Humor y Administracion

Del sistema de puntos por asistir a misa o la conexión entre Derecho y Religión

 

puntosEl Diario La Nueva España de hoy incluye la noticia de que el cura del pueblecito de Ponga (Asturias), ingenioso y bienintencionado, aplica el sistema de puntos para los pequeños feligreses que participan en los oficios religiosos. Así, parece que a los pequeñuelos que leen en la eucaristía les da 15 puntos, a los que tocan las campanas les concede 10 y asistir con puntualidad a misa tiene también su premio, junto con otras bonificaciones por pequeños trabajillos. Luego los puntos acumulados son canjeables por el párroco en juguetes, cromos o similares.

1. Para Sevach, que fue monaguillo hace largo tiempo (y dejó de serlo ante la intransigencia negociadora del nuevo párroco sobre el “convenio colectivo” en lo relativo a la fijación del estipendio) es evidente la utilidad de “importar” ideas de la Administración Pública hacia otras instituciones. Así, al margen de la grandísima suerte del cura de Ponga de no estar destinado en Boston (por la posible malinterpretación de su iniciativa) esta medida no solo muestra la renovación de la Iglesia, sino que:

a) Aplica las medidas de fomento de la Administración (subvenciones) en una versión prometedora.

b) Supone eludir las medidas sancionadoras (excomuniones, penitencias, etc) a favor de medidas de estímulo.

c) Comportar considerar al feligrés no como “administrado” o “súbdito” sino como “cliente”.

2. Con ello, se abre el paso a la figura del “becario religioso”, y porqué no, a la aplicación de penitencias consistentes en pequeños trabajos sociales para la comunidad. De igual modo ya se va implantando la aceptación de tarjetas de crédito para las lismonas. Y no sería mala idea que la Iglesia evaluase las posibilidades de generosidad de los feligreses mediante la aplicación del conocido programa informático gratuito de la Agencia Tributaria (el célebre Programa PADRE). Acaso pronto exista la posibilidad de un recurso de reposición frente a la inapelable penitencia impuesta en la confesión (ya que el recurso de “alzada” se demoraría en resolución). O a lo mejor, algún día se aplicará el “carné por puntos” a pie de confesionario, de forma que si se acumulan pecados veniales y capitales, según su gravedad, puede comportar la pérdida del derecho a asistir a misas, bodas o bautizos, o incluso la extinción de la condición católica. Ello sin perjuicio del derecho a rehabilitación previa peregrinación a Santiago de Compostela o superación de cursos en el Seminario Metropolitano.

3. Y quizás incluso llegará a aplicarse a los fieles un “pecadómetro” (como los aparatos utilizados por la policía para detectar el exceso de alcohol o velocidad) cuya aplicación en la entrada al templo, impida el acceso al mismo a quien no tenga limpia su conciencia.

Al menos, siempre será mejor una situación en que la Iglesia asuma técnicas de la Administración y no a la inversa, no vaya a ser que los sacerdotes impongan multas y en cambio, los guardias civiles comiencen a repartir hostias…

0 comments on “Del sistema de puntos por asistir a misa o la conexión entre Derecho y Religión

  1. ¡Muy ingenioso!. Pero donde se parece la Iglesia y el Derecho es en los procesos contencioso-administrativos: lentos, aburridos, poco público, los feligreses creen en la Diosa Justicia sólo si les favorece, el maestro oficiante que con su casulla/toga va a lo suyo con sus ripios procesales, y la absolución final: el ¡ podéis ir en paz!. Y eso que el que pierde el pleito…¡le llevan todos los demonios!

    Me gusta

  2. Me ha hecho sonreír y sólo por eso ya merece este “post” (por cierto no hay una palabra en castellano para designarlo) un alta nota, pero le encuentro un fallo. Hablar de “becario religioso” cuando el Papa está de visita en EEUU permite mezclar las becarias (se acuerdan de Clinton) y los religiosos por los que Benedicto ha tenido que pedir disculpas. Me parece que puede ser una bomba demasiado explosiva.
    Gracias por hacernos reír SEVACH

    Me gusta

  3. Atraer o arrastrar a la gente hacia una causa, doctrina, movimiento, e incluso religión es una capacidad que tienen pocos, y que en cualquier caso necesita esfuerzo, constancia y ejemplo.

    Cualquier líder precisa usar una serie de técnicas similares a las publicitarias o de márketing, buenas dotes de comunicación, y también un sistema de incentivos.

    Si Pablo de Tarso hubiese sido contemporáneo nuestro tened la seguridad de que utilizaría teléfono móvil, que tendría su propio blog, cadena de TV y radio… y que habría negociado con las autoridades beneficios fiscales para quienes contribuyeran al sostenimiento del cristianismo.

    ¿Imagináis cómo hubiese sido el discurso del Apóstol de las Gentes del Areópago en época actual? Tal vez habría llenado un gran estadio de fútbol, y su voz habría tenido un eco casi infino.

    No me extraña, pues, que el cura de Ponga ponga su mejor empeño y las más modernas técnicas para incentivar y convencer a quienes tienen hoy día todos los medios a su alcance para entretenerse (¿¿??) y divertirse (¿¿??), no sólo sin salir de casa, sino incluso sin levantar las posaderas del sillón.

    No es el único caso de “modernización” de la gestión parroquial o eclesial que conozco.

    Sé de una Parroquia en que los feligreses pueden pagar limosnas no sólo en el cepillo que se pasa en las Misas o en las alcancías o huchas situadas junto a las velas, sino también a través de domiciliación bancaria previa entrega en la Sacristía -debidamente cumplimentado- de un impreso en el que se indica importe, periodicidad, y hasta una advertencia respecto del tratamiento de datos conforme a la vigente legislación.

    No son pocos los Párrocos, Movimientos y Congregaciones -basta consultar Google- que tienen colgadas en web o blog homilías, el catecismo, etc…

    Imagino que en grandes ciudades estará al caer que algún Párroco consiga un sistema de descuentos en un aparcamiento público próximo al templo parroquial con derecho de uso de quienes acudan a los servicios religiosos…

    Supongo que pronto, conforme la financiación de la Iglesia Católica en España no sea sufiente, incluso se importarán técnicas ya muy extendidas en los templos Anglicanos, como son el otorgamiento de “concesiones” a restaurantes en las propias instalacones del templo…que, por cierto, dan “precio” a quienes hayan asistido a los oficios.

    Muy divertido, y con mucho jugo tu post. Gracias.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: