Sobre los empleados públicos

Apellidocracia: oposiciones con apellido y apellidos ante las oposiciones

 

¿ IMPORTA EL APELLIDO ?
¿ IMPORTA EL APELLIDO ?

Un recientísimo estudio del Departamento de Economía de la Universidad Carlos III demuestra que el apellido guarda conexión con el éxito económico, de manera que cuanto mas raro es el apellido más aparece entre profesiones de nivel económico superior. Halló que en los trabajos que requieren licenciaturas abundan menos los apellidos más comunes en España —García, López o Alonso, entre otros—, y su presencia en profesiones como la de abogado, médico, político o profesor universitario es un 20% más baja que en otras ocupaciones. Esto lleva a Sevach a reflexionar sobre si el apellido surte algún tipo de incidencia en la función pública, y si se puede hablar de la apellidocracia.

1. Es notorio que las oposiciones a notarías o al cuerpo diplomático incluyen en la lista de aprobados un porcentaje elevado de apellidos cuyo nombre “sabe a turrón” o que anteponen la preposición “de” o el guion para separar un apellido compuesto, todos los cuales revelan el sello de la distinción o la pertenencia a una determinada estirpe o clan. Por supuesto que se trata de oposiciones durísimas y que es incuestionable la elevada preparación de quienes las superan pero ahora se trata únicamente de señalar ese singular dato.

2. Sin embargo, el efecto apellido tiene también presencia a nivel de Administración Pública. Y así hay fenómenos curiosos. En el caso de las Universidades públicas se observa la existencia de auténticos clanes familiares en determinadas áreas de conocimientos científicos: la Cátedra pasa de padres a hijos, los hermanos del Catedrático forman parte del Departamento, los hijos de algún Vicerrector engrosan la plantilla del personal, el Titular introduce a su sobrino como becario, etc. Cuales sean las razones de este fenómeno no me corresponde determinarlas pero quien conoce bien las Universidades sabe que tiende a comportarse como una familia tanto en el sentido amistoso como en el sentido mafioso de la palabra.

3. Pero tampoco hay que estigmatizar a las Universidades ya que si examinamos cualquier ente público con autonomía (Instituto Cervantes, Aena, etc), y no digamos ya sociedades públicas (Agencia EFE, Corporación RTVE,etc) se aprecia la curiosa presencia de trabajadores con idénticos apellidos. A ello no resulta ajena la existencia de Convenios Colectivos que priman las bolsas de contratación temporal en las que por piruetas del destino figuran incluidos parientes de los trabajadores ya fijos. ¿Casualidad o causalidad?

4. En el ámbito universitario, los economistas norteamericanos Liran Einav, de la Stanford University, y Leeat Yariv, de California Institute of Technology (Pasadena), analizaron los apellidos de académicos que trabajaban en 35 Departamentos de Economía en Universidades de Estados Unidos. Encontraron que aquellos con iniciales cercanas al comienzo del alfabeto, tenían más probabilidades de estar en los departamentos mejor calificados y llegar a ser miembros de The Econometric Society, la medalla Clark, e incluso alcanzar el Premio Nobel.

El hallazgo de esta “discriminación alfabética”, fue publicado oportunamente en The Journal of Economic Perspectives (puede encontrarse íntegramente aquí, y fue atribuido a la clásica forma de enumerar con listado a los autores de artículos académicos en las publicaciones. Aquellos que figuraban al principio del listado debido a la inicial de su apellido, eran considerados más prominentes en su campo que aquellos que estaban hacia el final.

5. Eso nos lleva a poner de relieve como el deber de abstención por parentesco (el Alcalde respecto de su hijo, por ejemplo) no ha impedido que forme parte del Tribunal selectivo de oposiciones un teniente de alcalde que es amigo de aquéllos. Y así, una vez salvadas las formas con la sencilla formalidad de no estar presente el pariente, pues el camino está allanado para el nepotismo.

Es cierto que el nuevo Estatuto Básico del Empleado Público aprobado por Ley 7/07 sienta en su artículo 60 la prohibición de que el “personal político, de elección o eventual” forme parte de los Tribunales, y con ello se ha dado un paso de gigante en la transparencia e imparcialidad de los procedimientos selectivos.

Sin embargo queda un amplio hueco para la sutil parcialidad con una doble herramienta al servicio de la infamia.

De un lado, la herramienta de la facultad de la autoridad política para designar libremente algún o algunos miembros del Tribunal Calificador. Y es que frecuentemente el personal funcionario de libre designación, que ocupa altos puestos de la estructura burocrática (local, autonómica o estatal) y cuyas retribuciones dependen –directa o indirectamente- del criterio de la autoridad que les nombró, pueden ser designados para formar parte de un Tribunal calificador de un procedimiento al que, curiosamente se presenta alguien que mantiene con el Alcalde, Consejero o Director General de turno notoria afinidad.

Y de otro lado, ese comodín de los Tribunales calificadores que se ha bautizado por los Tribunales como “discrecionalidad técnica” y que permite un amplísimo margen de valoración subjetiva, sin temor a que los órganos jurisdiccionales lo controlen.

6. Y llegamos al mundo de las oposiciones y concursos. Nos hemos acostumbrado a oir con toda naturalidad en las oficinas públicas cuando hay una convocatoria de oposiciones de pocas plazas, a escuchar el rumor de que alguna tiene nombre y apellidos (lo que, cierto o no, desalienta a los aspirantes), y en el caso de concursos para obtener destinos por quienes son ya funcionarios, en buena parte de las ocasiones ( siguiendo el principio de que “cuanto menor es la Administración mayor es la conspiración”), la convocatoria emula a los Premios Planeta, que formalmente son premios abiertos a la libre concurrencia objetiva y realmente quien los convoca previamente concertó la participación con el futuro ganador.

7. En fin, De todos modos, consideremos lo dicho sobre la incidencia de los apellidos en la carrera administrativa como un divertimento.¡ Ah! Lo dicho para los apellidos sirve para los nombres, pero que nadie se desaliente a la hora de afrontar una oposición al empleo público por llamarse Anacleta, Magdalena o Mamerto, pues hay que convertir los puntos débiles en fuertes y considerar que la sonrisa benévola o compasiva de los miembros del Tribunal calificador también ayuda.

Pero por si a alguien le queda alguna duda, que recuerde que el actual Presidente del Gobierno español se apellida “Rodríguez” y además “ Zapatero”. Primer apellido corriente y segundo apellido de connotaciones humildes. Aunque si pensamos en Barak Obama también recordaremos que Baraka es es una antigua palabra sufí que puede traducirse simplemente como “bendición”, “aliento” o “esencia de vida” (=suerte), y por eso quizás sea bueno poner un nombre singular a nuestros hijos. ¿ O alguien cree que Picasso hubiera vendido los mismos cuadros si los hubiese firmado con su nombre real y completo que era Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno María de los Remedios Cipriano de la Santísima Trinidad Mártir Patricio Ruiz y Picasso?.¡¡ No habría sitio en el lienzo para tal firma!!

13 comments on “Apellidocracia: oposiciones con apellido y apellidos ante las oposiciones

  1. ¿Y qué decir de los apellidos de algunos ponentes del Tribunal Supremo?, nacen o se hacen.
    Por la calle no se conoce a mucha gente que se apellide “de Oro Pulido”, o “Desdentado Bonete” o “Ruiz de la Cuesta Cascajares”, dicho esto con todo el respeto del mundo.

    Me gusta

  2. Las famosas plazas “patí” (con nombre y apellidos). Igual al que trabaja en algo tan abierto como una universidad le extraña, pero yo que trabajo en un Ayuntamiento sé que son reales.

    Por suerte, hace tiempo que los procesos tienen una cierta transparencia (que algo suena siempre, claro). Pero hasta hace unos añitos (y te hablo de comienzos de esta década), te sacaban un concurso-oposición “patí” (con tal curso, que valía una barbaridad; con tal carrera, que valía aún más; con tal experiencia, que era casi determinante, etc.)

    Parecía que lo único que faltaba era una “Cláusula final” del tipo “Sólo puede presentarse fulano de tal, con DNI cual. El tribunal ajustará el nivel de exigencia para que fulano de tal pase la fase de oposición”.

    Por lo demás, excelente artículo.

    Me gusta

  3. Resulta también curioso que no se aporte ni un sólo ejemplo real, con nombres y apellidos, tanto en ese estudio, como en el post.
    ¿No será que, además, se tiene miedo al poder real que ejercen estos clanes famigliares?

    Me gusta

  4. Me parecen muy osados comentarios como el de “quebrado”. Escribe los apellidos de tres juristas, de ellos sé que al menus uno es Magistrado del Tribunal Supremo, y se deja caer que hay algo turbio. El que conozca ejempolos, que los ponga, pero si no, manchar nombres y apellidos por gusto, es algo más que feo.

    Me gusta

  5. Al hilo de lo que se comenta, de paso podemos enlazar con el manido tema relativo a si los propietarios de blogs y foros son responsables de los comentarios que realicen terceros en ellos, etcétera.

    Al margen de ello, 2 comentarios: en una ocasión pude constatar como en un acta se reflejaba la decisión de nombrar un tribunal de oposición favorable al candidato “de la casa” -que no es que tuviese apellidos especialmente rimbombantes- o bien neutral, siendo realmente curioso que formando parte de un expediente administrativo remitido a un Juzgado de lo Contencioso, no paso nada más allá de la consabida discusión sobre el alcance de la discrecionalidad técnica del tribunal finalmente nombrado. El segundo comentario lo refiero a que efectivamente se dan ese tipo de apellidos en determinadas esferas, o no es extraño verlos en ellas, y en otras vienen a imitarlo, quizás porque existe cierta conciencia de lo que tales apellidos pueden llegar reflejar, sea lo que sea -cosa que comprobé directamente de un magistrado que inicialmente aparecía en sus resoluciones con un determinado orden de apellidos, y con posterioridad, con otro más….sonoro, quizás.

    hecho constatado es

    Me gusta

  6. Veréis que el post deliberadamente omite referencias nominales ya que no está bien entre juristas criticar a quien no puede defenderse. Sin embargo todos conocemos casos de nepotismo en la Administración y la notoriedad nos libera de apuntarlos con el dedo.
    Sobre la responsabilidad de los titulares de los blogs creo que ya lo comenté en una ocasión, pero os recuerdo que este blog se caracteriza por la supervisión de los comentarios a los puros y exclusivísimos efectos de evitar groserías o daños contra la imagen de terceros ( de hecho, he tenido que truncar bastantes que confundían un foro de tertulia bienintencionado con un muro de lapidación). Sin embargo, el post de Quebrado aunque menciona personas nominalmente está expuesto con la suficente ambiguedad y sutileza que encaja dentro del respeto debido, aunque ciertamente anda al filo de la ofensa. Saludos.

    Me gusta

  7. El comentario es acertado y bastante bueno. he localizado el artículo original de Ortuño y está en Ingles. Alguien los tiene en español?? Gracias.

    Me gusta

  8. Pues León, lo siento, pero salvo el propio Orduño, el artículo sobre los apellidos y su influencia en el estatuts, está publicado en inglén en la revista Investigaciones Económicas, aquí:

    ftp://ftp.funep.es/InvEcon/paperArchive/Sep2008/v32i3a1.pdf

    Me gusta

  9. Interesante estudio. Adjunto otro similar que se titula “¿Qué determina el éxito en unas oposiciones?” en el que, entre otras, también se hacen diversas reflexiones sobre el parentesco, la procedencia de los candidatos y el sesgo que supone la ausencia de anonimato. Os indico el link:

    ftp://ftp.cemfi.es/pdf/papers/pew/dt2005-01.pdf

    Un saludo.

    Me gusta

  10. Solamente quería añadir esta noticia que, por ser recogida en El País afecta al PP, pero cualquier periódico español podría poner referida al partido político de gobierno en su localidad.

    http://www.elpais.com/articulo/espana/Fabra/cantidad/gente/habre/colocado/anos/elpepunac/20090225elpepinac_7/Tes

    http://www.elpais.com/audios/espana/Carlos/Fabra/cantidad/gente/habre/colocado/doce/anos/elpaudnac/20090224csrcsrnac_6/Aes/

    Todos lo sabemos, la cantidad de personas colocadas y los agradecimientos posteriores de los enchufados que maltratan las relaciones internas de los servicios públicos con sus favores debidos; pídele a un enchufado que certifique que la luna es mayor que el sol y te lo hará sin pestañear.
    Patético, y luego la cantidad de trabas que surgen para poder echar abajo una oposición clarísimamente fraudulenta.
    Vereis como con el EBEP iremos a peor.
    un saludo

    Me gusta

  11. Yo tengo tres oposiciones aprobadas, dos grupos B y un grupo A en la Administración General del Estado y en una Administración Autonómica. Mi padre era un humilde barbero de los de antes, y ni conozco, ni he conocido a nadie, y lo que he conseguido me lo he ganado a base de mi sudor y esfuerzo (y, sería un soberbio si no lo reconociese, con la pizquita de suerte que hace falta para aprobar una oposición). Dicho esto, que es lo que respondo a todo el que dice que rechaza opositar porque solo entran enchufados, sí que se de casos, sobretodo en administración local, en lo que las plazas tienen nombre y apellidos. Y los concursos de traslados en la Administración General del Estado son totalmente subjetivos. Sé de casos en los que el proceso ha sido limpio (en el sentido de que no estaba prefijado el ganador de la plaza), pero basado en una entrevista personal por parte del superior jerárquico (esto solo debería pasar en plazas de libre designación), y otros casos en los que un B-24 se sacaba a concurso con el requisito de “suficiencia investigadora”, porque el “bicho” tenía los cursos de doctorado antes de sacarse la oposición. El modelo estatutario basado en derecho administrativo de la función pública tiene que renovarse, en busca de modelos basados en los objetivos, el desempeño, y una carrera profesional no ligada al puesto. En cuanto al modelo de ingreso, me gusta el de los cuerpos superiores del estado (varias pruebas, teóricas y prácticas), pero habría que OBJETIVAR cómo se distribuyen los aprobados. Hacerlo del modo “cada día aprueban tantos”, como hasta ahora, me parece una aberración. Si un mismo día leen su ejercicio los tres mejores de la oposición, uno se quedárá fuera.

    Me gusta

  12. Hola Sevach

    Muy a destiempo y aprovechando un rato libre, me atrevo a hacerte una observación.

    Es cierto que Rodríguez y Zapatero son apellidos comunes -como Aznar, que en castellano signifca “cuidador de burros”-. Lo que quizás desconozcas es que el abuelo materno de Zapatero -no el militar- y de quien parece renegar, era uno de los pediatras más prestigiosos de España.

    Alegret

    Me gusta

  13. Pingback: Lo que hay que saber sobre oposiciones ante la Oferta de empleo 2015 | Contencioso.es

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: