Blogs, blogueros y Sevach

Del ruido de Madoff y del silencio frente a los estafadores de poca monta

estafacorre
Se ha hecho pública la sentencia ejemplar frente al responsable del tinglado financiero que mas ha defraudado la confianza de entidades y ciudadanos. El inimitable embaucador de altas esferas, Madoff. Sin embargo, no puede olvidarse que hoy día las estafas y los fraudes acechan en las esquinas de Internet, en la letra pequeña de los contratos, en los premios anunciados a bombo y platillo, en la publicidad engañosa de los productos, en los que encubren sus intenciones bajo la piel de cordero ….Viene al caso por la reciente anécdota del pasado sábado con Sevach como protagonista.

1. Veamos la historia absolutamente real. El soleado sábado pasado en torno al mediodía, cuando Sevach paseaba por una de las vías principales de La Bañeza, una villa leonesa de tamaño medio, observó como frente a él unos cinco sujetos de color (¿euroafricanos?) bien vestidos, actuaban como puesto de peaje improvisado, provistos de unos folios que sometían a la firma de los viandantes. Sevach, olisqueando contratiempos, hábilmente sorteó la primera línea de choque, en que dos de ellos tras saludar a una familia con un festivo “Hakuna Batata” le ofrecían la firma del folio en cuestión. Sin embargo, Sevach atisbó que otros dos para evitar que se les escapara la presa, rápidamente le interceptaron. Le dijeron:¿ Está en contra de las minas antipersonas que matan niños?. Y le exhibieron unas fotografías de niños mutilados. Sevach contestó: “ Por supuesto,..¿acaso alguien puede estar a favor?”. Y añadieron: Nos haría un gran favor si firmase en contra de las minas antipersonas. Y Sevach, ante aquellas miradas sonrientes en rostros azabache, repuso: “ No veo la utilidad de la simple firma, pero si solo se trata de eso, ahí va”. Le facilitaron el bolígrafo y en una casilla final, Sevach garabateó la rúbrica de su apellido. Entonces, añadieron:¿ Podría señalar en la otra casilla su nombre?. Ahora Sevach puso “Ramón”. Y continuaron…¿podría poner su ciudad de origen?. Sevach puso un Oviedo, mientras sus ojos miraron de soslayo la casilla siguiente que decía: “ Donativo” ( y en las casillas superiores figuraban las cantidades de otros viandantes: 10, 15, 6, euros…). Ahora sus encuestadores le animaron a acercarse más al precipicio pero ahora la pregunta estudiada cambió, pues paso de los términos rogatorios a términos suavemente conminatorios:¿ Cúanto va a dar de donativo?. Entonces Sevach le dijo que con la firma bastaba. Uno de ellos, visiblemente sorprendido le dijo que el donativo era para una asociación francesa y que ellos le llevarían el dinero donado. Sevach les dijo que no lo dudaba pero que tampoco ellos dudarían que quizás llegaría antes su donativo si lo entregaba personalmente a través de la UNESCO. Le miraron con enojo, su sonrisa desapareció y sin mediar palabra se voltearon para asaltar a otros viandantes.

2. Veamos las reflexiones:

A) ¿Por qué unos desaprensivos pueden asaltar la buena fe de los viandantes de modo tan burdo, pero tan eficaz?. La trampa psicológica usada frecuentemente radica en invocar una justísima causa y pedir algo tan sencillo como la firma (que no cuesta dinero), pero una vez rota la barrera de la distancia y estampada la firma, resulta muy difícil evadirse de la congruencia psicológica cuando se solicita el donativo.

B) Quizás en La Bañeza, no existe una Ordenanza local que regule la utilización de las vías publicas para tales postulaciones y garantizar que se trata de ONG fiables o entidades sin ánimo de lucro con fines legítimos. Pero en tal caso, nada impedía que en lugar tan céntrico y manifiesto, la Policía Local sencillamente requiriese a tales personas para que se identificasen o alertasen a la ciudadanía. No olvidemos que la mayoría de las personas tiene buen corazón y la candidez lleva a confiar en la versión que se ofrece tras una sonrisa, pese a que, como en el cuento, en ocasiones no es la abuelita sino el lobo feroz el que se esconde.

C) Y lo mas triste, la impotencia de Sevach al no poder hacer nada frente a unos salteadores de caminos, que esquilman a unos ciudadanos que acallan su conciencia con tales donativos. El problema radica en que si un ciudadano dona para esta finalidad no dará para otra. Y en que el delincuente que halla este filón, pues lo repetirá de villa en villa, como feriantes del fraude. Podrá decirse que bien podía Sevach acudir corriendo a un puesto de la policía nacional y formalizar la denuncia, sin embargo haciendo autocrítica, pese a que Sevach escrutó infructuosamente en su paseo si avizoraba algún policía en lontananza, es cierto que no se molestó en acudir a la guardia civil. Y no lo hizo bajo la atenuante de lo que le dictaba su estirpe (como español castizo sólo le mueven los casos graves), sus compromisos familiares ( cuando la familia numerosa espera, es difícil justificar demoras) y su escasa fe en la justicia penal ante este tipo de casos ( diligencias policiales que requieren justamente diligencia para llegar a tiempo, diligencias penales de instrucción, problemas de identificar los estafados o de probar la cuantía que por su entidad individual desplazaría el problema hacia las faltas, y sobre todo, que el cuartelillo para ellos tendría una puerta giratoria,etc).

3. Lo mas curioso es que tras escribir este post, Sevach hizo un barrido en Google y se encontró con la noticia de hace dos meses en Palma de Mallorca de la detención por estafa de un grupo de nigerianos cuyo modus operandi era idéntico al de los sujetos de la Bañeza. Incluso Sevach se pregunta:¿ pasará de unos a otros miembros del clan esta fórmula de la felicidad, o quizás serán los mismos ya que tras la declaración seguramente fueron puestos en libertad?.

4. Sirva lo dicho para desenmascarar delincuentes por si los lectores se los tropiezan en el camino (el verano es período especialmente idóneo para “sobornar” conciencias). Ello por supuesto, sin dejar de consignar que el cauce para contribuir frente a las minas antipersona es mas serio y formal que la postulación callejera sin huella documental ni acreditación de la identidad de los pedigüeños.

En fin, que en tiempos en que la Ley de Consumo machaca a las empresas que utilizan letra pequeña, que dan gato por liebre, que hacen publicidad engañosa, es triste que pululen por las ciudades personas que, como los viejos vendedores de crecepelo del Oeste americano, engañan a los ciudadanos para su lucro personal. Por eso, Sevach comparte con un veterano magistrado penalista su amarga reflexión de que el Derecho Penal es una red de malla gruesa pero por la que se escapan los pececillos y que es rota por los tiburones. Y además casi siempre caen las mismas sardinas, pese a los caladeros que todos sabemos.

En fin, ahora si procede decir; Hakuna Batata que, por si alguno no lo recuerda, es una expresión del idioma suajili que se traduce como “no te angusties” ( y cuya traducción coloquial es algo así como “no hay problema”).

0 comments on “Del ruido de Madoff y del silencio frente a los estafadores de poca monta

  1. Contencioso

    Vienen de fuera, pero aprenden rápido 🙂

    La picaresca, que hasta ha dado lugar a una de nuestras mas afamadas obras literarias, “El Lazarillo de Tormes” sigue siendo algo cotidiano aquí. Y es curioso, porque conozco gente que ha viajado mucho por África subsahariana , y no han sufrido este tipo de cosas jamás. Peticiones de limosna, muchas, hurtos, algunos, pero picaresca, no.

    A mi quienes sí me han “asaltado” frecuentemente en demanda de una firma solidaria han sido personas de buena fé -nada que ver con los que indica Sevach- pidiendo apoyos para la iniciativa popular de reforma del Código Penal por diversas razones. Y todos se han quedado de piedra -y luego indignados- cuando les he explicado que el art. 87.3 de la Constitución veta la iniciativa popular en materia de Ley Orgánica.

    Por lo demás, esta entrada en el blog me ha recordado los desagradables tele-vendedores que una y otra vez nos asedian por teléfono con magníficas ofertas de cosas que no nos interesan, y que acaban por inundar nuestra intimidad cual “spam” verbal.

    Saludos

  2. ¿Y qué decir, amigo Sevach, de esas llamadas telefónicas que nos informan de que hemos sido “agraciados” con un fabuloso premio totalmente gratis y lo “único” que debemos abonar es el transporte (con un importe, por cierto, que ni que viniese custodiado con toda la guarnición de Fort Knox)? Y ello aún quedándole al interesado la duda de cómo diablos han obtenido tus datos personales y tu teléfono cuando no figura en las páginas telefónicas. ¿Qué decir de esos presuntos inspectores que vienen a realizar revisiones del gas que uno pensaba que ya había realizado en tiempo y forma?
    Estamos en un país donde la picaresca y el ingenio burlesco esta ínsito en el carácter patrio, ya sean los fines más o menos legítimos. Desde el engaño que el Cid perpetró con los judíos Rachel y Vidas hasta el ejemplo citado por Contencioso, hasta los ingenios más o menos rebuscados para intentar eludir aspectos poco deseables del ordenamiento, pasando por los ejemplos más clásicos de lo que Luís Sánchez Pollack denominara “timoteca” son cientos y cientos las historias que podrían contarse sobre el particular.

  3. Juan Manuel del Valle Pascual

    DE ESTAFAS Y ESTAFADOS

    Vaya una patata
    que hay en la Bañeza,
    si despierto no anda
    le sacan las pelas
    hasta al mismo Sevach,
    que pronto se nota
    que es hombre de ciencia
    y palabras sabias.

    Y en verano toca
    a los de Nigeria
    montarles la feria
    a los de Mallorca.
    Menudos carotas.

    Es cierto que hay minas
    contra las personas,
    pero hay quien lo explota
    de manera indigna,
    pues todas no estallan
    segando una vida.
    Vayas donde vayas
    ten presta la vista,
    a lo que se esconde
    tras las emociones,
    para defraudarlas.
    Bien sufre el que paga,
    más sufre el que citan
    de manera innoble,
    porque ya su nombre
    los golfos mancillan,
    manchando su causa
    de engaño y mentira.

    Que las decepciones
    no nublen tu vista.
    ¡Anda con cuidado
    con las OeNeGes!
    pues lo dicen ser
    y los despistados
    se ven estafados
    en un santiamén.

    No cierres la puerta
    a ser solidario.
    Evita el apuro
    y de tu salario
    remite unos duros
    y algunas pesetas,
    por cauce bancario
    a un destinatario
    que aplique seguro
    a un buen fin tu ofrenda.

    Que hay gente en el mundo
    que lo pasa mal,
    y estos nauseabundos
    no habrán de evitar
    un sentir profundo:
    S O L I D A R I D A D.

  4. Nostradamus

    Verdaderamente cada vez proliferan más los timos de todo tipo. En persona o bien por internet. Será cuestión de picaresca pero hay que estar cada vez más atento para eludirlos.
    Esto respecto de los timos pequeños.
    Respecto de los grandes como los llevados a cabo por el “amigo Madoff” sería conveniente recordar que éste preguntado por como se le había ocurrido ese timo de tipo piramidal dijo que se había inspirado en el sistema de nuestra Seguridad Social.
    ¿Será verdad?
    La respuesta dentro de unos pocos años.

  5. Puestos a añadir timos legalizados, ahí va mi experiencia. Mi madre fue el otro día a informarse sobre qué pasaba con eso de la liberalización energética, y le convencieron que tenía que ponerse un aparato nuevo. Ese aparato, por lo que parece, sirve para discriminar las horas de consumo energético (cosa que a nosotros ni nos iba ni nos venía).

    Por otro lado, convencieron a mi madre para que se pasase de una potencia contratada de 2,8 Kw a 3,3 Kw, por lo que nos quedábamos todos fuera del bono social. Como el recibo de la luz está a nombre de mi madre, pues ni las múltiples conminaciones de mi padre y mías bastaron para que lo anulase.

    Creyó más a esos pícaros que a nosotros.

    Y por si eso fuera poco, resulta que le cobraron 100 euros por la instalación y ahora hay que mover los aparatos porque están demasiado cerca del gas butano. Toma ya, morena!!! Otros 350 euros nos presupuestó el tío.

    Mi madre está por llamarle, de idiota que es.

    Moraleja: para que exista un pícaro que time, debe existir un incauto (iba a decir “idiota”, pero mejor no…) que se deje timar.

    Creo recordar que en Egipto, a los ladrones, se les premiaba. ¿Razón? Desarrollaban la inteligencia por encima de la media de sus congéneres.

  6. Para timo, timo, el de los políticos que aprueban en sus Programas obras públicas y líneas de subvenciones concretas, y luego nada de nada. Como ejemplo paradigmático, la supresión del peaje del Huerna, anunciada a bombo y platillo por el actual Presidente (cuando era aspirante) y que se convirtió en un “supresión parcial y progresiva”…o sea, estafa al electorado.
    Claro que para timo y estafa, la de las compañías de telefonía móvil que prometen, firmas, te comprometes y para salir ya no hay facilidades.

  7. policia local

    Como policía local asumo la posible parte de culpa que pudieran tener mis compañeros de La Bañeza, pero he de decir que estamos tan limitados de actuación que la única opción que nos queda es la de “espantarlos” con identificaciones, registros, y demás actuaciones que les resulten molestas ya que,aún teniendo la certeza, como le ocurrió a Sevach de que la actuación es ilícita (y está basada en la conjunción del binomio engaño (jeta) credulildad (tonto) que acompaña a los españoles desde que un íbero ( o sería al revés) engañó a un celta y acabaron a palos),no hay mucho que hacer.
    Hay una carencia en la atención que el Estado debe dar a los ciudadanos y es la que, como decimos en Asturias, se refiere a las “caxigalinas”, las tonterías de poca monta, sin darse cuenta de que “tacita a tacita” se hacen con un dineral.
    En mi barrio había un quiosco y un concesionario de coches caros, pues bien, vivía mejor el quiosquero porque chicle a chicle, gominola a gominola, hacía mas caja al final del día que el encorbatado comercial de alta gama que tuvo que cerrar. Mientras no nos demos cuenta de que, con perdón, nos molestan mas durante las vacaciones las moscas cojoneras posándosenos insistentemente en la rodilla o en la nariz, o donde se les antoje, que para eso no preguntan, que el intento de un tábano de dejarnos su impronta en forma de roncha; seguiremos sufriendo de impotencia ante esos engaños.
    Pongamos fin de alguna manera a las menudencias, a los pequeños timos, y a cuantas actuaciones de pequeña índole se hacen insoportables cuando, ante la impunidad, se repiten insistentemente.

  8. Contencioso

    No veo que sea en absoluto culpa de las fuerzas policiales. Aunque estuvieran por allí, dificilmente pueden hacer nada, ya que nuestro ordenamiento jurídico es muy bondadoso con este tipo de infracciones y peca de ingenuo en otras. Bondadoso, porque relega a simples faltas estas muestras de picaresca y al terreno de lo imposible probar la continuidad. Con lo que no se puede detener, y se tornan en un absurdo gasto de papel y tiempo para todos, desde el ciudadano que denuncia, pasando por el policía que identifica y pasa el atestado, siguiendo por el procedimiento del Juzgado, las múltiples notificaciones en rebeldía, etc.

    Y de ingenuo, porque en el ámbito administrativo establece sanciones bastante duras (En el Ayuntamiento de la cabeza de partido donde estoy yo, vender pipas y cacahuetes sin licencia junto al estadio de futbol en día de partido se sanciona con 3000 Euros) y por supuesto absolutamente incobrables y de nulo efecto disuasorio por lo tanto. Ya conozco mas de un vendedor de esos que se parte de la risa cada vez que la policía local, con infinita paciencia, le levanta un acta de denuncia, y les dice “ya os debo 57.000 Euros! Si la alcaldesa consigue que pague, le salvo el presupuesto de este año!”

    En fin.

  9. Completamente de acuerdo con Policía Local, y Contencioso. El sistema de garantías y formalismos tanto para tramitar denuncias administrativas como judiciales se ha convertido en un salvoconducto para cometer pequeñas tropelías. Impunidad para los infractores que se convierte en injusticia para el buen ciudadano que día a día ve como soporta pequeños fraudes, triquiñuelas,picardías,estafillas…Y por el camino que vamos, sin remedio

  10. El listado de irregularidades, estafas, atracos y abusos es interminable, y no creo que la limpieza deba comenzar por los pedigüeños más o menos mentirosos. Comprendo a Sevach que, agobiado frente a la necesidad de defender a su familia de un acoso inconsentido, hace un alegato contra todo aquel que osa lesionar nuestro derecho a la tranquilidad. Pero la distancia y la serenidad debe dirigir mejor el paso del resto. No confundamos nuestros propios principios y nuestra moral (tampoco nuestra moral laboral) con la ley y con el derecho. Lo que no nos gusta no es, necesariamente, delito, y lo que nos molesta no debe ser, obligatoriamente, perseguido por el derecho penal.

    La vida en comunidad tiene un coste que el individuo debe asumir, siempre que este coste no supere la barrera de lo tolerable. No contaré mi experiencia pero, desde luego, mi particular rankin de delincuentes desahogados empieza por las televisiones y sus concursos/estafas nocturnas, continúa con la telefonía movil, y termina con los polítcos locales que, con la ayuda callada e incomprensible de su habilmente agazapada Policía Municipal, sangra desproporcionadamente, a base de multas, a los despitados ciudadanos que no se dieron cuenta de que había por allí una señal.

  11. Contencioso

    Bueno, no soy yo quién para hablar por la Policía Local, pero sí he trabajado con ellos con agrado cuando estaba en instrucción y te aseguro que les desagrada mas que a nadie cuando reciben “instrucciones” de salir a poner multas a troche y moche. Todo buen policía gusta de tener la posibilidad de denunciar como disuasión menor a medidas mas drásticas, y por supuesto para que se sancionen las conductas verdaderamente reprobables. Pero de ahí a que les guste “agazaparse” a por el conductor incauto, media un trecho. Habrá idiotas, como en todos los cuerpos, a los que el pito y el gorro les viene grande -y hace poco en Madrid me tropecé yo con uno, por cierto- pero no es ni mucho menos la regla general. Al contrario. Si los Policías Nacionales han hecho de su función de prevención del delito su vocación profesional, las Policías Locales que tienen ésta sólo de manera muy secundaria la han sustituído con ventaja por la vocación de servicio y cercanía a la comunidad, de saber solucionar los pequeños problemas de los barrios y hacer pedagogía muchas veces donde les hubiera sido mas rápido y fácil denunciar.

    Saludos

  12. Esta estafa si que es buena: van unos directivos y se cargan a la caja de ahorro que dirigen (Caja Castilla La Mancha). Interviene el Banco de España y se le ayuda con unos cuantos miles de millones del Fondo de Garantía de Depositos.
    Con el problema economico que tiene la CCL, pues resulta que sus participaciones preferentes cotizan en el mercado secundario a precio de saldo (15%-20% de su valor nominal), pero resulta que CCL, va a amortizarlas al 100% de su valor, cuando podria recomprarlas en el mercado secundario con un costo inferior a 1/5 de lo que le va a costar. A alguien se le está haciendo un favor muy grande, pagado con los impuestos de todos.

  13. policia local

    Gracias por tu comprensión Contencioso, no voy a entrar a polemizar sobre mis funciones en materia de tráfico y menos frente a generalizaciones con olor a resentimiento.
    Lo siento, el tema era interesante, pero siempre que se menciona nuestro trabajo se desencadenan voces críticas que, en la mayoría de los casos son un producto del cabreo resultante de haber sido observados infringiendo la ley.

  14. Siento que un exceso de susceptibilidad, o de celo mal entendido, hayan impedido a Polícia Local comprender lo que pretendía fuera un comentario crítico -sí-, pero constructivo. Creí que no era necesario decir que mis apreciaciones -seguramente equivocadas- se basan en la observación y la reflexión, no en reacciones viscerales, egoístas o resentidas. En cualquier caso, pido disculpas a quien haya podido ofender o molestar… si bien me ratifico en todo lo que dije.

  15. policia local

    Admito las disculpas, solamente quiero dejar constancia de lo que yo observo y reflexiono: Y es que mi trabajo, para ser comprendido e incluso aplaudido, necesita cumplir un requisito imprescindible; una semana de patrulla; parece que estoy exagerando pero es la mía una profesión que no admite (¡¡ojo!!, es mi opinión) una mirada objetiva si no se ha cumplido el requisito mencionado. Creo que es imposible figurarse la realidad que nos envuelve sin vivirla. Puede que parezca pretencioso, pero es así. Como anécdota contaré que un día me tocó patrullar en la grua y compartí la tarde con el empleado de la misma (empresa privada), ya mayor de edad, que toda su vida había sido conductor de camiones o furgones de reparto. Le comenté que con aquella antigua profesión debería tener una idea de nuestra realidad nada agradable y el me sonrió y me reconoció que así era. Pasé a preguntarle si esa visión (cercano ya a la jubilación) le había cambiado desde que conducía la grúa. Su semblante cambió, se puso serio y, levantando la voz me contestó: “sois unos santos, la gente no tiene vergüenza” (se refería, logicamente con el término “gente” a la mayor parte de los conductores cuyos vehículos mal estacionados le tocaba retirar). Yo, sorprendido porque nos hubiera adelantado a todos por el arcén y sin frenos, intenté calmarle y hacerle reconsiderar su postura pero, siendo él una persona afable, muy moderada y dialogante, no conseguí mi propósito y hube de dejarlo por imposible.
    Sirva este ejemplo para entender mi argumentación de que hay que observar la realidad también desde el “lado oscuro de la fuerza” como dirian en La Guerra de Las Galaxias

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: