Luchas, triunfos y homenajes del Derecho Público

La inaplazable renovación del Consejo General del Poder Judicial: ¿a quién le importa?

He tenido noticia de que la asociación judicial Juezas y Jueces para la Democracia ha remitido una carta al Presidente del Consejo General del Poder Judicial, a la Presidenta del Senado y a la Presidenta del Congreso de los Diputados, reclamando el cumplimiento del art. 122.3 de la Constitución Española que dispone que el Consejo General del Poder Judicial debe ser renovado cada cinco años, igual que cada cuatro años sucede lo propio con las Cortes Generales.

El comunicado es tan oportuno como seriamente inquietante:

La situación actual supone además un grave deterioro de la institución, una interinidad que está perjudicando de forma notable a la planificación y ejecución de los proyectos del CGPJ y a su funcionamiento cotidiano, y de ello derivado, un daño irreparable para la Carrera Judicial y el servicio público de la justicia en general.

Ciertamente no es la única asociación judicial que da la voz de alarma y grita en el desierto, reclamando algo tan elemental como que la cabeza de gobierno del poder judicial cobre vida, con legitimidad renovada, y no sea pasto de designación política sino de elección por los propios jueces. Se trata de la superación del pecado original del nombramiento político de los vocales de extracción judicial, que desde Europa (Grupo de Estados contra la Corrupción, GRECO) se considera inadmisible en un Estado de Derecho. El Foro Judicial Independiente (FJI), con su valentía proverbial, incluso solicitó a la Comisión Europea que exija a España la reforma del sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) antes de su renovación. Y la Asociación Judicial Francisco de Vitoria ha anunciado la denuncia de la enojosa situación de congelación de la renovación del CGPJ ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Importa y mucho, que el Consejo General del Poder Judicial esté dotado de la máxima legitimidad, de auctoritas, de credibilidad, de fuerza moral para tomar decisiones. Sin embargo, el tiempo se ha agotado y el CGPJ ha quedado atrapado en el tiempo. Tres años de vacío de poder legítimo por un Consejo General en funciones que, ahora ni siquiera funciona… ¿puede tolerarse esa situación por la comunidad jurídica?, ¿puede el Estado de Derecho aceptar que un órgano constitucional se haya convertido en un caballo de Troya, en un cascarón vacío o en una institución debilitada?

Resulta necesario que de forma seria y urgente, los partidos políticos tengan la dignidad y coraje de propiciar la reforma legal que permita la elección directa de los 12 vocales de origen judicial por los jueces, pero hasta que llegue ese momento hay que ser realistas (pues puede alcanzarse a tan largo plazo, parafraseando a Keynes, cuando todos hayamos muerto), ha de ponerse fin a esta situación absurda de parálisis del gobierno del poder judicial.

Es absolutamente necesario alzar un renovado Consejo General del Poder Judicial con autoridad y respeto de la comunidad jurídica. Corren tiempos de cambios legislativos sustanciales, de órdagos políticos, de medidas críticas sanitarias y económicas, que dibujan un escenario que reverdece la necesidad de un Consejo General del Poder Judicial renovado y con legitimidad robusta, aunque sea elegido por el parlamento en su integridad, como última ocasión antes de acompasar el paso con Europa. O sea, admitamos que por última vez el parlamento debe elegir ya a todos los vocales del CGPJ pues mejor será tener un salvavidas nuevo que uno roto; mejor tener un CGPJ al que se le debe presumir la seriedad e imparcialidad que un CGPJ que no tiene mucho de lo que presumir; mejor un CGPJ en función que con certificado de defunción.

Es triste que muchos compañeros sensatos hayan perdido la confianza en el Consejo General del Poder Judicial, incluso expresándolo con algunas frases terriblemente hiperbólicas como por ejemplo: “Lo mejor que podía hacer la Constitución con el Consejo General del Poder Judicial es disolverlo”; “Cada Consejo General del Poder Judicial de nuevo cuño ha hecho bueno al anterior”; “El legislador debería expulsar a los mercaderes del templo del Consejo General del Poder Judicial”, etcétera.

Más allá de esas ocurrencias de jueces de bien, ciertamente crueles e injustas pues no debe convertirse la anécdota en categoría, personalmente dejaré clara mi convicción de que el Consejo General del Poder Judicial es una institución valiosísima e imprescindible para el buen gobierno judicial, siempre que no se convierta en botín político. Me consta que la inmensa mayoría de los cinco mil jueces y magistrados de España solo quieren que les dejen trabajar en paz, y poder contar con una voz firme y legítima en defensa de su dignidad, de la independencia judicial y que pueda hacer notar el parecer de la comunidad judicial en los asuntos de estado.

A mi juicio, el silencio de los corderos judiciales no es complacencia con la falta de renovación del Consejo General del Poder Judicial desde la lejana y obligada fecha de 4 de noviembre de 2018.

Los jueces no quieren ponerse colorados cada vez que desde el Consejo de Europa se considera que el gobierno del poder judicial español lastra la independencia judicial en vez de defenderla.

Por eso me sumo al requerimiento, y hago eco del clamor de muchos compañeros anónimos, para que nuestro Congreso y Senado se tomen en serio la Justicia y se proceda ya a renovar urgentemente el Consejo General del Poder Judicial.

No basta con que los políticos prediquen la Justicia y la ética: es hora de practicarla. Cumplir la Constitución, cumplir con las instituciones y cumplir con la ciudadanía. En suma, el Consejo General debe ser renovado por imperativo constitucional. Ya. Sin excusas ni pretextos políticos.

Cuando la Constitución no se cumple, cuando no se da ejemplo en las instituciones, cuando se abandona a su suerte el poder del Estado que es la garantía de todos… todos perdemos.

15 comments on “La inaplazable renovación del Consejo General del Poder Judicial: ¿a quién le importa?

  1. Buendia

    Sin duda tienen razón pero les mueve más que el espíritu de Don Quijote desfacedor de tuerto, que sus vocales futuros esperan la recompensa a servicios prestados.

  2. Jose vizcaino

    Si como al parecer los miembros del CGPJ són nombrados por los distintos partidos politicos, ?por que motivo los presuntamente progresistas no han DIMITIDO DE SU CARGO, forzando de este modo la meritada Renovacion ?.

    Lo anterior es por mero desconocimiento del quòrum necesario para el funcionamiento de dicho CGPJ.

  3. Oriol Cerdà Alimbau

    Teneis que ir a la huelga.

  4. Una de las asociaciones de jueces acusa directamente al principal partido de la oposición de usar técnicas «inadmisibles en democracia» para bloquear el Consejo General del Poder Judicial.
    (https://www.infolibre.es/noticias/politica/2021/07/06/juezas_jueces_para_democracia_acusa_usar_tecnicas_inadmisibles_democracia_para_bloquear_consejo_general_del_poder_judicial_122474_1012.html)

  5. Pablo Soto Mirones

    Ante el largo y continuado descrédito de las instituciones jurídico-publicas la sociedad española poco a poco va quedándose como aletargada y sin respuesta por el contundente empuje de la excesiva politización de todas las instituciones públicas.
    ¿Quien puede hacer algo para solucionarlo?
    Esta es la gran pregunta y frente a ella no hay más que una difícil respuesta.
    Difícil respuesta que, sea cual fuere, al intentar ser llevada a la práctica como solución al estado de cosas actual se verá frustrada irremediablemente, en mi opinión, por esa misma influencia política que descaradamente lo impregna todo y de la cual no veo cómo podríamos liberarnos para lograr el rescate pretendido de nuestras instituciones, instituciones que habiendo nacido a nuestro servicio desgraciadamente hoy solo sirven a los partidos políticos.
    Y estos, los partidos políticos en general, que son quienes podrían facilitar aquella solución, ni se van a hacer el harakiri ni se van a desprender de sus privilegios y prebendas.
    Pensar otra cosa parece que fuera ingenuo y falaz.
    En el fondo, a luz de lo expuesto no puedo evitar que venga a mi memoria la célebre frase “Quién le pone el cascabel al gato”….. y la frustración que la propia frase encierra en sí misma.

  6. El sexador de Gárgolas

    Contrasta lo bochornoso del cambio de nombre de Jueces para la Democracia con las muy serias implicaciones que conlleva.

    Que una asociación de Jueces haga suya la jerga n@ sexist@ resulta vergonzoso desde muchos puntos de vista. Pero no se trata sólo del ridículo, que aún tiene un pase. Se trata de que detrás de esa jerga, de ese español mal hablado, hay una ideología política tóxica, claramente identificada e identificable. Cabe pensar, con todo fundamento, que quienes forman parte de esa Asociación asumen esa politización y van a dejar que se convierta en parte integrante de sus Sentencias. El jenaro, como el Islam, es más que una religión, es una forma de vida que aspira a ser guía y regulación de todo cuanto haga, diga y piense el creyente.

    • «(19/11/2018) Ignacio Cosidó reconoce sus whatsapp sobre el control del PP en el CGPJ.

      (…) El diario ‘El Español’ ha difundido el mensaje que Cosidó envió el sábado por la noche a sus senadores explicando que el PP logra nueve vocales más el presidente en el Consejo, frente a los 11 del PSOE, y «además controlando la sala segunda desde detrás» (la sala de lo Penal) y «presidiendo la sala 61» (la que tiene atribuciones como ilegalizar partidos). Además, el portavoz del PP defiende «sacar» al juez José Ricardo De Prada de la Audiencia Nacional y dice que está «mejor de vocal que poniendo sentencias contra el PP».

      https://cadenaser.com/ser/2018/11/19/tribunales/1542641178_367438.html

  7. juan prez periañez

    Buenos dias, el todavìa actual CGPJ ha sido, de largo, el peor de todos. Inexplicable que ninguno de sus miembros tenga la dignidad de dimitir. Desde luego, la reforma es muy urgente y la comparto. Aùn cuando màximo òrgano de gobierno de jueces y magistrados, como tambièn abarca àmbitos propios del funcionamiento de la Justicia en general, a mi parecer la mitad de sus miembros deberìan ser elegidos por jueces y magistrados a tìtulo personal ( no por medio de asociaciones ) y la otra mitad, por otros operadores jurìdicos: abogados, letrados de la administraciòn de Justicia, funcionarios judiciales y procuradores. No incluyo a fiscales porque estos tienen su propio Estatuto en el que reina el principio de jerarquia ( que esa es otra…)

  8. juan prez periañez

    Si el CGPJ estuviera compuesto por 20 miembros de talante objetivo y serio, con visión institucional, entonces si tendríamos un auténtico CGPJ. Ocurre que a los juristas de ese talante, no interesa que ni siquiera tengan esa oportunidad. Y no porque España sea diferente. Simplemente porque es distinta…

  9. Rafael González de Lara

    Estimado JR Chaves, me parece que le estás pidiendo peras al olmo. Le estás pidiendo a las cúpulas de los partidos políticos que renueven el CGPJ con miembros serios e imparciales y que, seguidamente, reformen la LOPJ para que los miembros del CGPJ sean elegidos por los propios jueces con independencia. Le estás pidiendo a las cúpulas de los partidos políticos que renuncien a una enorme cuota de poder (e indirecta y eventualmente, de impunidad). Repito: le pides peras al olmo

  10. ¿Por qué limitar la necesaria renovación del Sistema Judicial al órgano de gobierno de los jueces?
    Es como si una necesaria renovación del sistema sanitario se limitara a definir quién ocupa las direcciones generales del Ministerio de Sanidad.
    Habría que pensar en el acceso a la carrera de Medicina, el el sistema MIR, en la definición de las especialidades, en la gerencia hospitalaria, etc, etc etc.
    La Justicia..¿emana de los jueces o emana del pueblo? ¿Cual sería entonces la participación de los representantes legítimos del pueblo en la organización del Sistema Judicial?
    ¿Tienen todos los ciudadanos las mismas oportunidades de acceder a la carrera judicial o depende de los medios económicos de la familia para poder mantener al opositando, pagar las academias de preparación , para poder superar las oposiciones?
    ¿Es este sistema decimonónico el único posible para evaluar mérito y capacidad que permita la entrada en la Judicatura?
    Si vamos a Europa a llorar porque este partido político o el otro se mete en nuestra manera de proceder, ¿no seria adecuado intentar ser europeos en todo, también en los sistemas de acceso a la carrera judicial?
    En una situación en la que los jueces elijan a los jueces..¿quién y cómo controlaría las perversiones, si las hubiera, dentro de un sistema cerrado y endogámico?
    ¿Piensan hurtar al pueblo, del que emana la Justicia, el debate sobre la necesaria renovación de todo el sistema?

  11. Más alto puede, más claro no. ¿Pero tenemos Constitución?…

  12. ciberian

    Mientras la selección de los jueces siga basándose en un proceso memorístico, que exige años de preparación sin percepción de retribuciones, y sitúa en clara ventaja a quienes cuentan con recursos económicos, la judicatura seguirá siendo un coto vedado a personas que no sean las pertenecientes a las clases sociales dominantes, y -como sucede en la actualidad- mayoritariamente tributarias de ideologías conservadoras, cuando no ultrarreligiosas (a diario leemos resoluciones que nos escandalizan/indignan). Ignoro si la Europa que urge a España a que sean los propios jueces quienes decidan sobre su gobierno es conocedora de esa cruda realidad, porque, de ser así, no entiendo ese entusiasmo.

  13. BALTASAR

    Y digo yo, no serán los propios miembros del CGPJ, quienes están permitiendo la actual situación, quienes permiten que cada día más se ponga en entredicho , su falta de independencia, quedando en duda por tanto la independencia del sistema
    Si la dimisión en bloque del CGPJ tras más de dos años de interinidad, no se da, como han solicitado ya algunas asociaciones, desmarcándose así del legislativo, es claro que el órgano de los jueces, acepta la tutela política, como órgano y en lo personal. Dejando que la judicatura, se vea cada día por los ciudadanos, como un poder en entredicho.
    La justicia, sin aroma de imparcialidad, dejará de ser justicia para los ciudadanos, y el CGPJ es permisivo, con esta situación.

  14. Hay mucho en juego.

    Una de las responsabilidades del CGPJ es «… aplicar las normas disciplinarias que regulan el incumplimiento de las responsabilidades profesionales de un juez, relativas tanto a su ejercicio profesional como a sus relaciones con los ciudadanos y profesionales de la Administración de Justicia». Si el CGPJ tiene entonces «…competencias para exigir responsabilidad disciplinaria a Jueces y Magistrados. Mediante la incoación de un expediente disciplinario que tiene por objeto establecer el alcance de la conducta realizada por el juez o magistrado, el Consejo resuelve sobre la existencia de infracción y la imposición de la sanción pertinente», puede concluirse que la composición del CGPJ resulta fundamental para amparar, o no amparar, cualquier tipo de conducta judicial (https://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/Consejo-General-del-Poder-Judicial/Informacion-Institucional/Que-es-el-CGPJ/Funciones–/Regimen-disciplinario-judicial-/Regimen-disciplinario-judicial).

    Recordar y situar cronológicamente algunas informaciones podría ilustrar la importancia de que la composición del CGPJ se mantenga inconstitucionalmente bloqueada (a pesar de quienes se llaman a sí mismos y de continuo constitucionalistas).

    «(1-6-2017) El extraño caso del juez que quería cobrar menos y trabajar más (…) Si finalmente se confirma el regreso a la Audiencia Nacional de Manuel García Castellón, unos cuantos en el PP de Madrid dormirán mucho mejor» (https://www.eldiario.es/escolar/extrano-caso-juez-sueldo-trabajar_132_3364680.html)

    (19-11-2018) Senador Cosidó (PP) acerca de la composición del CGPJ «…obtenemos lo mismo numéricamente, pero ponemos un Presidente excepcional, (…) un gran jurista con una capacidad de liderazgo y auctoritas para que las votaciones no sean 11-10 sino próximas al 21-0» (https://www.elespanol.com/espana/politica/20181119/controlaremos-sala-segunda-cosido-justificando-psoe-cgpj/354214577_0.html).

    » (10-7-2021) Anticorrupción critica la celeridad de García-Castellón para concluir la investigación sobre la financiación del PP de Madrid (…) A través de un escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, los fiscales Carmen García Cerdá, Teresa Gálvez y Alejandro Cabaleiro han afeado al magistrado que una de las razones aludidas para finalizar la investigación sea que la pieza haya cumplido siete años este mes de junio.«Esto no es congruente con los estándares conocidos de otras investigaciones sobre tramas de corrupción y delincuencia financiera de la propia Audiencia Nacional, con plazos muy superiores ni tampoco se corresponde con la vigorosa llevanza e impulso que el magistrado ha dado a la causa», han señalado» (https://confilegal.com/20210710-anticorrupcion-critica-la-celeridad-de-garcia-castellon-para-concluir-la-investigacion-sobre-la-financiacion-del-pp-de-madrid/)

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.