Contencioso

Shakespeare y el Derecho: una relación tortuosa

Pocos personajes han dejado mayor legado cultural que William Shakespeare ( 1564-1616). Viene al caso por el próximo estreno los días 6 y 7 de Junio de 2011- a las 21,00 horas- de la representación de Chespir,s nait, en la Sala Tarambana de Madrid, en que el dramaturgo Manel Romeu ofrecerá un original y ameno cóctel del autor inglés (nada menos que La Tempestad, Macbeth y Las alegres casadas de Windsord). Esta representación tiene para Sevach el añadido de que actuará en ella un sublime administrativista, al que me limitaré a llamar por su apelativo cariñoso ( Juan Jo) y al que debemos la coaturía del mejor tratado de notificaciones administrativas que conozco. Así pues, para festejar este tierno evento, además de invitar a los lectores a asistir al mismo, me permito recordar el legado del autor inglés al Derecho, que como es sabido, recuerda un alacrán en almíbar ya que son comentarios bastante ácidos pero bellamente expresados, algunos de los cuales tienen ecos muy actuales.
Veamos.

A) SOBRE LOS ABOGADOS

– “Lo primero que haremos, matar a todos los abogados”

Dick , en ” Henry VI”.

– “Aquí hay otra: ¿por qué no podría ser la calavera de un abogado? ¿Dónde están ahora sus excentricidades y sutilezas, sus litigios, sus títulos y sus trucos? ¿por qué soporta ahora que este villano grosero le golpee contra la pared con una pala sucia, sin protestar por el daño? Hum! Este debió haber sido en su época un gran comprador de tierras, con sus leyes y fianzas, sus arriendos, sus certificados mutuos, sus indemnizaciones: ¿es esta la renta de sus arriendos y la indemnización de sus indemnizaciones, tener su hermosa calavera llena de hermosa tierra? ¿ sólo le alcanzaron sus fianzas, por dobles que fuesen, para el largo y ancho de un espacio que cubrirían un par de escrituras? ¿Los títulos de sus tierras no cabrían en esta caja, y su heredero no tendrá más que esto? “

Hamlet,en “Hamlet, príncipe de Dinamarca”

” Actuad como los adversarios en Derecho, luchad ferozmente pero comed y bebed como amigos”

Tranio, en La fierecilla domada

“Entonces, es como la defensa de un abogado que no cobra: si se hace por nada. ¿ podrías hacer algo de la nada, tío?”

Bufón, en El Rey Lear

B) SOBRE LOS JUECES

– “Se puede ver cómo va el mundo sin tener ojos: mira con los oídos. Ve cómo ese juez maldice a ese pobre ladrón. Un leve susurro, cambias los papeles y, china, china, ¿quién es el juez y quién el ladrón? ¿Tú has visto a algún perro guardián ladrar a un mendigo?(….) Y el pobre hombre huye del chucho. Ahí tienes la imagen perfecta de la autoridad: al perro le obedecen”.

Lear en “El Rey Lear”

C) SOBRE EL PODER Y LA LEY

-“¡Oh pecado mortal! ¡Oh grosera ingratitud! Vuestra falta la Ley con muerte la castiga; pero el amable príncipe, poniéndose de vuestro lado, a un lado la norma ha puesto, y la negra palabra muerte en destierro ha transformado, esto es gran clemencia, que vos no veis.”

Fray Lorenzo, en “ Romeo y Julieta”

“¿Por qué golpeas a esa prostituta? Registra tu conciencia. ¿No cometiste tú mismo con ella el crimen que ahora castigas? El usurero hace ahorcar al falsario. Los pequeños vicios traslucen a través de los andrajos de la miseria; más las finísimas pieles y los trajes de seda lo ocultan todo. Cubre el crimen con chapas de de oro y la espada de la justicia se quebrará contra el, sin mellarlo; pero cubre con andrajos y un pigmeo lo atravesará con una simple paja.”

Lear, en “ El Rey Lear”.

“Villano, ten por seguro que me probarás que mi amada es una puta; tenlo por seguro; dame la prueba ocular; o, por la salud de mi alma eterna, más te valiese haber nacido perro que tener que contestar a mi cólera en alerta!”

Otelo, en “El moro de Venecia”.

D) SOBRE LOS GOBERNANTES

-“ Las (virtudes) que convienen a un rey, como justicia, verdad, templanza, constancia, largueza, perseverancia, clemencia, humildad, entrega, paciencia, valor, fortaleza”

Macbeth

– Algo huele a podrido en Dinamarca.”

Marcelo, en “Hamlet”.

2. Esa interacción entre derecho y Shakespeare ha llevado incluso a la Universidad de Chicago a programar un seminario monográfico sobre la relación de ambos, con representación de sus obras a cargo de jueces, cuya reseña la podéis encontrar aquí. Muchas polémicas se han levantado sobre si el bardo inglés tenía conocimientos jurídicos, un innato sentido de la justicia o una mala experiencia forense. Aunque se decía que había trabajado de pasante de un abogado, mas bien me inclino porque en su época todo ciudadano padecía en sus carnes las deficiencias del sistema judicial y le resultaba fácil inspirarse en ello, con vívida clarividencia.

3. Por último, aludiremos a un magnífico trabajo atemporal del jurista germano-argentino Werner  (1910-1987) publicado en la Revista de Estudios Politicos en 1953 y que analiza ese estudio teatral sobre la ley del talión que es la obra de Shakespeare, “ Medida por medida”. Aquí lo tenéis.

En fin, disfrutad de ello, y si tenéis tiempo ir a ver Chespir,s…Tendréis motivos para aplaudir. Aquí el programa.

 

P.D. Podéis añadir mas citas, si queréis. Gracias

4 comments on “Shakespeare y el Derecho: una relación tortuosa

  1. Hola Sevach.
    Magnífico tu artículo.

    Tan sólo una pequeña precisión: si consultas la última versión que aparece en la Encyclopedia Britannica, la cita de Marcelo en “Hamlet” no es “algo huele a podrido en Dinamarca”, sino “algo está podrido en Dinamarca”
    Es verdad, que llevan un montón de años, los filólogos ingleses debatiendo esta expresión, pero parece que se ha impuesto esta última.

    No quiero parecer un troll ni un pedante. Es simplemente que lo vi hace poco en la BBC.

    Un saludo.

    Alegret

  2. Maximilien Robespier

    Pues a pesar de todo Don Federico Trillo hizo su tesis doctoral sobre dicho autor y el Derecho. Manda güevos

  3. Personalmente, me quedo con dos citas de Enrique V (cuya versión cinematográfica dirigida y protagonizada por Laurence Olivier acaba de ser reeditada en DVD), procedentes del parlamento que el rey dirige a los enviados del rey Carlos VI de Francia.

    “No somos ningún tirano, sino un rey de Cristo, a cuya gracia nuestras pasiones están tan sometidas como nuestros malhechores encadenados en nuestras cárceles”

    “Comprendemos muy bien el reproche que nos dirige sobre nuestros días de disipación, sin medir el uso que de ellos íbamos a hacer”

  4. Pingback: Shakespeare y el Derecho: una relación tortuosa | Derecho & Economía

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: