo mantra, que por mucho repetirla, una frase fácil no se acerca más a la verdad. Si usted no es objetiva, ni pretende serlo, entonces no pretenda convencernos de que el heteropatriarcado «condiciona sus pensamientos», los del juez, por que sin «objetividad» pretendida, el Feminismo, como cualquier otra ideología, se disipará en el aire como el humo. El juez podrá no ser objetivo, pero el juez no se saca la sentencia de la manga, sino que interpreta una ley; el Estado de Derecho es, o pretende ser, objetivo. Usted no querrá que juzguemos el Feminismo por el desliz de alguna activista que pueda errar al actuar impremeditada y subjetivamente, sino por el edificio argumental completo del movimiento; luego el Feminismo es, o pretende, ser objetivo. La defensa de la objetividad, alcanzada mediante artimañas más o menos hábiles, es lo que nos separa de los animales; una ideología no es un ejercicio artístico de expresionismo posmoderno, es, o debería de ser, una doctrina racional, racionalmente defendida. Si el Feminismo renuncia ya de entrada, a ello, mal vamos…

    • José Luis

      Más retrógrada y machista-paternalista es Vd. al calificar de «niña» a una persona mayor de edad que viaja a los sanfermines en compañía de un conocido y en mitad de la noche se va con un grupo de desconocidos, ¿no cree?
      Poco más se puede decir que no haya dicho el autor, desde la perspectiva jurídica únicamente añadir que se está dando muchos bandazos por parte del legislador, algo relacionado con la puesta en tela de juicio de los principios morales: Primero se sustituyó el bien jurídico protegido de la honestidad de la mujer (por franquista) por el de la indemnidad sexual, pero pareció poco a la progresía y se acuñó el absurdo de libertad sexual abrazando el dogma feminista, cuando cualquier delito sexual atenta contra la integridad del que lo sufre, no contra su libertad. También se eliminó del Código Penal el estupro y la corrupción de menores en aras a la liberación de la mujer.
      En cuanto al caso en cuestión, creo que dificilmente haya un asunto más difícil de juzgar, hay que huir de lugares comunes y tener mucha sensibilidad con la chica, independientemente del resultado del fallo, quizá algunas expresiones no hayan sido del todo afortunadas, lo que no justifica el circo que desde determinados sectores se ha montado, pero interesa la visibilidad para que caigan subvenciones, hay mucha gente viviendo de este invento.

    • Joaquin

      El caso es extraordinariamente complicado y precisamente la clave es la prueba de la violencia o la intimidación. suscribo la opinión y algún comentario anterior de que se trata de un caso absolutamente envenenado dificilísimo de juzgar. antes de opinar le sugiero que se lea la sentencia. Por ultimo recordar que desde que cambio el bien juridico protegido los hombres y een especial los niños tambien pueden ser victimas de agresion sexual, no solo las mujeres.

  3. Bueno yo creía que era así hasta que llegaron las primeras sentencias de la plusvalía municipal y aquel juez del TSCLMancha se pasó por el forro la ley y ni decir de otras. Sinceramente eso es una excusa, cuando quieren lo hacen.

    • Sebastián

      ahí les has dado…por desgracia la limitación de las leyes es el corsé de los jueces y así lo manifiestan muchas veces..en algunos casos…pero el día que se quieren liberar de ese corsé y hacer de legisladores, como el caso que tu comentas, lo hacen sin ningún pudor

    • No es lo mismo calificar el texto de una ley (de Haciendas Locales) que una conducta donde hay diversidad de intervinientes, testimonios y una grabación.

  4. Anónimo

    Me encanta tu análisis, siempre certero.

  5. Muy buenas reflexiones. También lo suscribo totalmente

  6. Anónimo

    Artículo realista, atinado y objetivo.

  7. pilara112

    ¡Pues solo faltaba, que la sociedad no pudiera opinar sobre lo que tan profundamente le afecta!!!!

    • Alejandro de Rábade

      La sociedad opina cuando le conviene, o mejor dicho, cuando a los medios de comunicación les viene en gana darle cobertura al caso. La ley llevará veinte y tantos años así escrita, aunque bien puedo equivocarme… Pero seguro que no cambiaron el Código Penal a posta y a peor para favorecer a los violadores éstos el día antes de los sanfermines, ¿o me equivoco también en ésto? A alguien, por tanto, este tema que «tan profundamente» nos afectaba lleva años importándole un bledo; o a una sociedad odiosamente machista (o simplemente, odiosamente ignorante de sus propias leyes), o a un movimiento feminista tremendamente urgido por reformar el Código (seguro que recogieron una barbaridad de firmas en Change.org para cambiarlo hace años ya), o a unos medios de comunicación dispuestísimos a ocupar minutos de telediario en discutir de léxicología jurídica para mayor ilustración de sus espectadores, que cierran todas las noches los bares de este país discutiendo sobre los matices semánticos tras la distinción de palabros como «estupro» o «prevalimiento», para luego poder sacar sus calculadoras y tasar, con decimales y todo, cuántos años justos de alojamiento carcelario pagado de nuestro bolsillo le «deben» los procesados a la víctima o a la sociedad en su conjunto, que para el mes que viene ya andará enredada en otras cosas…

      La libertad de expresión es un concepto muy elegante, muy bien parecido; también es libertad de expresión, y ejercida además «en negativo» (¿podría molestar menos?) la de un vecindario vasco o navarro haciéndole, todos a una, el vacío a un guardia civil y a su familia. Yendo «todos a una», en Fuenteovejuna mataron al comendador, y no por ello dejaron de entenderse a sí mismos como asesinos, que asumieron el tormento legalmente ejercido (eran otros tiempos) sobre ellos por el juez instructor, por respeto al (retorcido) Estado de Derecho de aquel entonces. Las leyes no nos han bajado dadas del cielo; nuestro ordenamiento nos los dimos a nosotros mismos con un fin, luego es absurdo que una interpretación torticera, sentimental y fanática de la justicia y la libertad sea llevada al extremo en menoscabo del propio Estado de Derecho. Por alguna razón (es razonable, a estas alturas, no estar ya muy seguros de cuál), hemos decidido nombrar a unos señores para que hagan leyes, a otros para que las apliquen, y aquí paz, y después gloria. Teóricamente, nosotros así lo hemos dispuesto; ahora, ¡chitón!

      Que tengamos que salir a la calle para que nuestros legisladores remedien nuestros problemas en caliente es un fracaso de la democracia, para nada un síntoma de su vitalidad. Probablemente el fracaso sea fruto de la pasividad de esta sociedad «tan profundamente» afectada. Insisto, la ley lleva años así escrita. ¿No vivimos en democracia? ¿No es el mercado libre? Si el lenguaje jurídico nos parece tan ofensivamente arcano y alejado del entendimiento común, si el «pueblo» doliente realmente demandase de su urgente reforma, siendo tal cosa posible ¿dónde está el partido que se oferte en respuesta a tan aguda demanda? O vivimos en tiranía, y aún no nos hemos dado cuenta, o tan sólo tenemos lo que hay, lo que se puede, lo que nos merecemos.

  8. Anónimo

    Totalmente de acuerdo!!

  9. Lo siento, Señoría, lo que afirmas es jurídamente impecable pero humanamente más que discutible.Ubi homines, ibi societas; ubi societas, ibi ius

  10. Anónimo

    apreciado señor articulo/reflexion sencillamente sensacional
    un saludo
    Manuel Teres

  11. Anónimo

    Perfecto. No obstante, no parece muy adecuado que miembros de la judicatura aparezcan, en los medios de comunicación, con opiniones que ponen en duda la sentencia, planteando falta de sensibilidad.

  12. Por un articulo como este es por lo que lo sigo a usted.

  13. Esperaba con avidez su opinión, para refutar la mia. GRACIAS

  14. “Acaso queremos que nosotros y nuestra familia sean juzgados según leyes que se vayan reescribiendo por el juez que nos toque en suerte según el ruido mediático y social?. “
    Perdón, acaso no es así? Acaso no se van reescribiendo según el juez que pueda tocar en desgracia? Porque lo vemos constantemente en los juzgados.
    Así que yo añadiría: o según la lección de sabiduría que quiera dar el juez desde su trono y su soberbia que todos sabemos que es prácticamente incontestable desde el corporativismo de su profesión. Que de casos así está los juzgados llenos.
    En fin se ve que la jurisprudencia es complemento del ordenamiento jurídico, pero solo según el “pie con el que se levanten sus señorías”, por muy abundante que pueda ser en el número de páginas de sus reflexiones en esta sentencia.
    Clamor popular aparte, el daño y alarma social que han provocado con el análisis de las pruebas y los hechos y la consecuente sentencia, por desgracia ya está hecho.
    Como siempre que hay dos intereses jurídicos en juego hay que ponderar y desde mi modesta (y muy indignada, resignada, derrotada y triste) opinión, aquí tenían hechos, y también argumentos jurídicos, de sobra para inclinar esa báscula imparcial y ciega de la justicia, hacia un veredicto más justo y tranquilizador.
    Es una opinión. Una más que de poco sirve. Pero no estoy de acuerdo en escudarse en una aplicación rigurosa de una ley mal ideada para la sociedad actual, todos sabemos que, sin entrar en subjetividades ni presiones ajenas, los órganos judiciales están para “interpretar” porque nunca la ley regula al detalle la solución, ese esfuerzo intelectual de sus señorías, es responsabilidad suya y de nadie más. Se han explayado suficientemente para explicar a una sociedad que sinceramente no les entenderemos nunca el por qué de su resolución.

    Creo que la presión mediática sí ha jugado su papel, pero en contra. Asisto asombrada a una justicia que ha pasado de aparentar ser pasiva (digo aparentar porque nunca lo he creido) a volverse una justicia “justiciera” al más puro estilo de un western de película barata. Y asisto a ello en tertulias de pasillo, de café, de sobremesa donde en ambiente relajado (y por supuesto sin entrar en detalles que no pueden por discreción y sigilo profesional) sus señorías se vanaglorian de su poder y sabiduría, y atacan la ignorancia de los letrados que representan a sus clientes, de los políticos, de tertulianos y sociedad que de ninguna manera tienen derecho a opinar con seriedad (digo con seriedad) por esa misma ignorancia.
    Creo que es la condición humana y jamás me he atrevido a opinar nada porque mi naturaleza es más bien pacífica y porque gusto de la convivencia agradable y respetuosa aunque no me gusten algunos comentarios que oigo. Pero esta sentencia a mi, personalmente, me ha supuesto un antes y un después, y sobre todo una tristeza enorme, una decepción sobre el funcionamiento de un sistema jurídico que siempre he defendido con cariño y dedicación en mi trabajo de funcionaria (en la administración de justicia) y en mi vida personal.

    Por eso, entre otras cosas, disfruto siguiendo este blog, y agradezco la oportunidad de poder compartir, hoy sí, mi opinión.

    La mala política a la que nos estamos acostumbrando daña constantemente la confianza de la sociedad en las instituciones públicas, pero sentencias como ésta la hieren más profundamente y con difícil remedio, precisamente por esa condición que tiene de última ratio, última oportunidad para el que sufre de que la sociedad le ampare y le salve de salvajadas como esta violacion múltiple grabada en vídeo y premeditada.
    Me despido, con gran tristeza y sin ánimo de ofender a nadie.

  15. ana sanchez

    Magnífico, gracias.

  16. Yo también estoy de acuerdo con el artículo, y no puedo opinar sobre la sentencia porque no la he leído. (Pero, a vuela pluma, con lo poco que leí en periódicos me hice una difusa composición de los hechos ,y comprendo el sentir del voto particular, sin haberlo leído, insisto).
    Quiero indicar algo de que fui privilegiado testigo: la víspera de conocer el fallo un colectivo feminista de mi pueblo mandó sms convocando a una manifestación para el día siguiente; yo no sabía que se iba a conocer la sentencia; al saberlo me extrañó que supieran la víspera que ese día se fuera a conocer el fallo, pues las encargadas de mover el cotarro de los sms apenas leen prensa y no están al tanto de estas cosas ( siguen más bien series de tv y programas de cotilleo, etc…)

  17. Daniel

    No estoy de acuerdo con tu alegato Sevach, lo de echarle la culpa al legislador está ya muy manido, omo aquello de falta de medios materiales y humanos, carga excesivade asuntos, etc. Sea como sea la norma, al juez le incumbe interpretarla y no tiene por qué ser literalmente. Se nota demasiado tu espiritu de cuerpo, porque el propio relato de los hechos está tipificado incluso literalmente, en la agresión. No hay que cambiar el código penal sino aplicarlo bien.

    • Pues Daniel, es notoria mi condición profesional y no la oculto en la web, pero también es notorio que en el ámbito penal no cabe interpretar para tipificar, condenar y presumir culpabilidades.Y sobre lo manido de culpar al legislador: a) No «culpo» al legislador, sino que tenemos las leyes que votan nuestros representantes electos ( de igual modo que «no culpo» a un perro por ladrar: es que ladra); no es tema de culpa alguna; b) Se puede localizar la responsabilidad en el legislador tantas veces como sea oportuno de igual modo que se puede responsabilizar al cáncer de la muertes y por considerar «manido» el tema del cáncer no pude culparse a los médicos. Y sobre «aplicar bien el Código penal» pues creo que me quedo con los jueces de la Sala al aplicarlo antes que con los tertulianos y políticos. Pero allá cada uno con su opinión, que como digo, siempre que sea cortés ha de ser respetada. Un saludo

      • Anónimo

        Le recomiendo el artículo de Baltasar Garzón ¡Que Vergüenza! con el que coincido plenamente y me aleja de su opinión y también del concepto y la estima en la que lo tenía

      • Lo siento, pero no leo artículos de prevaricadores con sentencia firme. Un saludo

  18. Anónimo

    Distinguido Sr. Chaves: como alumno de Derecho que soy, no desaprovecho ninguna ocasión para leer todo tipo de contenidos surgidos de autoridades académicas y jurídicas, pues suponen para mí fuente inagotable de conocimiento y un complemento perfecto a mis esfuerzos por comprender muchos de los entresijos de esta noble Ciencia. Con este artículo, en mi opinión, se profundiza con magistral acierto en el verdadero sentido y objeto del Derecho. Por tanto, me he permitido compartirla en las redes sociales con el único sentido de contribuir, aunque sea con corto alcance, a que sea leída por quienes, como yo, estamos en «fase embrionaria», y por quienes desconocen la realidad de este ámbito.

    Aprovecho la ocasión para enviarle un cordial saludo y testimoniarle mi más considerado respeto.

  19. Qué pena ser mujer y no ser libre

    No conozco todavía a ninguna mujer que aceptaría ser tratada peor que una bestia, reducida por 5 armarios machos cabríos y penetrada simultáneamente por vagina, ano y boca como un contenedor de penes. Abuso sexual es violación, dejémonos de distinciones léxico-nocionales ridículas.

    • Abuso sexual será violación o incluso puede ser tortura, escarnio y salvajismo, siempre que se hable en términos coloquiales, peor cuando se trata de analizar una sentencia que aplica el derecho hay que hacerlo en técnica jurídica, pues lo auténticamente ridículo es mezclar peras y manzanas o descalificar la ley de la termodinámica porque es mas cómodo hablar de frío y calor que es lo que entiende cualquiera.

    • José Luis

      Pues yo sé de una que denunció falsamente a 5 chicos por violarla supuestamente en la feria de Málaga y luego reconoció que había mentido, que la violación no había existido porque había mediado consentimiento. Aunque al juez que sobreseyó el procedimiento lo pusieron a caer de un burro muchos ilustres, entre ellos, Arturo Pérez reverte (y luego que se sepa, no ha pedido perdón).

  20. pilara112

    «una desinhibición total y explícitos actos sexuales en un ambiente de jolgorio y regocijo en todos ellos y, ciertamente, menor actividad y expresividad en la denunciante». (Voto particular)

    Ambiente de jolgorio y regocijo ¿EN TODOS ELLOS?

    Bueno, sí ,la chica (dieciocho años, embriagada, pesando cincuenta kilos cuando los otros cinco juntos pesaban cuatrocientos)…estaba pasiva y con los ojos cerrados.

    • paracaidismo

      Por lo menos alguien de los que opina en internet de la Sentencia ha visto las pruebas y, concretamente, el vídeo. Yo por el contrario, no puedo opinar de lo que no ví.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: