Sobre los políticos

Las autoridades sanitarias advierten que la política perjudica seriamente la salud y el bolsillo

Las leyes antitabaco fueron un buen ejemplo contra la nociva práctica de fumar, y quizás sería hora de tomar medidas frente a las perversiones de los políticos. Tabaco y política convergen en cierta medida, pues en la actual crisis hay “políticos” que parecen “fumaos” y ante las severas medidas adoptadas el ciudadano no tendrá ni para tabaco. Da igual que hablemos de  políticos de derechas o políticos de izquierdas, pues como el tabaco rubio o negro,  todos poseen efectos nocivos.

Así, la política puede provocar en el ciudadano múltiples males: impotencia ( no puede hacer nada frente a sus despropósitos), problemas de pulmón ( resulta irrespirable un entorno en donde los políticos se acusan y no controlan la corrupción entre sus filas), problemas de circulación ( el ciudadano ve que en política siempre son los mismos perros con distinto collar, sin que circulen ideas ni propuestas nuevas), e incluso mal aliento ( algo huele mal en nuestra Dinamarca, como diría un Hamlet español), sin olvidar que perjudica la fertilidad… de los ahorros y cuentas bancarias.

Por eso, considera Sevach, bajo cierta licencia de humor y caricaturizando casos extremos ( pues la buena política y los buenos políticos son esenciales para la democracia), que quizás empieza a ser hora de una campaña seria contra los políticos como especie potencialmente dañina mediante una  Ley de Prevención contra el Politiquismo.

1. Veamos algunas medidas que se imponen, inspiradas en la campaña antitabaco, para atajar la política perniciosa:

– Implantar el Día Mundial sin Políticos. Un día sin intermediarios, sin aguafiestas, sin vendedores de crecepelo, sin engatusadores, sin profesionales de la manipulación…Un día feliz.

– Prohibirse todo tipo de publicidad y financiación de los partidos políticos y de la bondad de la política, con fondos públicos.

– Cuando se retransmita televisivamente a un político haciendo declaraciones, habría que incluir una leyenda al pie: “ La política perjudica la fe y credibilidad en las personas”, o “ La política provoca crecimiento desaforado de la nariz como Pinocho así como dificultades para ponerse colorado cuando se pilla en mentiras”.

– Prohibir ocupar cargos políticos antes de los 30 años y después de los 50 años, pues la política es veneno para los inmaduros, que si la prueban no la sueltan, y droga para los muy maduros que no pueden liberarse de su adicción a los coches oficiales, a los tratamientos y al mando en plaza.

– Establecer Zonas habilitadas para político adictos, donde entregarse al vicio de hablar de política con ruido y furia.

– Establecer igualmente, Zonas libres de políticos y de políticas, espacios donde no se habla de política, donde no se permitiesen periódicos inflamados, ni radios echa veneno, ni predicadores con solución para todo. Un mundo feliz.

– Proteger a los electores “pasivos”, quienes no creen ni les interesa la política mas allá de las vísperas electorales, respecto de los electores activos, quienes conciben los partidos políticos como equipos de fútbol de sus amores y dan la tabarra a todo el que les rodea intoxicando con sus filias y fobias.

– Los carteles de publicidad electoral o folletos de los partidos políticos deberán incluir una leyenda visible exponiendo alguno de los siguientes mensajes: “Cada 10 minutos muere un elector”, “Cuidado: estos politiquillos te están matando”, “Oir a los políticos durante el embarazo daña la salud del bebe”, etc.

– Campañas dedicadas a población de especial riesgo: pensionistas, funcionarios, etc.

2. Lo que tiene bemoles es que el tabaco mismo vino de América. Cuando Colón llegó a la isla de San Salvador y se encontró con los indígenas, grandes aficionados a aspirar el humo del tabaco y sin mas vicios, le fue fácil cambiarles oro por espejitos baratos. Hoy día, los políticos acosan a los ciudadanos, quienes de buena voluntad quieren creer en las promesas y cantos de sirena electorales, y les es muy fácil a los políticos cambiarles su ilusión por tijeretazos.

3. Por eso, a Sevach esta situación que vivimos de escasa credibilidad en la política, le recuerda aquélla oportuna canción de Javier Krahe, titulada “Cuervo Ingenuo” cuando ironizó sobre el cambio de planteamiento del entonces Presidente del Gobierno, que hizo baluarte de su campaña el salir de la OTAN y nada mas ganar las elecciones España entró en la misma. Probar a escuchar la simpática canción, y sólo jugar a cambiar aquello de “ Tu decirnos que sacarnos de la OTAN” por lo de “ Tú decirnos que no haber crisis económica”, y la canción funciona igual.

0 comments on “Las autoridades sanitarias advierten que la política perjudica seriamente la salud y el bolsillo

  1. yeyutus

    La accion, la reaccion y los Tiempos.
    A todo Derecho se le opone una obligación y en los tiempos adecuados.
    Si para cualquier mejora social o economica se necesita que se reunan unas partes determinadas, en unos tiempos concretos, y fruto de unas nuevas obligaciones se obtenga algun acuerdo, como es posible que para mermar todo esto anterior sólo es necesario una de las partes. y esto es aplicable a todos los EEPP.
    Las “formas” son las reglas del Juego, si no hay reglas del Juego, que importa el “fondo” y los “tiempos”.
    Algunos confiamos en que la Justicia siga siendo “ciega” y aplique las reglas del Juego.
    Esta visto que la Macroeconomia no son 2 tardes para entenderla, pero me pregunto, si uno no es un experto en determinada materia, no es prudente tener alguien que entienda de economia entre 600 asesores, por ejemplo habra algun amo/a de casa que explique cuanto dinero entra y cuanto se puede gastar.
    La promesa incierta es que en el 2011 congelacion, ver veremos, pues puede que el actual recorte solo sea un anticipo de un previsible futuro de mayores recortes y al tiempo….

  2. nicolás

    Lamentablemente, parece que el recorte de este año es sólo un anticipo. En 2011 habrá más recorte retributivo para los empleados públicos. hablan de congelarlo ahora, pero para no exaltar más a la gente. Según me han comentado “fuentes bien informadas”, habrá también recorte en 2011, seguro.

    Es increíble la sarta de mentiras a la que asistimos por parte de esta clase política indecente, inmoral, cínica, mentirosa, etc. Son auténticos delincuentes sociales, con personalidades próxima (o de lleno) en la psicopatía. No empatizan para nada con el resto de mortales, sólo piensan en ellos (que son en el fondo monigotes de los poderes económicos que de verdad mueven el cotarro).

    Un ejemplo sobre moralidad. En el último Pleno al que asistí, el Alcalde de mi Excmo. Ayuntamiento soltó un discurso sobre el Estado de Derecho, sobre la imparcialidad de los funcionarios, que son lo primero, que sus informes son sagrados, etc. Esta es la cara que pone ante el público asistente al Pleno. Les confieso (pues yo trabajo allí a diario como funcionario) que está permanentemente desprestigiando a los funcionarios que no bailan a su son, malmetiendo contra ellos, hablando mal de unos y otros (nunca a la cara del afectado, claro), presionando para que los informes se hagan en un sentido u otro, amenazando con reducciones del sueldo a los funcionarios (que no bailan a su son), recurriendo permanentemente a asesores externos (abogados, técnicos, etc.) para demostrar lo “inútiles” que somos (o que quiere que nos creamos que somos), acosando a un funcionario que en un tribunal de oposiciones se negó a suspender a quien había hecho el mejor examen (funcionario a quien le está haciendo literalmente la vida imposible). Una vergüenza. Un indecente, un tío sin escrúpulos, sin moral, cínico, derrochador… Una joya, vamos. Y esto es lo que vota el pueblo (claro, mostrando la cara alegre, y siempre diciendo que la culpa es de los funcionarios y de los demás, nunca suya).

    Para él, el enemigo son quienes no se entregan a él y dicen a todo que sí. Que quiere adjudicar una obra directamente por valor de 400.000 euros a un amiguete del partido, pues claro cuando el Secretario dice que hay que tramitar un procedimiento con arreglo a la ley de contratos y demás, y que obviamente no cabe el contrato menor, pues imaginad las lindezas que salen de su boca contra el Secretario.

    ¿Y aquí no interviene nadie?? Qué nos intervenga el Banco de España, el tribunal de Cuentas o quien sea… Hay que parar a esta mafia!

  3. Pues mirad este video de Cruz y Raya:

    Salud

  4. Pablo Soto Mirones.

    Muy acertado comentario y aceptables las propuestas, y el video –que desconocía- buenísimo (como el de Cruz y Raya que aporta Antonio).

    En realidad, la historia nos ha enseñado que una cosa es lo que conviene decirnos a los ciudadanos (cosa que se hace en época de elecciones) y otra muy diferente lo que conviene hacer (cosa que, resultando contraria a la anterior, solo se hace una vez en el poder). De ello resulta que la esencia del juego político –en cuanto medios a utilizar- es el engaño. Por cierto, el trueque o el cambiazo siempre será… «por nuestro bien» y ante la amenaza real (que nosotros no percibimos, claro) de males mayores.

    Por ello la impotencia que indica SEVACH–en cuanto resultante de aquél juego- es una de las indudables características definitorias del sufrido ciudadano frente al político.

    Pero hay más. El problema para mí es que tanto cuestiones relacionadas con la reciente medida ya denominada por algunos “el ajustazo” (me refiero no ya al trueque en aquello de la ocultación de la crisis económica sino a otro de los aspectos y enfoques que están en el trasfondo de la medida del 5% como es la cuestión derivada del incumplimiento del pacto cerrado previamente con los sindicatos, trueque inesperado de claro interés jurídico cuyas implicaciones y consecuencias justificarían un estudio específico) como otras cuestiones que en la actualidad están en candelero (léase la pretendida constitucionalidad del Estatuto catalán en base al argumento de su aprobación por ambos Parlamentos, junto con la duda sobre la legitimidad del actual TC, u otras) responden de una u otra manera a un mismo patrón, bastante preocupante: el cuestionamiento de facto y la puesta en riesgo de uno de los principios esenciales del Derecho como es el de la seguridad jurídica que parece muchos gustan de ignorar (por todas partes hay indicios).

    Este principio, ligado a su vez al de buena fe, pacta sunt servanda, etc., todos de la más honda raigambre jurídica, se soporta sobre bases de racionalidad y búsqueda de la estabilidad, que constituyen el puntal del desarrollo económico y social de cualquier sociedad moderna. Por ello, cualquier atentado a los principios que dan estabilidad a todo un sistema, provenga de donde provenga, y tenga la intensidad intrínseca que tenga (aunque ya se sepa que «El hombre blanco habla con lengua de serpiente»)… es enormemente preocupante.

    Así, José Ramón, Sevach, ha destacado en esta entrada la componente política («…esta situación que vivimos de escasa credibilidad en la política»). Y ello es preocupante en sí mismo. Pero a mí (en una inquietud creo que coincidente con lo manifestado por yeyutus sobre las reglas del juego) me preocupa aún más la situación derivada: me refiero a la jurídica, a la que aquella falta de credibilidad resulta que por contagio parece que puede estar llegando a extenderse.

    Y es notoriamente preocupante porque cualquier cosa que ataque la base de un sistema de derechos y deberes aceptados unánimemente en el que destaca sobre todo la gran Norma Fundamental por la que política y “jurídicamente” nos regimos es, sin dudarlo, alarmante. En mi opinión nuestro Ordenamiento jurídico en su conjunto está recibiendo en la actualidad frecuentes ataques en su columna vertebral poniéndose en riesgo la seguridad jurídica, de un modo más o menos declarado, más o menos silencioso, procediendo a veces estos ataques incluso del propio Parlamento.

    Lo peor, e inaceptable, es que con estas arremetidas se agreden cuestiones esenciales afectando, por ejemplo, al principio de jerarquía normativa, conexo al de seguridad jurídica, cuando –al menos conceptualmente- este bastaría por sí mismo para dar al traste con aquella pretensión de constitucionalidad del Estatuto catalán en base al argumento de su aprobación por ambos Parlamentos, o afectando al de buena fe y su vinculada doctrina de los propios actos (“Venire contra factum proprium non valet”) que ahora resultan ambos infringidos, violentados, atropellados por un acto de incumplimiento de pactos como el de los firmados por el Gobierno con los sindicatos.

    No sé cómo se puede ni jurídica ni racionalmente llegar a decir lo que llegó a decir en su día el ex-vicepresidente del Tribunal Constitucional, D. Carles Viver Pi-Sunyer, que transcribo extractado desde el artículo de Jorge de Esteban “La Constitución devaluada”:

    • “El inspirador probablemente más importante del mismo, catedrático de Derecho Constitucional y paradójicamente también magistrado emérito del Tribunal Constitucional, señalaba así hace algún tiempo que, tras 25 años de vigencia de la Constitución y de los respectivos Estatutos, «conviene reformar el Estado de las Autonomías para conseguir un mayor y, sobre todo, un mejor nivel de autogobierno de las Comunidades Autónomas», añadiendo que «según todos los indicios esa mejora del autogobierno, hoy por hoy, sólo puede producirse a través de la reforma de los Estatutos», para acabar recalcando que si «la vía de la reforma constitucional está cerrada y si se quiere resolver el problema político que, queramos o no, está sobre la mesa, desde la perspectiva jurídica no pueden paralizarse los procesos de reforma con el argumento de que es preferible una reforma constitucional previa».”

    Desde luego yo no puedo estar más en las antípodas de don Carles. Para mí, el juego político y el análisis jurídico pueden ir muchas veces de la mano, sí. Pero llega un momento inevitable de desencuentro. Cuando en el discurso político todavía cabe un ajuste más en la variación de posiciones frente a cuestiones puntuales, jurídicamente, sin embargo, existe un límite que no se puede desconocer: “Venire contra factum proprium non valet”.

    En el fondo si no fuera por ese desencuentro obligado; si todo se pudiere cambiar; si todo se pudiere reinterpretar, una vez sí y otra también; si cupiera tomar siempre todas las opciones, hasta las que van en contra de lo que hicimos, de lo que pactamos…. incluso nos volveríamos locos (por pérdida de referencias), pero desde luego sin duda y por desgracia estaríamos afectando gravemente al necesario equilibrio y estabilidad de base de la sociedad en su conjunto (la inestabilidad entonces abriría las puertas a la ley de la selva).

    Y, parangonando la serie televisiva,… en mi opinión… así no hay quien viva (salvo que don Carles o el mago de la chistera nos expliquen cómo).

  5. alegret

    Podrían ponerse fotos de riñones forrados.
    Y ya que le citas, desde aquí mi apoyo a Javier Krahe en su conflicto con los rábulas fundamentalistas.

    Alegret

  6. Estas personas que se hacen llamar inmerecidamente representantes…..qué decir de ellas!! o mejor, qué no decir!!

    El problema es la adscripción “colorista” de nuestros votos (el de los españoles). Estos señores que viven de acusar las diferencias, en lugar de explotar lo que nos une, sacan buen rédito del discurso izquierda/derecha.

    Quitando a políticos de altura, que los hay por supuesto (aunque sean especímenes raros), los otros son personas acostumbradas a tragar y chupar rueda, a estar en el lugar adecuado en la foto. Qué puede esperarse de una persona que se ha educado en un partido acostumbrada a mirar tan sólo por su interés, y a base de codazos para abrirse paso?? Podemos esperar que cuando llegue al nivel de representante cambie y se transforme en servidor público? Ilusos!

Gracias por comentar con el fin de mejorar

A %d blogueros les gusta esto: