Actualidad Opinando

Renovemos plantillas pero sin empujar a los veteranos

Estamos asistiendo a un vivo debate, promovido por sindicatos, por la prensa y por los políticos, en que se agita el viejo mantra del envejecimiento de la plantilla de empleados públicos para postular la urgente necesidad de renovación, agitándose  un añejo titular del diario El Mundo  “el 43% de los empleados públicos supera los 50 tacos: reto o experiencia acumulada”.

Como me resulta un titular capcioso, y pese a que la red se ha hecho eco de valiosas reflexiones, ahí va alguna idea propia.

Lo primero que pienso es lo sesgado del mensaje que condena a los que superan los 50 tacos, cuando me gustaría que ofreciese  idéntico dato con distinto mensaje si se formulase así: “el 57 % de los empleados públicos no supera los 50 tacos”;  de este modo el foco no se pondría en los veteranos que parece que sobran, sino en los jóvenes que pudiera ser que también sobran, pues de este modo se vería que la mayoría del buque público esté a cargo de tripulación que no ha alcanzado los 50.

Ya sé, ya sé. Ustedes se remueven inquietos, protestan, gritan por la sangre joven, por la savia nueva tecnológica y todo eso tan bonito de que los dinosaurios dejen paso a los velociraptores.

katie_edwards_feature_illustration_110713_01Antes de continuar advertiré tres detalles. Primero, que es cierto que soy parcial pues he superado esos cincuenta años y confieso que tengo once trienios de servicio en la trinchera pública.

Segundo, que lo que diré va con la licencia de la cómoda generalización pues hay de todo en la administración.

Tercero, que lo que pienso es a título personal y no pretende pontificar ni marcar estilo o inspirar norma alguna, sino como comentario o desahogo, aunque no a todos gusten ni las compartan. Para eso está la red y el blog, para comentar con libertad y abrir debates.

1.La experiencia en la administración es valiosísima, para moverse en la jungla donde el derecho administrativo es complejo y cambiante, donde acecha la autoridad caprichosa y el compañero intrigante, y donde no falta el pícaro ciudadano.

2.Es cierto que los jóvenes de hoy día están formados en tecnologías de la información y que bien estaría que todos los servidores públicos hablen ese mismo lenguaje, pero no es menos cierto que esos mismos jóvenes que dominan el lenguaje tecnológico son los que se pierden en los laberintos de la administración, en el lenguaje burocrático y que no comprenden la realidad de un ecosistema donde impera la jerarquía, el expediente y la legalidad. Es mas fácil para un veterano ponerse al día en las tecnologías de la información que para un jovencito tecnólogo ponerse al día en Derecho administrativo y Ciencias de la administración.

3.Cuando se rondan los cincuenta años, supuesta experiencia previa en la administración, el funcionario administrativo está en el momento de rendir los mejores frutos al servicio público porque ya atesora anécdotas, fracasos, éxitos y cicatrices cosechadas en sus años de servicio. Domina lo que es el procedimiento, se mueve como pez en el agua por el expediente, conoce los precedentes y como se soluciona o negocian los casos difíciles. Además, el funcionario que ha atravesado varios cambios de legislatura o mandato de autoridades, y sufrido autoridades de distinto pelaje ideológico con las consiguientes ocurrencias, es un todo-terreno. Un Rambo burocrático.

the man from young to old4.He formado en el pasado numerosos técnicos de la administración y siendo muy brillantes en formación y capacitación, buena parte de ellos ya han entrado en la década de los cuarenta y me confiesan que todavía se sorprenden día a día de la vida administrativa, de que la administración no tiene arreglo, de que no entienden de qué va la cosa. Sin embargo, cuando converso con los que están en la década siguiente ( estación a la que pronto llegarán ellos) ya están mas desencantados pero comprenden el engranaje administrativo perfectamente, el papel de políticos y ciudadanos, y lo que se espera de ellos. Que solucionen problemas y den soluciones. Están curtidos y saben el valor de la negociación y de la atención personal.

5. Cuando se habla de los jóvenes formados en tecnologías de la administración y que deben pasar a ser los pilotos de la administración electrónica, me parece muy bien, pero siempre que no vaya tal afirmación acompañada del prejuicio de que los veteranos no saben de tecnologías ni están capacitados para ello. ¿Acaso los canosos funcionarios no han sido los que han recibido desde la década de los noventa el tránsito de una administración de papel, tinta y papel carbón hacia una administración de ordenador y dotada electrónicamente?.¿ Acaso los padres del nuevo modelo de administración electrónica han sido bisoños funcionarios o lo han sido veteranos?.¿Qué carencia de esos funcionarios veteranos no puede suplirse con auténtica formación tecnológica?.

 En cambio,  me temo que resultará mas difícil dotar a un joven funcionario (que normalmente viene del reino de lo inmediato, del cambio, del juego fácil, de la cultura audiovisual lúdica) del significado de la cultura institucional, la lealtad a la organización, lo que comporta negociar, lo que significa saber cuando hay que apartar el ordenador y tomar el teléfono o solucionar expeditivamente un problema…

office-pranks-intro-100653829-orig6. Cada vez que escucho lo del envejecimiento de plantillas, me llega un aroma preocupante de lo que realmente mueve las sillas de los veteranos: ¿ acaso sobran determinados funcionarios que ocupan puestos de altura que son codiciados por los subordinados?¿ hay que remover cargos para permitir la promoción de los inferiores o para que vengan otros de pelaje ideológico distinto?,¿ hay que ofrecer a la ciudadanía la cabeza de los viejos para que se crea la ciudadanía  que la administración se cambia con la incorporación masiva de jóvenes?, ¿hay que generar ahorros derivados del diferencial existente entre los ingresos que perciben quienes cuentan con mas trienios y complementos elevados respecto de los nuevos?

7. No niego que en la década de los cincuenta ya nos falla la memoria, ya tenemos menos sueños y nos endurecemos, pero también es cierto que nuestra opinión tiene distinto valor, nuestra visión del problema resulta mas certera y nuestra independencia se ha consolidado como un valor.

He aprendido mucho leyendo, mucho estudiando, mucho opositando, pero sobre todo, he aprendido muchísimo oyendo… oyendo y observando a los funcionarios veteranos. A los que en cada momento eran mas veteranos que yo. Sabiduría impagable.

8. En fin, quiero creer que la música de las plantillas envejecidas pretende sencillamente afrontar el dato real de la inminente jubilación en cascada turbulenta de toda la masa que éramos jóvenes allá por la década de los noventa y que ingresamos en el bing-bang del empleo público (incompatibilidades de hierro, edad de jubilación rebajada, desarrollo Comunidades autónomas y Unión Europea reclutando personal). Esa jubilación intensa es un fenómeno que llegará y no debe retenerse a este personal, pero sí debe prepararse la administración para el reclutamiento del nuevo bloque de empleados públicos bajo pautas renovadas, en un triple frente.

  • Primero, diseñar un procedimiento selectivo con menor peso a lo memorístico y mayor de las tecnologías de la información, y junto a ello, un sistema que permita evaluar las habilidades sociales (empatía, colaboración, lealtad,etc).pointing-finger-e1445976229679.jpg
  • Segundo, contemplar una carrera administrativa que merezca tal nombre para que sepan los nuevos lo que les aguarda, algo serio e ilusionante ( no el “café para todos”, ni carreras profesionales que no salen del papel y que no merecen tal nombre).
  • Tercero, ofrecer un escenario de administración pública con modelo retributivo estimulante y contemplando jornadas o servicio público desde el domicilio con naturalidad y no bajo sospecha.

Y por supuesto, en el contexto de esta seria reconversión, habrá que buscar una salida imaginativa que de respuesta al embolsamiento de interinos y temporales, porque si para evitar el envejecimiento de plantillas la solución es la fijeza de todos aquellos a toda costa, es que no hemos entendido el reto de una administración pública del siglo XXI: reclutar los mejores para mejorar el servicio público.

NOTA.- En su día me ocupé en la prensa de los funcionarios vintage en extinción: ventajas e inconvenientes de los funcionarios que peinan canas

16 comments on “Renovemos plantillas pero sin empujar a los veteranos

  1. José Antonio Alonso de la Huerta

    No hay apenas empleados públicos de menos de 30 años. Y es lógico, por un lado el nivel educativo de los jóvenes no ha dejado de empeorar (punto importante pero no el decisivo), y en segundo lugar y más importante, la práctica desaparición de la oposición por toda suerte de concursos oposiciones tan sesgados que, aunque el joven sea mejor candidato en la prueba, no tiene realmente ninguna opción. Quién tenga curiosidad que se pase por cualquier opo… perdón concurso-oposición del SAS (100 puntos de oposición y 100 de concurso, y el concurso totalmente sesgado a favor de los interinos). Me alegro de tener los 50 años también cumplidos, hoy en día probablemente tendría muchas menos opciones de trabajar en la función pública tal como lo hago (y estoy orgullos de ellos). Muchas gracias por sus artículos y su blog en general, Sr Chaves.

  2. Rafael

    Enhorabuena Sevach, una magnífica entrada. Creo que tienes toda la razón.

    P.S.- Sí, soy funcionario… y jubilado…

  3. Ante todo Sevach, darte la enhorabuena por tu entrada, como siempre tan acertada y que invita a una profunda reflexión. En segundo lugar formular un “pliego de descargos” en favor de El Mundo puesto que el titular capcioso a que te refieres no salió de sus rotativas sino de un tuit que yo mismo lancé hace unos días (https://goo.gl/CnxMqf) en el que pretendía mover el debate tan manido últimamente en torno a la función pública, su selección, su eventua, sustitución por máquinas, su eficacia y un sinfín de etcéteras que siempre nos ponen en la picota de las RRSS.

    Solo pediros disculpas por si a alguien le sentó mal lo de superar “los 50 tacos”, de verdad ya que solo pretendía azuzar un poco el debate.

    Abrazo fuerte.

    • Pues plasmaste el sentir de la masa crítica, y eso explica mi dificultad en encontrar el enlace al titular literal, aunque curiosamente parece que esa noticia – en términos similiares- es como las “serpientes de verano” que se publica dando la alarma todos los años.¡ un abrazo astur!

  4. Interesante reflexión, y lo dice un funcionario de la Administración local que va a cumplir su segundo trienio. Personalmente, desde que empecé a trabajar aprendí mucho de dos TAG ahora jubilados, y no me refiero a conocimientos teóricos, sino a “batallitas” de las que transmiten experiencia.

    En mi opinión, el gran problema que existe hoy día (y que va a más, sobre todo en el ámbito local, donde cada vez hay más escasez de técnicos superiores) es que se produce una ruptura entre los funcionarios que salen -jubilaciones- y los que entran, pues hasta que no queda vacante una plaza no se cubre de nuevo, por lo que no tiene lugar esa transferencia de conocimientos y experiencia de mayores a jóvenes. Es entonces cuando se produce la cómica escena con que Sevach ha ilustrado su entrada de hoy.

    Tampoco podemos olvidar el caso típico del “siempre se ha hecho así” -aunque se esté haciendo mal-, que suele surgir de un funcionario más bien entrado en años (y que, por descontado, no es lector de este blog), y que solo se soluciona con savia nueva.

    Un saludo,

  5. Anónimo

    Genial

  6. funcionariaasesina

    Buenos días Sevach,
    en primer lugar quería darte la enhorabuena por tu blog que sigo desde hace un tiempo aunque es la primera vez que he comento pues, como parte del “otro bando” también quiero compartir mi experiencia ya que soy funcionaria desde hace 3 años y medio y tengo menos de 35 años.
    La primera reflexión que quería hacer es que creo que en los últimos años las políticas de austeridad y recortes se han cargado completamente la Administración puesto que existe una generación muy buena de funcionarios con mucha experiencia que se van a jubilar en los próximos años que, gracias a nuestros magníficos gobernantes, no han podido transmitir sus conocimientos a nuevas generaciones puesto que han transcurrido muchos años sin incorporaciones de nuevo personal. Toda esa experiencia acumulada, esa sabiduría se va a perder y por mucho que se convoquen ahora oposiciones masivas existe ya una brecha de muchos años en los que nadie ha podido aprender de ellos.
    En segundo lugar, me gustaría hacer una reflexión sobre tu entrada con ánimo de intercambiar opiniones. Suscribo tu opinión sobre la experiencia y creo que es sumamente importante y que los más jóvenes debemos aprender de ella. Ahora bien, no comparto tus opiniones de que los jóvenes únicamente estamos formados en tecnologías de la información. En mi corta experiencia he visto como en ocasiones los conocimientos de los más veteranos se han quedado anquilosados en el pasado sin ser objeto de actualización, pues no toda la gente tiene inquietudes y ganas de formarse, y he visto como gente más joven está más preparada en cuanto a conocimiento del Derecho Administrativo que gente con años de experiencia que no se han preocupado si quiera en leer la Ley 39/2015, por eso no estoy de acuerdo con tu afirmación :”Es mas fácil para un veterano ponerse al día en las tecnologías de la información que para un jovencito tecnólogo ponerse al día en Derecho administrativo y Ciencias de la administración”, dado que a veces el que tiene que ponerse al día en Derecho Administrativo es el veterano. Repito, a veces, no creo que se pueda generalizar.
    Por otra parte, también he observado que en muchas ocasiones esos jovencitos a la hora de enfrentarse a la oposición han tenido que hacer frente a una competencia feroz, puesto que las pocas plazas que se han convocado en los años de la crisis han sido objeto de una competencia terrible, lo cual hace que los aspirantes seleccionados sean los mejores. Este aspecto lo subrayo, por que a lo largo de mi corta carrera administrativa me he encontrado con bastantes personas (repito, no todas, no se puede generalizar) que hace tiempo entraron en la Administración “de aquella manera”, cosa que hoy en día (por lo menos en la AGE es bastante más complicado). He escuchado personas decirme que se sacaron una oposición A2 en un mes, cuando eso hoy en día sería impensable.
    Por último, también he visto gente veterana adaptarse perfectamente a las nuevas tecnologías y gente decir “que eso de la Administración electrónica no lo van a hacer porque no saben”. No creo que la gente veterana tenga más o menos problemas, depende de las ganas de cada uno.
    Una vez dicho esto, vuelvo al primer punto de este comentario para destacar la gran experiencia de los veteranos y cuán útil es en la Administración, pero por favor, aprendamos unos de otros, pues creo que de ambos lados tenemos que aportar.

    Un saludo

    • Muchísimas gracias por tu fresco comentario, y tienes razón que no se puede generalizar, por lo que de hecho verías que antes del cuerpo del post aviso que “Segundo, que lo que diré va con la licencia de la cómoda generalización pues hay de todo en la administración.” Al final, siempre he dicho que mas que de edad, la cuestión del servicio público es de talante y visión institucional, y esas cosas no las dan la edad, ni la oposición: van con la persona. Algún día escribiré más sobre esto. Un saludo cordial

  7. Si a los cincuenta ya somos viejos y hasta los setenta no nos podemos jubilar que recuperen el limbo de los justos para pasar veinte años hibernando. De todas maneras, el que es inquieto, le gusta su trabajo, se compromete con lo que hace y tiene pundonor por la tarea bien hecha, lo hará bien de joven, cuando aportará innovación. Inquietud y frescura y lo hará bien de mayor, cuando añadirá experiencia y solera, y el que emplea toda su energía no en conseguir que las cosas salgan bien sino en demostrar que él no tuvo la culpa cuando no salieron, no asume un error y sobrevive de su propia mediocridad, pues de joven sabra poco y de viejo será un estorbo. Los acentos como que se los debo, que estoy con la tablet.

  8. Fernando

    No tenía intención de entrar en un debate en que quizás hayas transfondos idelógicos, una problemática sociolaboral y mucho de política demagógica, pero hay va mi opinión no experta. En efecto hay un problema en las administraciones en cuanto al personal, su adecuado número o no y su capacitación en general. JR Chaves nos lo dice y muchos podemos atestiguar que entre los empleados públicos hay de todo y en ocasiones los hay que nos causan vergüenza y preocupación por que estos malos ejemplos puedan crear una opinión negativa en los ciudadanos respecto de quienes les servimos.
    Las mismas administraciones han causado gran parte de esta problemática en el ámbito de los recursos humanos al recurrir a funcionarios interinos, alargando su situación injustificada e injustamente para esas personas y para el resto de personas que hubieran podido optar a esas plazas, a personal temporal y peor al personal eventual o de confianza, pero ese es oto debate.
    En mi opinión el supuesto envejecimiento de las plantillas de empleados públicos es un debate artificial por varias razones: por un lado para reabrir el eterno debate de si están los mejores para realizar el mejor servicio al ciudadano cuya respuesta nunca va a ser probadamente afirmativa o negativa; por otro lado, para inducir o alentar desde sectores, grupos de poder, etc en los gobiernos la necesidad de cambios entre los empleados públicos por motivos ideológicos con los que las adaptaciones van más encaminadas a sustituir a los que no son de su cuerda por quienes sí lo son (ya señala el autor del artículo cómo el funcionario veterano tiene gran capacidad de maniobra por su experiencia con los políticos cambiantes); y por último, por la presión social de un alto y muy triste porcentaje de población en situación de desempleo con un 45 % de los jóvenes de este país (<30 años) dentro de esas listas de paro. Esto último es lo que prende la mecha para provocar la reacción de ciertos sectores y asociaciones que ven en el Empleo Público una salida estable para esos jóvenes desempleados y muy especialmente tras un largo parón en la Oferta Pública debido a las políticas de austeridad del anterior gobierno de dudosa efectividad.
    Y creo que el debate del presunto envejecimiento de la plantilla pública es artificioso e interesado porque de ninguna manera ni por supuestos motivos de adaptación a las nuevas tecnologías ni por otros motivos engañosos o demagógicos se puede pretender sustituir o apartar a quienes poseen conocimientos y experiencias en calidad y cantidad tales que sobrepasan el valor de una presunta mayor motivación o entusiasmo que pueda acompañar el rejuvenecimiento de plantilla. Así si para mejorar el Servicio Público hay que contar con los mejores, no parece muy lógico "desprenderse" de los que prolongadamente han servido bien y lo siguen haciendo por sus mayores guarismos en su edad biológica. Lo que procede es la convivencia de todas las franjas de edad, en edad laboral, dentro de las plantillas sin hacer disquisiciones y distinciones artificiosas e improductivas con el uso de criterios maniqueos como el de la edad. Y lo que también procede es la enriquecedora , armoniosa y planificada sustitución por meras razones evolutivas de envejecimiento y jubilación.

  9. Me encuentro en ese límite de la cincuentena que menciona. A mes y algo más de cumplir ese medio siglo, mis múltiples trienios me sirven de experiencia de lo que hice y de espoleta de lo que queda por venir. En mi experiencia, los mejores funcionarios los he encontrado cuando superan esa edad, mientras que es una “rara avis” funcionarios con menos edad que sean excelentes en su laboro diario. Y eso creo que lo da la experiencia, el aprender de los mejores, el errar a veces y el encontrarte situaciones “de trinchera” que te van formando.
    También se ven muchas injusticias, altos cargos sin idea de lo que tienen entre manos, sin experiencia y sin ganas que pasan por encima; la tremenda patada al derecho administrativo en la creación de “entes públicos” formados por personal de diverso pelaje en donde lo público no es lo primero y los criterios de una empresa privada han de convivir con el proceloso funcionario.
    En fin, un acertado artículo el suyo, que suscribo al 100% y recomendaré la lectura a tantos cuantos formamos parte de este maravilloso mundo del servicio público.

  10. MAT CALCA

    Muy buenas. Llevo 10 años trabajando en la administración, en servicios centrales y en ultraperifericos, con lo que creo que tengo una visión amplia del personal al servicio de la misma administración.

    Actualmente convivo en la oficina con dos mayores de 50, uno de ellos no usa whatsapp y hasta hay veces que le cuesta “descolgar” el movil; mientras tengo otro que seria capaz de desmontar el ordenador del trabajo y volverlo a montar. Asi que no voy a generalizar en los mayores de 50 porque creo que convivo con los dos polos opuestos.

    Pero si le voy a comentar que creo que lo que falla en las administraciones es la planificación en recursos humanos. Hay veces que me pregunto qué harán a diario determinados servicios. Hemos llegado a tener un consejero que no ha convocado oposiciones de administracion general ni de A1 ni A2.

    Sr Chaves, tenemos una administración envejecida, no sé si lo que pretenden es externalizar muchos de los servicios, si dejar un funcionario por servicio y el resto contratados temporales o qué quieren hacer, pero no es normal que cuando se convocan elecciones sindicales de funcionarios alguien con 38 años esté en la mesa por ser de los màs jovenes de la provincia. Es una locura

  11. Hola a todos,

    Estupendo Sevach. Desde hace años, en mi blog, he publicado varios escritos que he titulado “La era de los niñatos”. Para ser presidente es necesario hablar ingles o ser experto en tecnologías o…
    Como dices es mucho mas fácil formar a un “veterano” en tecnologías, incluso aprender ingles, que adquirir los conocimientos necesarios para resolver los problemas de los ciudadanos…que de eso se trata.

    Por no repetir:

    1.- Algunos funcionarios “veteranos” deberían recordar, todos los días, que la inamovilidad de su puesto de trabajo está sustentada en “su independencia” para resolver esos problemas y no por su “brillante examen”.

    2.- Para rejuvenecer la “plantilla” mas que empujar a los veteranos, habría que reducir la jornada de trabajo; una hora de media pero que algunos podrían solicitar, por ejemplo, media jornada.

    3.- Resolveriamos el problema del desempleo al mismo tiempo y rentabilizaríamos la inversión en formación, sobre todo si lo extendemos a todas las instituciones sociales, publicas y privadas.

    4.- Que un joven “formadisimo” veinteañero, o treintañero, sin haber trabajado nunca, piense que puede ser un “buen o gran” presidente del gobierno, entra en el ámbito de la megalomanía, delirio de autorreferencia, trastorno bipolar…no sé si genético o adquirido.

    5.- Pero eso lo legitimamos 20.000.000 de votos. ¿Con los titulares de estos votos y sus percepciones, se puede arreglar algo?.
    Un placer

  12. Jose Martín

    Muy cierto Sr Sevach! Tiene usted más razón que un santo! El problema es que esta sociedad española, cada día más inculta y adoctrinada, se traga cada día con más facilidad estos discursos cargados de demagogia y mensajes simplones de consumo fácil. Lo que se esconde detrás de ese discurso pro renovación a favor de los jóvenes, muy tecnológicos (pero penosamente formados, por mucho que se nos vende lo contrario). Es el deseo irrefenable de la clase política española, profesionalizada hasta las trancas para vivir del presupuesto público, tomándolo al asalto de forma soterrada, de acabar con todo aquel funcionario de carrera, independiente del poder político y con experiencia en el abordaje del derecho administrativo/público. Que como me dijo un eminente Catedrático es por su andancia y complejidad el de más difícil especialización de todo el mundo del derecho. La clase política española, ávida de poder para copar la Admon Pub, enchufar a familiares y votantes cautivos, lleva años cual caballo de troya, modificando a su antojo todo el entramado institucional, legislación, etc para poder manipularlo cual reinos de taifas. Y para ello diseño el Sr Jordi Sevilla el famosos E.B.E.P que nos venden como la panacea, cuando es todo un instrumento para controlar la Admon Pub, con la connivencia de unos Sindicatos acomodados y controlados por los políticos como instrumentos de poder. Empezando por la famosa clausula que les permite dejar en papel mojada todo lo pactado cuando la economía vaya mal, como si les costara mucho dejarla mal cada vez que gobiernan …. La moda imperante en la Admon Pub es; más laborales y menos funcionarios de carrera y a los que hacemos empleados públicos por la puerta de atrás como laborales temporales, fijos discontinuos etc, luego les convertimos en funcionarios con pseudos concursos públicos diseñados como trajes a medida, con la connivencia de sindicatos y Función Pública dónde las plazas siempre recaen en los temporales/interinos que entraron con la excusa del momento, acumulación de tareas etc. y que jamás se presentaron a unas oposiciones abiertas en condiciones de igualdad, libres, por mérito y capacidad. Otra moda imperante es que la especialización del funcionario en una materia o puesto de trabajo está mal vista por el político. Jusitificación oficial/demagógoca; es para que sepan de todas las materias. Justificación real; cuando un funcionario se especializa en una materia es muy muy dificil de manipular, engañar o presionar por el político y sus afines …. Esta es la verdadera razón de promover la renovación, menos funcionarios con años de experiencia facilita el asalto y toda de control de la Admon Pub. ¿Cómo es posible que se traspasara a las CCAA las competencias de Función Pública para que c/u hiciera de su territorio un reino de taifas independiente y plagado de corruptelas? ¿Por qué se tolera que aún hoy en la mayoría de Admon Pub no hay aún Secretario ni Interventores habilitados nacionales, sino que estamos plagados de interinos y accidentales? ¿Por qué se tolera que 32 años después de ser obligatoria, aún no haya R.P.T en la muchisimas de las Admon Pub de España y se organice y manipule a los funcionarios como les viene en gana a los políticos? ¿Por qué los Jueces de lo Contencioso-Administrativos son tan complacientes con estas prácticas? Después de 31 años de función pública lo tengo claro; El interés personal de los políticos es directamente opuesto al interés general de la ciudadanía y así por descontado a la división de poderes que sustenta todo Estado de Derecho. Así nos va, proa al marisco …

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: